October 4, 2021
De parte de ANRed
176 puntos de vista


Foto: Ana Muro

Tras el constante aumento de los alquileres y la escasez de viviendas disponibles, la iniciativa 芦Expropiemos a Deutsche Wohnen & Co禄 cristaliz贸 el descontento popular con la recolecci贸n de m谩s de 33 mil firmas y luego el exitoso refer茅ndum que decidi贸 expropiar 240 mil viviendas pertenecientes a corporaciones inmobiliarias para transferirlas a la propiedad p煤blica. Por Robert y Ana Muro, corresponsales de ANRed en Alemania.


Luego de a帽os de trabajo, manifestaciones, charlas informativas y debates para concientizar a la gente, la iniciativa 芦Expropiar a deutsche Wohnen & Co禄 gan贸 el refer茅ndum con un 59%  a favor y  39% en contra.

El voto no es obligatorio, sin embargo tuvo una participaci贸n del 75%. El pasado 29 de septiembre se celebraron las elecciones federales. Paralelamente, tambi茅n se eligieron dos parlamentos estatales en Berl铆n y en Mecklemburgo-Pomerania Occidental. Los berlineses no s贸lo votaron al Bundestag y a la C谩mara de Representantes, sino tambi茅n votaron en relaci贸n a la iniciativa 芦Expropiar Deutsche Wohnen & Co禄.

Como era de esperar, en las zonas m谩s pudientes, como Steglitz-Zehlendorf, obtuvo el menor apoyo, con un 44,0%.  El mayor n煤mero de votos afirmativos se alcanz贸 en Friedrichshain-Kreuzberg (zonas alternativas), con un 72,4%, y en Mitte, con un 63,7%.

Ahora ser谩n los pol铆ticos los que deber铆an poner en pr谩ctica el refer茅ndum. Mucho depende quien gobernar谩 Berl铆n. De como ser谩 formada la coalici贸n. El Partido de la Izquierda, que no hizo una buena campa帽a, fue el 煤nico que apoy贸 realmente la causa de la iniciativa. Va a ser dif铆cil contar con el apoyo ya que muches se pronunciaron definitivamente en contra de la propuesta como los partidos derecha, neoliberales y ultra derecha (CDU; FDP; AFD). Todos los dem谩s partidos ya han expresado sus preocupaciones jur铆dicas y f谩cticas con respecto al refer茅ndum.

Taheri, portavoz de la iniciativa, declar贸: 芦es un resultado claro y un voto claro del pueblo a favor de la expropiaci贸n禄. 芦Queremos expulsar a los especuladores y a los tiburones inmobiliarios de esta ciudad禄, dijo Taheri, y a帽adi贸: 芦espero que la pr贸xima coalici贸n, sea como sea entonces, escriba en su acuerdo de coalici贸n una hoja de ruta clara para elaborar una ley de socializaci贸n y empiece a prepararla inmediatamente.禄

No se trata de una expropiaci贸n cl谩sica, en la que, por ejemplo, hay que ceder un terreno privado para que se construya una calle p煤blica. La propuesta tiene como objetivo la llamada socializaci贸n de la vivienda, es decir, lograr el bien com煤n en lugar de los beneficios.

En principio, el art铆culo 15 de la Ley Fundamental (Constituci贸n Nacional) lo hace posible: 芦La tierra, los recursos naturales y los medios de producci贸n pueden, a efectos de socializaci贸n, ser transferidos a la propiedad com煤n o a otras formas de econom铆a com煤n mediante una ley que regule la naturaleza y el alcance de la compensaci贸n. Mediante la socializaci贸n, el sector p煤blico puede hacerse cargo de empresas enteras o incluso de sectores de la econom铆a del sector privado. La idea detr谩s de esto: Garantizar que la atenci贸n no se centre en el lucro, sino en los intereses del bien com煤n禄.

芦La vivienda y los alquileres禄 fue uno de los temas m谩s destacados de la campa帽a electoral en Berl铆n, y todos los partidos adoptan una posici贸n al respecto. Es uno de los temas m谩s candentes del pa铆s. El 80% de los alemanes viven en casas alquiladas y han sufrido no solo los aumentos y desalojos, sino tambi茅n la falta de casas. Principalmente, en las grandes ciudades, como Berl铆n, 茅sta problem谩tica es insostenible. Mucha gente est谩 buscando casa desde hace ya a帽os y no consiguen cambiar su suerte. Muches alquilan casas por tiempo determinado, por una semana o un mes, pero sufre no s贸lo lo engorroso que significa una mudanza, sino tambi茅n que pagan mucho m谩s por su urgente necesidad. No solo los grandes conocidos usureros se han beneficiado de la necesidad de la gente, tambi茅n algunes propietarios que poseen algunas casas, han tomado tambi茅n provecho de la situaci贸n.

La socializaci贸n de los pisos ser铆a una novedad. Nunca ha habido una socializaci贸n de la vivienda en la historia de la Rep煤blica Federal de Alemania. Los juristas coinciden en que el objeto de la socializaci贸n no debe tener fin de lucro. Por lo tanto, las peque帽as empresas quedan descartadas, como tambi茅n las Wohngemeinschaft (condominios semi p煤blicos). La iniciativa 芦Expropiar a Deutsche Wohnen & Co.禄 quiere la socializaci贸n de todas las empresas de alquiler propietarias de m谩s de 3.000 pisos.

Puntos en controversia

Berl铆n es una ciudad aut贸noma, que se encuentra en la regi贸n de Brandenburgo. No est谩 claro si la ley federal prevalece sobre la ley estatal. Algunos juristas ven un problema en el hecho de que la Constituci贸n estatal de Berl铆n -a diferencia de la Ley Fundamental- no prev茅 la socializaci贸n. Por lo tanto, argumentan, que es inadmisible en Berl铆n.

Otros contraatacan con la regla de que 芦la ley federal rompe la ley estatal禄. Sostienen que la Constituci贸n Federal, con su posibilidad de socializaci贸n, tiene prioridad sobre la constituci贸n estatal de Berl铆n.

Tambi茅n se discute si, por razones de igualdad de trato, las empresas de alquiler organizadas de forma cooperativa (Baugenossenschaft) tambi茅n deben ser socializadas. Los iniciadores del refer茅ndum no quieren esto. Sostienen que los modelos cooperativos est谩n orientados al bien com煤n, por ello quedan descartados.

Las asociaciones empresariales de Berl铆n-Brandeburgo, por su parte, hablan de un acto de arbitrariedad que ahuyentar铆a a los inversores y arruinar铆a las finanzas del Estado. 芦La aprobaci贸n del refer茅ndum no hace avanzar ni un mil铆metro el mercado inmobiliario de Berl铆n禄, tambi茅n los que argumentan en contra dicen que  los Costes de las indemnizaciones ser谩 de m谩s de 28.000 millones de euros. Y por 煤ltimo declaran que el refer茅ndum no tiene poder legal.

Al mismo tiempo, se alcanz贸 el qu贸rum m铆nimo necesario para la aprobaci贸n de una cuarta parte de los votantes elegibles. Seg煤n el texto de la resoluci贸n, el Senado de Berl铆n debe ahora 芦iniciar todas las medidas禄 necesarias para transferir los bienes inmuebles a la propiedad com煤n y elaborar una ley a tal efecto.

Sin embargo, el voto no es legalmente vinculante para los pol铆ticos. Esto se debe a que la votaci贸n no fue sobre un proyecto de ley concreto que fue aprobado directamente por un refer茅ndum exitoso ser铆a, sin embargo, el nuevo Senado y la reci茅n elegida C谩mara de Representantes, tendr谩n que ocuparse de la votaci贸n.

Seg煤n el texto del refer茅ndum de Berl铆n, el futuro Senado est谩 llamado a elaborar una ley para la socializaci贸n de unos 240.000 pisos en Berl铆n. La iniciativa se dirige actualmente a una docena de empresas inmobiliarias, entre ellas se encuentran Deutsche Wohnen, Vonovia, etc.

Seg煤n miembros de la iniciativa, se acompa帽ar谩 intensamente las pr贸ximas negociaciones de la coalici贸n. 芦No aceptamos ni estrategias dilatorias ni intentos de interceptaci贸n. Desconocer el refer茅ndum ser铆a un esc谩ndalo pol铆tico. No descansaremos hasta que se lleve a cabo la socializaci贸n de las empresas de vivienda禄, afirma Kalle Kunkel, portavoz de la iniciativa.

Adem谩s, la iniciativa podr铆a imaginar otro refer茅ndum, dijo su portavoz Rouzbeh Taheri en Berl铆n el lunes. En este caso, la poblaci贸n podr铆a votar directamente un proyecto de ley. 芦La democracia directa tambi茅n tiene la posibilidad de impulsar una ley por s铆 misma禄, dijo Taheri. 芦Esa no es nuestra intenci贸n por el momento, pero es una de las posibilidades que tenemos abiertas禄.

Foto: Ana Muro

驴C贸mo actuar谩 el nuevo gobierno?

La principal candidata del SPD de Berl铆n, Franziska Giffey, quiere respetar el 茅xito del refer茅ndum. 芦Ahora hay que redactar tambi茅n ese proyecto de ley禄, declar贸 el lunes a Inforadio de RBB. 芦Pero este proyecto tambi茅n debe ser examinado constitucionalmente禄. El futuro Senado tendr铆a que examinar con mucho cuidado lo que es constitucionalmente posible. Berl铆n no debe recibir otra sentencia negativa del Tribunal Constitucional Federal, advirti贸 Giffey. El m谩s alto tribunal alem谩n ha anulado recientemente el l铆mite de alquiler de Berl铆n.

Seg煤n la principal candidata del Partido Verde, Bettina Jarasch, el Senado debe tomarse en serio el resultado del refer茅ndum. 芦Esto pertenece a las negociaciones de la coalici贸n禄, dijo Jarasch a la Deutsche Presse-Agentur el lunes. A帽adi贸 que los pol铆ticos deben examinar ahora si es factible aplicar el voto ciudadano para la expropiaci贸n. 芦Sin embargo, a煤n quedan muchas cuestiones jur铆dicas y pr谩cticas por aclarar para una ley de este tipo禄. Jarasch promovi贸 su concepto de 芦paraguas de protecci贸n de los alquileres禄, es decir, un pacto voluntario entre pol铆ticos, propietarios y otras partes interesadas para la nueva construcci贸n y los alquileres justos, como alternativa. 芦Las empresas inmobiliarias tienen esto en sus manos禄, dijo.

El Partido de la Izquierda de Berl铆n considera que el voto positivo es un claro mandato para los pol铆ticos. 芦No se puede pasar de ah铆禄, dijo el lunes la presidenta del Estado, Katina Schubert, a la Deutsche Presse-Agentur. 芦Ahora hay que poner a trabajar a los mejores abogados para redactar una ley que funcione con seguridad jur铆dica. Esa es la tarea del nuevo Senado禄.

G茅nesis del conflicto

Berl铆n siempre fue conocida a nivel mundial por ser la capital m谩s alternativa y econ贸mica del mundo. Esa caracterizaci贸n hace ya unos 11 anos est谩 en desuso lamentablemente. En los 90鈥 segu铆a siendo una ciudad barata, con un mercado inmobiliario relajado y econ贸mico, fuertemente regulado por leyes y con una cantidad suficiente de casas en oferta. Pero este panorama cambia en el 2010, con un denso mercado, aumento de precios y falta de regulaci贸n. Adem谩s, se suman el aumento demogr谩fico enorme (sobre todo refugiados) y las reacciones del mercado. Todo eso conlleva a que se empiecen a comprar edificios enteros con dinero, principalmente extranjero, proveniente de dudoso origen.

Entonces, Berl铆n pas贸 de ser la ciudad alternativa para convertirse en un centro atractivo para la especulaci贸n inmobiliaria. De hecho, el monopolio inmobiliario est谩 en manos de tres grandes corporaciones. Una de ellas, Deutsche Wohnen, ni siquiera es alemana, es una empresa estadounidense que ha tenido ganancias desmesuradas, a pesar, de no cumplir con sus obligaciones. Sus inquilinos tienen grandes quejas del estado deplorable en que se encuentran las casas en alquiler, de nunca realizar las reparaciones necesarias a pesar de cobrar precios irrisorios.

La Corte dictamina que es inconstitucional el tope l铆mite del precio del alquiler

Lamentablemente, la Corte ha juzgado en contra del tope de los alquileres por cinco a帽os. Esto se traduzco a que millones de damnificados que estaban pagando el precio real de sus casas, tengan que devolver la diferencia nuevamente a los usureros de las corporaciones. Mucha gente pagaba hasta la mitad, que es su verdadero y justo precio.

Foto: Ana Muro





Fuente: Anred.org