July 24, 2021
De parte de Desde Dentro
307 puntos de vista


¡Por la libertad, por la vida!

El 23 de julio 2020, Ferhat Mayouf fue asesinado por el sistema judicial en la cárcel Moabit. Mientras su celda estaba en llamas, Ferhat gritó por ayuda durante varios minutos, pero lxs funcionarixs no abrieron la celda. Ferhat era de Argelia, tenía 36 años y era persona de color. La justicia habla de suicidio, ¡pero sabemos que fue asesinato!

Diariamente las personas de color, inmigrantes, están reprimidas, abusadas, torturadas y asesinadas por el sistema judicial racista y el estado racista. Ya sea a través de las leyes de inmigración, por lxs policías o por instituciones estatales como las prisiones. Ferhat Mayouf también sufrió de esta violencia. Acusado de robo, fue arrestado en Neukölln el 29 de junio 2020. Fue llevado a detención preventiva porque no tenía ciudadanía alemana. Debido a que era persona de color, lxs policías le golpearon tanto que sus costillas se rompieron.

En el 01 de julio 2020, Ferhat llegó a la cárcel en Moabit y pidió ayuda médica. Tenía heridas y se quejaba del dolor que la violencia policial le causó. También exigió ayuda psicológica e insistió en que no se sentía bien. En lugar de llevarlo a un hospital, en lugar de atenderle con medicamentos, lxs oficiales de la cárcel decidieron dejarlo sufrir aún más. Lo llevaron a aislamiento y utilizaron métodos de tortura, como por ejemplo dejar encendida la luz de la celda continuamente. Fue golpeado por lxs carcelerxs y luego lo dejaron solo de nuevo.

«Había un día en el que Ferhat cambió.» dicen su compañeros de prisión. «Fue el día en que lxs carcelerxs entraron en su celda y le pegaron».

El «cambio de ser» obviamente no era suficiente para el poder judicial. No era suficiente maltratar su cuerpo y romper su psique. El 23 de julio 2020, pocos minutos después de las 11 pm, la celda de Ferhat estaba en llamas. Lxs carcelerxs estaban «conversando frente la puerta varios minutos». Mientras el seguía gritando «fuego, ayuda, ayuda», y muchos presos gritaban que se está quemando una celda, mientras tanto, lxs carcelerxs estaban allí. Hasta que Ferhat murió de intoxicación por humo.

Si Ferhat Mayouf hubiera sido blanco y si hubiera tenido una nacionalidad alemana, no habría estado en detención preventiva. No habría sido golpeado, maltratado, torturado y asesinado por lxs policías y lxs carcelerxs. La puerta de su celda se habría abierto y a Ferhat se habría salvado de las llamas. Pero Ferhat Mayouf no era blanco y no tenía ciudadanía alemana- En este estado racista, una vida sin valor que puede ser destruida.

Asesinatos como este no son casos individuales. Son el resultado de un estado racista, que muestra su violencia y autoridad en la calle, en los tribunales y en las prisiones (de deportación). Por lo tanto, los controles racistas de la policía, los arrestos, las deportaciones, los abusos y los asesinatos no son fenómenos trágicos, que pueden ser evitados con una política o justicia más humana. El constructo estado tiene una tradición fascista, que no solamente contiene a la lógica de la dominación en sí mismo, sino que también trata de hacerlo cumplir con medios represivos.

La represión estatal es mucho más grande de lo que lxs activistas experimentan, por ejemplo, en una manifestación. La represión es la violencia estatal permanente, que muchas personas experimentan en la vida cotidiana. Las normas imperantes, que nunca han sido acordadas libremente con lxs oprimidxs, serán impuestas. Estas normas tienen componentes capitalistas, patriarcales y racistas.

Por esta razón las prisiones (de deportación) no están llenas de personas de la clase alta. Siempre han estado allí para callar a aquellxs que no encajan en la lógica imperante o que se oponen a esta. En consecuencia, son un remedio represivo del estado para estabilizar el capitalismo y la hegemonía blanca dentro de la sociedad.

A través del aislamiento del mundo exterior y con la ayuda de la explotación, las personas deben estar quebradas y ser obedientes a la autoridad. La exclusión social sería perfecta si lxs presxs estubiéran simplemente asesinadxs.

Esta violencia no debe permanecer sin respuesta. ¡Si nos quieren hacer callar, si siguen con el maltrato, la tortura y el asesinato, nuestra respuesta será ruidosa y enojada! Juntxs tomaremos la calle a conmemorar a Ferhat Mayouf en el día de su muerte, el 23 de julio 2021, mientras seguimos luchando. Vamos a mostrar con medidas autodeterminadas y ofensivas, que es lo que opinamos del gobierno y sus reglas, de los cuales solo poca gente beneficia.

Al principio, a las 8 pm, tendremos una conmemoración en la estación de metro Turmstraße y luego a las 9 pm seguimos con una manifestación ofensiva hasta la cárcel. Allí estaremos ruidosxs y mostraremos solidaridad con lxs prisionerxs mientras llevamos nuestra rabia a la calle. ¡Coged cosas que hagan mucho ruido y de las que lxs presxs puedan disfrutar también!

¡Preparaos para el día, sed creativxs, no esperéis a que otrxs expresen su rabia, sino entrad en la ofensiva y traed ideas para la resistencia! Seguro que lxs presxs estarán felices de acciones previas.

¡Para una sociedad sin prisiones!

¡Para una respuesta ofensiva a su violencia!

¡Hasta que todxs sean libres!

Ruta: Kleiner Tiergarten am U-Bahnhof Turmstrasse – Turmstrasse – Stromstrasse – Perleberger Strasse – Birkenstrasse – Rathenower Strasse – Alt-Moabit – Alt-Moabit Höhe U-Bahnhof Turmstrasse

“Wettlauf Gegen Den Tod” Mumia Abu-Jamal




Fuente: Desdedentro.noblogs.org