October 6, 2021
De parte de La Haine
323 puntos de vista


La reducci贸n del desempleo en la poblaci贸n activa alemana se consigui贸 a expensas de la bajada de los ingresos reales de quienes trabajan

El resultado de las elecciones federales alemanas fue casi exactamente el que predijeron las encuestas de opini贸n. Los socialdem贸cratas (SPD) obtuvieron la mayor proporci贸n de votos (25,7%), un 5,2% m谩s que el desastre de 2017. El porcentaje de votos de la Uni贸n Social Cristiana y Dem贸crata Cristiana (CDU-CSU) cay贸 al 24,1%, su porcentaje de votos m谩s bajo desde que se form贸 la coalici贸n. Los Verdes obtuvieron un 14,8%, menos de lo que pronosticaban las encuestas anteriores, pero sigue siendo su mejor resultado (un 5,8% m谩s). Los Dem贸cratas Libres (FDP), el partido de las peque帽as empresas y el libre mercado obtuvieron el 11,5% (un ligero aumento desde 2017).

El izquierdista Die Linke sufri贸 un desastre, cayendo a solo 4,9%, frente al 9,2% en 2017. Parece que muchos votantes de izquierda se pasaron al SPD para derrotar a la CDU-CSU. La Alternativa para Alemania (AfD), el partido de extrema derecha antiinmigrante, tambi茅n perdi贸 terreno, cayendo 2,3% pts, aunque mantuvo su base de votantes en las partes m谩s pobres del este de Alemania.

La participaci贸n general fue del 76,6%, solo un 0,4% m谩s que en 2017. Suena alta en comparaci贸n con las elecciones en los EEUU o el Reino Unido, pero en realidad es baja para los est谩ndares alemanes incluso despu茅s de la anexi贸n de Alemania del Este en 1990, donde la participaci贸n es menor.

Como pronostiqu茅, la proporci贸n de votos para los dos principales partidos cay贸 por debajo del 50% por primera vez en la historia de la Rep煤blica Federal. Y dada la participaci贸n, significa que ambos partidos obtuvieron cada uno menos de una quinta parte de los 61 millones de votos del censo, lo que no se puede calificar como un mandato mayoritario. La pol铆tica alemana se ha fragmentado, lo que no es una buena noticia para los capitalistas alemanes, ya que se ha vuelto m谩s dif铆cil garantizar la “continuidad” de los intereses del capital.

Ning煤n partido tiene una mayor铆a clara en el Bundestag, por lo que habr谩 meses de forcejeos. El l铆der del SPD, Olaf Scholz, debe ser el favorito para formar una coalici贸n de gobierno, pero los socios potenciales, los Verdes y el FDP, no est谩n de acuerdo con sus pol铆ticas econ贸micas y sociales, y el FDP de “libre mercado” preferir铆a una coalici贸n con la CDU-CSU. El SPD y los Verdes quieren formar una coalici贸n, pero el FDP tendr谩 que ser persuadido ofreci茅ndoles el ministerio de finanzas y, por lo tanto, bloqueando cualquier aumento de impuestos o nuevas regulaciones sobre las empresas y no permitiendo que la deuda p煤blica aumente m谩s, es decir, una nueva forma de ‘austeridad’. . Los Verdes quieren acelerar la reducci贸n de las emisiones de carbono en Alemania, pero no tienen ninguna pol铆tica cre铆ble para lograrlo en el marco de las restricciones impuestas por el capitalismo alem谩n. Subir el salario m铆nimo y reducir el l铆mite de velocidad en las autopistas alemanas es todo lo que pueden lograr.

Alemania es el estado m谩s poblado de la UE y su potencia econ贸mica, y representa m谩s del 20% del PIB del bloque. Alemania ha conservado su capacidad manufacturera mucho mejor que otras econom铆as avanzadas. La manufactura todav铆a representa el 23% de la econom铆a alemana, en comparaci贸n con el 12% en los EEUU y el 10% en el Reino Unido. Y la industria manufacturera emplea al 19% de la fuerza de trabajo alemana, frente al 10% en los EEUU y el 9% en el Reino Unido.

El relativo 茅xito del capitalismo alem谩n en comparaci贸n con otras grandes econom铆as europeas se ha basado en tres factores. La primera es que la industria alemana utiliz贸 la expansi贸n de la Uni贸n Europea para reubicar sus sectores clave en 谩reas de salarios m谩s baratos (primero, Espa帽a y Portugal, y luego en la cercana Europa del Este). Esto contrarrest贸 la fuerte ca铆da en la rentabilidad del capital experimentada en la d茅cada de 1970 (como en muchas otras econom铆as capitalistas importantes).

En segundo lugar, el capitalismo alem谩n se benefici贸 m谩s del establecimiento de la moneda 煤nica, coloc谩ndolo en una posici贸n competitiva fuerte en el comercio dentro de la eurozona y manteniendo a bajo precio las compras de capital en el extranjero.

Finalmente, las llamadas reformas laborales Hartz, introducidas bajo el 煤ltimo gobierno del SPD, crearon un sistema de salario dual que mantuvo a millones de trabajadores con salarios bajos como empleados temporales a tiempo parcial para las empresas alemanas. 脡sta es una versi贸n moderna de lo que Marx llam贸 el “ej茅rcito de trabajo de reserva”. Sent贸 las bases para el fuerte aumento de la rentabilidad del capital alem谩n desde principios de la d茅cada de 2000 hasta la crisis financiera mundial.

Aproximadamente una cuarta parte de la poblaci贸n activa alemana recibe ahora un salario de “bajos ingresos”, utilizando su definici贸n com煤n como menos de dos tercios del salario m茅dio, lo que es una proporci贸n m谩s alta que la de los 27 pa铆ses de la UE, excepto Lituania. Un estudio reciente del Instituto de Investigaci贸n sobre el Empleo (IAB) encontr贸 que la desigualdad salarial en Alemania ha aumentado desde la d茅cada de 1990, particularmente en el extremo inferior del espectro de ingresos. El n煤mero de trabajadores temporales en Alemania casi se ha triplicado en los 煤ltimos 10 a帽os hasta unos 822.000, seg煤n la Agencia Federal de Empleo.

Por tanto, la reducci贸n de la proporci贸n de desempleados en la poblaci贸n activa alemana se consigui贸 a expensas de los ingresos reales de quienes trabajaban. El miedo a los bajos subsidios de desempleo, junto con la amenaza de deslocalizar empresas al resto de la eurozona o a Europa del Este, se combin贸 para obligar a los trabajadores alemanes a aceptar aumentos salariales muy bajos, mientras que los capitalistas alemanes cosecharon una gran expansi贸n de ganancias. Los salarios reales alemanes cayeron desde la creaci贸n de la eurozona y ahora est谩n por debajo del nivel de 1999, mientras que el PIB real alem谩n per c谩pita ha aumentado casi un 30%.

Crecimiento salarial en Alemania% interanual

Sin embargo, incluso el capitalismo alem谩n, la econom铆a capitalista avanzada m谩s exitosa del mundo, no pudo escapar a las fuerzas descendentes de la Larga Depresi贸n. Desde la crisis financiera mundial en 2008-9, la rentabilidad alemana se estanc贸 y comenz贸 a caer a partir de 2017, incluso antes de que la crisis del COVID golpeara en 2020. La rentabilidad ahora est谩 cerca de los m铆nimos de principios de la d茅cada de 1980.

Retorno neto del capital alem谩n (indexado) – medida AMECO

La crisis del COVID fue un desastre para la suerte del gobierno de Merkel. La tasa de mortalidad por COVID puede haber sido m谩s baja que en Francia, Italia o Espa帽a, pero fue mucho m谩s alta que en Escandinavia (excepto Suecia). Y al igual que en el Reino Unido, los pol铆ticos de derecha se aprovecharon para invertir en empresas privadas de equipos para el COVID y ganar dinero. El gobierno tampoco supo gestionar las inundaciones enormemente da帽inas de verano, que afectaron a millones de personas. La econom铆a de Alemania todav铆a no ha recuperado sus niveles prepand茅micos.

PIB real trimestral alem谩n Ebn

Y los niveles de productividad son m谩s bajos que hace diez a帽os.

Producci贸n por empleado (indexado)

El sector manufacturero de Alemania, con un fuerte consumo de energ铆a, enfrenta serios problemas al tratar de cumplir los objetivos de lucha contra el calentamiento global. Su principal destino de exportaci贸n despu茅s de EEUU es China; y la econom铆a china se est谩 desacelerando, mientras que EEUU exige que Europa reduzca sus conexiones comerciales y su inversi贸n en China. Y la Uni贸n Europea ya no es la vaca lechera del capital alem谩n. Los pr贸ximos cuatro a帽os ser谩n mucho m谩s dif铆ciles para el capitalismo alem谩n que los 煤ltimos cuatro.

Contrariamente a la impresi贸n general, Alemania no es una sociedad igualitaria. Las disparidades regionales son grandes (entre el oeste y el este) y, aunque la desigualdad de ingresos no es grande seg煤n los est谩ndares internacionales, la desigualdad de riqueza se encuentra entre las peores de Europa.

El SPD ha ganado (por poco) porque gan贸 los votos de muchos votantes de la izquierda. Estos votantes esperar谩n algunos cambios: m谩s y mejores servicios p煤blicos; impuestos a los ricos; salarios mas altos. Y dentro del SPD, hay una izquierda en ascenso, particularmente en la secci贸n juvenil, que quiere acci贸n. A Scholz le resultar谩 dif铆cil cumplir con las reivindicaciones de sus bases y permanecer en una coalici贸n con el FDP.

thenextrecession.wordpress.com. Traducci贸n: G. Buster para Sinpermiso




Fuente: Lahaine.org