March 3, 2021
De parte de Sare Antifaxista
63 puntos de vista


“En prisión comprendí que mediante la solidaridad y la convicción en que estamos en el lado correcto de la Historia se puede resistir a absolutamente cualquier adversidad”

“Nos encontramos que casi cualquier derecho que pueda ser útil para el movimiento popular antifascista está fiscalizado y es el aparato judicial y político quien pone los límites, aplicando un sesgo ideológico de sobra conocido por todos”

Juanjo Basterra, kazetaria eta m. soziala * E.H

Alfon, Alfonso Fernández, pasó tres años y diez meses en prisión después de que el Tribunal Supremo ratificara la sentencia que le condenó a cuatro años de cárcel por una supuesta tenencia de explosivos, que no quedó demostrada, durante la huelga general de 2012.

Su condena generó un amplio movimiento social bajo el lema “Alfon libertad”. Ya en la calle, estos días atrás ha tenido que denunciar al diario ABC por que le denunció por una supuesta agresión sexual que nunca ocurrió. 

Alfon entiende que “existen una serie de miedos y complejos que la izquierda española no es capaz de quitarse de encima cuando se sienta frente a aquellos que siempre evocan, aunque sea de forma implícita, al sable y la porra para mantener sus cortijos y privilegios”. En este sentido, advierte de que “hay que plantear a ese poder un Poder popular que acabe con el caos que el capitalismo está generando” y añade que “el poder tiene su propia agenda. En esta agenda se tienen en cuenta ciertas prioridades que por supuesto no pasan por el bienestar de toda la población ni por las garantías de futuro para la juventud”.

¿Qué crees que hay detrás de esta calumnia de ABC? ¿Quiere decir que te siguen con una lupa, una vez que la policía se “inventó” los cargos?

Se trata de un entramado mediático-policial que viene de lejos y que en mi caso escribe un simple episodio más en su ignominia y su falta de escrúpulos. Para que nos entendamos, el primero en verter estas calumnias sobre mi persona es el propagandista Carlos Hidalgo, el cual es un habitual de la intoxicación política contra el antifascismo y que ha llegado a ser condecorado por la policía por su labor de mamporrero del régimen. No es el único, hay diferentes personajillos de este tipo que pululan por los medios, como tertulianos o como columnistas, que se dedican a lavar la imagen de la policía ya sea contando sus malogradas heroicidades o calumniando sobre aquellos que son considerados enemigos del cuerpo. A cambio reciben las noticias más frescas por parte del aparato represivo y están siempre en “la pomada” del periodismo de exclusivas y sensacionalismo.

Movilizacion en Bilbao 2015

Creo que tu caso se llevó al Tribunal de Estrasburgo, ¿en qué situación se encuentra?

Bueno, como se dice en el maco, las cosas de palacio van despacio. Seguimos a la espera de la contestación que puede tardar aun unos años más.

Nos dijeron que vendrían tiempos nuevos, pero seguimos igual: manifestaciones de apoyo a los fascistas de la División Azul y golpes a quienes rechazan la impunidad fascista. ¿Por qué crees que la persecución a militantes antifascistas se está recrudeciendo?

Es una gran pregunta, sobre la que en estos días pensamos muchos. Es complejo ya que en la explicación habría que tener diferentes factores en cuenta. Existen una serie de miedos y complejos que la izquierda española no es capaz de quitarse de encima cuando se sienta frente a aquellos que siempre evocan, aunque sea de forma implícita, al sable y la porra para mantener sus cortijos y privilegios. Además el centralismo del Estado se rige por principios heredados del Movimiento Nacional franquista. 

Esto es fundamental para explicar cómo entiende el ejercicio de los derechos y obligaciones, no solo el Estado, sino la propia población en sí. Por un lado, nos encontramos que casi cualquier derecho que pueda ser útil para el movimiento popular antifascista está fiscalizado y es el aparato judicial y político quien pone los límites, aplicando un sesgo ideológico de sobra conocido por todos. Por otro lado, la famosa frase de Unamuno de “venceréis pero no convenceréis” se demuestra echando un ojo a la Historia que no tiene mucho sentido, pues después de cuarenta años de control de las escuelas y la propaganda, las elites españolas impusieron la cultura del terror y la obediencia, a la vez que anulaban el pensamiento crítico, en las conciencias de gran parte de la población. Su legitimidad a la hora de reprimir al movimiento antifascista pasa por esa imposición cultural que tras cuarenta años de la muerte del sanguinario dictador seguimos arrastrando.

Al poder, ¿no le gusta que los jóvenes, que la sociedad general, se rebele contra su ineficacia e ineficiencia dirigidas desde sus poltronas muy bien pagadas mientras el paro y la pobreza avanzan?

El poder tiene su propia agenda. En esta agenda se tienen en cuenta ciertas prioridades que por supuesto no pasan por el bienestar de toda la población ni por las garantías de futuro para la juventud. Por lo tanto, hay que plantear a ese poder un Poder popular que acabe con el caos que el capitalismo está generando, un Poder que surja de las clases trabajadoras y que distribuya la riqueza de forma planificada y coherente a la par que borre del mapa aquello que evocando a una falsa libertad quiera sostener el modelo de explotación y usura al que nos están sometiendo.

¿Qué piensas de la Ley Mordaza, y los demás artículos del Código Penal y ley antiterrorista, que siguen en vigor a pesar de que quienes están en el Gobierno español dijeron que la derogarían?

Para empezar, se demuestra que quienes están en el Gobierno no son mas que unos simples gestores de los intereses de los capitalistas. Es más, miembros actuales del Gobierno lo reconocen, véase Pablo Iglesias en una de sus últimas entrevistas. A estas alturas solo los ilusos, o los que vivan muy bien bajo el regazo del Régimen, seguirán defendiendo la estrategia electoral como mecanismo de cambio estructural para conseguir los objetivos políticos de los que depende nuestra libertad y nuestro bienestar.

¿No derogan estas leyes para ahogar a la población? ¿Crees que es necesario organizarse y luchar para conseguir una sociedad más justa?

No es solo que no las deroguen, es que las han ampliado con la Ley Mordaza Digital. Por supuesto sin pensamiento colectivo y sin la organización que ello conlleva estamos abocados a un escenario cada vez más desastroso.

Estos días tenemos la entrada en prisión de Pablo Hasél, ¿crees que no existe la libertad de expresión?

La libertad de expresión forma parte del Derecho positivo de los Estados, por lo que la cuestión de clase es fundamental para tener en cuenta a que nos atenemos a la hora de analizarlo. La clase dominante en el Estado español es muchas cosas, pero lo que seguro que no es democrática, por lo tanto ya sea a la hora de redactar la ley, o de aplicar e interpretar dicha ley, los límites de la libertad de expresión van a ser siempre dirigidos a no dejar que se desarrolle la animadversión o el descontento hacia sus estructuras y símbolos de poder, ya sea la policía, el rey o la bandera.

Cuando ves que a alguien comprometido le mandan a la cárcel, supongo que te vendrá a la mente tu paso por prisión, ¿qué aprendiste, si aprendiste algo, dentro?

Comprendí que mediante la solidaridad y la convicción en que estamos en el lado correcto de la Historia se puede resistir a absolutamente cualquier adversidad.  Hemos de hacer sentir ese calor a los y las prisioneras, y hemos de repetirnos una y otra vez a nosotros mismos que estamos haciendo lo correcto cuando caemos en sus garras.

Eskerrik asko a los y las camaradas de Euskal Herria.

Fuerza gudaris ¡No pasarán!




Fuente: Sareantifaxista.blogspot.com