December 31, 2021
De parte de Nodo50
169 puntos de vista


Andr茅s Piqueras.

23 de diciembre 2021.

Suenan tambores de guerra. Y lo peor de todo es que los l铆deres europeos parecen dispuestos a seguir una vez m谩s al amo en una carrera suicida y absurda.

iStock-500565632-661x400

El Eje Anglosaj贸n (EE.UU.- Inglaterra) ha tenido siempre una preocupaci贸n especial con Europa: evitar su uni贸n completa, una que incluya a Rusia (potencia que sostuvo a Europa durante siglos) y, en general, al mundo eslavo al mismo nivel de equidad de trato. Esa uni贸n implicar铆a tambi茅n, por tanto, la de Eurasia, y pasar铆a indefectiblemente por el acercamiento germano-ruso, circunstancias que significar铆an el fin absoluto de la hegemon铆a anglosajona en el mundo.

Para evitar eso, el Eje Anglosaj贸n contempl贸 dos intervenciones tras la Segunda Gran Guerra interimperialista: la OTAN y el Mercado Com煤n europeo.

Contrariamente a lo que se cree, ese Mercado, como la idea de una Europa Com煤n, en realidad no es europea sino estadounidense. La estrategia de Washington tras la Segunda Guerra Mundial para asegurarse su dominio econ贸mico de la Europa occidental estuvo basada en la penetraci贸n de los mercados europeos por su capital. Algo en lo que se empe帽贸 muy especialmente y obtuvo en la Alemania vencida, a la que impuso la total apertura de su econom铆a a los productos norteamericanos y a su inversi贸n externa directa. Despu茅s presion贸 para una integraci贸n de Europa Occidental a trav茅s de tratados que garantizasen la apertura de la econom铆a de cada pa铆s a los productos de los dem谩s. De esta forma, desde su base alemana, los capitales industriales norteamericanos tendr铆an a su alcance la totalidad de mercados de Europa Occidental, al tiempo que separaba m谩s a los germanos del mundo eslavo.

As铆, durante cerca de 30 a帽os. EE UU lider贸 indiscutiblemente el espacio pol铆tico y econ贸mico unificado en que hab铆a convertido al hasta entonces conjunto disperso de potencias capitalistas europeas occidentales.

En cuanto a la OTAN, su principal misi贸n en principio fue establecer un cord贸n sanitario contra cualquier intento de acercamiento de la poblaci贸n trabajadora europea al mundo sovi茅tico. En 1949 tuvo lugar su fundaci贸n contra el que se contemplar铆a como enemigo sist茅mico del capitalismo, al que desde el fin de la guerra se le empez贸 a agredir pol铆tica, diplom谩tica, econ贸mica, medi谩tica e ideol贸gicamente, sin tregua, en un asedio que no par贸 hasta su disoluci贸n y que se reemprendi贸 despu茅s contra su sucesora: la actual Rusia. Por una parte, hab铆a que derrotar al que los ide贸logos de la OTAN empezaron a llamar el 鈥渕undo comunista鈥, y por otra, la OTAN deb铆a prevenir contra la subversi贸n interna.

Que la OTAN no estaba pensada para posibilitar un mundo en paz y de prevenci贸n de conflictos b茅licos, tiene la prueba en que la URSS pidi贸 formar parte de ella, en 1954. Obviamente se le neg贸, mientras s铆 se le concedi贸 a Alemania el ingreso un a帽o m谩s tarde, con el permiso para su rearme.

Despu茅s fueron rechazadas sucesivas propuestas de la URSS, como poner las armas nucleares bajo control de la ONU o acordar la reunificaci贸n de Alemania bajo condiciones de no amenaza entre los bloques. Lo que s铆 har铆a la OTAN ser铆a incorporar a especialistas nazis, sobre todo en tecnolog铆a armament铆stica y en inteligencia militar. En realidad, con la OTAN se estaban sentando las bases para la reconstrucci贸n europea occidental bajo el mando militar de EE.UU.; tambi茅n como lugar privilegiado para vender parte de su ingente excedente improductivo, esto es, del enorme arsenal de su industria militar.

Para ello lo primero que se hizo fue impedir que el partido m谩s votado en Francia tras la Gran Guerra, el Partido Comunista Franc茅s, pudiera acceder al poder. Igual en Italia, EE.UU. amenaz贸 con retirarla del Plan Marshall si la coalici贸n socialista-comunista resultaba la m谩s votada. Con Grecia tuvieron que ir m谩s lejos, apoyando la invasi贸n brit谩nica para desplazar a los comunistas de sus posibilidades de hacerse cargo del pa铆s; mientras que a Espa帽a y Portugal se les dejaba con las dictaduras fascistas m谩s largas de la historia, 鈥渁migas鈥, eso s铆, de EE.UU. y la OTAN.

No, el 鈥渕undo occidental鈥 no se hizo ni se unific贸 bajo la h茅gira de EE.UU. de manera tan pac铆fica como nos han hecho creer (El m茅todo Yakarta, de Vincent Bevins, lo cuenta con detalle a partir del golpe contra Sukarno en Indonesia y el exterminio all铆 de alrededor de un mill贸n de comunistas). Poco a poco el dominio de la OTAN se extender铆a a todo el hemisferio (sin importar si sus miembros o aliados eran 鈥渄emocracias鈥 o dictaduras -las cuales, estas 煤ltimas ya se encarg贸 de propiciar tambi茅n en el Cono Sur americano, entre bastantes otros lugares). Esa organizaci贸n fungir铆a como brazo armado de EE.UU. contra la extensi贸n de la influencia sovi茅tica y los intentos de emancipaci贸n de los pa铆ses del Sur Global.

Pero fue en Afganist谩n, contra la presencia rusa, que empezar铆a a foguearse. A partir de entonces, llevar铆a a cabo todo un reguero de intervenciones, contraviniendo su propia acta fundacional como organizaci贸n exclusivamente defensiva. Entre sus m谩s visibles y destacadas agresiones a terceros pa铆ses est谩n las de Yugoslavia (en 1995 y 1999) -y especialmente en Kosovo-, sin sanci贸n de la ONU, para desmembrar el pa铆s. Intervendr铆a tambi茅n de nuevo en Afganist谩n, desde 2001 hasta 2021, igualmente sin autorizaci贸n de la ONU; como tampoco la tuvo en su apoyo a la invasi贸n de Irak. En cambio, s铆 lo har铆a en Libia (2011) con el respaldo de esa organizaci贸n. En Siria lo lleva haciendo m谩s o menos abierta o subrepticiamente, seg煤n el momento, desde 2014, como apoyo a la agresi贸n y ocupaci贸n estadounidense del pa铆s.

En el caso concreto de su ofensiva contra Rusia, cabe recordar algunas cuestiones de gran importancia. El 21 de noviembre de 1990, en Francia, justo antes de la disoluci贸n de la URSS, los jefes de Estado de este pa铆s, m谩s los de Europa Occidental, EE.UU., y Canad谩, firmaron la Carta de Par铆s, la que por un momento pareci贸 fungir como acta de defunci贸n de la 鈥淕uerra Fr铆a鈥, y que proclam贸 el 鈥渇in de la divisi贸n de Europa鈥 y lig贸 la seguridad de cada Estado a la de los dem谩s.

Con el fin de la URSS la OTAN perd铆a toda raz贸n de ser y deber铆a haberse disuelto en ese mismo momento, a煤n m谩s tras la firma de la mencionada Carta y sus promesas. Entre ellas estaba la de no extender la OTAN hacia los antiguos pa铆ses del Este ni desplegar fuerzas suyas all铆.

Sin embargo, lejos de ello, la OTAN fue ocupando militar y geopol铆ticamente los espacios que Rusia fue dejando en Europa con su retirada militar unilateral (como bien describe Poch-de-Feliu en su Entender la Rusia de Putin). As铆 lo har铆a durante la Administraci贸n Clinton en todo el Este de Europa, con excepci贸n de Yugoeslavia, que siempre se opuso a ser una colonia europea, por lo que pronto se decidi贸 su invasi贸n y desmembraci贸n.

Tras el 鈥淐onsenso de Washington鈥 para establecer las nuevas reglas del juego mundial contra el Sur Global, tendr铆a lugar la 鈥淐umbre de Washington鈥, en 1999, en la que la OTAN se otorgaba el derecho a la 鈥済uerra preventiva鈥. Y en la cumbre de Praga (2002) acord贸 su expansi贸n acelerada hacia el Este de Europa, faltando a todas las promesas dadas.

Tal 鈥済uerra preventiva鈥 no ten铆a justificaci贸n alguna contra un pa铆s que hab铆a solicitado de nuevo su ingreso en la OTAN cuando dej贸 de ser la URSS (adem谩s de las expresas intenciones de Yeltsin al respecto, cuando Putin lleg贸 a la presidencia quiso que Rusia fuera parte de Europa; abog贸 por la Gran Europa y sugiri贸 que su pa铆s se uniera a la OTAN 鈥搉ada, en conjunto, que causara m谩s pavor al Eje Anglosaj贸n-). Lo que ha hecho esa ofensiva ha sido poner crecientemente en alarma tanto al B谩ltico (e incluso las latitudes polares) como a la Europa oriental, desestabilizando el C谩ucaso (con especial hincapi茅 en Georgia) y arrasando los Balcanes.

<img loading="lazy" data-attachment-id="32501" data-permalink="https://observatoriodetrabajadores.wordpress.com/2021/12/27/algunas-consideraciones-historicas-sobre-la-otan-y-sus-desmanes-andres-piqueras/attachment/29032/" data-orig-file="https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/29032.jpg" data-orig-size="800,565" data-comments-opened="1" data-image-meta="{"aperture":"0","credit":"","camera":"","caption":"","created_timestamp":"0","copyright":"","focal_length":"0","iso":"0","shutter_speed":"0","title":"","orientation":"0"}" data-image-title="29032" data-image-description data-image-caption="

Vitaly, Topwar.ru 10 de julio, 2016

” data-medium-file=”https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/29032.jpg?w=300″ data-large-file=”https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/29032.jpg?w=656″ class=”alignnone wp-image-32501″ src=”https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/29032.jpg?w=680&h=480″ alt=”29032″ width=”680″ height=”480″ srcset=”https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/29032.jpg?w=680&h=480 680w, https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/29032.jpg?w=150&h=106 150w, https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/29032.jpg?w=300&h=212 300w, https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/29032.jpg?w=768&h=542 768w, https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/29032.jpg 800w” sizes=”(max-width: 680px) 100vw, 680px”>

Vitaly, Topwar.ru 10 de julio, 2016

Durante el gobierno de George W. Bush, EE.UU. (y por tanto con repercusi贸n inmediata en la OTAN) abandon贸 el Tratado ABM sobre no proliferaci贸n de armas nucleares, levantando bases militares en Alaska, Europa del Este (Polonia y Ruman铆a), Jap贸n y Corea del Sur, envolviendo a Rusia de armas de destrucci贸n masiva (y de paso tambi茅n acercando 茅stas contra China).

As铆 mismo, la potencia dominante se negar铆a a firmar el Tratado de Prohibici贸n de Armas Nucleares y el Tratado de Militarizaci贸n del Espacio. En cambio, tras la Cumbre de Varsovia, en 2016, la OTAN desplegar铆a en el Este de Europa sistemas antimisiles, bombas nucleares avanzadas y tambi茅n batallones de diversos pa铆ses. En la Cumbre de Bruselas, del a帽o siguiente, se establec铆a el compromiso de aumentar un 2% los gastos militares de los pa铆ses miembros, una estructura militar permanente de la UE, as铆 como que 茅sta se hiciese cargo de los gastos de infraestructura de la OTAN. Tambi茅n se dieron los acuerdos para una futura incorporaci贸n de Jap贸n, Corea del Sur y Colombia.

Por su parte, la Administraci贸n Obama junto con la OTAN y la UE perpetrar铆an un sangriento golpe de Estado en Ucrania, desconsiderando que entre lo firmado en Par铆s estaba que Ucrania ser铆a algo as铆 como un colch贸n entre Rusia y la OTAN en Europa, una especie de 鈥渢ierra de nadie鈥 sin anexi贸n a ninguna de las partes, un territorio que no albergar铆a armas nucleares, de cara a garantizar la seguridad rusa, dado que a una distancia de 5 minutos en t茅rminos de bal铆stica de misiles, el pa铆s agredido pierde la capacidad de responder a tiempo, y el equilibrio de fuerzas se rompe (驴puede alguien imaginarse qu茅 har铆a EE.UU. si alguien diese un golpe de Estado en Canad谩 o en M茅xico e instalara all铆 armas letales apuntando a su territorio?, por hacer s贸lo una suposici贸n. Y si no queremos suponer hagamos memoria de lo que estuvo a punto de pasar cuando se quisieron instalar misiles nucleares en Cuba).

Nada de aquello se cumpli贸. El triplete EE.UU.-OTAN-UE impuso en Ucrania un gobierno de filiaci贸n nazi, y por supuesto antirruso, en el que declarados neonazis (Partido de la Patria, Svoboda, Pravy Sektor鈥) pasaron a controlar los servicios de seguridad y a mantener importantes posiciones en el Ministerio del Interior y en el Parlamento, entre otros 谩mbitos. Tan clara estaba la jugada que por eso Estados Unidos y Ucrania fueron los dos 煤nicos pa铆ses que votaron contra la resoluci贸n 鈥巇e la Asamblea General de la ONU que se opon铆a a la glorificaci贸n del nazismo, el 12 de 鈥巒oviembre de 2021 (luego, sobre el mismo tema se abstendr铆an otros pa铆ses europeos, como Espa帽a, a pesar de haber arrostrado casi medio siglo de fascismo). 鈥嶤on ello las potencias imperiales pensaban tambi茅n sustraer la 煤nica salida que mediante acuerdo con Ucrania ten铆a la flota rusa a los mares calientes: la pen铆nsula de Crimea (que por cierto fue regalada por Khruschev en 1954 a una Ucrania cuyos contornos territoriales no se estabilizaron sino hasta la formaci贸n de la URSS, como parte del territorio de la Federaci贸n de Rep煤blicas Sovi茅ticas). Esta circunstancia resulta mucho m谩s grave que si a EE.UU. le hubiesen quitado la pen铆nsula de Florida, ciertamente. As铆 que ante ese juego sucio Rusia hizo lo menos malo de lo que podr铆a haber hecho en su defensa: pedir a los habitantes de Crimea que se pronunciasen en refer茅ndum si quer铆an volver a casa. Y volvieron.

Ya con Trump en la Casa Blanca se incrementar铆an los riesgos b茅licos, al ampliarse los supuestos para utilizar armas nucleares (abandonando el Tratado INF, para la no proliferaci贸n de armas nucleares de rango intermedio); aunque a diferencia de otros gobiernos, sobre todo dem贸cratas (de corte financiero-globalista-guerrerista), el tan vilipendiado presidente, preocupado m谩s por taponar la propia decadencia estadounidense,  no estuvo interesado en aumentar la presi贸n sobre Rusia ni en fortalecer la OTAN.

Eso correr铆a a cargo de Joe Biden, 鈥渆l ensalzado鈥. Ha sido durante este breve periodo de gobierno suyo en el que nos sumimos ya en una ofensiva en toda la regla contra el pa铆s eslavo. Y de nuevo rebrota la obsesi贸n anglosajona por separar a germanos y eslavos. EE.UU. renueva su presi贸n contra el abastecimiento energ茅tico europeo (Nord Stream 2), dando marcha atr谩s en la retirada de tropas del territorio alem谩n. Llama a Putin 鈥渁sesino鈥, lo que en t茅rminos diplom谩ticos equivale a solamente medio escal贸n previo a una declaraci贸n abierta de guerra. Frena la retirada de tropas de Asia occidental, y en el caso concreto de Siria (donde ocupa ilegalmente sus pozos petrol铆feros), pretende reactivar la guerra con nuevas infiltraciones de paramilitares y yihadistas en el pa铆s. Provoca permanentes roces y maniobras amenazantes contra Corea del Norte y China, adem谩s del recrudecimiento de la guerra econ贸mica contra estos pa铆ses. Crea el AUKUS para poner en estado de guerra tambi茅n todo el Pac铆fico, despreciando de paso, otra vez, a Europa como 鈥渁liada鈥. Pero lo m谩s descabelladamente peligroso de todo es que instiga y surte de armamento de alto poder al ej茅rcito ucraniano para desplegar masivamente sistemas de cohetes de lanzamiento m煤ltiple, contra lo suscrito en el protocolo de Minsk.

Esto marca un peligro inminente de guerra total, especialmente sobrecogedor para las sociedades europeas, dado que Rusia parece tener superioridad militar sobre la OTAN. De desencadenarse un enfrentamiento podr铆a causar una destrucci贸n masiva en el continente en cuesti贸n de d铆as. Mientras, aunque EE.UU. pagar铆a tambi茅n un precio, siempre queda m谩s alejado del escenario b茅lico.

As铆 que hoy la OTAN est谩 extendida por el B谩ltico, Transcaucasia y Asia Central, completando de tal guisa un asedio a Rusia por casi todas sus fronteras, llegando hoy hasta sus mismas puertas, especialmente con las desestabilizaciones de Georgia y Ucrania, m谩s la que se est谩 llevando a cabo, por si fuera poco, con Bielorrusia.

Ante todo ello (que es s贸lo una parte de la guerra total otanera), Rusia exige a la OTAN que retire las promesas hechas en 2008 en la cumbre de Bucarest a Georgia y Ucrania de que ser谩n admitidas en la Alianza Atl谩ntica. Demanda tambi茅n a la OTAN que aleje las maniobras militares de sus fronteras, que se acuerde la distancia m铆nima de acercamiento entre buques y aviones militares de ambas partes y que se reanude el di谩logo entre los ministerios de Defensa de Rusia, EEUU y la Alianza Atl谩ntica. Reitera la necesidad de que tanto Ucrania como la OTAN cumplan con el Protocolo de Minsk (auspiciado por la Organizaci贸n para la Seguridad y la Cooperaci贸n en Europa), por el que se acordaba la resoluci贸n pac铆fica del conflicto con las rep煤blicas secesionistas de mayor铆a rusa, de Donetsk y Lugansk (que incluye la remoci贸n del armamento pesado de cara a crear una zona de seguridad, la prohibici贸n de acciones ofensivas y la del vuelo de aviones de combate en aquella zona). Asimismo, Rusia ha vuelto a poner sobre la mesa su propuesta de que EEUU se sume a la moratoria unilateral de Mosc煤 al emplazamiento de misiles de corto y medio alcance en Europa y de que se establezcan medidas de verificaci贸n.

Lejos de hacer caso a esas propuestas, la OTAN, y con ella todos los grandes media europeos, nos machacan sin cesar con noticias sobre la 鈥渁menaza rusa鈥. Pens茅moslo un momento. La 鈥減reocupaci贸n鈥 expresada por los l铆deres de 鈥淥ccidente鈥 viene porque Rusia est谩 moviendo tropas鈥 en la propia Rusia. 驴D贸nde est谩n desplegando tropas la OTAN y EE.UU. y qui茅nes emprendieron toda esta espiral de presi贸n diab贸lica? Ser铆an buenas preguntas a hacerse por la ciudadan铆a europea.

El 煤ltimo paso de esa espiral hacia la guerra total ha sido la convocatoria por parte de Biden de una Cumbre para la Democracia los pasados 9 y 10 de diciembre. Muy curiosa, en verdad, porque el mundo ya tiene una cumbre regular para la democracia y se llama Asamblea General de las Naciones Unidas. Hoy en d铆a hay 193 pa铆ses miembros de la ONU signatarios de la Carta de esa organizaci贸n, con obligaciones para cada Estado. Entre ellas las del art铆culo 2, que dice que (1) la ONU se basa en 鈥渆l principio de la igualdad soberana de todos sus miembros鈥; (2) que los miembros de la ONU 鈥渁rreglar谩n sus controversias internacionales por medios pac铆ficos鈥. Es el mayor documento de consenso del planeta.

Contra su costumbre, una China que ha decidido empezar a hacer valer su peso  internacional, ha respondido esta vez a las patochadas estadounidenses sobre la democracia (The State of Democracy in the United States 鈥 Global Timeshttps://espanol.cgtn.com/n/2021-12-09/GCCeIA/cgtn-lanzara-serie-destacada-democracia-estadounidense-un-contraste-con-la-realidad/index.html). Cuba (junto con los pa铆ses del ALBA) tambi茅n respondi贸 en esta ocasi贸n, diciendo que un Estado en el que la guerra es su negocio m谩s lucrativo tiene poco que proponer al resto del mundo, y que en esa reuni贸n no se dio respuesta a ninguno de los grandes problemas que acucian a la humanidad, como el hambre, las desigualdades monstruosas, las masivas migraciones forzadas, el crimen organizado o la propia gesti贸n de la pandemia (https://www.latercera.com/mundo/noticia/gobierno-cubano-tilda-de-irreal-y-demagogica-cumbre-para-la-democracia-impulsada-por-biden/BIZCHHK5WVC25AEYEYZSJYDDWA/). Luego a帽adi贸 que poca democracia puede hacer servir de ejemplo EE.UU. cuando ampara y procura dictaduras en todo el mundo, promueve golpes de Estado y agita redes paramilitares por doquier. En general, la 鈥渃omunidad internacional鈥 no-occidental se queda perpleja ante un pa铆s que exime razones de supuestas violaciones de derechos humanos, sobre todo contra minor铆as, para atacar con unas otras formas de guerra a otros pa铆ses, cuando en el suyo practica un sistem谩tico racismo institucional y la m谩s absoluta marginaci贸n de sus minor铆as originarias.

<img loading="lazy" data-attachment-id="32503" data-permalink="https://observatoriodetrabajadores.wordpress.com/2021/12/27/algunas-consideraciones-historicas-sobre-la-otan-y-sus-desmanes-andres-piqueras/nota16-1/" data-orig-file="https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/nota16-1.jpg" data-orig-size="584,329" data-comments-opened="1" data-image-meta="{"aperture":"0","credit":"","camera":"","caption":"","created_timestamp":"0","copyright":"","focal_length":"0","iso":"0","shutter_speed":"0","title":"","orientation":"1"}" data-image-title="nota16-1" data-image-description data-image-caption="

Caricatura de Yaser

” data-medium-file=”https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/nota16-1.jpg?w=300″ data-large-file=”https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/nota16-1.jpg?w=584″ class=”alignnone wp-image-32503″ src=”https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/nota16-1.jpg?w=635&h=358″ alt=”nota16-1″ width=”635″ height=”358″ srcset=”https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/nota16-1.jpg 584w, https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/nota16-1.jpg?w=150&h=85 150w, https://observatoriodetrabajadores.files.wordpress.com/2021/12/nota16-1.jpg?w=300&h=169 300w” sizes=”(max-width: 635px) 100vw, 635px”>

Caricatura de Yaser

Pero vayamos m谩s all谩 del uso de los Derechos Humanos como arma de guerra y de la ret贸rica sobre 鈥渄emocracia鈥 (por cierto, que la propia publicaci贸n The Economist confirma que EE.UU. presenta serias carencias en la misma 鈥搇a llama 鈥渇lawed democracy鈥-, y le otorga el puesto 25 en el 鈥渄emocrac铆metro鈥 mundial que se arroga el privilegio de poseer). Con ella se pretende dividir definitivamente al mundo en dos mitades: la que sigue sumisamente los dictados de la potencia anglosajona y la que ha empezado a revelarse frente a su unilateralismo mort铆fero. En realidad, todo eso no quiere decir sino que EE.UU. no est谩 dispuesto a dejarse relevar pac铆ficamente y est谩 reclamando un cierre de filas en su guerra. Por eso planifica, no importa la contradicci贸n en los t茅rminos, extender la OTAN al hemisferio sur, especialmente para preservar a Am茅rica como su Isla-Continente frente a las otras potencias; raz贸n por la cual necesita destruir tambi茅n cualquier experiencia aut贸noma de desarrollo, cualquier atisbo de soberan铆a, empezando por la cubana, pero tambi茅n hoy especialmente las de Venezuela, Bolivia y Nicaragua. Ya est谩 asegurada la presencia de la Alianza Atl谩ntica en las Malvinas, por ejemplo, y prepara insertarla tambi茅n en Colombia, un pa铆s que practica un brutal terrorismo de Estado permanente contra su poblaci贸n (por m谩s que el ultraderechista Felipe VI, ri茅ndose una vez m谩s de todas las v铆ctimas, entregara el premio 鈥World Peace & Liberty鈥 de la World Jurist Association a uno de los mayores perpetradores de ese terrorismo, Iv谩n Duque, al tiempo que 鈥渆xaltaba鈥 la 鈥渄emocracia鈥 colombiana).

Suenan tambores de guerra. Y lo peor de todo es que los l铆deres europeos parecen dispuestos a seguir una vez m谩s al amo en una carrera suicida, absurda adem谩s, desde cualquier aspecto econ贸mico o de mercado, por no hablar ya desde el punto de vista energ茅tico. Mientras, el amo queda a miles de kil贸metros de distancia, listo para presenciar c贸mo se hunden de nuevo los europeos.

Y en Europa (y en Espa帽a en concreto) sigue aumentando nuestra contribuci贸n a la OTAN, como nuestro gasto militar; al tiempo que la sanidad o la educaci贸n p煤blicas se ven con menguantes recursos, las pensiones se deval煤an sin parar y el 鈥渄erecho a la vivienda鈥 se ve como una utop铆a cada vez m谩s lejana por millones de personas. Y luego dicen que de esta pandemia 鈥渟alimos todos juntos鈥 o 鈥渜ue nadie va a quedar atr谩s鈥 y otras patra帽as como esas.

*Andr茅s Piqueras, Profesor de Sociolog铆a de la Universitat Jaume I (Castell贸n). Miembro del Observatorio Internacional de la Crisis

Fuente: Agencia latinoamericana de Informaci贸n (ALAI)




Fuente: Observatoriodetrabajadores.wordpress.com