January 8, 2021
De parte de Oveja Negra
2,111 puntos de vista

El Estado es totalitario porque es la forma perfecta o cerrada de organizaci贸n pol铆tica, en la cual el proyecto de organizaci贸n, el proyecto de un Orden establecido por el saber humano y funcionando seg煤n el Plan de la Autoridad, s贸lo podr谩 cumplirse si ese Orden se refiere a un conjunto definido y numerable, a un verdadero Todo. Los sacrificios de indecisas vidas, de peque帽as libertades, y tambi茅n de otros modos de ordenaci贸n, locales, vacilantes, relativos, consuetudinarios, que el Estado requiere para establecerse son tan abrumadores y costosos que no pueden imponerse si no es con la justificaci贸n definitiva de conseguir una organizaci贸n perfecta, y por tanto total en su pretensi贸n de Orden: si el Estado renunciara por un momento a la certidumbre y totalidad de su proyecto, la enormidad de lo pagado pondr铆a sin m谩s en evidencia su sinsentido.

Agust铆n Garc铆a Calvo, 驴Qu茅 es el Estado?

Observando un poco desde la distancia el barullo de los pol铆ticos y los acad茅micos respecto a la llamada 鈥榗uesti贸n ind铆gena鈥 en Per煤, no me ha pasado desapercibida su preocupaci贸n surgida a ra铆z del todav铆a elevado grado de imperfecci贸n o apertura en sus fronteras o, como dir铆a Garc铆a Calvo, en su definici贸n: un hecho alarmante y molesto para cualquier pretensi贸n de un orden cerrado y bien organizado como lo es, sin duda alguna, el Estado moderno. A pesar de lo relativamente conformados que est谩n la mayor铆a de ellos, a煤n nos podemos entretener con este triste espect谩culo: su imposici贸n sobre los restos relativamente menos imbuidos por sus l贸gicas y todav铆a no metidos del todo dentro de su organizaci贸n.

Como se sabe, todav铆a hay estados, como este peruano, ya bastante definidos, pero que a煤n est谩n demasiado abiertos y muestran en sus muros relativamente grandes huecos por los que nadie sabe qui茅n entra ni sale. Estando las cosas as铆, 驴c贸mo, d铆ganme por favor, van a suplantar nuestra vida por lo que sea que ellos administran, si no se sabe exactamente a qui茅n hay que administr谩rselo? 驴C贸mo van a hacer sus negocios si no van a poder tener claro qui茅nes son sus clientes ni sus partes interesadas? Pues bien, y es que el Estado, como bien se sabe, tiene que recurrir, entre otras cosas evidentemente, al conteo de los individuos para constituirse: contando y definiendo las poblaciones que han quedado atrapadas bajo su jurisdicci贸n es c贸mo se consigue su imposici贸n y su necesidad sobre ellas. Es una de las condiciones importantes para su correcto funcionamiento y esa es justamente la que se aprecia con toda la claridad en este pa铆s latinoamericano. No estoy diciendo nada nuevo, en verdad, para aquellos como nosotros que ya tenemos nuestro DNI o pasaporte y estamos bien contados y definidos desde bien peque帽os. All谩 donde nos movemos, all谩 donde nos trasladamos por el ancho del mundo, convertido en un globo, pr谩cticamente cada nuestro paso queda registrado de alguna manera. Pero, tal vez, para algunos restos de pueblos de Am茅rica Latina esto va a ser una cierta novedad. Andan los hombres (y las mujeres, por supuesto, que cada vez hacen m谩s de lo mismo que los hombres y se parecen m谩s y m谩s a ellos) del Estado y de la Academia, lo mismo que los representantes de las empresas, preocupados por estas tierras de que no todos los ind铆genas est谩n bien contados, contabilizados y definidos claramente qui茅n es cada quien. Y con pretextos humanistas y humanitarios despliegan sus aparatos, todav铆a d茅biles, todav铆a inseguros, pero que ma帽ana ser谩n eficaces y mortales en lo que se refiere al cierre del orden impuesto all铆 donde a煤n quedaba alg煤n peque帽o resquicio de otra cosa, fuera lo que fuera esta cosa. Les va la vida en ello, en definir y contar los restos de vida que queden por all铆 para evitar el grave problema del orden establecido de que quede por all铆 un afuera, un exterior, un espacio no conquistado y manejable para sus estad铆sticas y negocios. Y es que no hay Estado que tolere mucho la permanencia en la duda y en una diferencia no-domada, una forma de vivir escurridiza, que est谩 como medio escabull茅ndose de sus leyes, sin aceptar o aceptando a rega帽adientes todas las supuestas bondades que traen el Estado y el Capital debajo del brazo y con las etiquetas como 鈥榙iversidad鈥, 鈥榩luralismo鈥, 鈥榠nterculturalidad鈥 (que son im谩genes de la falsificaci贸n, pues falsifican una realidad que es todo lo contrario: homogeneizaci贸n y uniformizaci贸n, pero que hoy en d铆a se imponen recurriendo a peque帽os detalles plurales y m煤ltiples que act煤an como enormes pantallas que encubren el enga帽o).

Para el actual dominio es absolutamente necesario contar y definir a los pocos pueblos ind铆genas que quedan relativamente fuera de su control (e insistimos en la palabra 鈥榬elativamente鈥, pues, no es menos cierto que al menos en parte ya est谩n dentro del orden impuesto por el Estado: 驴nunca se ha encontrado usted con alg煤n ind铆gena que le vende su 鈥榗ultura鈥 como atracci贸n tur铆stica para tipos tan normales y modernos como usted, sin duda, lo es?), para convertirlos en masa de individuos que necesita la democracia, deseosa de clientes y de votantes. Y es que tampoco hay Estado que valga si no impone sobre sus poblaciones el tiempo medido y muerto del Trabajo, sin el cual tampoco habr铆a Capital, tal y como nos ha mostrado Agust铆n Garc铆a Calvo en esa maravilla de escrito que citaba al comienzo. 驴Habr谩 una gran juerga cuando por fin se cumpla el sue帽o inveterado del estado peruano, ese que reza 鈥unida la costa, unida la sierra, unida la selva contigo, Per煤鈥? Como las dem谩s restantes abstracciones en forma de un estado que figuran en los mapas de geograf铆a pol铆tica, Per煤 lleva al pueblo, atrapado dentro de sus fronteras, a la abstracci贸n. Y all铆 donde se expanden sus fronteras se expande tambi茅n la muerte, la mentira y el aburrimiento, y nuestra memoria se llena de tragedias, de sangre y de fango que todo Estado, tambi茅n el democr谩tico, necesita para imponerse primero, y sostenerse y actualizarse eternamente despu茅s. Menos mal que los ideales, que suelen ser totalitarios, como este mismo ideal de un Estado perfectamente cerrado, siempre se topan con que hay escapes, escabullimientos y fugas que, por muy peque帽os que sean, frustran cualquier pretensi贸n totalitaria.




Fuente: Ovejanegrarevista.wordpress.com