November 12, 2020
De parte de Indymedia Argentina
125 puntos de vista


El periódico La Nación, portavoz de todos los golpes que se sufrieron en la Argentina, presentó en sociedad una “Mesa de Enlace” militar y policial conformada con la “intención de incidir en política”.

Los intrigantes retratados en la terraza de la Sociedad Militar Seguro de Vida por La Nación.

La entente tiene como objetivos incidir en el “debate público y político sobre la defensa y la seguridad nacional”, “amalgamar” a la “familia de los uniformados” y “determinar intereses comunes y particulares de los uniformados”, según publica apologéticamente el periódico mitrista, que prevé que deberá enfrentar un “recelo inevitable” de quienes “equiparan estas confluencias con una amenaza al poder político”.

General retirado y ex SIDE Ernesto Bossi. Foto: Clarín.

El grupo aparece encabezado por el general retirado Ernesto Bossi, quien también fungió de espía en la ex Secretaría de Inteligencia (SIDE), en la que actuó como segundo de Fernando de Santibañes en la jefatura durante el gobierno de Fernando De la Rúa. Antes había sido secretario General del Ejército durante el menemismo. Estuvo a cargo de la Central Nacional de Inteligencia (CNI), aunque nunca se lo designó oficialmente era quien organizaba reuniones semanales, y fue responsable de Inteligencia Exterior de la SIDE.

En 2010, fue presidente de la Asociación Militar de Seguros de Vida (SMSV), organismo que estaría siendo utilizado para financiar el proyecto político militar de la nueva “Mesa de Enlace”.

Como militar, Bossi siempre estuvo alineando al intento -impulsado desde los Estados Unidos- de reinstaurar la doctrina de seguridad nacional bajo el formato de lucha contra el narcotráfico, lo que serviría de plataforma para la intervención del Ejército en temas de seguridad interior.

Escribió, por ejemplo, el documento “La lucha contra las narcoacciones”, en el que delinea el propósito de reinterpretar las leyes de modo más permisivo para la actuación militar. “Un general clandestino que a veinte metros de la Casa Rosada organiza el ilegal retorno militar a la represión interior”, publicó Horacio Verbitsky en abril del año 2000 en el diario Página/12.

En rigor, Bossi reincide en un viejo libreto. El 20 de mayo de 2004, días antes de cumplir un año en la presidencia Néstor Kirchner, un grupo conformado y organizado por las mismas personas que ahora -el general retirado Ernesto Bossi y el presidente de la sociedad militar de seguros de vida, Daniel Reimundes- se reunía de forma secreta en el casino de oficiales del Regimiento Patricios y era sorprendido por el entonces ministro de Defensa, José Pampuro, quien irrumpió en el encuentro por orden de Kirchner para desarticular lo que denominó un encuentro de “conspiradores a la nueva usanza”.

La excusa que dieron al ser encontrados en plena reunión -a la que asistieron unas 70 personas- fue la misma que dieron ahora: “ojo que no estamos conspirando”, dijeron en 2004, a lo que Pampuro respondió: “eso que decís me garantiza que sí”.

Este martes, a través de algunos diarios, difundieron declaraciones similares: “los organizadores tienen en claro que causará resistencia en el Gobierno y que la propuesta buscará ser enredada de inmediato con hipotéticos planes golpistas, destituyentes, reivindicativos de la represión ilegal, coordinados con la oposición política y una larga serie de etcéteras: ‘Nada de eso es cierto. Pero no nos justificamos más’”, publicó el diario Clarín citando a los miembros de la mesa.

“La Mesa de Enlace de las Fuerzas Armadas, como su nombre lo indica, nació para conspirar”, declaró el Ministro de Defensa Agustín Rossi en su cuenta de Twitter. “Se presenta casi como una conducción alternativa a los jefes de las FFAA, asumiendo potestades, funciones y objetivos que son propios de la conducción militar en actividad. Si la Mesa de Enlace se va a ocupar de los salarios, las viviendas, el talento y los recursos humanos, implícitamente intentan descalificar a los Jefes actuales de las Fuerzas que tienen esta responsabilidad primaria”.

“Conspiran contra los jefes de la FFAA, a los que ni siquieran nombran ni reconocen, conspiran contra la actual política de defensa. El Gral Bossi, es un conspirador nato. Ya lo hizo en el 2004 contra Nestor Kirchner. Lo vuelve hacer hoy”, indicó Rossi.

El funcionario no aclaró sin embargo qué sanción concreta tomará contra los militares. En este sentido cabe recordar el antecedente reciente de acuartelamiento de sectores de la policía bonaerense, que rodearon la casa del gobernador de la Provincia de Buenos Aires y la Quinta presidencial de Olivos sin que se conocieran sanciones disciplinarias posteriores, lo que sentó el precedente de que nuevas acciones inconstitucionales tampoco tendrán costo para quienes los perpetran.

Muy diferente a la voluntad política demostrada en acciones como el violento desalojo y represión a la toma de Guernica.

Rossi sólo aseguró que “no va a permitir” que se utilice el dinero que el Estado destina a los salarios de las Fuerzas Armadas para “financiar operaciones políticas” que no le corresponden al personal militar.

La foto con que el miércoles se dieron a conocer fue tomada en la terraza de la Sociedad Militar Seguro de Vida, la mutual que maneja buena parte de los recursos del personal militar, porque cobran sus haberes a través de una cuenta sueldo dentro de esa institución.

“Las mutuales son organizaciones de la economía social y solidaria, se organizan para generar acciones que beneficien a sus afiliados y socios. No sé en qué están beneficiando al personal militar con una acción de ese tipo”, consideró el ministro.

En este marco, agregó, “lo que no voy a hacer es permitir que el dinero de los salarios del personal militar en actividad o del retiro que en su gran parte paga el Estado, porque otra parte lo pagan los propios afiliados con el aporte que hacen, se estén utilizando para financiar operaciones políticas”.

“Profunda preocupación”

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) fue uno de los primeros organismos de derechos humanos en manifestar su “profunda preocupación e inquietud ante la conformación de un nucleamiento de militares e integrantes de las fuerzas de seguridad retirados, denominado “Mesa de enlace”, hecho que generó graves expresiones por parte del Ministro de Defensa de la Nación, Ing. Agustín Rossi”.

“La APDH llama a las autoridades nacionales, a las organizaciones sociales y a la sociedad toda, a estar muy atentas a este nuevo acto de provocación que luce como un intento inadmisible de erigirse, cuanto menos, en una suerte de conducción paralela de las Fuerzas Armadas y de Seguridad y en un condicionante de las políticas públicas en la materia”, indicaron desde el organismo.

“En ese sentido, instamos no sólo a repudiar la constitución de un espacio de esa naturaleza sino también a seguir muy de cerca sus expresiones y actos, conscientes de los personajes que lo nutren y de sus antecedentes. Como parte del movimiento de Derechos Humanos, uno de nuestros pilares es la Memoria y en ella nos reafirmamos y sostenemos. Nuestra historia reciente y la de la región, no admiten distracciones ante estos acontecimientos”, señalaron.

También Estela Carlotto, de Abuelas de Plaza de Mayo, apuntó contra la mesa de enlace de policías y militares retirados y los acusó de querer desestabilizar la democracia.

“Estoy preocupada, pero más que eso indignada. Realmente se ve que esta gente no duerme y siguen soñando con el poder. Yo nací en el treinta y ahí empezaron los asaltos al poder legítimo con la sociedad civil que los acompañaban. Se sienten fuertes porque empuñan armas y quieren dirigir los destinos de nuestro país”, afirmó Carlotto en una entrevista en El Destape Radio.

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo acusó que la Mesa de Encuentro Libertador General San Martín “busca desestabilizar porque estamos atravesando un momento muy difícil en medio de la pandemia y del país económicamente destruido. Salen con esto de aliarse para querer dirigirnos”.

Ara San Juan

Por su parte, el abogado Luis Tagliapietra, padre de unos de los submarinistas fallecidos en el hundimiento del ARA San Juan en 2017, consideró que la conformación de una mesa de enlace militar integrada por oficiales retirados “tiene vinculación con la causa del ARA San Juan” ya que “por primera vez se convocó al Consejo de Guerra contra los altos oficiales de la Armada”.

“Lo de la mesa de enlace son actitudes permanentes. Cuando algo en la política de defensa no les gusta -a los militares- hacen estas jugadas para amedrentar. No creo que tengan éxito”, sostuvo Tagliapietra en declaraciones a la Agencia Télam.

El resto de los integrantes

Además del general Bossi, quienes componen la Mesa tienen nutridos antecedentes.

Siguen en antigüedad a Bossi dentro del Ejército José Francisco Guerrero y Daniel Manuel Reimundes, compañeros de la promoción 100 y pasados a retiro en 2003. Reimundes es general de brigada retirado, abogado y presidente de la Sociedad Militar Seguros de Vida, una mutual que nuclea a efectivos de de las tres Fuerzas Armadas y de las fuerzas federales. Como ya se señaló, para el ministro Rossi la mutual es la “financista principal de esta operación política, origen de gran parte de las acciones desestabilizantes sobre la actual política de Defensa”.

Reimundes fue secretario General del Ejército durante el gobierno de De la Rúa. También fue jefe del Departamento de Política y Estrategia Institucional con Martín Balza, además de agregado militar en Washington, Estados Unidos. Fue retirado en mayo del 2003 por Néstor Kirchner y procesado en septiembre de 2012 por la jueza federal Sandra Arroyo Salgado en la causa por robo de correos electrónicos privados entre agosto 2006 y junio 2008, junto a Carlos Pagni, Ricardo García y Juan Baustista Yofre, entre otros.Desde el ministerio de Defensa lo vinculan a la defensa de los genocidas, registró el periodista Matías Colombati en El Destape.

Después les sigue Sergio Fernández, integrante de la promoción 103 que tiene algunos elementos “célebres” como el represor Juan Daniel Amelong. Fernández preside la Asociación Veteranos de Guerra de Malvinas (Aveguema), detalla la periodista Luciana Bertoia en su nota de hoy, publicada en el portal de Página 12.

Otro veterano que conforma la Mesa de Enlace es Ricardo Cundom, quien se hizo cargo del Ejército en junio de 2015 tras la renuncia de César Milani.

También participa el excomandante de Gendarmería Nacional José Ricardo Spadaro, quien estuvo en Malvinas en 1982 como parte del grupo Alacrán. Dejó la Gendarmería en 1997 y en los medios se explicó su renuncia como una oposición a que el Ejército interviniera en tareas para combatir al narcotráfico, que le correspondían a las fuerzas de seguridad. “Se trató de una charla informativa, en la que se dio una opinión técnica sobre la defensa y la seguridad. Me pareció positivo que se canalice desde las instituciones de las democracia”, respondió Spadaro a Página 12.

Además de Cundom, el grupo cuenta con otro exjefe del Ejército entre sus filas, Claudio Pasqualini, que ocupó la jefatura del Ejército durante los dos últimos años del mandato de Macri. Como su antecesor Diego Suñer, Pasqualini impulsó un calendario de efemérides de la memoria completa y desalentó los procesos por lesa humanidad en Malvinas. Su esposa, Laura Renes, es hija de Athos Renes, condenado a prisión perpetua por la Masacre de Margarita Belén. Parte del impulso de la “Mesa de Encuentro” vino de la mano del Observatorio de Seguridad y Defensa de la Universidad del CEMA, que Pasqualini presentó la semana pasada.

Cundom también integra una fundación llamada Criteria, con vínculos con esa casa de estudios.

De la joven guardia está también Pablo Bressi, el exjefe de la Policía bonaerense de María Eugenia Vidal. Bressi había llegado a la jefatura de la fuerza con el visto bueno de la agencia antidrogas estadounidense DEA y terminó eyectado con denuncias insistentes de Carrió por corrupción.

No hay por el momento referente alguno de la Policía Federal Argentina (PFA).

La Armada tiene una representación muy minoritaria a través de Humberto Toloza, que tiene actividad en el mutualismo y preside el Círculo de Oficiales de Mar. Toloza integró la Marina entre 1962 y 1992.




Fuente: Argentina.indymedia.org