November 24, 2020
De parte de La Haine
353 puntos de vista


24/11/2020 :: Barcelona, Anti Patriarcado
x Josep Rexach Fumanya
La fiscal铆a pide 3 a帽os de c谩rcel y una multa de 26.000 euros a 7 feministas que participaron en un corte de v铆as de FGC en Sant Cugat del Vall猫s durante la huelga del 8M

[Catal脿]

Amena莽ades amb tres anys de pres贸 per un tall el 8-M: 鈥淪om el c脿stig exemplar que volen鈥

La fiscalia demana tres anys de pres贸 i una multa de 26.000 euros a set feministes que van participar en un tall de les vies de FGC a Sant Cugat del Vall猫s en el transcurs de la vaga general del 8-M

El mes passat es va saber que la fiscalia demana tres anys de pres贸 i 26.000 euros de multa per desordres p煤blics a les set feministes que durant la vaga del 8 de mar莽 del 2018, fa m茅s de dos anys i mig, van tallar les vies dels Ferrocarrils de la Generalitat a Sant Cugat del Vall猫s. No era la primera vegada, ni l鈥櫭簂tima, que es feia una acci贸 similar en aquestes vies, per貌 els mossos, actuant d鈥檕fici i amb FGC personant-se en el cas, van emprendre una den煤ncia que arribar脿 a judici.

Anna Sala 茅s una de les encausades. Parla en nom de 8 Mil Motius, la campanya de difusi贸 que han iniciat les set feministes encausades. Emmarca el seu cas en la repressi贸 del moviment feminista: 鈥淧articularment el moviment feminista anticapitalista, que 茅s el que opta per l鈥檃cci贸 directa鈥, sost茅. Parlem amb ella sobre com van oc贸rrer els fets d鈥檃quell dia.

Qu猫 va passar aquell 8 de mar莽?
鈥擜quell 8 de mar莽 ens v脿rem organitzar des d鈥檜n comit猫 de vaga feminista, com es feia a molts altres pobles, barris i ciutats per organitzar la vaga del 8 de mar莽 convocada per diferents sindicats. V脿rem plantejar una jornada de protesta amb diferents accions. No nom茅s planej脿vem l鈥檃cci贸 per la qual ara ens jutjaran. Doncs b茅, una d鈥檃questes accions consistia a tallar la via dels FGC amb l鈥檕bjectiu de tallar les comunicacions amb llocs de feina, tal com passa en moltes altres vagues. Era una acci贸 amb la l貌gica de trencar la normalitat i intentar que les treballadores que veien el seu dret de vaga vulnerat per part de les empreses, poguessin tamb茅 participar de la vaga.

Quanta estona va durar?
鈥擠ues hores, aproximadament. Era una acci贸 no mixta, hi havia una trentena de dones a les vies. Ten铆em una figura que actuava com a mediaci贸 i es comunicava amb mossos i amb l鈥檈staci贸 de tren. Vull dir que des del primer moment est脿vem obertes a tenir di脿leg. Un cop v脿rem decidir que ja hav铆em complert amb l鈥檕bjectiu de l鈥檃cci贸 i v脿rem sortir de les vies ens van envoltar els mossos i ens van identificar a set de les trenta dones que hi 茅rem. Aquesta identificaci贸 obe茂a a un assenyalament directe de certes cares que potser identificaven que havien participat en altres mobilitzacions. De fet, a la primera companya que van identificar, li van dir que ja la tenien vista.

Creieu que no va ser aleatori, doncs?
鈥擡l c脿stig exemplar pot ser aleatori entre totes les persones que participen en una acci贸. Perqu猫 al final, 茅s m茅s viable, 茅s agafar-ne unes quantes i no pas les trenta. Per貌 hi ha persones que ells ja identifiquen com a membres de moviments socials. O les que jugaven determinats rols a la manifestaci贸, com pot ser la persona que aguantava una pancarta o llegia un manifest amb el meg脿fon. Les set persones que som en aquest proc茅s judicial entenem que no ens ha tocat per quin sigui el nostre nom: som el c脿stig exemplar que volen, i va m茅s enll脿 de nosaltres set.

Per qu猫 creieu que es tracta d鈥檜n c脿stig exemplar?
鈥擜quells dies es van organitzar altres talls de vies i, fins i tot, una setmana abans hi havia hagut talls a les mateixes vies de Sant Cugat per parts dels CDR. 脡s que s鈥檋an tallat moltes vegades, com a les vagues estudiantils de la Universitat Aut貌noma de Barcelona. Per貌 mai no hi ha hagut aquesta repressi贸, per aix貌 creiem que es tracta d鈥檜n c脿stig exemplar ara que el moviment feminista est脿 en un moment 脿lgid.

Els acusats dels talls de Sants del novembre del 2017, han quedat absolts.
鈥擯er a nosaltres aix貌 marca un precedent, i esperem que serveixi. Es tracta d鈥檜n moviment social diferent, per貌 l鈥檃cci贸 茅s similar o gaireb茅 la mateixa. Ens sorprendria que unes accions es reprimeixen m茅s que unes altres en funci贸 de qui les executa.

El 8-M del 2018, doncs, us identifiquen. Com continua la den煤ncia?
鈥擡n el moment en qu猫 ens identifiquen a les set, no ens esper脿vem que aix貌 dur茅s tant i arrib茅s tan lluny. Passats tres dies v脿rem comen莽ar a rebre trucades dels mossos a tel猫fons de familiars, alguna visita a casa dels nostres pares鈥 Per貌 amb uns tempos i en unes hores estranyes, que al final l鈥櫭簄ic que creaven era incomoditat. Ho emmarquem tamb茅 dins el funcionament de la repressi贸. 脡s aqu铆 quan comen莽a aquesta estrat猫gia de generar por i inseguretat a l鈥檈ntorn familiar i m茅s proper. Cal dir que des del moment en qu猫 v脿rem fer l鈥檃cci贸, el tracte del cos polic铆ac era de paternalisme i infantilitzaci贸. Aix貌 ho hem viscut durant tot el proc茅s. La majoria de nosaltres participem en m茅s organitzacions, aquell dia no v脿rem tallar la via perqu猫 hagu茅ssim tingut una inspiraci贸 divina. La majoria de nosaltres ja est脿vem organitzades en comit猫, i no era el primer any. No 茅rem all脿 sense saber per qu猫 tall脿vem les vies de comunicaci贸 amb centres de treball.

A la den煤ncia s鈥檋i persona FGC.
鈥擲铆, Mossos d鈥橢squadra 茅s qui ens denuncia actuant d鈥檕fici i FGC es persona a la den煤ncia demanant una responsabilitat civil. Despr茅s de dos anys i mig, el mes passat ens vam assabentar que la fiscalia havia fet l鈥檈scrit d鈥檃cusaci贸. I vam saber del cert que se鈥檔s acusava de desordres p煤blics, que se鈥檔s demanaven tres anys de pres贸 i una multa de 26.000 euros.

脡s la quantitat que en un primer moment havia sol路licitat FGC com a responsabilitat civil.
鈥擡xacte, 茅s el que va demanar l鈥檈mpresa de FGC, encara que ells van dir p煤blicament que es retiraven. Per貌 els 26.000 euros continuen all脿 i no han deixat per escrit que vulguin retirar-ho. Doncs clar, la fiscalia aix貌 s鈥檋o ha fet seu. Per aix貌 tamb茅 assenyalem la Generalitat, en part en s贸n responsables. Despr茅s veiem com la Generalitat fa campanyes feministes i diu que d贸na suport al moviment, per貌 dep猫n de quan i dep猫n de com.

A Val猫ncia ja hi ha hagut dos judicis a les feministes que van participar en piquets informatius a diversos punts de la ciutat durant les vagues del 8-M del 2018 i el 2019. Dir铆eu que hi ha una repressi贸 particular contra el moviment feminista?
鈥擲铆, el nostre cas forma part de la repressi贸 que viu el moviment feminista; i particularment el moviment feminista anticapitalista, que 茅s el que opta per l鈥檃cci贸 directa. Com els processos de les noies de Xixon, les de Val猫ncia, les d鈥橦orta鈥 Ho entenem com un tot. Es tracta d鈥檜na repressi贸 dirigida contra el feminisme m茅s combatiu, i ho veiem especialment en aquell 8-M on diferents partits de diferents ideologies donaven suport a la vaga. Fins i tot la infanta Elena donava suport a la vaga feminista鈥 Per貌 despr茅s han estat els mateixos que li donaven suport els qui ens estan reprimint. Hi ha un feminisme que molesta i que fa trontollar les eines del sistema, i un altre que encaixa en l鈥檕rdre que els governants volen.

Aquella vaga del 8-M va ser un punt d鈥檌nflexi贸?
鈥擲铆, va ser un 8-M decisiu. Ja s鈥檋avia plantejat molt abans de fer una vaga, per貌 no havia quallat. Aquell any hi havia el suport dels sindicats, i aix貌 va marcar un abans i un despr茅s. A m茅s coincidia amb un moment en qu猫 el moviment feminista creixia. I per tot aix貌 les mobilitzacions van ser molt grans arreu.

Us fa por que us sentenci茂n per m茅s de dos anys?
鈥擲铆, hi ha moments en qu猫 apareix la por. Sobretot per desconeixement de qu猫 passar脿. 脡s un n煤vol que tens a sobre鈥 La majoria de nosaltres 茅s la primera vegada que vivim un cas repressiu, i la desconeixen莽a de com funciona el sistema judicial, la burocr脿cia i el llenguatge que s鈥檜tilitza, t鈥檃dones que est脿 pensat perqu猫 no entenguis com funciona. 脡s un aprenentatge. Crec que totes, tant les encausades com les del grup de suport, coincidim en el fet que la por que hi havia el primer moment, quan reb铆em les primeres trucades, i la que hi ha ara, ha canviat molt. Sobretot perqu猫 l鈥檋em gestionada col路lectivament i no l鈥檋em amagada. De vegades es transmet una imatge del represaliat com un superheroi que no 茅s real; la imatge d鈥檃lg煤 que es creu la causa i que amaga la por. Nosaltres volem trencar amb aix貌. Tenim por, la posem sobre la taula, per貌 la gestionem col路lectivament perqu猫 aix貌 no ens pot impedir de tornar a participar en una manifestaci贸.

I ho heu fet?
鈥擝ona prova d鈥檃ix貌 茅s que l鈥檃ny seg眉ent es va tornar a organitzar un comit猫, encara hi va haver m茅s participaci贸 i es va tornar a realitzar l鈥檃cci贸. I no va haver-hi cap conseq眉猫ncia, nom茅s una persona identificada i no es va obrir cap proc茅s judicial.

[Castellano]

Amenazadas con tres a帽os de prisi贸n por un corte el 8-M: “Somos el castigo ejemplar que quieren”

La fiscal铆a pide tres a帽os de c谩rcel y una multa de 26.000 euros a siete feministas que participaron en un corte de las v铆as de FGC en Sant Cugat del Vall猫s en el transcurso de la huelga general del 8-M

El mes pasado se supo que la fiscal铆a pide tres a帽os de c谩rcel y 26.000 euros de multa por des贸rdenes p煤blicos para las siete feministas que durante la huelga del 8 de marzo de 2018, hace m谩s de dos a帽os y medio, cortaron las v铆as de los Ferrocarriles de la Generalitat en Sant Cugat del Vall猫s . No era la primera vez, ni la 煤ltima, que se hac铆a una acci贸n similar en estas v铆as, pero los mossos, actuando de oficio y con FGC person谩ndose en el caso, emprendieron una denuncia que llegar谩 a juicio.

Anna Sala es una de las encausadas. Habla en nombre de 8 Mil Motivos , la campa帽a de difusi贸n que han iniciado las siete feministas encausadas. Enmarca su caso en la represi贸n del movimiento feminista: “Particularmente el movimiento feminista anticapitalista, que es el que opta por la acci贸n directa”, sostiene. Hablamos con ella sobre c贸mo ocurrieron los hechos de ese d铆a.

– 驴Qu茅 pas贸 aquel 8 de marzo?
-Aquel 8 de marzo nos organizamos desde un comit茅 de huelga feminista, como se hac铆a en muchos otros pueblos, barrios y ciudades para organizar la huelga del 8 de marzo convocada por diferentes sindicatos. Planteamos una jornada de protesta con diferentes acciones. No s贸lo plane谩bamos la acci贸n por la que ahora nos juzgar谩n. Pues bien, una de estas acciones consist铆a en cortar la v铆a de los FGC con el objetivo de cortar las comunicaciones con puestos de trabajo, tal como ocurre en muchas otras huelgas. Era una acci贸n con la l贸gica de romper la normalidad e intentar que las trabajadoras que ve铆an su derecho de huelga vulnerado por parte de las empresas, pudieran tambi茅n participar de la huelga.

– 驴Cu谩nto tiempo dur贸?
-Dos horas, aproximadamente. Era una acci贸n no mixta, hab铆a una treintena de mujeres en las v铆as. Ten铆amos una figura que actuaba como mediadora y se comunicaba con mossos y con la estaci贸n de tren. Quiero decir que desde el primer momento est谩bamos abiertas a tener di谩logo. Una vez decidimos que ya hab铆amos cumplido con el objetivo de la acci贸n y salimos de las v铆as nos rodearon los mossos y nos identificaron a siete de las treinta mujeres que est谩bamos. Esta identificaci贸n obedec铆a a un se帽alamiento directo de ciertas caras que quiz谩s identificaban que hab铆an participado en otras movilizaciones. De hecho, a la primera compa帽era que identificaron, le dijeron que ya la ten铆an vista.

– Cree que no fue aleatorio, pues?
-El castigo ejemplar puede ser aleatorio entre todas las personas que participan en una acci贸n. Porque al final, es m谩s viable, es coger unas cuantas y no las treinta. Pero hay personas que ellos ya identifican como miembros de movimientos sociales. O las que jugaban determinados roles en la manifestaci贸n, como puede ser la persona que sosten铆a una pancarta o le铆a un manifiesto con el meg谩fono. Las siete personas que estamos en este proceso judicial entendemos que no nos ha tocado por que sea nuestro nombre: somos el castigo ejemplar que quieren, y va m谩s all谩 de nosotras siete.

– 驴Por qu茅 cree que se trata de un castigo ejemplar?
-Aquellos d铆as se organizaron otros cortes de v铆as y, incluso, una semana antes hab铆a habido cortes en las mismas v铆as de Sant Cugat por partes de los CDR. Es que se han cortado muchas veces, como en las huelgas estudiantiles de la Universidad Aut贸noma de Barcelona. Pero nunca ha habido esta represi贸n, por eso creemos que se trata de un castigo ejemplar ahora que el movimiento feminista est谩 en un momento 谩lgido.

– Los acusados de los cortes de Sants de noviembre de 2017, han quedado absueltos.
-Para nosotros esto marca un precedente, y esperamos que sirva. Se trata de un movimiento social diferente, pero la acci贸n es similar o casi la misma. Nos sorprender铆a que unas acciones se reprimen m谩s que otras en funci贸n de quien las ejecuta.

– El 8-M del 2018 te identifican. 驴Como contin煤a la denuncia?
-En el momento en que nos identifican a las siete, no nos esper谩bamos que esto durara tanto y llegara tan lejos. Pasados tres d铆as empezamos a recibir llamadas de los mossos a tel茅fonos de familiares, alguna visita en casa de nuestros padres … Pero con unos tempos y en unas horas extra帽as, que al final lo 煤nico que creaban era incomodidad. Lo enmarcamos tambi茅n dentro del funcionamiento de la represi贸n. Es aqu铆 cuando comienza esta estrategia de generar miedo e inseguridad en el entorno familiar y m谩s cercano. Hay que decir que desde el momento en que hicimos la acci贸n, el trato del cuerpo policial era de paternalismo y infantilizaci贸n. Esto lo hemos vivido durante todo el proceso. La mayor铆a de nosotros participamos en m谩s organizaciones, ese d铆a no fuimos cortar la v铆a para que hubi茅ramos tenido una inspiraci贸n divina. La mayor铆a de nosotros ya est谩bamos organizadas en comit茅, y no era el primer a帽o. No est谩bamos all铆 sin saber por qu茅 cort谩bamos las v铆as de comunicaci贸n con centros de trabajo.

– En la denuncia se persona FGC.
-S铆, Mossos es quien nos denuncia actuando de oficio y FGC se persona en la denuncia pidiendo una responsabilidad civil. Despu茅s de dos a帽os y medio, el mes pasado nos enteramos de que la fiscal铆a hab铆a hecho el escrito de acusaci贸n. Y supimos a ciencia cierta que se nos acusaba de des贸rdenes p煤blicos, que se nos ped铆an tres a帽os de c谩rcel y una multa de 26.000 euros.

– Es la cantidad que en un primer momento hab铆a solicitado FGC como responsabilidad civil.
-Exacto, es lo que pidi贸 la empresa de FGC, aunque ellos dijeron p煤blicamente que se retiraban. Pero los 26.000 euros contin煤an all铆 y no han dejado por escrito que quieran retirarlo. Pues claro, la fiscal铆a esto se lo ha hecho suyo. Por eso tambi茅n se帽alamos la Generalitat, en parte son responsables. Despu茅s vemos como la Generalitat hace campa帽as feministas y dice que apoya el movimiento, pero depende de cu谩ndo y depende de c贸mo.

– En Valencia ya ha habido dos juicios a las feministas que participaron en piquetes informativos en varios puntos de la ciudad durante las huelgas del 8-M del 2018 y el 2019. Dir铆a que hay una represi贸n particular contra el movimiento feminista?
-S铆, nuestro caso forma parte de la represi贸n que vive el movimiento feminista; y particularmente el movimiento feminista anticapitalista, que es el que opta por la acci贸n directa. Como los procesos de e las chicas de Xixon, Las de Valencia, las de Horta … Lo entendemos como un todo. Se trata de una represi贸n dirigida contra el feminismo m谩s combativo, y lo vemos especialmente en aquel 8-M donde diferentes partidos de diferentes ideolog铆as apoyaban la huelga. Incluso la infanta Elena apoyaba la huelga feminista … Pero despu茅s han sido los mismos que le apoyaban los que nos est谩n reprimiendo. Hay un feminismo que molesta y que hace tambalear las herramientas del sistema, y otro que encaja en el orden que los gobernantes quieren.

– Aquella huelga del 8-M fue un punto de inflexi贸n?
-S铆, fue un 8-M decisivo. Ya se hab铆a planteado mucho antes de hacer una huelga, pero no hab铆a cuajado. Aquel a帽o hab铆a el apoyo de los sindicatos, y eso marc贸 un antes y un despu茅s. Adem谩s coincid铆a con un momento en que el movimiento feminista crec铆a. Y por todo ello las movilizaciones fueron muy grandes en  todas partes.

– 驴Os da miedo que te sentencien por m谩s de dos a帽os?
-S铆, hay momentos en que aparece el miedo. Sobre todo por desconocimiento de qu茅 pasar谩. Es una nube que tienes encima … La mayor铆a de nosotras es la primera vez que vivimos un caso represivo, y el desconocimiento de c贸mo funciona el sistema judicial, la burocracia y el lenguaje que se utiliza, te das cuenta que est谩 pensado para que no entiendas c贸mo funciona. Es un aprendizaje. Creo que todas, tanto las encausadas como las del grupo de apoyo, coincidimos en que el miedo que hab铆a el primer momento, cuando recib铆amos las primeras llamadas, y lo que hay ahora, ha cambiado mucho. Sobre todo porque lo hemos gestionado colectivamente y no lo hemos escondido. A veces se transmite una imagen del represaliado como un superh茅roe que no es real; la imagen de alguien que se cree la causa y que esconde el miedo. Nosotros queremos romper con ello. Tenemos miedo, la ponemos sobre la mesa, pero lo gestionamos colectivamente para que esto no nos puede impedir volver a participar en una manifestaci贸n.

– Y lo ha hecho?
-Buena prueba de ello es que el a帽o siguiente se volvi贸 a organizar un comit茅, aunque hubo m谩s participaci贸n y se volvi贸 a realizar la acci贸n. Y no hubo ninguna consecuencia, s贸lo una persona identificada y no se abri贸 ning煤n proceso judicial.

https://www.vilaweb.cat/noticies/entrevista-anna-sala-8000-motius-vaga-8-m/




Fuente: Ppcc.lahaine.org