June 12, 2021
De parte de ANRed
167 puntos de vista


Se cumplen 50 a帽os de la publicaci贸n de 鈥楲as venas abiertas de Am茅rica Latina鈥, la obra de Galeano que cambi贸 el relato sobre una regi贸n, que sigue siendo la m谩s desigual del mundo. Por C茅sar G. Calero/CTXT.


鈥溌縀s Am茅rica Latina una regi贸n del mundo condenada a la humillaci贸n y a la pobreza? 驴Condenada por qui茅n?鈥. Siete a帽os despu茅s de la publicaci贸n de Las venas abiertas de Am茅rica Latina, Eduardo Galeano (1940-2015) incluy贸 un ep铆logo en una reedici贸n aumentada de su obra. Explicaba ah铆 el escritor uruguayo las razones que lo hab铆an llevado a escribir el libro que cambiar铆a el relato sobre la regi贸n. Se trataba de difundir ideas y despejar interrogantes. 驴A qui茅n hab铆a que culpar por esa condena impuesta a tantos pa铆ses? 鈥溌縉o ser谩 la desgracia un producto de la historia, hecha por los hombres y que por los hombres puede, por lo tanto, ser deshecha?鈥, se preguntaba de forma ret贸rica. Cincuenta a帽os despu茅s de la aparici贸n de la obra, Am茅rica Latina contin煤a desangr谩ndose. Y aunque hoy son otras las condenas, 鈥渆l pasado aparece siempre convocado por el presente, como memoria viva del tiempo nuestro鈥.

A los miembros del jurado del premio cubano Casa de las Am茅ricas el texto del joven Galeano les pareci贸 demasiado irreverente para tratarse de un ensayo sobre econom铆a y pol铆tica en la regi贸n. Su prosa se alejaba del encorsetado lenguaje de los pensadores marxistas. Las venas abiertas pod铆a leerse como una novela de amor o de piratas, seg煤n su autor. La obra no gan贸 el galard贸n de 1971, pero se llev贸 una menci贸n honor铆fica. 鈥淓ra un periodo en el que todav铆a la izquierda confund铆a la seriedad con el aburrimiento. Por suerte, eso fue cambiando y en nuestros d铆as se sabe que el mejor aliado de la izquierda es la risa鈥, declarar铆a Galeano 30 a帽os despu茅s en una visita a la isla. Poco a poco, el libro se convertir铆a en la biblia latinoamericana, una obra indispensable para varias generaciones, le铆da a escondidas en los pa铆ses del Cono Sur regidos por dictaduras, elogiada por la cr铆tica internacional y reeditada una y otra vez (la 煤ltima, este mismo a帽o por Siglo XXI como homenaje a ese medio siglo de vida).

Galeano ten铆a raz贸n. El pasado aparece constantemente convocado por el presente. Hoy como ayer, Am茅rica Latina es la regi贸n m谩s desigual del mundo y estos tiempos pand茅micos han exacerbado las diferencias sociales. Los m谩s ricos se reproducen. La revista Forbes les ha seguido la pista. A comienzos de 2020 hab铆a 76 latinoamericanos con un patrimonio superior a los mil millones de d贸lares (unos 820 millones de euros). Pese a la crisis, o quiz谩s gracias a ella, la lista de los milmillonarios ha crecido. Ya son 107 hasta mediados de mayo. Su patrimonio conjunto (480.000 millones de d贸lares) casi se ha doblado en ese periodo y supera con creces el PIB de toda Centroam茅rica. Cuando el magnate boliviano Sim贸n Pati帽o, conocido como el rey del esta帽o, muri贸 en 1947, la revista Fortune lo incluy贸 entre los diez primeros multimillonarios del planeta. 鈥淒esde Europa 鈥揺scribe Galeano en Las venas abiertas鈥, durante muchos a帽os alz贸 y derrib贸 a los presidentes y a los ministros de Bolivia鈥. Hoy los apellidos son otros: Slim, Salinas Pliego, Larrea (M茅xico), Fontbona (Chile), Telles (Brasil), Sarmiento (Colombia)鈥 Y antes que derribar presidentes, prefieren asociarse con ellos.

Mientras crece de manera obscena la riqueza de unos pocos, el PIB de la regi贸n se ha contra铆do un 7,7% por efecto de la pandemia. La pobreza va en aumento y ya afecta a uno de cada tres latinoamericanos, indican los datos m谩s recientes de la Comisi贸n Econ贸mica para Am茅rica Latina y el Caribe (CEPAL). Con un 8% de la poblaci贸n mundial, el subcontinente registra uno de cada cinco contagios del coronavirus. 驴Qui茅n alimenta esa condena? A las deficientes condiciones de vida de millones de ciudadanos se ha sumado la nefasta actitud de ciertos l铆deres. En Brasil, esa condena tiene nombre y apellidos: Jair Bolsonaro, el negacionista de ultraderecha que ha llevado a su pa铆s a un abismo socio-sanitario.

Pero la mala gesti贸n de la pandemia es solo una m谩s de las muchas venas abiertas de Am茅rica Latina. Determinadas pol铆ticas econ贸micas encienden el malestar de los m谩s desfavorecidos. Ayer fue Chile. Hoy es Colombia. La reforma fiscal regresiva del derechista Iv谩n Duque prendi贸 la mecha de una indignaci贸n que ha extendido el pliego de sus demandas a otras deficiencias hist贸ricas del sistema: pensiones, sanidad, educaci贸n, racismo鈥 Paradigma del neoliberalismo latinoamericano, Colombia lleva d茅cadas sin atender las necesidades b谩sicas de sus ciudadanos. La respuesta del mandatario, delf铆n de 脕lvaro Uribe, ha sido la represi贸n. Los muertos ya se cuentan por decenas mientras se promete di谩logo a los sindicatos. La revuelta no es comparable al c茅lebre Bogotazo de 1948, del que da cuenta Galeano en su obra. Pero nos recuerda que la paciencia de los condenados, su prolongada resignaci贸n, siempre tienen un l铆mite.

Afortunadamente, hay venas que tambi茅n se cierran. La acumulaci贸n de oprobios puede generar un estallido social en el momento menos pensado. En Chile, despu茅s de tantos a帽os, la profec铆a de Allende est谩 a punto de cumplirse. Pero las grandes alamedas, antes de dejar paso al hombre libre, contabilizan 400 tuertos en sus aceras, cortes铆a de un presidente, Sebasti谩n Pi帽era, que no dud贸 en nombrar ministros pinochetistas en su gabinete. Los tuertos, los muertos, los torturados de finales de 2019 son el alt铆simo precio que deber铆a consignarse en el frontispicio de la nueva Constituci贸n. Sus redactores fueron elegidos recientemente en una consulta popular en la que ganaron las listas de independientes y de la izquierda. La Convenci贸n Constitucional, encargada de enterrar la vigente Carta Magna de Pinochet, ser谩 paritaria y contar谩 con la presencia de movimientos ind铆genas. Galeano estar铆a feliz: Chile, al fin, despert贸.

En la vecina Argentina, las venas se abren y se cierran seg煤n el viento pol铆tico de la temporada. El gobierno neokirchnerista de Alberto Fern谩ndez se las promet铆a felices hace un a帽o y medio, pero la pandemia ha trastocado sus planes para enderezar el pa铆s que hered贸 del derechista Mauricio Macri, expresidente de Boca Juniors e hijo de un potentado que hizo fortuna con malas artes. La operaci贸n de Macri con el Fondo Monetario Internacional ocupar铆a un cap铆tulo entero en un remake de Las venas abiertas. El texto de Galeano era, entre otras cosas, un tratado de la historia econ贸mica de la regi贸n. Su autor pidi贸 disculpas por la intromisi贸n de un lego en disciplinas que requieren de m煤sculo acad茅mico. Lo cierto es que las muchas y variadas fuentes que utiliz贸 respaldaban su relato. La condena de Argentina es un paquidermo que la acompa帽a desde siempre. La deuda externa agrieta las venas de un pa铆s rico en recursos naturales. Los genocidas del 76 perpetraron tambi茅n un saqueo financiero que hizo aumentar la deuda un 365% cuando dejaron el poder en 1983. N茅stor Kirchner se propuso emprender el sendero contrario a partir de 2003 con un progresivo desendeudamiento del pa铆s. Una d茅cada despu茅s, Macri dilapid贸 hasta el 煤ltimo d贸lar de las reservas y, con nocturnidad y alevos铆a, anunci贸 el rescate millonario del club m谩s temido en tierras latinoamericanas. Junto al bast贸n presidencial, Macri le entreg贸 a Fern谩ndez en 2019 una joroba financiera por valor de unos 50.000 millones de d贸lares (el mayor cr茅dito otorgado por el FMI en toda su historia) para que Argentina no se olvide nunca de su condena. El caso argentino ejemplifica a la perfecci贸n por qu茅 Latinoam茅rica camina todav铆a con argollas en los pies.

Lawfare

El lawfare  鈥搇a guerra jur铆dica鈥 es una de las m谩s recientes condenas de la regi贸n. Su libreto se aplic贸 en Brasil al pie de la letra. Hoy lo sufren millones de brasile帽os. Otros muchos millones votaron en 2018 a Bolsonaro, convencidos de que Lu铆z In谩cio Lula da Silva era un ladr贸n y Sergio Moro, el juez que lo llev贸 a prisi贸n, un superh茅roe del siglo XXI. El lawfare llev贸 a Lula a la c谩rcel y lo inhabilit贸 para presentarse a unas elecciones en las que part铆a como favorito. Los grandes medios de comunicaci贸n hicieron su trabajo para ensuciar la imagen del expresidente que hab铆a sacado a millones de brasile帽os de la pobreza. Los bulos llegaron a todos los m贸viles a trav茅s de WhatsApp. Y una mayor铆a compr贸 el relato del mandatario carcomido por la corrupci贸n. El Tribunal Supremo Federal ha anulado ahora su condena y ha reconocido que Moro (fugaz ministro de Justicia con Bolsonaro) no fue imparcial al juzgarlo. Pero el mal ya est谩 hecho. Brasil es, otra vez, un pa铆s a la deriva. Y para muestra, un bot贸n: la deforestaci贸n de la Amazonia crece a pasos agigantados para beneficio de sojeros, ganaderos y madereros, y perjuicio de los pueblos ind铆genas.

Endeudamiento, lawfare, lobbies econ贸micos, extractivismo salvaje, golpes parlamentarios鈥 Todo vale para que las venas sigan abri茅ndose. Ya no hacen falta pronunciamientos militares como los de Videla o Pinochet. Basta, por ejemplo, con un informe manipulado de una comisi贸n electoral de la OEA (Organizaci贸n de Estados Americanos) para desprestigiar a un presidente constitucional (Evo Morales) y aupar al poder en Bolivia, de un d铆a para otro, a una arribista de la oposici贸n (Jeanine A帽ez). Sim贸n Pati帽o se debi贸 revolver de satisfacci贸n en su tumba. Morales se vio obligado a exiliarse a finales de 2019. Un a帽o tard贸 Bolivia en recobrar su democracia gracias a la llegada al poder de Luis Arce, del MAS.

La violencia es otra arteria inflamada en Am茅rica Latina. Ning煤n pa铆s de la regi贸n est谩 en guerra pero en M茅xico muere m谩s gente de forma violenta que en muchos pa铆ses inmersos en conflictos armados. La brutalidad del narcotr谩fico se ha escenificado una vez m谩s en la reciente campa帽a electoral, donde 36 candidatos municipales han ca铆do a manos de sicarios del crimen organizado y de caciques locales de distinto signo. Pero esa no es la 煤nica forma de violencia que oprime a M茅xico. En el r铆o Bravo se desvanecen miles de sue帽os cada a帽o. All铆 confluyen almas en pena no solo de M茅xico, tambi茅n de Centroam茅rica. El calvario de los menores migrantes, abandonados a su suerte en el desierto, confinados en centros de internamiento, desprotegidos y sin familia, deber铆a atormentarnos tanto como una matanza del sanguinario c谩rtel Jalisco Nueva Generaci贸n.

Esa cenicienta de la regi贸n que es Centroam茅rica mira al r铆o Bravo como 煤nico salvavidas. No es una tierra maldita por ley divina, aunque la United Fruit Company lleg贸 a ser todopoderosa en su d铆a. Con el benepl谩cito de la compa帽铆a estadounidense, un pu帽ado de familias se repart铆an el poder en cada uno de los pa铆ses de esa enorme plantaci贸n bananera. Los Somoza fueron due帽os de Nicaragua durante d茅cadas. Paradojas de la historia, las venas de hoy se abren en ese pa铆s por culpa de uno de los libertadores de ayer. El caudillo Daniel Ortega nada tiene ya que ver con los muchachos que derrotaron al 煤ltimo de los Somoza. La revoluci贸n sandinista tuvo una corta vida. Pero, 驴qui茅n conden贸 a aquella revoluci贸n rom谩ntica? 驴C贸mo ser铆a hoy Nicaragua de no haber sufrido en los a帽os ochenta una guerra financiada por Washington? La historia de Centroam茅rica est谩 atravesada por una agresi贸n continua de Estados Unidos. Desde la ocupaci贸n armada de mediados del siglo XIX por parte del filibustero William Walker y su 鈥渇alange americana de los inmortales鈥, el vecino del norte no ha dejado de intervenir en el destino de los centroamericanos.

Pese a todos los agravios, externos e internos, Am茅rica Latina se rebela contra la historia una y otra vez. En un rinc贸n de las selvas chiapanecas resurgen las voces zapatistas (tan irreverentes como la de Galeano) para anunciarnos que vienen a Europa a hablarnos y escucharnos. Y en Chile, un pu帽ado de hombres y mujeres (los constituyentes) se conjuran para hacer realidad ese c谩ntico que recorri贸 las calles de Santiago a finales de 2019 y que bien podr铆a resumir el sentimiento de millones de latinoamericanos: 鈥淗asta que valga la pena vivir鈥.

Fuente: CTXT





Fuente: Anred.org