September 22, 2021
De parte de Contra Todo Nocividad
330 puntos de vista


En un año y medio de “emergencia sanitaria” el mundo ha sido transformado y  nuestras vidas han sido sometidas a la instauración de una nueva forma de dominación: la dictadura sanitaria. Esta metamorfosis en todas las dimensiones de la vida nos han llevado a sufrir esta dictadura bajo los imperativos de la salud: distancia social, (que obviamente se ha podido aplicar sin dificultades porque de algún modo ya existía, ya que  los dispositivos digitales nos habían acostumbrado hace tiempo a relaciones virtuales a distancia, lo que nos lleva a un nuevo paradigma de organización social que virtualiza nuestra existencia, es importante señalar el termino nada neutro de “distancia social” que busca evitar lo social, el contacto, la amistad, la afinidad, en pos de un mundo de relaciones computerizadas, igualmente, la implementación del 5G contribuirá a evitar toda posibilidad de contagio (contacto) entre la población) los tres meses de encierro que hemos sufrido cediendo todas nuestras libertades a cambio de una seguridad y salud que nos permitieran “sobrevivir”, ni siquiera durante las dictadura del nacionalcatolicismo que sufrimos en este país, otras epidemias como la peste o las dos guerras mundiales se había encerrado a toda una población sus casas, nosotros por  un virus hemos sido sometidos a un encierro, con todas sus consecuencias económicas, sociales etc.., dictado por decretos gubernamentales en nombre de la salud y la seguridad que son convertidos en los nuevos paradigmas de la dominación.

Los “efectos de la emergencia sanitaria” estaban planeados desde hace tiempo en los salones de la tecnocracia, la aceleración tecnológica, la obligación a la salud, la virtualización de las relaciones y nuestras actividades, el internet de las cosas,  de las personas y de los animales, el humano-maquina sincronizado con el mundo-máquina, son las lógicas de la ideología transhumanista que hoy más que nunca somete nuestras vidas, con la excusa de la “emergencia sanitaria”, se configura así un mundo tecno totalitario donde perdemos toda la capacidad de decisión, autonomía y libertad, donde el mundo queda gobernado por máquinas algorítmicas que configuran la sociedad cibernética.

PASAPORTE COVID (GREEN PASS), del derecho a la salud a la obligación a la salud.

El certificado verde digital (green pass), conocido también como pasaporte Covid o pasaporte de inmunidad ( destacar que la OMS cambio el concepto de inmunidad durante la pandemia actual, anteriormente se refería a la inmunidad como “inmunidad colectiva, que es cuando la población se protege de un virus porque se han infectado suficientes personas con él para crear inmunidad comunitaria”, sin embargo, actualmente la OMS se refiere a la inmunidad cuando un gran porcentaje de personas han sido medicalizadas, en este caso “vacunadas”, que casualidad, que la OMS financiada, en gran medida, por la ´big pharma ´haya cambiado el concepto durante la pandemia), incluirá hasta 11 datos referidos a nuestra salud: entre otros filiación, si estamos vacunados, con qué marca de vacuna, con qué lote, si nos hemos hecho PCR cuántas y el resultado y si hemos pasado la enfermedad.

Si en un principio este pasaporte se crea únicamente para hacer posible la movilidad, hemos visto como en diferentes países ya se aplica para una gran cantidad de las actividades que conforman la vida cotidiana. Actualmente, en diferentes países, proporciona la posibilidad, a las personas que hayan aceptado la colonización de sus cuerpos mediante la experimentación de reprogramación celular que se esconde detrás de las “vacunas” (1), de viajar , comprar, ir al gimnasio, asistir a espectáculos deportivos o culturales etc.. no hay que irse a las dictaduras orientales, nuestros vecinos y democráticos vecinos como Francia, Dinamarca, Italia o Israel ya aplican el pasaporte Covid para poder realizar diferentes actividades. Quizás el caso más sangrante es el de Italia que a partir del próximo 15 de Octubre será obligatorio la posesión del pasaporte Covid para poder trabajar, en caso contrario las personas que se nieguen a vacunarse serán suspendidas de empleo y sueldo. Sin irnos tan lejos en España el tribunal supremo acaba de avalar el Pasaporte covid para la entrada a locales del ámbito de la restauración en Galicia, al mismo tiempo el gobierno de dicha comunidad ha solicitado que se extienda el uso de este pasaporte a geriátricos y hospitales, mientras escribimos este texto se aprueba el pasaporte Covid en la Comunidad Valenciana a partir del día 28 de septiembre para entrar a locales de ocio y otras comunidades autónomas, como Cataluña y Madrid, están preparando su implantación.

Este pasaporte supone la regulación de nuestra vida bajo las condiciones de la salud, se produce un cambio de paradigma, se pasa del derecho a la salud a la obligación de estar sano. Supone la instauración de la dictadura sanitaria en la que la población se dividirá en dos: aquellos que acepten la colonización médica de sus cuerpos y los que se nieguen a ella, dando lugar a una segregación y a una discriminación de una parte de la población. Quién acepte los imperativos de la salud podrá participar en la vida social , quien se niegue a ello será rechazado. Con la ley que entrará en vigor en Italia en apenas un mes, aquellxs que no estén vacunadas ni siquiera podrán trabajar, es un chantaje en toda regla, ya no sufriremos únicamente el chantaje laboral sino el médico, o trabajas o eres expulsado, o te “vacunas” o serás expulsado. Toda la población será identificada, controlada y clasificada en términos sanitarios, no hay que ir muy lejos para ver situaciones parecidas de identificación, control y clasificación, basta con echar una mirada al régimen nacionalsocialista y sus clasificaciones raciales, detrás de los cuales se mostraban fines eugenésicos, igualmente vemos como aquellas que no acepten la biomedicina que “mejorará” nuestros cuerpos y nos desposeerá de nuestro sistema inmunológico serán clasificados como refractarios al progreso y marginados, serán los “chimpances del futuro” (2).La libertad y la autonomía desaparecen en pos de la sanidad. En este nuevo proceso de ingenieria social somos sometidos a la dictadura sanitaria.

Hoy son las “vacunas” y el pasaporte covid quienes permiten el acceso a determinados  servicios, pero es posible que el día de mañana gracias a los dispositivos medico-tecnológicos como los bio sensores, las tecnologías ponibles, microchips etc.. que colonizan y monotorizan nuestros cuerpos sean otros razones médicas las que regulen nuestras vida, si nuestro cuerpo se convierte en  objeto de sus racionales cálculos cualquier “enfermedad” nos podrá señalar como “contagiado”, “no perfecto”, “impredecible”, “no ingenierizado”…seremos clasificados con estos términos y quién no entre dentro de estos patrones médicos expulsado de la sociedad. Si hoy  gracias a la nanomedicina nuestro cuerpos está monotorizados y en futuro próximo gracias a los nanobots serán medicalizados a distancia, supondrá que quien se niegue a ello será expulsado de la vida social. El dia de mañana cuando nuestros cuerpos estén absolutamente monotorizados y no respondan a sus patrones de salud

seremos rechazados y marginadas. Es necesario negarse a esta nueva gobernanza técnico-medica que impone la colonización de nuestros cuerpos, la regulación de nuestra vida bajo imperativos sanitarios y conlleva la perdida de la libertad y nuestra autonomía.

ID2020 ,Grupo de Trabajo del Certificado de Vacunación Inteligente y Commons Project Foundation.

 

Existe una estrecha relación entre el Certificado Verde Digital y otros proyectos de trazabilidad y monotorización de nuestras vidas, todos ellos con el objetivo  de vigilancia, control social y maximización de beneficios, el ´big data ´es uno de los paradigmas del tecno capitalismo, el tener los datos de los movimientos, actividades, relaciones, sentimientos etc de una gran parte de la población sirve para predecir y modelar su conducta. Los datos médicos de cada individuo configuran un gran nicho de mercado del que obtener grandes beneficios y controlar la población La extensión de la virtualización de la vida contribuye a ello y diferentes proyectos como ID2020 o los diferentes pasaportes de vacunación hacen que esta vigilancia, control y chantaje sanitario se extiendan. El proyecto ID2020, al igual que el pasaporte covid, es un documento digital el cual pretenden que en un futuro sea necesario para acceder a la educación , la sanidad, el mundo laboral etc.. este documento digital tendrá datos personales, biométricos, viajes realizados, tarjetas de crédito etc. ya se está realizando una prueba de este proyecto en Bangladesh donde su población ya es monotorizada gracias a este documento digital y sus datos más personales e íntimos expuestos a las grandes empresas y al gobierno. Si hoy aceptamos el chantaje del pasaporte covid mañana normalizaremos otros documentos de identificación digital. Detrás de estos proyectos se encuentran algunas de las personas con poderosas y ricas del mundo como son Bill Gates y Rockefeller por lo tanto nada nos hace dudar de sus intenciones.  La población mediante estos dispositivos digitales será en cualquier momento identificada y clasificada en función de sus datos digitalizados, esta clasificación supondrá la aceptación de esta persona en determinados espacios en base los patrones impuestos en ese momento, obviamente estos patrones serán los que rijan la sociedad tecno capitalista en ese momento.

Todos estos pasaportes y documentos digitales están embarcados en proyectos que van más allá de la salud, por ejemplo, el uso del termino “billetera digital”, tanto por la Iniciativa colectiva de Vacunas como por IBM , para referirse a sus diferentes pasaportes de salud digital sugiere que se usarán para muchos otras cosas como alquilar un coche o actividades comerciales, es decir, la identificación digital con todos nuestros datos personales (médicos, biométricos, laborales etc..) ha llegado para quedarse. Hoy nos chantajean con la salud mañana es posible que ocurra como en China, con el sistema de Crédito, nos chantajeen modelando nuestra conducta y comportamiento.

Es necesario negarnos a este mundo tecno totalitario que somete nuestras vidas, modelando nuestro comportamiento, nuestras conductas, nuestros sentimientos, negarmos al rastreo, vigilancia y modelación de nuestra vida que suponen estos pasaportes digitales. Contra toda autoridad, por la anarquia.

(1) https://contratodanocividad.espivblogs.net/files/2021/04/mundolaboratorio-2.pdf

(2) Expresión con la que el gurú del transhumanismo y director de ingeniería de Google, Ray Kurzweil, utilizó para referirse a aquellas que no aceptasen la lógica transhumanista del biomejoramiento.

CONTRA TODA NOCIVIDAD, SEPTIEMBRE 2021.

<!–

–>




Fuente: Contratodanocividad.espivblogs.net