April 15, 2022
De parte de Contrainformacion Anarquista
232 puntos de vista

– Recibido por coreo electrónico.

Lecce, Italia – ¡Abajo el ejército!

Un acto de violencia.                                                                                                                                       Esta es la definición que se da a lo ocurrido en Taranto hace unos días, cuando se lanzaron insultos y piedras contra una fragata de la Armada a su paso. ¿Qué podemos decir? Sólo podemos estar de acuerdo… Es un acto de violencia excepcional que una fragata de misiles, una unidad militar operativa que lleva el nombre del ejército de carabineros, pueda regresar a una importante base de la OTAN a lo grande después de una misión, con la tripulación alineada en la cubierta. Son imágenes que laceran el corazón. Afortunadamente, ese día, cerca del puente giratorio, había algunos enemigos del militarismo que expresaron toda su repulsa ante este violento y repulsivo espectáculo. Sus gritos e insultos lanzados a los militares rompieron el silencio ensordecedor y cómplice de los que se contuvieron, disfrutando del espectáculo, y las piedras lanzadas a la fragata arrancaron la zona gris del colaboracionismo silencioso de los que nunca tienen el valor de llamar a las cosas por su nombre.

Dar contenido a su antimilitarismo -sobre todo en este periodo de propaganda bélica, que ha pasado ininterrumpidamente de la covacha a la guerra- es el signo de una tensión ética especialmente admirable. Mientras toda la prensa y los políticos nacionales se apresuraron a calificar a los manifestantes de «pacifistas» y a condenar el gesto, nosotros pensamos que gritar «¡Asesinos!» a los militares, independientemente de las contingencias históricas, es la verdad pura y dura.

Desenmascarar el papel de las palabras que califican a los soldados de «heraldos de la paz», es el primer acto sencillo que hay que realizar para no derivar cada vez más hacia una realidad que nos quiere hacer creer que al anochecer todas las vacas son grises…

Desde el principio de los tiempos, el trabajo -el trabajo sucio- que tienen que hacer los soldados es hacer la guerra, es decir, matar, y reciben una formación específica y se les paga por ello. Sólo la propaganda que ofusca las mentes, y el envilecimiento del lenguaje, pueden hacer posible que se olvide lo evidente; del mismo modo, sólo una memoria selectiva puede olvidar, por ejemplo, que los marinos Latorre y Girone que asesinaron a dos pescadores indios hace unos años llevan los mismos uniformes que los soldados de la fragata «Carabiniere» y trabajan en la misma zona. Un doble homicidio que el Estado italiano resolvió brillantemente hace unos meses pagando más de un millón de euros a las familias de los asesinados a cambio de impunidad.

Ahora las noticias hablan de un brutal ejército ruso dispuesto a masacrar civiles y violar mujeres; pero no dicen que esta práctica es propia de todos los ejércitos del mundo y que la vil violación sistemática en serie de mujeres pertenece a la historia de todos los conflictos y ha sido ampliamente documentada desde Vietnam hasta nuestros días -por mencionar las masacres más recientes-. Noticias que no se escriben con la pluma sino con la bayoneta, que nada dicen de la práctica de la tortura como sistema científico aplicado conscientemente por todos los ejércitos, entrenados para ello por sus Estados, como hicieron los paracaidistas italianos en Somalia y los militares estadounidenses en Abu Ghraib.

En virtud de esto, sólo podemos estar del lado de los manifestantes anónimos de Taranto, a los que los Digos tratan ahora de identificar para acusarlos de «insultar a las fuerzas armadas». Un delito, si se llegara a demostrar, que sólo puede ser motivo de orgullo.

<!–

–>




Fuente: Contramadriz.espivblogs.net