January 20, 2022
De parte de Contra Todo Nocividad
87 puntos de vista

Un resumen de este texto fue leido en la charla-debate: «Gestion autoritaria de la emergencia sanitaria y sus soluciones tecnocientificas» durante el 19º Encuentro del libro anarquista de Madrid. Agradecemos el mismo a las compañeras de Resistenze al Nanomondo que lo escribieron como contribución a la charla-debate.

De Trieste a Sicilia, en muchas ciudades de Italia, cientos de miles de personas llenan cada sábado calles y plazas invariablemente censuradas y enturbiadas por la propaganda alimentada por personal científico en nómina del sector de la bionanotecnología y el Big Data y por poderes cada vez más vinculados a intereses específicos y agendas supranacionales que ahora marcan los pasos a dar especialmente en temas fundamentales.
Es la primera vez que tal cantidad de personas, ajenas a los esquemas habituales de partidos u organizaciones sindicales, salen a la calle con esta continuidad. Las antiguas distinciones y categorías no son útiles para describir el desarrollo y las formas de este variado disenso contra este estado de cosas. Este escenario inédito nos lleva a preguntarnos qué transmiten estos cuadrados y qué contenidos expresan.

“Libertad, verdad” son algunas de las consignas que se gritan en las calles contra las restricciones y el Pase Verde. Pero ¿libertad y verdad para qué? Â¿Libertad consciente y verdad o reclamos reaccionarios vinculados a la agenda dirigida y empaquetada en otra parte?
Hay mucho más en juego que una baldosa verde y un suero genético experimental.

“No Green Pass” gritan las protestas, pero el “no” no debe terminar en ese pase, debe extenderse a ese modelo de mundo y de humanidad hacia el que nos transportan. Esto también será importante para entender cuándo, una vez completada su tarea, este pase se convertirá en otra cosa.
La limitación que vemos en muchas de estas disputas es que se limitan al Pase Verde sin entender lo que representa y el proceso en el que está inmerso. Sin esta comprensión, lo que está en juego es esquivo y no podemos captar las transformaciones actuales que no solo transforman nuestras vidas, sino que se apoderan de nuestros cuerpos para el uso y consumo de los sistemas biotecnomédicos y los penetran.

El Green Pass es un paso hacia una sociedad cibernética donde los códigos QR identificarán y rastrearán no solo los bienes, sino también a nosotros: todos los cuerpos pasarán bajo ese escaneo, pero cuando la infraestructura digital a velocidades 5G y 6G esté lista, desde afuera entrará nuestros cuerpos como ya sucede en otros animales.

Hay un hilo que une esta pseudo pandemia: los sueros genéticos, el nuevo paradigma del mRNA, el Green Pass, la red 5G y la Identidad Digital ID2020. En este proceso, el Pase Verde es un acercamiento gradual y progresivo a la realización de la Identidad Digital: un único código universal que contendrá todos nuestros datos personales, biométricos y biológicos y que gracias a la red 5G – al Internet de las cosas y la Internet de los cuerpos comunicantes- registrará y dirigirá toda nuestra existencia en tiempo real. Avanzamos hacia el modelo de Crédito Social Chino con un puntaje que decretarán las personas de la serie A y la serie B: a partir de enero de 2022 en Reino Unido una app en el reloj inteligente monitoreará datos sobre hábitos alimentarios y actividad física y formulará recomendaciones a seguir .

El fin último es desviarnos hacia una sociedad transhumanista con una transformación ontológica y antropológica del ser humano. Inteligencia artificial, edición genética, reproducción artificial, bionanotecnologías, Internet de las cosas e Internet de los cuerpos comunicantes. Se completa así la trilogía posthumana: transformación física, biológica y digital, en una convergencia que cierra el círculo de control y manipulación de todo lo viviente, hacia una sociedad posthumana y postnaturaleza.

Las primeras protestas en la mayor parte de Italia se concentraron en el rescate de pequeñas y medianas empresas, había quienes corrían el riesgo de cerrar y quienes perderían mucho dinero con las restricciones. Gente de clase media en su mayoría que nunca había protestado en su vida y que veían perder esos mínimos privilegios y seguridades, pero los que supieron mirar más allá vieron su propia extinción, ya decidida y sólo aplazada por alguna ayuda económica. Ayudas económicas que, de hecho, al satisfacer a la mayoría, ayudaron a vaciar las primeras plazas.

Defender la propia categoría económica, el trabajo y simplemente pedir «poder trabajar» mientras se inicia un reseteo a nivel internacional que muele toda libertad sin miedo a anunciarlo a diario, pone de manifiesto el grado de degradación humana en que hemos llegado, de hecho en los cierres para la mayoría no fue tan doloroso terminar en los brazos de Amazon. Estos pasos, que obviamente fueron estudiados y confirmados en el curso de la construcción, eran bien conocidos por la élite mundial que inauguró el experimento de ingeniería social más grande jamás realizado con esta pseudopandemia.
Mucha gente mira solo a sí misma, para escapar de lo que está pasando, para mantener su trabajo, pocos salen a la calle contra este sistema en defensa de las generaciones futuras y de la humanidad en su conjunto. No se buscan cómplices, sino apoyo para sobrevivir cuando llega lo peor.

Aunque con el tiempo muchas personas presentes en las plazas han adquirido mayor conciencia de los procesos en curso, en general los llamamientos a las manifestaciones no expresan un panorama general, centrándose en el “Pase No Verde” y por la “Libertad de elección”.
Finalmente, parece prevalecer el aspecto espiritual, donde el trabajo interior individual y grupal provocaría un renacimiento general. Pero nada más lejos de esto es la propia realidad material que estamos viviendo donde, paso a paso, con una velocidad increíble, la cortina digital y las nanobiotecnologías nos envuelven y se convierten en la nueva normalidad.

«No a la dictadura» leemos en muchos carteles en las calles, pero una conciencia real de estar en una dictadura debe llevar a respuestas consecuentes y adecuadas que debe haber hacia una dictadura y no a las esperanzas contradictorias de tener la posibilidad de acción con abogados y juristas dentro de los recintos judiciales. Si estamos en una dictadura entonces no debe extrañarnos que se haya desgarrado la Constitución, el incumplimiento de sus propias normas, una carga policial, una ola represiva. Estos que vemos son solo los primeros indicios de una dictadura tecno-médica que pronto desplegará sus rasgos más significativos. Un orden político y social diferente a otros periodos históricos que no solo mostrará fuerza, sino que entrará en nuestras vidas y nuestros cuerpos.

«Libertad de elección» es otro eslogan con respecto a estas llamadas vacunas que recientemente se aprobaron para niños de 5 a 11 años. Pero para nosotros no puede haber libertad de elección cuando se trata de un ataque a los cuerpos. Y este eslogan, aunque se considere una estrategia de comunicación exitosa, en realidad es contraproducente porque se abre a la experimentación masiva y al ataque a los cuerpos sin precedentes. Así como no puede haber libertad de elección para los OMG, porque aguas arriba rechazamos la modificación genética, la idea de ser vivo que subyacen en ellos y el mundo que constituyen. No puede haber libertad de elección para estos sueros genéticos, solo oposición total.

Las vacunas de ARNm son en realidad terapias génicas, verdaderas plataformas de rediseño celular. â€œEstamos hackeando el código de la vida”, dice el CEO de Moderna.
La medicina bio-tele-nano será el nuevo paradigma que transformará el concepto mismo de salud y enfermedad, con inserciones de genes mRNA a nivel preventivo para cualquier patología, fármacos a distancia, microchips dentro de nuestro cuerpo, implantes cerebrales, apps que monitorizarán todos los aspectos de nuestras vidas en tiempo real. Nuestras vidas, desde el nacimiento hasta la muerte, estarán constantemente sujetas a la voluntad de los algoritmos en una sociedad cibernética tecno-médica.

Desde semillas transgénicas hasta todos los cuerpos modificados genéticamente y esterilizados para generalizar prácticas eugenésicas de selección embrionaria y reproducción artificial de generaciones futuras en salas de laboratorio.

“Manos fuera de los niños y niñas”. En este aspecto, las protestas son compactas y la defensa de los niños y niñas es un punto fundamental para luchar contra la deshumanización y la mutación antropológica, muchas madres en la plaza decidieron no ceder.

Vivimos una situación nueva y extraña, donde los puntos de referencia a los que solíamos saltar, en los que contextos de izquierda, desde los más moderados hasta los más radicales -con algunas excepciones- organizan hisopados baratos controlando más que los controladores estatales. , salen a las calles gritando «vacunas» para todos y todas -eslogan que nos remite a PMA para todos- organizan principales frente a las sedes de las multinacionales farmacéuticas y biotecnológicas, identificando las patentes y las altas ganancias de las multinacionales como las únicas problemas con estas «vacunas».

En cuanto a los contextos anarquistas, aquellos que siempre han considerado marginales o incluso ridiculizados como una crítica y una prioridad en la lucha contra las tecnociencias, ahora se encuentran carentes de herramientas para entender lo que significa esta campaña de vacunación, el nuevo paradigma del ARNm, y para entender esto. embestida sin precedentes por parte de tecnócratas transhumanistas eugenésicos que empuja directamente a nuestros cuerpos y que destruirá a las generaciones futuras.
Sólo más recientemente se ha prestado mayor atención a la implantación del Pase Verde, pero con una mirada separada del proceso global analizándolo sólo bajo el prisma de un mayor control por parte del Estado, demostrando una incapacidad para comprender las transformaciones actuales analizadas -aparte de unas pocas excepciones- a través de viejas interpretaciones que no captan toda la sociedad que se está transformando.

¿Cómo actuar en la realidad que nos rodea si no somos capaces de comprenderla y si no reconocemos las direcciones de este sistema tecnocientífico transhumanista?

Seguramente todo hoy no puede dejar de pasar por los procesos que se están acelerando bajo el pretexto de esta pseudo pandemia. No puede haber crítica dentro de la narrativa dominante y sin oposición a estos sueros genéticos: porque nunca nos cansaremos de reiterarlo, si no somos capaces de defender nuestros cuerpos nunca podremos detener la deriva transhumanista.

La pregunta no debe ser quién baja a la calle y quién se opone a este estado de cosas, sino quién, durante meses que se han convertido en años, está mirando qué pasa cuando no se hace cómplice y complicidad, en tiempos de dictadura, también se aplica a los que callan.

Los tiempos del desconcierto por los muertos y los boletines de guerra ya no pueden ser excusa para ocultar la propia inercia y un eterno temor a tomar una postura clara y clara como esa contra los sueros genéticos. Ni siquiera es posible esconderse detrás de la falta de conocimiento, el programa de la Gran Transformación ahora se revela paso a paso sin miedo. Por tanto, si ahora sabemos lo que nos espera, si hemos entendido que no estamos ante una pandemia y mucho menos ante un grave problema de salud, entonces los que han guardado un poco de pensamiento crítico deberían mover el plan e indicar la verdadera naturaleza de la situación. problema al que nos enfrentamos. Si nos mantenemos en un nivel técnico-sanitario, no lograremos que la gente entienda la magnitud del problema, dando la impresión de que hay carencias por parte del propio sistema, como si las de Pfizer, Moderna, Johnson & Johnson y todas las demás biotecnológicas fueran errores y no desastres anunciados. Eso sí, la contrainformación siempre tiene su importancia considerable, pero no esperemos que las contradicciones derrumben sus planes, estas empresas son como el desarrollo de la sociedad tecno-industrial: se alimenta de catástrofes ecológicas y sociales para reorganizar su estructura y justificar su propia presencia esencial.

Aquí en Italia, la experiencia de estos meses muestra que el tiempo se acaba, la nueva estandarización, liderada por los mejores expertos en robótica, telecomunicaciones 5G, digital, convierte a Italia en el primer laboratorio experimental del mundo. Los pequeños pasos para resistir la Gran Transformación son un comienzo, pero solo si van en la dirección correcta. Tratar el 5G sin considerar el Internet de las Cosas es parcial y se abre a una cibersociedad, llamando plataformas de rediseño celular biotecnológico, vacunas, se abre a microchips en los cuerpos y nuevos tratamientos basados ​​en nanobiomedicina, hablando del derecho a la salud en medio de un reset global que tiene como punto de partida y mantenimiento su salud entendida como una obligación de salud, abre las puertas no de las cárceles, sino de las clínicas psiquiátricas para disidentes.

Debemos volver a organizarnos en los territorios con la conciencia de traer no solo algo impopular, sino contenidos que son considerados por la mayoría como locos, “teóricos de la conspiración” o “no vax”. El cambio que ven a su alrededor es demasiado grande y demasiado rápido, la mayoría de las personas luchan por seguirlo y detener sus pensamientos. La propaganda masiva funciona en todos los niveles posibles y otros grupos de trabajo trabajan diariamente en las sombras para crear un verdadero secuestro emocional que es una mezcla de miedo, impotencia, ira reprimida, esperanza de que las cosas cambien incluso si todo el horizonte revela algo diferente. . . Trivialmente descubrimos que cantidades sorprendentes de personas eran suficientes para garantizar trabajo, deporte y un poco de entretenimiento, no tanto para ceder a un sistema explotador y asesino. sino para confirmar y desarrollar los síntomas de lo que ya era una sociedad erosionada en sus formas vitales. La infección al libre pensamiento no ha hecho más que agudizarse, los próximos tiempos dirán si este mal se ha hecho manifiesto: las tecnociencias abiertas a no retorno.

Durante la Alemania nazi se cree erróneamente que hubo poca o ninguna resistencia, algo que hubo, muy pequeña, pero muy significativa no solo para ese país, basta pensar en la historia de los jóvenes de la Rosa Blanca guillotinados por el régimen mientras sembraban semillas de libertad dando el ejemplo y la verdadera esperanza. Hoy, frente a todo esto, debemos, al menos, encontrar una medida del coraje mostrado por los jóvenes de la Rosa Blanca si la humanidad quiere sobrevivir.

La Agenda de hoy es “la ingeniería del alma” en su máxima expresión con sus tecnociencias que nos empujan al precipicio con el fin último de la completa erradicación, laceración y sometimiento del espíritu más profundo del ser humano, para constituir un ser artificial. humanidad. Debemos estar dispuestos a sacrificarnos. Tenemos poco tiempo para actuar y las opciones son difíciles: actuar en solidaridad contra esta megamáquina o hemos terminado como humanidad, en una lucha que no puede aceptar compromisos.

“Los estudiantes de Munich que en febrero de 1943 proclamaron la verdad sobre la tiranía en volantes y llamaron al sabotaje de la industria bélica, no eran políticos. Eran jóvenes cristianos llenos de vida… Lucharon contra un fuego gigantesco con sus propias manos, con su fe, con su pobre mimeógrafo contra la omnipotencia del Estado. No podía terminar bien, y su tiempo era corto. Incluso si los hermanos Scholl y sus amigos hubieran estado solos en la resistencia alemana, solos habrían sido suficientes para salvar una parte de la dignidad de los hombres que hablan alemán”.
Tomas Mann

Resistencia al nanomondo, Bérgamo, 3 de diciembre de 2021

<!–

–>




Fuente: Contratodanocividad.espivblogs.net