March 29, 2021
De parte de Contra Todo Nocividad
90 puntos de vista


Fuente: Avis de Tempetes

A nivel microsc贸pico, la destrucci贸n de la autonom铆a y la reducci贸n de
los espacios que determinan la vida, a trav茅s de la introducci贸n de
pr贸tesis cada vez m谩s tecnol贸gicas, con la l贸gica consecuente, solo
puede dar lugar 鈥 en proporci贸n al grado de lobotomizaci贸n y
aplanamiento que cada uno sufre. 鈥 a una feroz desesperaci贸n. La rueda
del progreso gira cada vez m谩s r谩pido. Si bien varias generaciones
fueron alguna vez necesarias para las vastas transformaciones de la
sociedad, hoy, en el espacio de una sola generaci贸n, casi parece no ser
parte del mismo mundo. Tal aumento de velocidad requiere una capacidad
de adaptaci贸n sin precedentes del ser humano y no deja de producir a su
vez toda una gama de 芦defectos禄 funcionales en el mundo en su conjunto,
por ejemplo en forma de neurosis o dolencias f铆sicas. Y dado que el El
ser humano no vive aislado encima de un cometa, habitando el planeta
Tierra, cualquier disposici贸n de su 芦h谩bitat禄 afecta sus posibilidades y
capacidad de reflexi贸n, sino tambi茅n de sentir y actuar. Obviamente,
esto no es una peculiaridad de la sociedad hipertecnol贸gica que
conocemos: de hecho, podr铆a decirse que todas las civilizaciones operan
de esta manera. La pregunta que se plantea es entonces un poco m谩s
profunda: 驴no conduce una dr谩stica planificaci贸n del h谩bitat a una
p茅rdida de autonom铆a y una supresi贸n de la libertad, y no es todo ajuste
en s铆 mismo antin贸mico de la libertad? Pero tales preguntas superan con
creces las modestas reflexiones de este art铆culo. Obviamente, esto no es
una peculiaridad de la sociedad hipertecnol贸gica que conocemos: de
hecho, podr铆a decirse que todas las civilizaciones operan de esta
manera. La pregunta que se plantea es entonces un poco m谩s profunda: 驴no
conduce una dr谩stica planificaci贸n del h谩bitat a una p茅rdida de
autonom铆a y una supresi贸n de la libertad, y no es todo ajuste en s铆
mismo antin贸mico de la libertad? Pero tales preguntas superan con creces
las modestas reflexiones de este art铆culo. Obviamente, esto no es una
peculiaridad de la sociedad hipertecnol贸gica que conocemos: de hecho,
podr铆a decirse que todas las civilizaciones operan de esta manera. La
pregunta que se plantea es entonces un poco m谩s profunda: 驴no conduce
una dr谩stica planificaci贸n del h谩bitat a una p茅rdida de autonom铆a y una
supresi贸n de la libertad, y no es todo ajuste en s铆 mismo antin贸mico de
la libertad? Pero tales preguntas superan con creces las modestas
reflexiones de este art铆culo. 驴Y no es todo ajuste en s铆 mismo
antin贸mico de la libertad? Pero tales preguntas superan con creces las
modestas reflexiones de este art铆culo. 驴Y no es todo ajuste en s铆 mismo
antin贸mico de la libertad? Pero tales preguntas superan con creces las
modestas reflexiones de este art铆culo.

Si nos separamos un poco de la vida cotidiana y tratamos de pensar en un
nivel m谩s macrosc贸pico, la extensi贸n del moloch tecnoindustrial, la
芦Megamacchina禄, como la llam贸 Lewis Mumford, parece ir de la mano con un
aumento de su vulnerabilidad. Cuanto m谩s complejos son los sistemas, m谩s
complejas las t茅cnicas, m谩s vulnerables son a una simple falla, a un
accidente, a un evento inesperado que afecta no solo a un componente
aislado, sino a todo el sistema. G眉nther Anders lo resumi贸 as铆: 禄 Cuanto
m谩s grande es la megam谩quina, m谩s seriamente est谩n en peligro sus
piezas, que antes de ser ensambladas en ella hab铆an funcionado como
piezas 煤nicas 芦, antes de deducir l贸gicamente que 芦Cuanto mayor sea el
complejo, mayor ser谩 la cat谩strofe si el complejo falla 禄. Obviamente,
esto es una tesis, o m谩s bien, una observaci贸n, considerada durante
mucho tiempo por los ingenieros del sistema. La fragilidad de las redes
inform谩ticas, la dependencia de una red el茅ctrica centralizada, la
producci贸n intensiva destinada a limitar las existencias, la
interconexi贸n de sistemas (incluso los m谩s 芦vitales禄, como la
distribuci贸n de agua potable, que depende del buen funcionamiento de las
bombas el茅ctricas ): todo esto sigue inspirando miles de estudios,
proyectos y estrategias encaminados a incrementar la 芦resiliencia禄 de
los sistemas 鈥 no sin amargamente observar que, ante el progreso
tecnol贸gico, es un poco como intentar detener una fuga encendiendo el
grifo.
La fragilidad de la megam谩quina es ahora parte del discurso generalizado
sobre el 芦colapso禄, bajo la hip贸tesis de que el sistema tecnol贸gico, por
diversas razones que van desde la escasez de recursos energ茅ticos hasta
el cambio clim谩tico, se encamina hacia un colapso generalizado. Sin
respaldar la versi贸n 芦colapsada禄, que, con algunas excepciones, es un
apoyo 煤til del sistema actual al simplemente defender la organizaci贸n de
la supervivencia en espera de la inundaci贸n, en lugar de centrarse en el
ataque o la insurrecci贸n (incluso en sus versiones m谩s antiautoritarias
) 鈥 no obstante, deben tenerse en cuenta todos los factores. Solo si
pensamos en el mundo como un todo, nuestras perspectivas pueden volverse
m谩s relevantes, no simplemente elaborando dise帽os de cometas o
content谩ndonos con nuestros eternos ensue帽os rebeldes. Pensar en la
insurrecci贸n sin considerar la cuesti贸n de las metr贸polis, el cambio
clim谩tico, el aplanamiento cultural, el odio sectario o el canibalismo
social que engendra, etc., etc., parece al menos rid铆culo. Frente a la
aceleraci贸n de los fen贸menos clim谩ticos desastrosos y al avance
fren茅tico de un industrialismo devastador, las reflexiones de los
cr铆ticos anarquistas del poder, de cualquier tipo, podr铆an profundizar
inesperadamente en la cuesti贸n de la autonom铆a o la libertad, siempre
que se libren de ellas. los cad谩veres que siguen obstaculizando la
anarqu铆a: programmatismo, miedo a lo desconocido, victimizaci贸n prestada
de la izquierda,

鈥淣o es de extra帽ar que el complejo Power est茅 sometido a una presi贸n
especial en varias 谩reas. Si bien protegido de los ataques frontales, a
no ser puesto en marcha por otro sistema de energ铆a del mismo tama帽o,
este gigante es bastante vulnerable a los ataques de la guerrilla y las
incursiones hostiles locales, contra el cual sus gigantescas
estructuras son tan indefenso como son. Una inc贸moda a Goliat con su
pesada armadura comparado a un 谩gil David que tiene muchas otras armas
y no ataca la misma parte anat贸mica 禄
Lewis Mumford, El Pent谩gono del poder 1970

驴Qu茅 pasa con la fragilidad de la megam谩quina? 驴Es real, o es uno de los
muchos fantasmas que han acompa帽ado a muchos revolucionarios en su
camino, como lo han sido los relatos de la misi贸n hist贸rica del
proletariado, de las contradicciones insuperables creadas por el
capital, del siempre posible despertar de 驴Las masas naturalmente
dormidas, de la revoluci贸n, imaginada como el asunto de una 芦gran
velada禄, de la progresiva desaparici贸n de la masacre y del odio dentro
de la humanidad o de la funci贸n cat谩rtica de las guerras y cat谩strofes?
Hay poco que emocionar. Un gran levantamiento como el de Chile en 2019
no result贸 en una insurrecci贸n abierta. Los disturbios en el mundo 谩rabe
han sido ahogados en sangre y han dado lugar a monstruos atroces. La
multiplicaci贸n del sabotaje de repetidores o fibra 贸ptica no ha
provocado un colapso institucional o econ贸mico. Lo que no significa que
indudablemente se hayan asestado golpes. Puede que no hayan sido
mortales, pero al mismo tiempo muestran su insuficiencia y su potencial.
Para evaluar la fragilidad (que no es sin贸nimo de 芦revoluci贸n social禄,
sino de la posibilidad de la libertad, la expansi贸n del caos del que
puede emerger lo desconocido, en el 芦bien禄 como en el 芦mal禄), miremos un
poco m谩s de cerca de uno de los nervios de la megam谩quina: la red
el茅ctrica.
El 8 de enero de 2021 a las 13:04 horas, los sistemas de alarma se
pusieron en rojo cuando la red el茅ctrica europea sufri贸 una ca铆da
repentina en la frecuencia de la corriente alterna (50 hercios). No se
ha aclarado el accidente en el origen de esta variaci贸n de frecuencia,
pero muy probablemente se debi贸 a la falla de un interruptor autom谩tico
(accidente, aver铆a, sabotaje, 鈥 nada se ha explicado al respecto) en
una subestaci贸n de transformaci贸n. en Croacia. Ahora bien, sucede que no
solo la red el茅ctrica europea est谩 interconectada desde Varsovia a Par铆s
y desde Estambul a Copenhague, sino que, para garantizar el
funcionamiento de la red, su frecuencia debe ser estable; y para que
siga si茅ndolo, el equilibrio entre la producci贸n y el consumo de energ铆a
debe garantizarse permanentemente. Por lo tanto, la red tiene que hacer
frente a las fluctuaciones suministrando m谩s electricidad o reduciendo
temporalmente el consumo global, especialmente el de los grandes
usuarios. Para estabilizar la red en enero de 2021, era necesario, por
tanto, desconectar urgentemente varias instalaciones industriales en
algunos pa铆ses (especialmente en Italia, Francia, Austria, Ruman铆a,
鈥), pero tambi茅n cortar varias l铆neas de alta tensi贸n (14 en total). ,
ya que cuando estos no tienen el voltaje adecuado, la electricidad
r谩pidamente encuentra otro camino (hacia otras l铆neas) con riesgo de
sobrecarga. En ese punto, todas las l铆neas de la red el茅ctrica est谩n
expuestas a un efecto domin贸. Para estabilizar la red en enero de 2021,
era necesario, por tanto, desconectar urgentemente varias instalaciones
industriales en algunos pa铆ses (especialmente en Italia, Francia,
Austria, Ruman铆a, 鈥), pero tambi茅n cortar varias l铆neas de alta
tensi贸n (14 en total). , ya que cuando estos no tienen el voltaje
adecuado, la electricidad r谩pidamente encuentra otro camino (hacia otras
l铆neas) con riesgo de sobrecarga. En ese punto, todas las l铆neas de la
red el茅ctrica est谩n expuestas a un efecto domin贸. Para estabilizar la
red en enero de 2021, era necesario, por tanto, desconectar urgentemente
varias instalaciones industriales en algunos pa铆ses (especialmente en
Italia, Francia, Austria, Ruman铆a, 鈥), pero tambi茅n cortar varias
l铆neas de alta tensi贸n (14 en total). , ya que cuando estos no tienen el
voltaje adecuado, la electricidad r谩pidamente encuentra otro camino
(hacia otras l铆neas) con riesgo de sobrecarga. En ese punto, todas las
l铆neas de la red el茅ctrica est谩n expuestas a un efecto domin贸. la
electricidad encuentra r谩pidamente otro camino (a otras l铆neas) con el
riesgo de una sobrecarga. En ese punto, todas las l铆neas de la red
el茅ctrica est谩n expuestas a un efecto domin贸. la electricidad encuentra
r谩pidamente otro camino (a otras l铆neas) con el riesgo de una
sobrecarga. En ese punto, todas las l铆neas de la red el茅ctrica est谩n
expuestas a un efecto domin贸.
Si, por parte austriaca, el portavoz del jefe de la red el茅ctrica EVN
hablaba de un 芦casi apag贸n禄 calificando el accidente como nivel 3 (sobre
4) seg煤n la clasificaci贸n europea ENTSO-E (芦Emergencia. Desglose
situaci贸n y divisi贸n de la red a gran escala. Alto riesgo para los
sistemas vecinos. No aplicaci贸n de los principios de seguridad. Alerta
general de toda la red 芦), el operador franc茅s RTE ha presumido por su
parte de sus propias禄 barreras de defensa 芦capaces de desconectar
grandes emplazamientos industriales y aumentar la producci贸n el茅ctrica
de sus plantas de gas o represas hidroel茅ctricas. Pero es cierto que la
vulnerabilidad de la red europea, un mastodonte que precisamente merece
la calificaci贸n de 芦megam谩quina禄, es indiscutible, sobre todo por su
tama帽o y centralizaci贸n.
Cabe se帽alar tambi茅n que las nuevas fuentes de energ铆a (e贸lica y solar),
que en principio son intermitentes, no pueden satisfacer todas estas
variaciones de frecuencia o las solicitudes de mayor aporte energ茅tico,
funcionando solo cuando est谩n apoyadas por una producci贸n el茅ctrica m谩s
芦convencional禄. . (como centrales el茅ctricas de carb贸n o gas). Su
multiplicaci贸n en el territorio constituye, por tanto, otro factor de
inestabilidad y fragilidad de la red el茅ctrica. Para hacer frente a
estos problemas, se est谩n construyendo proyectos de megabater铆as en casi
todas partes, capaces de almacenar electricidad para inyectarla a la red
si es necesario, pero cuya efectividad sigue siendo un signo de
interrogaci贸n. En Francia, en el verano de 2020, RTE inici贸 la
construcci贸n de megacargadores en algunos sitios, en Vingeanne
(C么te-d鈥檕r)
Este 芦accidente禄 con sus considerables consecuencias en una simple
subestaci贸n local de transformaci贸n, recuerda otro hecho bastante
llamativo ocurrido al otro lado del Atl谩ntico.
La noche del 17 de abril de 2013, alrededor de la una de la madrugada,
alguien irrumpe en una sala t茅cnica junto a la subestaci贸n el茅ctrica de
Coyote (California) y corta unos cables de fibra 贸ptica. El operador
tardar谩 mucho en darse cuenta. Diez minutos despu茅s, se corta otro juego
de cables en una sala t茅cnica cercana. Treinta minutos despu茅s, la
c谩mara de seguridad de la subestaci贸n detecta un rastro de luz distante.
Los investigadores comprender谩n m谩s tarde que se trataba de una se帽al
luminosa de una linterna. Inmediatamente despu茅s, o a la 1:31, la c谩mara
registra a lo lejos un destello de disparos y las chispas de las balas
que golpean la red de la cerca. Toda esta acci贸n frente a la c谩mara
dispara una alarma. Son las 1:37 am, unos minutos despu茅s inicio de
rodaje. A la 1:41 am, el departamento del alguacil recibe una llamada:
es el ingeniero de planta quien escuch贸 los disparos. El alguacil
llegar谩 10 minutos m谩s tarde cuando todo vuelva a estar tranquilo. Se
produjo un minuto despu茅s de que otra se帽al luminosa emitida por una
linterna decret贸 el final del ataque.
Pero, 驴a qu茅 disparaban los misteriosos asaltantes? Sobre los enormes
transformadores de la subestaci贸n. Estos 煤ltimos son, de hecho, objetos
f铆sicamente simples, que son grandes bolas de alambres de cobre en
grandes jaulas de metal. A medida que los transformadores se calientan
enormemente, tienen tanques que contienen su refrigerante indispensable.
Y es precisamente contra los tanques donde se dispararon los disparos,
acribill谩ndolos de centenares de agujeros por donde escapaba el preciado
l铆quido. La polic铆a que lleg贸 al lugar no hab铆a notado nada, mientras
m谩s de 200.000 litros de aceite sal铆an lentamente. En poco tiempo, los
transformadores se sobrecalentaron y explotaron: 17 de 21 de la
subestaci贸n fuera de servicio. Se necesitar铆an un par m谩s para sumergir
inmediatamente a California en la oscuridad. En la ocasi贸n, la compa帽铆a
el茅ctrica pudo desviar r谩pidamente esa subestaci贸n. Silicon Valley
sigui贸 recibiendo electricidad, aunque se vio obligada a reducir el
consumo de energ铆a para ese d铆a. El da帽o se repar贸 en 27 d铆as. Seg煤n la
misma admisi贸n del FBI, que especific贸 que 芦no se requiere un alto grado
de capacitaci贸n o acceso a la tecnolog铆a para realizar un ataque de este
tipo禄, si otras subestaciones fueran atacadas al mismo tiempo,
impidi茅ndoles as铆 el reordenamiento habr铆a Ha sido otra historia en
conjunto.

Sobre el tema de los 芦apagones禄, en un reciente dossier especial de la
revista militar suiza(n. 5, 2018), algunos ingenieros y egresados 鈥嬧媓an
emitido una advertencia en relaci贸n a la fragilidad de la red, con el
desarrollo de diversos escenarios hipot茅ticos al respecto. 驴Sus
conclusiones? Independientemente de las causas de un corte de energ铆a,
la situaci贸n podr铆a ser m谩s o menos la siguiente: si el apag贸n durara
solo un d铆a, la recuperaci贸n ser铆a r谩pida. M谩s all谩 de las 48 horas, la
recuperaci贸n de la red ser铆a m谩s dif铆cil, si no imposible, ya que las
mismas herramientas que gestionan las redes necesitan ser alimentadas
el茅ctricamente, teniendo de 2 a 5 d铆as de autonom铆a. Una vez agotada la
bater铆a, alguien tiene que ir f铆sicamente al lugar para reiniciarlos
sincroniz谩ndolos con el resto de la red. Si no se puede restaurar en 5
d铆as, esto Ultima no podr铆a funcionar sin una intervenci贸n externa.
Cuando el apag贸n es regional, hay servicios de emergencia y reparaci贸n
que se pueden enviar al sitio. Si fuera nacional o continental, la
situaci贸n podr铆a persistir y, en 煤ltima instancia, resultar fatal para
toda la red.

Otro ejemplo, esta vez tomado del mundo digital. El 10 de marzo de 2021
se produjo un incendio en el centro de datos de Estrasburgo de OVH, el
mayor proveedor de Francia. El incendio habr铆a comenzado en la parte
inferior del edificio, que albergaba los sistemas de energ铆a el茅ctrica.
Esto es lo que la misma empresa se帽al贸 como la causa: un inversor (un
regulador de frecuencia el茅ctrica) se habr铆a incendiado. Si bien esta
explicaci贸n es plausible, lo es menos cuando nos enteramos de los
informes de los empleados y los bomberos que el fuego se propag贸
extremadamente r谩pido, lo que obviamente sugiere m谩s brotes. En
definitiva, todo el mundo puede especular sobre el origen de este
incendio, las autoridades pueden declarar lo que prefieran (sigue siendo
el principal proveedor en Francia, la punta de lanza en el sector de los
centros de datos), pero un origen mucho menos 芦accidental. Queda
igualmente plausible. Sobre todo porque en todo el mundo es
extremadamente raro ver centros de datos completamente consumidos en
llamas despu茅s de una falla t茅cnica. Dicho esto, ya sea un fracaso o
algo m谩s, el resultado fue muy 芦palpable禄 (nos perdonar谩n un t茅rmino tan
obsoleto para el mundo virtual). Cientos de miles de sitios fuera de
l铆nea, enormes filtraciones de datos para empresas e instituciones. Como
un mini-apocalipsis en las nubes de servidores. Ni siquiera es necesario
enumerar todos los detalles para comprender la vulnerabilidad,
precisamente, de la megam谩quina inform谩tica; con una parte nada
despreciable que depende de una 煤nica estructura f铆sica,
Entre otras cosas, los 煤ltimos meses ofrecen repetidos ejemplos
adicionales de la vulnerabilidad de las redes digitales. Ya sea que se
piense en la interrupci贸n de repetidores o transmisores que cortaron las
comunicaciones de millones de personas (como fue el caso del incendio
del transformador en Marsella en diciembre de 2020 o el de Limoges en
enero de 2021), juntas de conexi贸n de fibra (como el ataque a Cresta en
febrero), o cortes manuales o incendiarios de fibras 贸pticas (como en
Pierrelatte este mes), digamos que la misma fragilidad puede afectar a
todas las redes, incluida la el茅ctrica que alimenta todo lo que explota,
arrasa y controla. Pero para que la comprensi贸n se convierta en acci贸n
incisiva, tendremos que deshacernos de esos fantasmas que a煤n acechan
nuestras mentes y comprendemos, con todo lo que esto implica, que
estamos en territorio hostil y, por tanto, debemos actuar en
consecuencia. Con alegr铆a en el cuerpo y libertad en el coraz贸n.

[ Avis de temp锚tes , n. 39, 15/3/21]

<!–

–>




Fuente: Contratodanocividad.espivblogs.net