December 15, 2022
De parte de Contra Todo Nocividad
2,366 puntos de vista

Fuente: le partage

En un artículo publicado en el sitio web The Guardian el 22 de octubre, la multimillonaria Aileen Getty, heredera de parte de la fortuna petrolera de la familia Getty, defiende su decisión de financiar, a través del Fondo de Emergencia Climática, y entre otros grupos, a los “activistas climáticos” de Just Stop Oil. Aquellos que, recientemente, se han pegado a cuadros famosos y/o los han rociado con sopa (bueno, sopa espolvoreada en la ventana que los protege).

Ella escribe: “Creo que la crisis climática ha progresado hasta el punto en que necesitamos tomar medidas disruptivas para tratar de cambiar el rumbo en un planeta que se está volviendo cada vez más inhabitable. Mi apoyo al activismo climático es una declaración de valores de que el activismo disruptivo es el camino más rápido hacia el cambio transformador, y que no nos queda tiempo para nada más que una acción climática rápida e integral. »

Y, además, añade: “Tenemos que navegar a través del lío para llegar a la conversación real: necesitamos una transición energética lo más rápido posible. Los gobiernos y las empresas deben detener la expansión de la infraestructura de combustibles fósiles y desarrollar energía limpia. Podemos tener una economía impulsada por combustibles fósiles, o podemos tener una vida próspera en el planeta Tierra. No podemos tener ambos. »

“Desarrollo de energía limpia”. Tan importante como es, de hecho, poner fin a la explotación de los combustibles fósiles, si estos grupos de activistas “ambientales” son financiados, es porque no cuestionan los fundamentos del capitalismo, los cimientos de la catástrofe social y ecológica en curso.

Ecología radical según Libération. Haga clic en la imagen para leer el artículo.

Los grupos que se opondrían tanto a las industrias de combustibles fósiles como a las llamadas industrias de producción de energía verde, limpia, renovable o libre de carbono, así como a las minas (litio y otras) que las acompañan, probablemente no podrían ser financiados por multimillonarios.

Cliquez sur l’image pour lire l’article du Monde.

L’organisation 350.org, pour prendre un autre exemple, a aussi été fondée et est financée (entre autres) par l’argent d’une autre famille de milliardaires : les Rockefeller. Chez 350 aussi, le mot d’ordre, c’est, en gros, à bas les fossiles et vive les renouvelables. Les Rockefeller investissent dans les renouvelables. Ce que les milliardaires financent, au travers de ces groupes, c’est au mieux une manière de précipiter une sorte de mutation (« transition Â») du capitalisme industriel basé sur les énergies fossiles vers un capitalisme industriel basé sur les centrales hydroélectriques, les centrales éoliennes, photovoltaïques, etc., et le nucléaire.

Aileen Getty a aussi tout intérêt à ce que les gouvernements/les États financent cette mutation, étant donné qu’elle investit par ailleurs, et entre autres, dans la compagnie WasteFuel, qui « met en œuvre des technologies éprouvées pour faire face à l’urgence climatique et révolutionner la mobilité Â», par exemple en transformant « les déchets municipaux et agricoles en carburants à faible émission de carbone, en gaz naturel renouvelable, et en méthanol vert Â».

Il est très important de mettre un terme à l’exploitation des énergies fossiles, de faire fermer les industries fossiles, mais il est tout aussi important de ne pas les remplacer par des industries de production d’énergie impliquant d’autres formes de destructions environnementales, permettant à la mégamachine planétaire que constitue la civilisation industrielle de continuer ses ravages en lui fournissant l’énergie dont elle a besoin.

***

Dans un article publié ce jour, intitulé « Mine de lithium en France ? Un casse-tête environnemental Â», le journaliste de Reporterre Ã©vite de prendre position pour ou contre la mine et cite Michel Jarry, Président de France Nature Environnement (FNE) dans la région Auvergne Rhône-Alpes : « “Une mine propre, ça n’a jamais existé et ça n’existera jamais, dit-il à Reporterre. Les risques de pollution des eaux, des sols et de l’air sont réels et ce serait un beau mensonge que de dire le contraire.”

Sin embargo, el ecologista se niega por el momento a oponerse de frente: “¿Podemos rechazar tal proyecto, mientras aprovechamos los nuevos SUV eléctricos, mientras docenas de trabajadores mueren para construirlos al otro lado del mundo? Esta posición sería insoportable de asumir”. »

Nos pellizcamos para creerlo. En lugar de oponernos a la degradación ecológica que necesariamente conlleva esta mina y la industria del automóvil eléctrico en su conjunto (y el resto de la sociedad industrial), ¿deberíamos aceptar la mina sobre la base de que es mejor destruir la naturaleza y explotar a los seres humanos aquí que destruir la naturaleza en otros lugares y explotar a los seres humanos en otros lugares?

Guillaume Pitron está de acuerdo: “Cavar una mina para fabricar baterías de 700 kg que alimentan a un enorme Audi es absurdo. Por otro lado, si se trata de alimentar autos pequeños compartidos dentro de un pueblo … ¡Así que sí! »

Hoy en día, el ecologismo de FNE, 350.org, Just Stop Oil, etc., está por lo tanto en línea con la ambición de los multimillonarios capitalistas (Getty, Rockefeller, etc.) de hacer la transición hacia un capitalismo industrial basado en las llamadas tecnologías y energías verdes o limpias o descarbonizadas (pero siendo, en realidad, ni verdes, ni limpias ni descarbonizadas).

Como informa Mediapart, “más del 90% de los parques eólicos instalados en Francia no cumplen con su obligación con las especies protegidas”. Francia cuenta ahora con “más de 500.000 instalaciones fotovoltaicas […] conectado a la red de distribución eléctrica gestionada por Enedis en el 95% del territorio”. La construcción de estos paneles solares y eólicos implica una degradación ecológica. La instalación de estas plantas de energía solar y eólica implica una degradación ecológica. La energía que producen genera degradación ecológica. No hay nada sostenible o ecológico en esto. Pero las asociaciones ambientales, en su mayor parte, dejaron que sucediera.

Los multimillonarios y los estados no financian organizaciones que se toman en serio detener la destrucción del mundo.

Nicolás Casaux

<!–

–>




Fuente: Contratodanocividad.espivblogs.net