December 19, 2022
De parte de Acracia
2,508 puntos de vista

El material que hemos utilizado para hacer este debate ha sido el cap├ştulo 1: ┬ź┬┐Qu├ę es un trabajo de mierda?┬╗ (28 p├íginas) del libro de David Graeber (2018): Trabajos de mierda. Barcelona, Planeta.

Seg├║n algunas encuestas realizadas a partir de un art├şculo previo al libro y del libro mismo sobre los llamados ┬źtrabajos de mierda┬╗, el porcentaje de gente que afirma ocupar un puesto de trabajo de estas caracter├şsticas es del orden del 40%. El autor entiende por un trabajo de mierda el ┬źempleo tan carente de sentido, tan innecesario o tan pernicioso que ni siquiera el propio trabajador es capaz de justificar su existencia, a pesar de que, como parte de las condiciones de empleo, dicho trabajador se siente obligado fingir que no es as├ş┬╗.

Uno de los postulados de la sociolog├şa es que la estructura social en los pa├şses ┬źdesarrollados┬╗ ha mejorado en los ├║ltimos decenios gracias al aumento de las clases m├ís formadas a costa de las clases de trabajadores manuales. Seg├║n esas mismas encuestas, el porcentaje de mujeres con trabajos de mierda es un 10% inferior al de los hombres. Los trabajos de cuidados y los de servicios de baja cualificaci├│n no se han reducido, y son hechos mayoritariamente por mujeres. La moral de que el trabajo es un valor en s├ş mismo, que cuanto m├ís penoso m├ís valioso es, hace que los trabajos ├║tiles sean los menos valorados. Como dice D. Graeber, no te quejes de que te paguen poco, tienes que estar contento de poder tener un trabajo que es ├║til.

Hay una gran diferencia entre ┬źtrabajo de mierda┬╗ y ┬źtrabajo basura┬╗, estos segundos son trabajos que, por lo general, implican tareas necesarias y que claramente benefician a la sociedad, pero los trabajadores que las realizan suelen ser maltratados y estar mal pagados


A partir de estas reflexiones iniciales nos hicimos preguntas como estas:
┬┐Podr├şan estar las nuevas clases sociales alimentadas por personas con trabajos de mierda, mantenidas por el resto de la sociedad y con privilegios materiales que les hace propensos a apoyar el statu quo?
┬┐Podr├şamos estar trabajando 15 horas/semana si se eliminaran los trabajos de mierda y el trabajo realmente necesario se repartiera entre todos?
┬┐C├│mo podemos cambiar esa moral de que el trabajo es un valor en s├ş mismo que nos machaca como personas y destroza el planeta?


Se ha echado en falta que no se critique expl├şcitamente el trabajo asalariado, la organizaci├│n jer├írquica en el trabajo, los trabajos mon├│tonos/repetitivos de las cadenas de producci├│n, los trabajos s├║per-especializados, y que no se mencione que el trabajo reproductivo de cuidados (que es clave para el capitalismo) es realizado mayoritariamente por mujeres, sin cobrar o con sueldos muy bajos. Siendo estos trabajos necesarios, ┬┐cu├íl es el grado de satisfacci├│n de quienes lo realizan? Sin embargo, Graeber est├í planteando que sin ninguna duda se pueden repartir los trabajos necesarios, lo que es un argumento importante para las feministas.

Se comenta que el planteamiento de Graeber no propone un cambio revolucionario, sino m├ís bien un poco de sentido com├║n dentro del sistema, por eso no cuestiona el trabajo asalariado en s├ş, es m├ís lo valora positivamente siempre que sea productivo. A esto se contraargumenta que la clasificaci├│n de los tipos de trabajo que hace es nueva, no centrada en su productividad econ├│mica, sino en su necesidad o no para el mantenimiento de la vida en sociedad: trabajo de cuidados (generalmente basura) frente a trabajo de mierda. El trabajo de cuidados no es s├│lo esencial para el capitalismo, sino que adem├ís es esencial para la vida, y el trabajo de mierda tambi├ęn es esencial para el capitalismo, pero no para la vida. Estamos de acuerdo en que el planteamiento de Graeber trata de desbancar los pilares del discurso del sistema capitalista bas├índose en la experiencia cotidiana de la gente, con un discurso nuevo.

Al final se introduce el teletrabajo, y c├│mo puede afectar al sistema actual, las opiniones son muy distintas: unas optimistas, y otras no.

Para terminar, queremos se├▒alar que David Graeber tiene la virtud de hablar de un tema que nos importa y de hacernos pensar, desde ese punto de vista el debate nos ha permitido entrar en temas laborales con cierta profundidad.

REDES

Nuestro correo: redescordialidad08@gmail.com




Fuente: Acracia.org