July 27, 2021
De parte de Briega
349 puntos de vista


 

 

Para explorar las causas e implicaciones de la ola de protestas que estall贸 en Cuba el 11 de julio, presentamos dos entrevistas con anarquistas cubanxs y el comunicado de una iniciativa anarquista en Cuba.

Introducci贸n: Es M谩s Grande que Cuba

Hemos escuchado una amplia variedad de argumentos que explican las protestas de la semana pasada en Cuba. Lxs derechistas defensores del capitalismo culpan al gobierno cubano, alegando que las protestas nacen de los fracasos del socialismo de partido 煤nico. Lxs autoproclamadxs anti-imperialistas culpan al gobierno de Estados Unidos, afirmando que estas protestas revelan una intervenci贸n encubierta de Estados Unidos. Otrxs culpan al embargo de Estados Unidos, sugiriendo que este es el principal culpable de crear las condiciones econ贸micas que han originado las protestas. Cada uno de estos argumentos contiene una pizca de verdad, pero ninguno por s铆 mismo consigue explicar todo lo ocurrido.

驴C贸mo ve el pueblo de Cuba las protestas? Si no deseamos simplemente proyectar nuestras propias hip贸tesis sobre lo ocurrido, lo primero que debemos hacer es preguntar a lxs cubanxs c贸mo entienden ellxs lo que est谩 sucediendo. Por supuesto, seguramente habr谩 innumerables y diferentes perspectivas entre lxs participantes en un movimiento de protesta popular鈥攑ero podemos comenzar consultando a aquellxs cuya ideolog铆a pol铆tica es similar a la nuestra.

Uno de los grupos anarquistas cubanos m谩s conocidos es el Taller Libertario Alfredo L贸pez, una iniciativa anarquista, antiautoritaria y anticapitalista que surgi贸 en 2012. Forma parte de la Federaci贸n Anarquista de Centroam茅rica y el Caribe y es uno de lxs integrantes del ABRA Centro Social y Biblioteca Libertaria.

El ABRA Centro Social y Biblioteca Libertaria.

A principios de enero de 2021, mucho antes del inicio del reciente movimiento de protestas, el Taller Libertario Alfredo L贸pez public贸 un comunicado en el que detallaba su posici贸n pol铆tica. Comenzaron expresando su oposici贸n al embargo impuesto por Estados Unidos:

1.) Repudiamos todo bloqueo al pueblo cubano, impuesto ya sea desde el exterior o desde dentro por los Estados, Unidos o no. Apoyamos radicalmente el pleno despliegue de las capacidades creativas de nuestro pueblo, su auto-organizaci贸n, auto-sustento y auto-liberaci贸n, en un mundo que debe ser m谩s solidario y cooperativo.

En segundo lugar, expresaron sus dudas de que la repentina escalada de agitaci贸n social en Cuba produzca necesariamente resultados positivos, cuando lxs trabajadorxs y lxs pobres carecen de estructuras para autoorganizarse:

2.) No apoyamos las provocaciones tendentes a la explosi贸n social. 脡sta ser铆a tr谩gica en las circunstancias actuales de deterioro organizativo de las clases trabajadoras y los segmentos m谩s precarizados de la sociedad.

Esta posici贸n gener贸 controversia鈥攙er, por ejemplo, esta respuesta del anarquista cubano exiliado Gustavo Rodr铆guez, quien explora las razones por las que lxs anarquistas deber铆an apoyar una 鈥渆xplosi贸n social鈥 como la de los recientes levantamientos en Chile y Colombia.

Sin embargo, hace cuatro d铆as, el Taller Libertario Alfredo L贸pez public贸 un comunicado apoyando las protestas de la semana pasada en Cuba. Es significativo que, una organizaci贸n que ha expresado su escepticismo sobre las 鈥provocaciones tendentes a la explosi贸n social鈥, haya rechazado el discurso que explica las protestas como resultado de la manipulaci贸n:

Sostener ahora argumentos geopol铆ticos sobre el lugar de Cuba en la estrategia imperial global, argumentar que las protestas antigubernamentales en Cuba son inevitablemente pagadas por la derecha cubana de Miami, esgrimir que los protestantes son simples delincuentes en busca de saqueos, que el verdadero pueblo revolucionario est谩 con su gobierno 鈥 esos son todos argumentos que describen una parte significativa de la realidad, pero no la agotan en un punto. El pueblo de Cuba tiene tanto derecho y tanto deber a la protesta como el de Colombia y el de Chile. 驴Cu谩l es la diferencia? 鈥 驴que son oligarqu铆as con or铆genes distintos?, 驴con pr谩cticas m谩s o menos brutales?, 驴con maquillajes ideol贸gicos m谩s o menos diferenciables?, 驴con posturas m谩s o menos serviles con el gobierno de EE.UU.?, 驴con ideales m谩s o menos sublimes para justificar sus privilegios?

El mensaje es simple, pero crucial. Lxs pobres de Cuba, como lxs pobres de cualquier lugar, tienen derecho a defenderse. 驴Qui茅n podr铆a saber mejor que ellxs mismxs cu谩ndo es necesario actuar?

Si protestas, un gobierno a煤n peor llegar谩 al poder鈥. Este es un pretexto que cualquier gobierno puede emplear para justificar la represi贸n de la oposici贸n鈥攜 pr谩cticamente todos los gobiernos lo han hecho. Si legitimamos esta excusa, nos ponemos del lado de un sector de la clase dominante en contra de gente de a pie como nosotrxs, neg谩ndoles la capacidad de discernir lo que es mejor para ellxs. Si rechazamos solidarizarnos con lxs explotadxs y oprimidxs, gravitar谩n inevitablemente hacia la derecha鈥攃omo lo han hecho en el antiguo Bloque del Este. Abandonar a lxs manifestantes de base en lugares como Cuba es darle a la extrema derecha una oportunidad de oro para reclutarlxs.

Debemos entender lo que est谩 sucediendo en Cuba en un contexto global. La gente no est谩 protestando 煤nicamente en una naci贸n. La gente ha protestado en Francia, Hong Kong, Catalunya, el L铆bano, en Ecuador, Chile, Estados Unidos, en Bielorrusia, Rusia, T煤nez, Brasil, y Colombia. Innumerables personas en contextos geopol铆ticos radicalmente diferentes, bajo reg铆menes totalmente dispares, han estado adoptando t谩cticas parecidas para poner de manifiesto injusticias similares. Esto sugiere que, lo que est谩 sucediendo aqu铆, es m谩s profundo que los fracasos del gobierno cubano o las manipulaciones del gobierno de Estados Unidos.

Aunque las protestas en Cuba fueron desencadenadas por una evoluci贸n econ贸mica espec铆fica, podemos identificar algunos rasgos comunes en pr谩cticamente todos los ejemplos antes mencionados. En primer lugar, en todas partes, vemos el aumento de las desigualdades en la riqueza y las medidas de austeridad 鈥攄esde el capitalismo descarado de Estados Unidos hasta los pa铆ses socialdem贸cratas del norte de Europa y pa铆ses socialistas autoritarios como China y Nicaragua. En segundo lugar, al mismo tiempo que est谩n haciendo recortes en programas y medidas de protecci贸n social, todos estos gobiernos est谩n invirtiendo considerables recursos en intensificar la violencia y la vigilancia del estado. En consecuencia, pr谩cticamente todos ellos se enfrentan a una crisis de legitimidad, ya sea bajo la apariencia de luchas por la independencia nacional, movimientos populistas, demandas de 鈥m谩s democracia鈥, o genuinos movimientos sociales horizontales.

Tanto las medidas de austeridad como la intensificaci贸n de la vigilancia tienen un impacto desproporcionado en la poblaci贸n m谩s oprimida y empobrecida de cada pa铆s鈥攄esde las comunidades negras en Estados Unidos hasta lxs trabajadorxs temporales del sureste asi谩tico en Oriente Medio鈥攎ientras estimulan a lxs reaccionarixs que temen perder sus privilegios. La pandemia del COVID-19 solo ha exacerbado esta situaci贸n, ampliando la brecha entre ricxs y pobres, gobernantes y gobernadxs.

As铆 que, lo que est谩 sucediendo en Cuba no es 煤nico鈥攜 no es solo el resultado de la mala gesti贸n o la intervenci贸n del gobierno.1 Cuando contemplamos las cosas desde esta perspectiva nuestra responsabilidad se hace patente.

No est谩 en la mano de lxs anarquistas apuntalar reg铆menes autoritarios del siglo XX, ni es algo que debi茅ramos promover. Ligar nuestras esperanzas a las perspectivas en retroceso de un proyecto estatal, asociando nuestras aspiraciones de liberaci贸n con sus deficiencias, solo conseguir谩 desacreditarnos, de la misma manera que el colapso de la URSS desacredit贸 el socialismo en Rusia y los fracasos de Syriza en Grecia allanaron el camino al partido de extrema derecha Nueva Democracia. Tenemos que construir una nueva generaci贸n de movimientos basados en las luchas de base contempor谩neas, para enfrentarnos a los problemas que plantea el capitalismo a escala global. Nuestra responsabilidad es con la gente de a pie de Cuba, no con quienes lxs gobiernan. Debemos ponernos en contacto con quienes est谩n experimentando con m茅todos basados en los principios de autodefensa y autodeterminaci贸n, para actuar en solidaridad con ellxs鈥攆rente a los reg铆menes que prevalecen hoy y frente a cualquier r茅gimen que pueda sucederlos ma帽ana.

Con ese objetivo, te invitamos a leer la siguiente entrevista de anarquistas cubanxs, acerca de los acontecimientos de la semana pasada. Tambi茅n puedes leer el comunicado 铆ntegro del Taller Libertario Alfredo L贸pez, 鈥淐omunicado Cuba: el fin del encantamiento social de la 鈥楻evoluci贸n鈥欌, al final de la entrevista.

 

Cada experto aporta sus ideas prefabricadas a las discusiones sobre Cuba.

Entrevista: Dos Anarquistas

Entrevistamos a dos anarquistas cubanxs. Uno forma parte del Taller Libertario Alfredo L贸pez en La Habana. La otra participa en proyectos fuera de La Habana, en otros lugares de la isla; anarquistas de Estados Unidos se reunieron con ella y sus compa帽erxs a principios de 2019. Ambxs permanecen en el anonimato por su seguridad. En la transcripci贸n de estas entrevistas se ha respetado el contenido de las respuestas originales, editando algunos fragmentos para aportarles mayor claridad.

驴C贸mo te gustar铆a identificarte y c贸mo describir铆as vuestra posici贸n en la sociedad cubana?

Anarquista de fuera de La Habana (en adelante, AOH): Soy una mujer trabajadora. Pertenezco a dos organizaciones, el Sindicato de Trabajadores y la Asociaci贸n de J贸venes Creadores.

Anarquista del Taller Libertario Alfredo L贸pez (en adelante, ALLW): Soy anarquista y milito en el colectivo Taller Libertario Alfredo L贸pez. Tambi茅n soy estudiante de la Universidad de La Habana y participo en varios proyectos y activismos.

Como anarquistas, 驴C贸mo te has involucrado en el reciente movimiento?

AOH: Lxs anarquistas aqu铆 son peque帽as subculturas que est谩n unidas. Todas se llevan bien y se ayudan unas a otras. Como anarquista se puede hacer mucho鈥攍o que sea necesario para el bienestar de lxs ciudadanxs en general.

ALLW: Principalmente me he involucrado en la liberaci贸n de lxs estudiantes universitarixs detenidxs durante y despu茅s del 11 de julio. Conseguimos formar un grupo de varixs estudiantes y egresadxs que logr贸 dirigir una carta de reclamaci贸n al Ministerio de Educaci贸n Superior y hacer presi贸n para que lxs liberaran lo antes posible. El proceso no ha estado exento de acoso e intimidaciones, puesto que en Cuba la Reforma Universitaria acab贸 siendo secuestrada por el Estado, quien, junto al Partido, domina su administraci贸n y la organizaci贸n estudiantil (la Federaci贸n de Estudiantes Universitarios). El pretexto del asedio que hemos sufrido es el mismo que han utilizado para demeritar las protestas: estamos confundidxs.

Aparte de mi rol en los c铆rculos universitarios, tambi茅n he hecho lo que he podido para apoyar los gestos de solidaridad que se vienen dando, desde antes de las protestas, para enfrentar la crisis de salud que azota al pa铆s. En estos d铆as, es uno de los procesos autoorganizados m谩s relevantes en Cuba, y nuestro colectivo coincide en que es importante participar en 茅l. Conectar esto con otros movimientos actuales tambi茅n ser谩 un paso importante para superar la solidaridad condicional que termina desapareciendo o siendo tragada por el estado.

Jard铆n guerrillero organizado por anarquistas鈥 parte del nuevo fen贸meno del ecologismo en Cuba, que alberga una corriente antiautoritaria en su seno. Este jard铆n se estableci贸 en lo que sol铆a ser un basurero del vecindario.

驴C贸mo empezaron las protestas?

AOH: Los hospitales est谩n en mal estado; no hay ni suficientes medicamentos ni equipos para que lxs m茅dicxs puedan hacer su trabajo y, lamentablemente, la gente est谩 muriendo. Si puedes encontrar alimentos, tienen un precio demasiado elevado como para poder permit铆rselo. Se sabe que el bloqueo de Estados Unidos existe y eso significa que otros pa铆ses no pueden comerciar con Cuba, y por eso sufrimos esta escasez. En estas condiciones es necesario aceptar cualquier ayuda humanitaria, por el bien del pueblo. Hubo un env铆o de ayuda que no fue aceptado. (M谩s informaci贸n aqu铆).

Las protestas comenzaron debido a la falta de medicamentos y el colapso que sufren los hospitales que hay en Matanzas. A trav茅s de las redes sociales se empez贸 a apoyar a esta provincia. Otras provincias sufr铆an los mismos problemas, aunque no tan graves, sin embargo, en poco tiempo se ver铆an en la misma situaci贸n. Lo que provoc贸 el estallido de la poblaci贸n, no solo en las redes sociales, sino tambi茅n en la calle, fue el hartazgo generalizado con esta y otras situaciones.

Cortaban la luz durante seis horas al d铆a porque una planta termoel茅ctrica estaba teniendo problemas. El domingo 11 de julio, a trav茅s de redes sociales como Facebook, se pudo ver al pueblo salir a las calles de las provincias pidiendo al mundo ayuda humanitaria para resolver la situaci贸n en la isla.

La planta termoel茅ctrica fue reparada ese mismo d铆a para que todxs lxs cubanxs pudieran tener electricidad en sus casas.

ALLW: El inicio de las protestas se produjo fuera de La Habana, en localidades muy azotadas por el desabastecimiento, las excesivas cuarentenas y los cortes de electricidad de hasta 12 horas. Eso, m谩s el descontento social acumulado por la crisis existente, producto del recrudecimiento del bloqueo norteamericano y la mala gesti贸n del Gobierno 鈥攃uyo pico fue el aumento de la inflaci贸n y el mercado negro debido al paquete de medidas implementado a principios de a帽o鈥攈icieron que, en un municipio como San Antonio, cientos de personas se lanzaran a las calles para expresar su inconformidad. Seguidamente, tras la repercusi贸n que tuvo esta manifestaci贸n en las redes sociales, otras tantas protestas se registraron en territorios que sufr铆an problemas similares. Hacia las 4 de la tarde las manifestaciones adquirieron un car谩cter nacional.

驴Qu茅 formas de organizaci贸n y protesta has visto dentro y fuera de las calles?

ALLW: La protesta que tuvo lugar en San Antonio fue heterog茅nea. Tengo entendido que un grupo hizo una caravana que pas贸 por otros municipios y otro grupo se mantuvo en la localidad, coincidiendo en alg煤n momento con el presidente cubano que se hab铆a acercado hasta all铆. En el resto del pa铆s tuvieron un car谩cter similar y hasta las 4 de la tarde se tiene constancia de que todas fueron pac铆ficas. Fue despu茅s del comunicado de D铆az-Canel, en el que llam贸 a lxs 鈥revolucionarixs鈥 a enfrentarse a lxs manifestantes, cuando comenz贸 a tener lugar una fuerte represi贸n contra las marchas pac铆ficas, as铆 como duros enfrentamientos con la polic铆a (poco antes, la Capital ya hab铆a sentido el golpe de la polic铆a en los alrededores del Capitolio, sede de la Asamblea Nacional).

M谩s all谩 de eso no existi贸 mucha organizaci贸n. Todas las marchas fueron espont谩neas, pero acabaron desorientadas y se dispersaron f谩cilmente. El corte de Internet tambi茅n redujo su visibilidad, en contraste con el inmediato despliegue (des)informativo del Estado, que empez贸 a decir que las protestas hab铆an acabado en muchos lugares. La comunicaci贸n sufri贸 un duro golpe en todo este proceso, puesto que 煤nicamente llegaban las sesgadas noticias de los medios oficiales y muchas fake news propagadas, en su mayor铆a, por mensajer铆a instant谩nea. Eso contribuy贸 significativamente a la reducci贸n de las tensiones, sin embargo, el posterior regreso de Internet y la publicaci贸n de muchos testimonios que narraban la represi贸n sufrida, no han permitido el pleno regreso a la normalidad. En estos momentos los mayores esfuerzos organizativos se centran en la lucha por la liberaci贸n de lxs detenidxs鈥攓ue, seg煤n algunas listas, superan las 500 personas.

Punto de informaci贸n anarquista en Cuba.

驴Cu谩l es tu an谩lisis del movimiento de protesta? 驴Qu茅 tendencias sociales y pol铆ticas est谩n involucradas en 茅l? 驴Cu谩nta poblaci贸n lo apoya?

AOH: En Cuba conviven varias generaciones, una es la generaci贸n de lxs que vivieron la 茅poca del capitalismo, sufrieron las consecuencias de la jefatura de Batista y ayudaron a hacer la Revoluci贸n para conseguir que la salud y la educaci贸n fueran gratuitas. Esas personas aprendieron a leer y escribir gracias a ello y es la parte de la poblaci贸n que apoya al gobierno.

Luego est谩 la generaci贸n m谩s joven, la de lxs que tienen internet y valoran 鈥vivir dignamente鈥濃攏o estamos hablando de lujos, solo del deseo de, teniendo un trabajo, poder acceder a una adecuada nutrici贸n, porque en la mesa cubana es dif铆cil desayunar con leche, almorzar con huevos y cenar un poco de carne o verduras. Esta generaci贸n est谩 acostumbrada a salarios que apenas cubren sus gastos semanales. Recientemente hubo un aumento de los salarios, pero, debido a la escasez, el precio de los productos se ha disparado y es imposible hacer frente a las necesidades b谩sicas. El 煤nico lugar donde se pueden conseguir v铆veres o productos de limpieza, electrodom茅sticos, etc., es en tiendas que solo aceptan tarjetas con d贸lares, tarjetas que tienen que ser enviadas desde otros pa铆ses porque en Cuba no se venden.

ALLW: Sin duda las manifestaciones fueron un estallido social, propiciado por la crisis y las tensiones generadas por la precarizaci贸n y el colapso del sistema sanitario. Sin embargo, no fue un estallido generalizado en todos los estratos sociales. M谩s all谩 de algunas zonas donde s铆 se involucr贸 gran parte de la poblaci贸n, la mayor铆a de las protestas fueron protagonizadas por los sectores m谩s pobres. En la cr铆tica a lxs manifestantes y su violencia se halla tambi茅n el sesgo clasista con que el Estado y sus defensores han abordado el asunto. En Cuba se sufre desde hace d茅cadas un aumento de la desigualdad social, elemento con que el que tambi茅n ha jugado el Estado para estrechar alianzas y comprar lealtades. En este caso, se ha visto un enfrentamiento entre los sectores m谩s desfavorecidos y los privilegiados, conflicto que se ha visto reflejado incluso en el discurso de la izquierda m谩s comprometida con el Poder. De esta manera, ignorando el fundamento clasista que estas tienen, se ha intentado hacer pasar las manifestaciones por actos de delincuencia, o se ha intentado hacer ver que estaban orquestadas desde Estados Unidos.

Por otra parte, ser铆a dif铆cil definir una tendencia pol铆tica en las mismas (m谩s all谩 de las tambi茅n reproducidas consignas liberales). La gente sali贸 para intentar acabar con su precaria situaci贸n鈥攅sa fue en realidad su esperanza, sin m谩s br煤jula que la calle como espacio de amplificaci贸n de sus demandas.

Acerca del apoyo a estas, no me atrever铆a a ofrecer un porcentaje. Pero definitivamente, desde el 11 de julio, la gente no hace sino hablar de lo que sucedi贸鈥

驴Cu谩nta poblaci贸n apoya al gobierno contra las protestas? 驴Qu茅 tendencias sociales y pol铆ticas est谩n involucradas en el apoyo al estado?

ALLW: Ciertamente tambi茅n hay un amplio sector que apoya al Gobierno. En ese sector se encuentran principalmente aquellxs que disfrutan de una situaci贸n m谩s privilegiada gracias a su integraci贸n en el sistema. Esxs fueron lxs 鈥渞evolucionarixs鈥 convocadxs por D铆az Canel el 11 de julio.

Tambi茅n lo apoyan el viejo aparato ideol贸gico del Partido鈥攏o necesariamente integrado en el Poder real oculto tras el Estado鈥攅ncabezado por Arturo L贸pez-Callejas, militar y presidente de GAESA (Grupo de Administraci贸n Empresarial SA, el conglomerado empresarial cubano propiedad de las Fuerzas Armadas Revolucionarias), los c铆rculos de izquierda, que desde hace a帽os intentan escalar posiciones en las esferas de poder ejerciendo una cr铆tica tibia de la burocracia y feroz de la disidencia, y buena parte de la izquierda latinoamericana e internacional que se ha comprometido con el falso discurso anti-imperialista del Estado. Todo ello orquestado, por supuesto, por los medios oficiales 鈥攎谩s visibles ahora por la falta de Internet鈥攈a inclinado la balanza, quiz谩s, un poco m谩s hacia el bando estatal. Pero reitero que es dif铆cil en este momento establecer una correlaci贸n de fuerzas. En realidad, dada la situaci贸n objetiva del pa铆s, m谩s pronto que tarde podemos volver a ser testigos de otro estallido, y los pr贸ximos meses o semanas definir谩n mejor el car谩cter que este tendr谩.

La historia no se detiene para nadie鈥攑ero podemos optar por seguirle el ritmo si lo deseamos.

驴C贸mo de serias te parecen las acusaciones de que las protestas est谩n coordinadas por fuerzas asociadas al gobierno de Estados Unidos? 驴Qui茅n crees que se beneficiar谩 m谩s de las protestas?

AOH: No creo que las protestas tengan relaci贸n con el gobierno de Estados Unidos. Ningunx de lxs que salieron a la calle fue pagado por ninguna instituci贸n, salieron a pedir ayuda. Muchxs no son delincuentes ni personas marginadas, son trabajadorxs y estudiantes.

No estoy de acuerdo con la actitud de la polic铆a, porque tener una opini贸n diferente no puede justificar el maltrato ni las palizas, tiene que haber libertad de expresi贸n y lo que no puede permitirse es una intervenci贸n militar: eso ser铆a la guerra. Tampoco estoy de acuerdo con el presidente que hizo un llamamiento al combate, porque lo que no puede haber es una guerra civil.

[En el pasado], grupos de otros pa铆ses han intentado derrocar al gobierno pagando a la gente en Cuba. Pero lo que est谩 sucediendo en este momento no tiene nada que ver con ello. Fue un levantamiento en apoyo al bien com煤n en este pa铆s.

ALLW: La injerencia norteamericana en la realidad nacional es ya antigua. Se conoce la importancia que le ha dado Estados Unidos a Cuba desde mucho antes del triunfo de la Revoluci贸n. En especial desde los 90, se ha desarrollado un plan de tipo subversivo que ya se ha puesto en pr谩ctica en otras partes del mundo. En los 煤ltimos a帽os Cuba ha visto c贸mo se multiplicaban las acciones de este plan, pero han fracasado reiteradamente y han estimulado el debate nacional sobre el futuro pol铆tico del pa铆s. Ahora bien, decir que esta pol铆tica de Estados Unidos hacia Cuba determin贸 el estallido social es ignorar inmediatamente que las razones por las que sali贸 la gente a la calle tienen que ver, sobre todo, con la p茅sima gesti贸n de la crisis que ha hecho la burocracia y la desmedida precarizaci贸n que han provocado con sus pol铆ticas. La gente ha visto tambi茅n la enorme incoherencia existente entre lo que se dice en los medios oficiales y lo que sucede en la realidad, y ello ha contribuido al descr茅dito del Estado.

Para el pueblo, la pol铆tica intervencionista de Estados Unidos no ha sido m谩s que el ruido molesto de un mosquito en sus o铆dos, en comparaci贸n con el constante martillear de los desprop贸sitos del Estado.

Por supuesto, como anarquistas, rechazamos tal pol铆tica imperialista hacia nuestro pa铆s, pero no depositamos en esta la responsabilidad de la realidad nacional.

Muchxs describen estas protestas como las mayores movilizaciones antigubernamentales vistas en 30 a帽os. 驴Estas protestas tienen las mismas din谩micas o son diferentes?

ALLW: Definitivamente este estallido ha sido hist贸rico, y no conozco otro igual desde 1959. Nos encontramos en una situaci贸n de crisis como la de los 90, pero la diferencia la marca en primer lugar la falta de hegemon铆a, encarnada en una personalidad como la de Fidel Castro, y la merma de la capacidad solidaria de anta帽o, ya desgastada por los secuestros y asedios del Estado a m煤ltiples iniciativas. En segundo lugar, el hecho de que la realidad nacional sea m谩s visible gracias a Internet, lo que tambi茅n ayud贸 a que la noticia de sucesivas protestas acabara con el miedo a manifestarse que tiene la sociedad cubana, Y en tercer lugar la constataci贸n del desgaste del pacto social y el proyecto de la 鈥Revoluci贸n鈥, sin precedentes hasta este momento.

驴Alguna idea final?

AOH: Para concluir 鈥 utilizar茅 una expresi贸n para re铆r una vez m谩s: lxs cubanxs somos como el delf铆n: 鈥Hasta el cuello en el agua y siempre riendo鈥.

Una sonrisa que ha ido desapareciendo del rostro de los delfines en un mar que se ha tornado gris, sin el verde-azulado de la esperanza.

Una canci贸n que escrib铆:

鈥淢IEDO鈥

Desde que nac铆,
Estoy escuchando algo,
Algo que susurra y nadie hablando,
Shhh las paredes tienen o铆dos
Shhh las paredes tienen o铆dos,

Miedo en la escuela,
Miedo en la casa,
Miedo en la calle
Miedo en el aire,

Yo quiero gritar
Quiero respirar
Pero es imposible volver a so帽ar
Es un miedo que asfixia
Es un control social
Disturbio cerebral
Sshhh las paredes tienen o铆dos
Shhh las paredes tienen o铆dos
Oyeee no te calles
Oyeee no te calles
Yo quiero gritar鈥.
鈥..

Cualquier grupo que quiera interpretar esta canci贸n, puede hacerlo, y, cada vez que lo haga, que diga que es para Cuba.

鈥淭odo gobierno es enemigo de su pueblo鈥.

Comunicado Cuba: el Fin del Encantamiento Social de la 鈥淩evoluci贸n鈥

El siguiente texto fue publicado por el Taller Libertario Alfredo L贸pez.

El encantamiento social represivo que manten铆a pacificado al museo de gran parte de la izquierda internacional se ha desvanecido. Debajo de la 鈥Revoluci贸n Cubana鈥, y a contrapelo de su benigna imagen, ha brotado p煤blicamente, en toda su crudeza y grandilocuencia represiva, el 鈥Estado cubano鈥. El mismo Estado cubano creador 鈥 para enfrentar al imperialismo yanqui 鈥 de una polic铆a pol铆tica omnipresente que combate a la sociedad mantenida bajo su control. El mismo Estado cubano destructor 鈥 en nombre del socialismo 鈥 de todas las organizaciones populares y obreras que, con sus historias de lucha, hicieran realidad cotidiana las declaradas conquistas socialistas. Ese mismo Estado cubano que ha convertido la solidaridad en una marca de identidad internacional, sobre la base de mantenernos hundidos en la desconfianza y el miedo entre vecinos. El mismo Estado cubano que 鈥 en medio del recrudecido bloqueo yanqui 鈥 construye m谩s hoteles para turistas extranjeros que infraestructuras para producir comida, frutas y leche. El mismo Estado cubano que ha producido las 煤nicas vacunas en Latinoam茅rica contra la covid-19, pero mantiene a su personal de salud en una condici贸n de asalariados de la polic铆a pol铆tica.

Ese Estado cubano en estos d铆as de julio de 2021 ha mostrado lo que es: una oligarqu铆a com煤n y corriente, celosa de mantener a toda costa su poder absoluto; una cleptocracia vulgar con 铆nfulas humanistas e ilustradas; una pir谩mide de poder tan s贸lida y desproporcionada como las pir谩mides de las teocracias egipcias, pero rodeada de arenas de playas paradis铆acas.

Sostener ahora argumentos geopol铆ticos sobre el lugar de Cuba en la estrategia imperial global, argumentar que las protestas antigubernamentales en Cuba son inevitablemente pagadas por la derecha cubana de Miami, esgrimir que los protestantes son simples delincuentes en busca de saqueos, que el verdadero pueblo revolucionario est谩 con su gobierno 鈥 esos son todos argumentos que describen una parte significativa de la realidad, pero no la agotan en un punto. El pueblo de Cuba tiene tanto derecho y tanto deber a la protesta como el de Colombia y el de Chile. 驴Cu谩l es la diferencia? 鈥 驴que son oligarqu铆as con or铆genes distintos?, 驴con pr谩cticas m谩s o menos brutales?, 驴con maquillajes ideol贸gicos m谩s o menos diferenciables?, 驴con posturas m谩s o menos serviles con el gobierno de EE.UU.?, 驴con ideales m谩s o menos sublimes para justificar sus privilegios? Todas esas inmensas diferencias entre las oligarqu铆as colombianas, chilenas y cubanas se reducen a cero cuando en una bella ma帽ana de domingo descubres que, adem谩s de las oligarqu铆as mafiosas en Colombia y en Chile, la oligarqu铆a cubana tambi茅n 鈥 frente a un pueblo sin armas 鈥 est谩 armada hasta los dientes, un poco m谩s o un poco menos, para triturarte a ti y tus hermanos, a tu cuerpo y a tu mente, si solo se te ocurre cuestionar de palabra la normalidad que ellos gestionan.

Todo lo que el Estado cubano ha hecho por producir unas vacunas nacionales contra la covid-19, todas las subvenciones laborales, todo las mejoras salariales que ofreci贸 a muchos sectores en medio de la pandemia, de golpe se evaporan, no solo por la espiral inflacionaria y el desabastecimiento alimentario end茅mico en Cuba, sino tambi茅n porque se hizo visible que todo ello formaba parte del entramado macabro de la 鈥渢olerancia represiva鈥, algo que ahora puede descubrir cualquier persona decente en Cuba, sin tener que leer ning煤n brillante libro sobre contracultura. A quienes vengan ahora a edulcorar esa tolerancia represiva en este pa铆s y levantar sobre ella el espejismo de la concordia militarizada, podemos definirles serenamente como el nuevo rostro de lo que no debe tener cabida en nuestro futuro. Quienes en nombre de una futura democracia o del buen funcionamiento de la econom铆a, vengan a desacreditar las afinidades y las fraternidades y las energ铆as que brotaron en las protestas, o reduzcan a 鈥渟imple vandalismo de la cr谩pula social鈥 lo ocurrido en estas jornadas, hablan en nombre y con el lenguaje de las decr茅pitas oligarqu铆as que otra vez levantan sin verg眉enza la voz en nuestro pa铆s.

Las 鈥渕asas鈥 otra vez se han convertido en 鈥減ueblo鈥, con todas sus luces y sombras, al dejar de obedecer las pesadas cadenas de mando, y volver a confiar en los afectos, las afinidades y las m铆nimas capacidades de hacer y pensar juntos, que han resurgido en la desobediencia y en la solidaridad entre iguales, en medio de la espiral de la violencia, la pandemia y el desabastecimiento. Esa es la nueva realidad que ha nacido en Cuba en estas jornadas de julio de 2021, y de esa nueva realidad, como anarquistas en Cuba, queremos sentirnos parte.

1. Tanto el capitalismo neoliberal como las administraciones socialistas que responden a 茅l nos hacen a todos cada vez m谩s vulnerables frente a las vicisitudes de los mercados y las cadenas de suministro globales. En un pa铆s como Cuba, con una econom铆a basada en la producci贸n agr铆cola, la falta de alimentos asequibles es un absurdo producto del capitalismo, ayudado por un gobierno socialista que ha priorizado la integraci贸n en la econom铆a global sobre la producci贸n sostenible de alimentos. 鈫

 




Fuente: Briega.org