November 2, 2020
De parte de El Topo
260 puntos de vista


A partir de la noche del domingo 9 de agosto, en respuesta a unas elecciones ampliamente consideradas fraudulentas, en Bielorrusia estall贸 un movimiento masivo de protesta contra Aleksandr Lukashenko, la fuerza que ha gobernado el pa铆s durante un cuarto de siglo. La polic铆a arrest贸 a miles de personas y dispar贸 y asesin贸 a manifestantes. Aparentemente el Gobierno cerr贸 internet y los tel茅fonos fijos durante varios d铆as con la esperanza de sofocar las protestas, mientras afirmaba que ello era obra de fuerzas extranjeras. La candidata de la oposici贸n Svetlana Tikhanouskaya fue detenida y aparentemente obligada a leer un guion que afirmaba que Lukashenko hab铆a ganado las elecciones y que instaba a la gente a 芦obedecer la ley禄 y mantenerse alejada de las protestas callejeras, tras lo que huy贸 a a Lituania. A pesar de todo, las protestas contin煤an. Y en este contexto, en el que el Estado ha tomado medidas en茅rgicas contra todas las formas de oposici贸n pol铆tica, l-s anarquistas se encuentran entre los 煤nicos grupos organizados capaces de participar en las manifestaciones callejeras.

Ya en 2017, l-s anarquistas participaron en la vanguardia de una ola de protesta contra la ley que obliga a personas desempleadas a pagar un impuesto adicional al Gobierno. Y es que, aunque algunos describan a Bielorrusia como el 煤ltimo reducto socialista de la era sovi茅tica, la clase dominante est谩 involucrada en el mismo proceso de acumulaci贸n de riqueza y represi贸n de la disidencia que vemos en otros lugares. De modo que no vemos el movimiento de protesta en Bielorrusia como una reacci贸n a un r茅gimen 芦atrasado禄 que puede resolverse simplemente introduciendo la democracia, sino m谩s bien como un nuevo punto caliente, junto con Portland y Belgrado, en la lucha mundial contra las consecuencias del capitalismo y el autoritarismo.

Por necesidad, la nueva ola de protestas es descentralizada y en gran parte sin l铆deres, adhiri茅ndose a t谩cticas y principios anarquistas aunque tememos que, incluso en el mejor de los casos, esta horizontalidad no garantice un resultado positivo. Movimientos de resistencia mayoritariamente horizontales han sido repetidamente cooptados y canalizados para reinventar las mismas estructuras estatales autoritarias, incluidos los movimientos que provocaron el colapso de la Uni贸n Sovi茅tica hace tres d茅cadas. Desde nuestra perspectiva, lo m谩s importante que puede suceder en momentos tumultuosos como este es que la gente desarrolle un an谩lisis m谩s profundo de las estructuras de poder y de lo que se necesitar谩 para lograr una liberaci贸n real.

Para comprender los desarrollos espec铆ficos que han llevado esta crisis a un punto cr铆tico en Bielorrusia, recomendamos un art铆culo del colectivo anarquista Pramen. Tambi茅n es importante leer su an谩lisis de por qu茅 una democracia electoral m谩s cre铆ble es inadecuada para abordar los problemas que enfrentan las personas en Bielorrusia: No debemos olvidar que los anarquistas est谩n en contra no solo de esta elecci贸n presidencial, sino de cualquier presidente en general. El pueblo bielorruso sabe desde hace mucho tiempo que el poder corrompe a tod-s. Lukashenko puede ser reemplazado por un pol铆tico de oposici贸n, que mantendr谩 el poder en el pa铆s y continuar谩 la represi贸n contra su propia poblaci贸n. Debemos levantarnos, no para conseguir un nuevo presidente, sino para vivir sin presidentes. La descentralizaci贸n del poder debe ser un factor clave en la transici贸n de la dictadura a una sociedad libre.

L-s izquierdistas autoritari-s han querido ver las maquinaciones de actores estatales occidentales en estos eventos buscando explicarlos, como en otras teor铆as de la conspiraci贸n, tal que maniobras mal茅volas de una 煤nica entidad, oscura y omnipotente, como la CIA. Sin embargo, el levantamiento en Bielorrusia no es particularmente conveniente para ninguno de los actores geopol铆ticos involucrados. Aunque le da a Putin la oportunidad de presionar a Lukashenko para que le haga m谩s concesiones, tambi茅n podr铆a desestabilizar a Rusia. Por otro lado, dificulta los intentos de Estados Unidos de establecer una relaci贸n m谩s amistosa con Lukashenko para ganar una mayor influencia en la regi贸n. En un momento en que la violencia estatal, la crisis econ贸mica y una pandemia catastr贸fica han desacreditado a los gobiernos de todo el mundo, amenaza con sentar un precedente para una revuelta masiva que podr铆a extenderse. Much-s comentaristas han se帽alado que los eventos en Bielorrusia podr铆an servir como modelo de lo que podr铆a suceder en los Estados Unidos si se impugnan las elecciones de 2020.

En todo el mundo, las estructuras estatales est谩n fallando a la gente y provocando movimientos sociales rebeldes. Las corrientes pol铆ticas que se vuelvan influyentes en estos movimientos determinar谩n qu茅 es posible en la pr贸xima generaci贸n de luchas. Si no hay poderosas corrientes anarquistas involucradas o si inmediatamente descartamos movimientos enteros debido a la participaci贸n de algunos elementos reaccionarios, haremos inevitable que m谩s gente marginada y desesperada sea arrastrada a movimientos sustitutos organizados por nacionalistas, neoliberales y otros autoritari-s, con consecuencias desastrosas. En el movimiento de los chalecos amarillos en Francia fue muy importante que l-s anarquistas se involucraran y lucharan para desplazar los elementos fascistas y nacionalistas que intentaban popularizar su modelo de resistencia contra el gobierno centrista de Macron. Asimismo, deber铆amos canalizar recursos y solidaridad a los elementos anarquistas en la lucha en Bielorrusia.

No toda la actividad revolucionaria es positiva. Cuando los fascistas tomaron la delantera en la revoluci贸n ucraniana, se hizo importante comprender c贸mo sucedi贸 esto e identificar que la victoria de la revoluci贸n no representaba un paso hacia la liberaci贸n. Pero el futuro del levantamiento en Bielorrusia a煤n no est谩 escrito: podr铆a ser reprimido, podr铆a ser cooptado por dem贸cratas neoliberales o nacionalistas, o podr铆a convertirse en un punto de referencia para la revuelta popular. Lo que suceda a continuaci贸n se determinar谩 en el escenario mundial, ya que luchas como esta se desarrollan en seis continentes. Hacemos un llamado a tod-s l-s que se preocupan por el futuro de la humanidad a profundizar los lazos internacionales de solidaridad, intercambiar t谩cticas y recursos, y comprender estas luchas en un contexto global.

Por

Art铆culo traducido y adaptado de un texto original de CrimeThinc. El original incluye una entrevista a Pramen, colectivo anarquista bielorruso. Traducido por Ale, del equipo E l T opo .




Fuente: Eltopo.org