February 24, 2022
De parte de ANRed
211 puntos de vista

En el día de ayer, cinco vecinos y vecinas de la Asamblea El Algarrobo, emprendieron una caminata hasta la CABA, el objetivo es llegar a los tribunales de Comodoro Py y la CSJN ya que ahí se encuentran nuevamente, nuestros reclamos.Por Silvina Reguera- Asamblea El Algarrobo para Anred.


El pueblo de Andalgalá espera que los jueces nacionales actúen con criterio y sentido común, a favor de la población toda que necesita AGUA para vivir, tan simple como eso, ya sea para los defensores del cerro como para los que aun no entendieron nada y siguen creyendo que una minera es la solución de su vida, en definitiva, unos y otros necesitan ese líquido vital, y eso es indiscutible, además de ser un Derecho Humano y Natural.

Esta vez estamos pidiendo la clausura del yacimiento Agua Rica, disfrazada como nuevo proyecto MARA, y denunciando el intento de declarar la ordenanza municipal como inconstitucional, por parte de la justicia catamarqueña, lo cual pone en serio riesgo el sistema democrático ya que fue una ordenanza votada de manera unánime y que protege las cuencas de los ríos que la minera quiere destruir y así poner una sentencia de muerte a nuestra comunidad.Necesitamos un fallo positivo YA. Pronta, definitiva.

Es ahora. Basta de tanta orfandad y discriminación con nuestro pequeño pero hermoso lugar en el mundo.

Este mes de Febrero, ha sido muy intenso en cuanto a acciones, ya sea por el Día de la Memoria, el 15, como por las caminatas habituales de los sábados y la largada de la caminata hacia Buenos Aires, al punto de ver como algunos compañeros de lucha fueron , literalmente “escrachados” por las redes de promineros, con nombres y apellidos, sin ningún pudor y con una carga de odio y hostilidad que va“in crescendo” de una manera que no asombra, ya que a lo largo de la lucha sostenida y en paz que llevamos desde hace trece años, por preservar la fuente de Agua, la estamos sufriendo en persona todos los días en gran escala y a cielo abierto como las mineras. No nos sorprende, ni nos asusta, al contrario, como dice el dicho: “Ladran Sancho, señal que caminamos”…nunca más apropiado para la ocasión.

También hay que destacar la política de estado, ahí no hay ninguna grieta, a lo largo del territorio nacional, el extractivismo cada vez es más osado y criminal. Incluso el intendente local, que no hace más que repetir “tengo que gobernar para todos” y termina siendo funcional al gobernador Jalil y por lo tanto a las mineras, en lugar de marcar la diferencia, se va por la tangente, sin ningún compromiso con lo que el pueblo le pide, otro más que pasará a la historia como un insignificante que no le importa los reclamos que, en infinidad de veces le hicimos. Nos han fallado todos y no hay nada nuevo bajo el sol de la política minera.

Pero en todo este panorama, les guste o no, los protagonistas, los esenciales, los que salvan realmente al pueblo, son los vecinos, mujeres, hombres, jóvenes, niños y niñas, abuelos, que saben con total seguridad que la vida está por encima de todos los intereses mezquinos y repudiables, porque no es solo una frase trillada, es una realidad que El Agua Vale Más Que El Oro, y eso es todo lo que está bien en estos tiempos de caos.

No será una minera la que traerá el desarrollo y el crecimiento a ningún pueblo, eso es una mentira enormemente barata. Es la gente, con su esfuerzo, con su impronta, con su cultura, sus costumbres, sus economías regionales, sus ganas de avanzar y ser mejor…y con Agua la que hace un pueblo libre, autodeterminado, y feliz. Porque la felicidad también importa.

Andalgalá necesita urgentemente que se retire esa minera para empezar a reconstruir todo lo que está fracturado como sociedad y eso llevará mucho tiempo, por eso es urgente bajar las máquinas del cerro y devolver la Paz que nos han robado.

Mientras tanto seguimos el progreso del recorrido que están llevando a cabo este grupo de valientes, en otra de las tantas acciones y en el intento de preservar lo poco que nos queda después del daño irreparable de más de veinte años de Alumbrera.

Solo esperamos que la Pachamama ilumine el sentido común de los jueces y actúen en consonancia con los fallos anteriores. Es ahora, ya.





Fuente: Anred.org