February 4, 2021
De parte de La Haine
2,070 puntos de vista

Juan Carlos en su vida pol铆tica milit贸 en el Ej茅rcito Guerrillero Tupak Katari y consolid贸 su car谩cter en la prisi贸n en su condici贸n de preso pol铆tico

El Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) siente la partida de Juan Carlos Pinto Quintanilla, soci贸logo boliviano, formador pol铆tico, un incansable guerrillero, camarada y compa帽ero de la rebeld铆a para transformar los mundos. Juan Carlos en su vida pol铆tica milit贸 en el EGTK y consolid贸 su car谩cter en la prisi贸n en su condici贸n de preso pol铆tico. Juanca era un compa帽ero sencillo, llano, humilde y generoso cuya causa de vida era transformar las injusticias y la construcci贸n de un mundo de iguales, de un mundo justo. Actualmente era integrante del Grupo de Trabajo CLACSO 鈥淏arrios, familias y prisiones en circuito鈥.

En el proceso de transformaci贸n de Bolivia tuvo responsabilidades en la que jug贸 un rol de gran importancia, no solo dirigiendo una de las obras fundamentales del proceso constituyente como es la Enciclopedia de la Asamblea Constituyente y luego como director de la Revista La Migra帽a, sino como un conductor del proceso de formaci贸n a trav茅s de las escuelas pol铆ticas de pensamiento. Juan Carlos puso el alma cuando en noviembre de 2019 sucedi贸 el Golpe de Estado. Entonces, reflexion贸 desde la trinchera con el pueblo y sigui贸 produciendo un pensamiento rebelde capaz de construir revoluci贸n. Juan Carlos vivi贸 de manera sencilla, por y para los de abajo, los m谩s peque帽os, no escatim贸 esfuerzos, ni entrega, ni lucha. Un Hombre revolucionario parti贸.

CLACSO realiza este homenaje a la vida de Juan Carlos Pinto Quintanilla, quien sembr贸 esperanzas y semillas de la revoluci贸n. La memoria de Juanca nos trae una carta, una huella que nos deja, una historia que fue parte de su vida.

CARTA P脫STUMA 鈥 27 de enero de 2021

Querido Juanca, cumpa del alma:

Parecer铆a que el destino nos maneja a su antojo y en su propia l贸gica de compromiso incomprensible para la sola raz贸n.

No pudo ni fue la clandestinidad y menos la prisi贸n que puso barreras de incomunicaci贸n entre el pueblo y t煤, entre el campesino pobre y el obrero explotado, entre t煤 y el mendigo ateo o cristiano, entre t煤 y nosotros.

No fue tampoco un libro o una academia que te empuj贸 al lado de los pobres y despose铆dos, de los marginados y de los m谩s necesitados; a clamar junto a ellos.

No fue un acuerdo o el pacto de amigos que te comprometi贸 con la lucha armada, con la sublevaci贸n de los explotados y la liberaci贸n de los pueblos.

No fue una bala enemiga ni la corrupta y servil justicia estatal la que borr贸 las huellas que en tu camino quedaron marcadas en medio del lodo, la arena o sobre las hojas mojadas del monte.

No fue un mandamiento b铆blico que te llev贸 a amar, respetar y luchar por tu familia, ni fue una estrella navide帽a la que marc贸 tu horizonte y la b煤squeda del Jes煤s de los pobres.

No fue un poema ni una cursi canci贸n que te llev贸 a ser el amigo y el compa帽ero de ruta de tantos, ni fue el poder el que te impuso valores de amistad.

Y es que siempre fuiste el amor al pr贸jimo, la energ铆a de lucha y la esperanza de nuestro pueblo, y eso es praxis y trascendencia de vida, no aprendizaje ni ense帽anza, simplemente Fe y Testimonio de Vida.

Luchaste contra un Estado al servicio de los ricos para conocer y vivir en un Estado Plurinacional al servicio de los pobres, los explotados y los pueblos鈥 Triunfaste, siempre triunfaste

Sabes鈥 cumpa del alma, siempre fue dif铆cil seguir tus pasos, por la poca comprensi贸n al tanto amor que llevaste encima, muchas veces nos incrustamos en los desaf铆os de la realidad m谩s cercana sin contar con la fortaleza de una Fe en Cristo, el Cristo de los pobres que marcaba tu sonrisa, optimismo y sacrificio sin fin.

Cumpa鈥 c贸mo seguir tus pasos sin tus botas que marcaron camino y sin el sudor que reg贸 la arena, la planta y la tierra que da vida.

La Revoluci贸n te necesita vivo, los sue帽os y utop铆as necesitan de vos, los cumpas, los rebeldes, los que fuimos y construimos Ofensiva Roja, conformamos el Ej茅rcito Guerrillero Tupak Katari, los que tuvimos esperanzas y participamos en la Asamblea Constituyente, el Estado Plurinacional, todos nosotros y las nuevas generaciones necesitamos de ti.

Nos resistimos a no verte caminar y transitar por las sendas, veredas y campos de la revoluci贸n.

Siempre vivir谩s en m铆, en mi familia, en quien llora tu partida, los amigos que te extra帽an y los cumpas que saben que hombres como tu vinieron a este mundo para quedarse por siempre.

Juanca, tu familia llora y junto a ella nosotros.

Hasta siempre hermano del alma.

El Abuelo




Fuente: Lahaine.org