December 4, 2020
De parte de Federacion Anarquista De Rosario
1,619 puntos de vista

Coyuntura OAT-OAC-FAR Diciembre 2020, Argentina

Desde el anarquismo especifista nos parece oportuno realizar un an谩lisis de los fen贸menos que se vienen desatando en este 煤ltimo tramo del 2020, buscando hacer frente a la profundizaci贸n del ajuste neoliberal, construyendo un pueblo fuerte en resistencia.

Como primer punto podemos marcar que a nivel regional la oscilaci贸n entre gobiernos de facto (dictaduras parlamentarias) y democr谩ticos de centroderecha -o 鈥減rogresistas reformulados鈥- ponen en evidencia que la falta de garant铆as que presentan unos y la laber铆ntica trampa institucional que representan los otros, lo que sigue demostrando la necesidad de una aut茅ntica organizaci贸n y lucha desde abajo, con independencia de clase y por fuera del aparato institucional estatal. 

En Argentina, la apuesta del Frente de Todos (FdT) por reforzar la institucionalidad pivotea entre poner 鈥減a帽os tibios鈥 y llevar a cabo medidas represivas, a una situaci贸n social que desborda y va generando incertidumbre e inestabilidad creciente. Con el intento de calmar la situaci贸n, entrando en el laberinto institucional y queriendo dejar contentos a los sectores dominantes (incluida la comitiva del FMI), pero sobre todo buscando ciertos 鈥渁cuerdos鈥 o desplegando medidas que buscan un ficticio consenso social para desmovilizar a los/as de abajo. Recordemos que el plan de desmovilizaci贸n de este sector pol铆tico encabezado por Alberto y Cristina, emerge a partir de la contundencia de las acciones contra la reforma previsional de Macri, all谩 por fines de 2017, cuando la acci贸n directa en la calle se evidenciaba como la 煤nica alternativa para enfrentar el ajustazo neoliberal. En los hechos, y como resultado de esa desmovilizaci贸n, el FdT pudo implementar en dos oportunidades medidas de ajuste sobre los jubilados, que nada tienen que envidiar a las pol铆ticas macristas. 

La creciente precarizaci贸n laboral, los salarios a la baja por arreglos paritarios paup茅rrimos o inexistentes, con el discurso de la clase pol铆tica de que 鈥渆l asalariado es un privilegiado鈥, las ocupaciones de tierras producto de la falta de ingresos para asegurarse un lugar para vivir, y el deterioro general de las condiciones de vida, son solo una muestra hacia adonde viene apuntando la verdadera variable de ajuste. En esta l铆nea, el tema del acceso a la vivienda es troncal, ya que en los 煤ltimos tiempos se profundizaron las represiones, desalojos y amenazas a las ocupacionesde tierras, sea por la hist贸rica reivindicaci贸n de los pueblos originarios que reclaman desde hace a帽os su derecho ancestral (preexistente al sangriento establecimiento del Estado Nacional), como as铆 tambi茅n aquellas tomas urbanas que visibilizan la necesidad b谩sica m谩s esencial como es tener un techo. Todo esto, sin dudas, ha puesto en alerta a quienes defienden la propiedad privada y la concentraci贸n de la tierra en Argentina. 

Los ejemplos son variopintos. Al ya analizado feroz desalojo y represi贸n de Guernica, impulsados por Kicillof y el fascista Berni, se le suman las r茅plicas en varias provincias. Las m谩s notorias han sido las de R铆o Negro, con la toma 鈥淟a esperanza鈥 de FiskeMenuco a partir de ocupaciones de barriadas enteras; o las de Villa Mascardi por parte de las comunidades mapuches. A lo largo y ancho de todo el pa铆s las ocupaciones crecen d铆a a d铆a producto de la falta de vivienda y trabajo genuino para los sectores populares. A partir de la violenta represi贸n en Guernica se profundiz贸 una brutal avanzada del Estado para desalojar y reprimir las tomas de tierras en defensa de los intereses de especuladores inmobiliarios, lo que profundiza la problem谩tica de la propiedad concentrada de la tierra en manos de unos pocos en el pa铆s. Lejos de presentar una soluci贸n estructural inmediata a la crisis habitacional de miles de familias alrededor del pa铆s, el Estado acude a la represi贸n y a medidas caritativas, buscando acuerdos por sumas insignificantes y con promesas de planes de infraestructura y vivienda que nunca se concretan. La defensa y la apolog铆a a la propiedad privada y la b煤squeda de criminalizaci贸n de la pobreza llev贸 a una campa帽a de lo m谩s reaccionaria contra las familias que pelean por un techo donde vivir.

P谩rrafo aparte merece la mala gesti贸n de la pandemia por parte del gobierno. Y no nos referimos a los n煤meros generales de infectados y muertos en funci贸n del temprano aislamiento, ya que eso ser铆a hablar con el diario del lunes. La pandemia, en cambio, deja al descubierto una desigualdad estructural alarmante y un sistema de salud desfinanciado y ultra centralizado en CABA y Provincia de Buenos Aires, quedando relegadas a su suerte provincias de la Patagonia, del NOA y el NEA entre otras regiones. La falta de infraestructura, insumos y la extrema precarizaci贸n en la cual est谩n sumidos los/las trabajadoras de salud pone en evidencia el rumbo pol铆tico de un gobierno nacional y gobiernos provinciales, que frente a una crisis sanitaria, social y econ贸mica sin precedentes han aprovechado para fortalecer el aparato represivo y profundizar los mecanismos de control social. Es preciso resaltar aqu铆 acerca de la 鈥渟alvaci贸n鈥 que suponen las vacunas en esta crisis sanitaria. Aunque son necesarias y urgentes, esconden el impulso de las empresas farmac茅uticas transnacionales para seguir lucrando con la salud de los pueblos en todo el mundo. En nuestro pa铆s cuentan con el benepl谩cito del estado nacional para proteger sus intereses, frente a las demandas judiciales que los efectos secundarios de las mismas manifiesten a futuro (la nueva Ley 27.573, del diputado tucumano del FdT Pablo Yedlin, as铆 lo permite). Este avance de las farmac茅uticas abre la puerta a que con el pretexto de desarrollar nuevos tratamientos y vacunas en un 鈥渃ontexto de pandemia鈥 dicha protecci贸n legal se expanda a toda nueva medicaci贸n. O sea, este tipo de legislaci贸n tiene por finalidad asegurarles las ganancias en el presente momento de crisis y a futuro, algo el gobierno nacional aprob贸, confirmando su defensa del capital contra el inter茅s del pueblo.

Otro hecho paradigm谩tico del rumbo del FdT fue el aumento de coparticipaci贸n para pagar un aumento salarial a la polic铆a bonaerense, asesina de Facundo Castro y tantos/as j贸venes m谩s, ante el apriete reaccionario de esta fuerza, sumado al aumento de fondos en el presupuesto 2021 para el financiamiento de las fuerzas armadas, que contrasta con el desfinanciamiento de una educaci贸n p煤blica que se ha vuelto completamente excluyente con la virtualizaci贸n de la actividad. Esta es tambi茅n una de las 谩reas de ajuste, donde se fortalece la represi贸n, al sostener los intereses de los grupos econ贸micos concentrados y el pago a bonistas. El paso a la virtualidad ha dejado afuera a millones estudiantes que no pueden acceder a la conectividad, al tiempo que los/as trabajadoras de la educaci贸n se han visto en una extrema precarizaci贸n y flexibilidad laboral, sin reconocimiento salarial ni de ning煤n tipo para su trabajo, mientras que las escuelas y universidades se ven en condiciones deplorables de infraestructura para una vuelta segura a las aulas.

Con discusiones de c煤pulas, m谩s o menos veladas, y en anticipado objetivo de recomponer su base electoral de cara al 2021, el ejecutivo sobre la recta final del a帽o busca generar algo de consenso con ciertos sectores que parec铆an estar solt谩ndole la mano, esto fue a trav茅s de la presentaci贸n de los proyectos de ley de temas 鈥減rometidos鈥 como el de “impuesto a las grandes fortunas” y la 鈥淟ey del Aborto鈥. 

Con el discurso de la 鈥減alabra empe帽ada鈥, mientras los 铆ndices de inflaci贸n y desocupaci贸n siguen escalando sin un vislumbre de tope, as铆 como la violencia machista, solo se muestra que ac谩 lo 煤nico empe帽ado es nuestro futuro.

Entre las propuestas que siguen este curso institucional se encuentra el nuevo proyecto de ley de interrupci贸n voluntaria del embarazo presentado por propio presidente Fern谩ndez y cuyo contenido difiere del presentado anteriormente en puntos b谩sicos de cuidados de la salud integral de las personas gestantes. Este intento del gobierno de embanderarse de una iniciativa construida a lo largo de d茅cadas de lucha y organizaci贸n desde el movimiento feminista, muestra a las claras que intenta quedarse con el 鈥渢rofeo simb贸lico鈥 de una batalla, no solo que nunca pele贸, sino que justamente no se impuls贸 desde las esferas institucionales sino de las entra帽as de la lucha del pueblo. Desde el anarquismo pol铆ticamente organizado planteamos la necesidad de seguir en las calles dando la pelea, sabemos que la 煤nica garant铆a que existe para que las personas gestantes podamos decidir sobre nuestros cuerpos es continuar luchando. 

En esta misma l铆nea, el contrapunto del 鈥淧royecto de los Mil D铆as鈥, que intenta ser de protecci贸n a las personas gestantes y las infancias ante casos de violencia familiar o sexual, tienen m谩s aroma a querer cuidar la vulnerabilidad del gobierno nacional ante las cr铆ticas del Vaticano 鈥損arte integrante del FdT- ante la presentaci贸n simultanea del proyecto del Aborto. De esta manera intentar谩, como se dice vulgarmente, 鈥渜uedar bien con Dios y con el Diablo”. Sin embargo, a pesar de mucho proyecto presentado, los casos de femicidios y violencia familiar, deserci贸n escolar y abandono infantil siguen en aumento d铆a a d铆a solo muestran el recrudecimiento del machismo que golpea sobre los sectores m谩s vulnerables: las mujeres, lesbianas, travestis, transexuales e infancias de las clases oprimidas. 

Otro ejemplo de ret贸rica distributiva, devenida en tibias acciones o parches, es el tan anunciado 鈥渋mpuesto a las grandes fortunas鈥 que decant贸 en un irrisorio aporte 煤nico a los multimillonarios, variaci贸n que fue mejor recibida por los sectores dominantes y que lejos est谩 de paliar la situaci贸n econ贸mica del sector empobrecido, ni solucionar el problema estructural que sufrimos los/as de abajo. Este aporte extraordinario a las grandes riquezas implica una miserable limosna que se le pide a unas pocas familias multimillonarias por 煤nica vez, para terminar financiando a esos mismos sectores con la venia para la explotaci贸n de hidrocarburos, el extractivismo y la megaminer铆a. La profundizaci贸n de la matriz extractivista impulsada por el kirchnerismo viene siendo una pol铆tica de Estado, mientras la organizaci贸n popular resiste contra estos emporios de la contaminaci贸n en Mendoza y en Chubut; y contra la fumigaci贸n a las escuelas rurales en Santa Fe y el uso de agrot贸xicos gracias al ministro Felipe Sol谩, que volvi贸 a reforzar est谩 postura en beneficio de Bayer (antes Monsanto).

El aumento de la inflaci贸n y la desocupaci贸n, junto al obsceno aval por parte de ciertas conducciones sindicales a la precarizaci贸n laboral, van deteriorando las condiciones materiales de vida y fragmentando a煤n m谩s el complejo entramado social, reforzando los mecanismos de un sistema de dominaci贸n que s贸lo se combatir谩 con una ruptura real que provenga de la construcci贸n y avance de un pueblo fuerte.

Este encauzamiento por v铆a institucional de las grandes luchas solo tiene como fin el garantizar la gobernabilidad para regular m谩s tranquilos el ajuste escalonado y parejo que trasciende gobiernos pero sigue la l铆nea de empobrecimiento y opresi贸n hacia los/as de abajo. Es por esto que recalcamos la necesidad de la independencia de clase en nuestras luchas, evitando cualquier seguidismo hacia sectores de la clase pol铆tica que se arroguen la representaci贸n del pueblo. La historia indica que esta salida nunca termin贸 bien, y que un proyecto emancipador jam谩s puede asentarse sobre los intereses de alg煤n/algunos sectores de la clase dominante, por m谩s carism谩tico que se presente alg煤n dirigente. En este sentido, sigue siendo imprescindible interpelar a sectores populares que aun acompa帽an al proyecto pol铆tico del Gobierno, y se帽alar que el camino a seguir debe ser en unidad de los sectores populares pero con independencia de clase y autonom铆a del pueblo por sobre todas las cosas. Lo mismo debemos seguir interpelando a otros sectores de la izquierda, que insisten en quedar entrampados en el 鈥渏uego parlamentario鈥, con presentaciones de pila de proyectos 鈥渋noportunos鈥 para un sistema democr谩tico burgu茅s.

 鈥(…) las posibilidades de construcci贸n socialista se fortifican en proporci贸n a la participaci贸n popular y se debilitan si los eventos de rebeli贸n son concebidos exclusivamente desde un punto de vista que tiende a cambios cupulares dentro de la misma estructura de dominaci贸n鈥 (鈥淟a estrategia del especifismo鈥 J.P. Mechoso)

A no equivocarse, el sistema capitalista goza de buena salud y solo se ve fortalecido ante el panorama abierto con la pandemia, que le sirve de m贸vil justificador de un ajuste planificado para estos tiempos. El modelo neoliberal penetra y avanza con el disciplinamiento y represi贸n de los sectores movilizados y el consenso con los sectores m谩s institucionalizados de discurso “ciudadano” en pos de la “gobernabilidad”, mientras profundiza planes econ贸micos de ajuste y precarizaci贸n de la calidad de los sectores populares. Pero la resistencia popular se encuentra firme sin intenciones de retroceder. 

Ante este escenario la militancia del anarquismo especifista sigue apuntando a fortalecer la acci贸n del pueblo y sus organizaciones. Hacemos un llamado a todos los/las compa帽eras y compa帽eros que, buscan combatir las opresiones estructurales del sistema, a sumarse a nuestro proyecto pol铆tico. De manera activa y constante debemos construir, aportar y precisar un pliego reivindicativo en cada sector de lucha acorde al momento, en cada sindicato, organizaci贸n barrial y estudiantil. Es preciso impulsar y profundizar el protagonismo de los/as de abajo en las luchas populares desde las calles, hacerle frente a la desmovilizaci贸n y el aislamiento, con un horizonte siempre en vistas al socialismo y la libertad.

Salud y resistencia para los tiempos que vienen!

Por la construcci贸n de Poder Popular!

隆隆Viva la Anarqu铆a!!

隆隆Arriba las y los que luchan!!

Organizaci贸n Anarquista de Tucum谩n 鈥 OAT

Organizaci贸n Anarquista de C贸rdoba 鈥 OAC 

Federaci贸n Anarquista de Rosario 鈥 FAR




Fuente: Federacionanarquistaderosario.blogspot.com