April 26, 2021
De parte de Avispa Midia
2,038 puntos de vista

La Sierra de Santa Catarina es una cadena monta帽osa ubicada al sureste de la Ciudad de M茅xico, en las alcald铆as de Tl谩huac e Iztapalapa, limitada al sur por los pueblos de San Francisco Tlaltenco y Santiago Zapotitl谩n. Fue declarada 谩rea de conservaci贸n ecol贸gica. Tiene una importancia estrat茅gica para la ciudad, pues permite la recarga de los mantos fre谩ticos de que se abastecen de agua los capitalinos.

La inmobiliaria y constructora Patlali S. A de C. V. pretende la construcci贸n de una plaza comercial de 11 215 m2 de construcci贸n en un terreno de 6 283 m2, de tres niveles sobre el nivel de la banqueta y un nivel de estacionamiento bajo el nivel de la banqueta, sobre el predio Carretera a Santa Catarina Eje 10 sur, en el pueblo originario de San Francisco Tlaltenco, en la alcald铆a Tl谩huac. Van a instalarse diferentes tiendas, como un Chedraui, restaurantes y un cine. Dicha construcci贸n quedar谩 frente a la sierra Santa Catarina.

Gitana Periferia, vecina de Zapotitl谩n y parte de la organizaci贸n de mujeres aut贸nomas feministas de Tl谩huac, en entrevista para Avispa M铆dia comenta que su familia lleg贸 en Zapotitl谩n en los a帽os ochentas. 鈥淣o hab铆a ni edificios, ni transporte p煤blico y casi ni siquiera electricidad, ni otro tipo de servicios. Vivo en medio de dos cerros que pertenecen a la sierra de Santa Catarina. Uno es el cerro rojo, 鈥榣as minas鈥 que le dicen, y el otro es el ex volc谩n Xaltepec, ambos en la actualidad est谩n siendo minados. En lo que llevo de vida ya han bajado la mitad del cerro, pr谩cticamente se ha perdido la fauna y flora. Toda la arena que sale del cerro est谩 siendo llevada para la construcci贸n del aeropuerto鈥.

La construcci贸n de la plaza comercial se da pese a que la misma Alcald铆a en su proyecto de desarrollo urbano tiene el conocimiento de los Censos Econ贸micos de 1994, donde en ese entonces la Delegaci贸n Tl谩huac ten铆a al comercio como la actividad que ocupaba m谩s poblaci贸n, contaba con 3,750 establecimientos (2.23% del Distrito Federal), y ocupaba a 7,729 personas (1.36% del Distrito Federal). Destaca el subsector de 鈥榤inoristas鈥 con el 94% de los establecimientos y el 80% del personal ocupado, lo que denota que el comercio al interior de la delegaci贸n es principalmente a peque帽a escala.

En entrevista para Avispa Midia Cat, de la organizaci贸n Calpulli aut贸noma de Tl谩huac en defensa de la madre tierra y de mujeres aut贸nomas feministas de Tl谩huac se帽ala: 鈥淒enunciamos este proyecto llamado paseo Tl谩huac, porque atenta y pone en riesgo toda el 谩rea de reserva ecol贸gica de la sierra de Santa Catarina. En la actualidad existe este reconocimiento a nivel legal, a nivel oficial y es una injusticia que quieran construir una mega plaza comercial en una zona que se debe preservar por su importancia ecol贸gica, por los ecosistemas milenarios que encierra la sierra de Santa Catarina y, en concreto, el lado de Tlaltenco鈥.

鈥淟a llegada 12 del metro pudo bien facilitar el acceso de muchas otras personas que salen de las periferias de este lado a la zona oriente sur para el centro u otros lados, pero al mismo tiempo implic贸 la entrada de megaproyectos para estas zonas. Estos hechos se han detonado justo durante la pandemia cuando la gente ha estado encerrada cuando no ha podido estar viendo lo que est谩n haciendo empresas y monopolios pol铆ticos鈥,  apunta Periferia.

Impactos

Del 30 de julio al 15 de agosto, se realiz贸 una consulta vecinal en l铆nea, por parte de la empresa Inmobiliaria y constructora Patlali. Las personas encuestadas mostraron su preocupaci贸n por los impactos negativos reconocidos en su portal. Entre ellos, est谩 el riesgo de mayor desabasto de agua y reducci贸n de asistencia a mercados locales y tiendas familiares, as铆 como delincuencia organizada por la construcci贸n de muros ciegos del proyecto que pueden generar espacios oscuros en zonas colindantes del proyecto.

鈥淪e supone que en los escritos oficiales enuncian que ayudar谩 o beneficiar谩 a la comunidad de Tlaltenco y Tl谩huac, sin embargo como residentes de Tl谩huac, pues nos damos cuenta que simplemente vienen a expropiar nuestro territorio. Nosotros nos estamos organizando s铆, sobre todo en la defensa del territorio, pero al mismo tiempo en la defensa de las identidades culturales que aqu铆 se denotan. Por otra parte en la preservaci贸n de la vida en todas sus manifestaciones no solo estamos hablando de el cuidado del medio ambiente sino tambi茅n de nuestros cuerpos鈥, sostiene Periferia.

Un centro comercial va a detonar m谩s veh铆culos, tr谩fico, humos, desechos, basura de la propia empresa. 鈥淨ui茅n sabe a d贸nde la van a ir dejar. El agua se est谩 tomando de los pozos que existen en Tl谩huac, mientras que a todas las colonias pueblos y barrios originarios se les est谩 manteniendo con pipas desde el a帽o pasado en plena pandemia. Al mismo tiempo va a aumentar la precarizaci贸n laboral sobre todo en una cuesti贸n de g茅nero. Las mujeres en esta zona vivimos en una precariedad, la pobreza tiene rostro femenino y una plaza no viene a implementar trabajos para la comunidad鈥, dice Periferia.

鈥淪abemos que ni siquiera va a trabajar en esa plaza gente de aqu铆, van a contratar a otras personas de otros lugares y la gente de aqu铆 se va a quedar sin trabajo, o los trabajos que pueden acceder son trabajos precarizados, explotadores, con jornadas largas, con sueldos miserables y que solo van a engordar el bolsillo de los due帽os de ese tipo de empresas que quieren entrar a este pueblo鈥, comenta Periferia.

Autonom铆a

鈥淎 la gente de Tlaltenco no nos van a enga帽ar鈥, revira Cat, 鈥渃onocemos nuestra historia, sabemos que el cerro esta para sembrar, para obtener alimentos, para esparcirse sanamente, para nuestras familias y la comunidad en general. Nuestro pueblo tiene un origen milenario, incluso se funda antes de lo que es la cabecera de San Pedro Tl谩huac. Hay vestigios en la parte de la ci茅nega que corresponden a los antecedentes de la chinampa, se conoce como terremote tlaltenco, es una historia rica la de nuestro pueblo que los mega proyectos buscan desaparecer aprovech谩ndose de la desinformaci贸n que hay sobre nuestras culturas de la cuenca del Valle de M茅xico, en concreto en los pueblos de Tl谩huac.鈥

鈥淓l gobierno que est谩 en la alcald铆a no quiere reconocer nuestra autonom铆a alimentaria, al contrario quiere terminar con esa poca autonom铆a que a煤n queda en nuestro pueblo de Tlaltenco. Todav铆a se siembra ma铆z en el cerro, se siembra calabaza, se siembra haba, se siembra frijol de varios tipos, se siembra semilla originaria que tambi茅n est谩 en riesgo de desaparecer con ese tipo de urbanizaci贸n depredadora, as铆 que pues una y otra cosa est谩n ligadas, nuestra historia, nuestra memoria nuestra identidad, con la cuestion ecologica鈥, expresa Cat.

Mujeres en defensa de la vida

De acuerdo con Cat,  鈥渃omo mujeres nos estamos organizando, porque ya estamos cansadas de la violencia, todo este desprecio a la cocina ind铆gena, a los saberes medicinales de las  mujeres originarias de Tlaltenco y de otros pueblos de Tl谩huac, entonces tambi茅n hemos emprendido una lucha por hacer valer nuestra voz y nuestros derechos culturales y humanos como mujeres鈥.

De manera que, 鈥渄enunciamos estos megaproyectos por que atentan directamente contra la seguridad de las mujeres, la urbanizaci贸n depredadora genera m谩s feminicidio, esto est谩 comprobado, los megaproyectos acarrean el aumento de los feminicidios en las comunidades ind铆genas, sobre todo nos despojan de nuestra autonom铆a, a nosotras, al ya no contar con espacios para sembrar, espacios para recrearnos, espacios para aprender los saberes que nos generan la vida, nos van despojando de cultura鈥, se帽ala Cat.

Periferia sostiene que, 鈥渟i entra ese centro comercial en este pueblo, permitir谩 entonces que en todos los otros pueblos de la alcald铆a pues empiecen tambi茅n a detonarse otros monopolios econ贸micos y otros centros comerciales. Tambi茅n por eso nos ha parecido pertinente fortalecer las redes de solidaridad y apoyo mutuo con estas otras alcald铆as que tambi茅n est谩n en la defensa del territorio鈥.

Para ella expresar su desacuerdo con la devastaci贸n de los ecosistemas de Tl谩huac y, en particular de Tlaltenco, deviene de un proceso personal. 鈥淰ivo aqu铆 en la alcald铆a de Tl谩huac, en una colonia que pertenece al pueblo originario de zapotitl谩n, mi familia es migrante, es originaria de la sierra norte de Puebla, por ello tambi茅n ubico que en Tl谩huac y en las zonas perif茅ricas al margen de la centralidad de la ciudad, viven muchos migrantes que son originarios pero no de este territorio鈥, sostiene Periferia.

Tl谩huac y San Francisco Tlaltenco, una historia de resistencia

Tlaltenco ha sido escenario de sucesos hist贸ricos que con el tiempo son poco recordados. Por ejemplo el Bar贸n de Humboldt en sus ensayos describi贸, a principios del siglo XIX,  algunos aspectos del sistema de navegaci贸n y comunicaci贸n que la ciudad ten铆a con los lagos cercanos, se帽alando la poca profundidad del lago de Texcoco que evitaba, en los meses secos de enero y febrero, el tr谩nsito de canoas a la capital.

鈥淣o hay este inconveniente en el lago de Xochimilco; porque desde Chalco, Mixquic y Tl谩huac no se interrumpe nunca la navegaci贸n, y van diariamente a M茅xico sus legumbres, frutas y flores por el canal de Iztapalapa. Cerca de Tl谩huac, en Tlaltenco, hubo una compuerta y otra a la entrada de Tulyehualco. En el lugar de aquella hay todav铆a un arco de piedra que durante la 茅poca colonial sirvi贸 de aduana para controlar el tr谩nsito de mercanc铆as鈥, escribe Humboldt.

En las calles de Tlaltenco a煤n se siente el sentimiento de rebeld铆a, de resistencia. Muchas de las casas fueron construidas durante y despu茅s de la revoluci贸n. Marca de eso son las placas rotuladas, algunas de piedra, que se帽alan a las familias que ah铆 viven, as铆 como su profesi贸n u oficio, de acuerdo a Baruc Martinez D铆as en su investigaci贸n nombrada 鈥Chinampas y libertad: aspectos del zapatismo en la regi贸n de Tl谩huac.鈥

鈥淒e acuerdo con las propias concepciones hist贸ricas de los habitantes de la regi贸n de Tl谩huac, la revoluci贸n fue anunciada por un presagio, o tetzahuitl en lengua n谩huatl. Matiana Flores Mart铆nez, originaria de Zapotitl谩n y quien naci贸 hacia 1905, aseguraba: 鈥淸鈥 huan utiquihtahqueh ce hueye tlecuhuatl, ihquion utechtetzahuililuc ye huitz hueye guerra, mayaneliztle, miquiztle [鈥 y vimos una gran culebra de fuego [el cometa Halley], as铆 se nos anunci贸 que vendr铆a la gran guerra, el hambre, la muerte鈥, rescata Martinez en su texto.

De acuerdo a Martines en la zona de Tl谩huac se desarrollaron 73 combates entre los a帽os 1911 a 1918, siendo el pueblo de Tl谩huac crucial para las victorias del ej茅rcito del sur, muchos de ellos incorpor谩ndose a las filas del zapatismo. 鈥淪u adhesi贸n a la causa insurgente se manifest贸 de m煤ltiples formas: con combatientes, con informaci贸n, con arrieros-esp铆as, con parque, con vestimenta, con comida, etc茅tera.鈥

鈥淓l 21 de julio de 1914, por ejemplo, la participaci贸n de la gente de Ixtayopan hizo posible la victoria de los campesinos insurrectos en contra del ej茅rcito federal. No s贸lo los de Ixtayopan apoyaron a las fuerzas rebeldes, tambi茅n existe constancia de la ayuda que brindaron al Ej茅rcito Libertador los de Zapotitl谩n, Tlaltenco, Yecahuitzotl, Tl谩huac, Tulyehualco, Xico, Tetelco y Mixquic,鈥 contin煤a Baruc.

En 1915 despu茅s de la toma de la Ciudad de M茅xico por los ej茅rcitos revolucionarios fue inevitable el avance del carrancismo. Por su relaci贸n con los Estados Unidos tuvo acceso a una gran cantidad de armas y a la inyecci贸n de capital. Esto origin贸 un repliegue considerable de las fuerzas rebeldes. 鈥淟os pueblos fueron reprimidos con severidad, algunos de ellos como Tl谩huac y Xico,inclusive, fueron quemados por el ej茅rcito que comandaba Pablo Gonz谩lez鈥, se帽ala Barut.

En cuanto a los recuerdos de la Revoluci贸n, don Juan Reyes habitante longevo y reconocido en Tlatenco rememora en la pl谩tica el d铆a en que los carrancistas quemaron buena parte de la poblaci贸n. 鈥淓ntonces muchos eran zapatistas, muchos carrancistas. Fue un carrancista el que dijo: 鈥樎緾贸mo es posible que no puedan sacar de ah铆 a los zapatistas?鈥 隆Pues qui茅n sabe d贸nde est谩n!, dijo otro. 驴Qu茅 propone usted para sacarlos del pueblo?, le preguntaron. 鈥樎uemarlo!鈥, respondi贸 aquel. 驴Y qu茅 ganamos con quemarlo? 鈥楺ue una vez quemado todos se van a ir, qui茅n va a querer vivir aqu铆鈥. Y as铆 lo hicieron. Los carrancistas quedaron de acuerdo y nos platican los que vieron eso porque ya estaba yo chicampeano, ten铆a diecisiete a帽os, cuando 铆bamos camino de Iztapalapa, porque all谩 nos fuimos a refugiar鈥, se帽ala Sergio Rojas en la Revista Nosotros N煤m. 33, noviembre de 2000.

Los vestigios del esp铆ritu de la revoluci贸n logran percibirse cuando Cat y Periferia nos cuentan con indignaci贸n la imposici贸n de una mega plaza comercial, el amor a la sierra y a su rica historia, pero sobre todo al amor y respeto a la vida. Al momento la empresa espera los resultados de los estudios de impacto ambiental, para empezar las obras, que tardar谩n unos meses m谩s por el tema de la pandemia. Sin embargo las y los pobladores de Tlaltenco mantienen las actividades y resisten ante la imposici贸n de un proyecto que consideran de muerte.

鈥淣o es poco lo que estamos defendiendo estamos proponiendo que se siga preservando la agricultura de nuestros pueblos y que los gobiernos respeten nuestra cultura, nuestra identidad, no que vengan a imponer proyectos que nadie les est谩 pidiendo. Lo que estamos pidiendo en lugar que pongan ese proyecto, es que tengamos agua diario porque es nuestro derecho humano, no es un regalo, ni una d谩diva del gobierno que podamos acceder al agua diariamente鈥, sostiene Cat.

*Por seguridad los nombres de las entrevistadas fueron cambiados.




Fuente: Avispa.org