November 15, 2020
De parte de AntiCapitalistas
221 puntos de vista

Comunicado de Anticapitalistas

El rey em茅rito Juan Carlos I ha huido como otros Borbones hicieron antes. Cada vez hay menos dudas sobre su responsabilidad en una trama corrupta en la que el monarca aprovech贸 su posici贸n de poder, otorgada por una instituci贸n ileg铆tima y heredera del franquismo, para enriquecerse personalmente.

En primer lugar, cualquier Estado de derecho que contara con una justicia m铆nimamente independiente proceder铆a inmediatamente a la retirada del pasaporte de Juan Carlos I. Huye en medio de un proceso judicial abierto tras hacerse p煤blico a帽os y a帽os de encuentros con empresarios, monarcas y dictadores que le han permitido al Borb贸n amasar una suculenta riqueza. Por si fuese poco, todav铆a hay gente criminalizada y perseguida por decir que el 鈥淏orb贸n es un ladr贸n鈥. Un cap铆tulo m谩s que demuestra el papel de un sistema judicial benevolente con los de arriba y sumamente agresivo con los de abajo. Esc谩ndalos que desde hace tiempo reflejan la raz贸n de ser de una instituci贸n al servicio de los intereses de unos pocos que desde hace siglos parasitan el esfuerzo de quienes d铆a a d铆a generan la riqueza en la sociedad. No se trata, por tanto, de juzgar tan solo a una persona: se trata de juzgar a toda una instituci贸n que es la que ha posibilitado, con su naturaleza desigual y privilegiada, esta corrupci贸n insultante.

En segundo lugar, la huida del rey Juan Carlos I forma parte de una operaci贸n pol铆tica orquestada por el PSOE para regenerar la imagen de la Monarqu铆a desvinculando al actual rey Felipe de los desmanes de su padre. No nos sorprende que el actual monarca se aferre al cargo e intente salvar sus privilegios. No nos sorprende la defensa que hace la derecha de la monarqu铆a. Tampoco la sumisi贸n del PSOE ante ella. A estas alturas, tampoco deber铆a sorprendernos que en el Estado espa帽ol no existan 鈥渕on谩rquicos鈥 cr铆ticos con el vergonzoso comportamiento del rey. Al fin y al cabo, la monarqu铆a solo fue un instrumento m谩s de las 茅lites para su operaci贸n transformista en el 78: se trataba de implantar una democracia limitada en el Estado espa帽ol, en donde el poder econ贸mico y las estructuras del Estado quedasen intactas tras el franquismo.

Lo que nos parece intolerable a estas alturas es que ni tras un esc谩ndalo de esta magnitud, los poderes pol铆ticos se planteen siquiera un refer茅ndum en donde la ciudadan铆a pueda decidir. D茅cadas de propaganda no pueden ocultar la cuesti贸n: nadie ha votado esta instituci贸n. Cada vez menos gente la considera 煤til. Nadie cree ya que se pueda desvincular a la persona de la instituci贸n. Hay un clamor, sordo, pero cada vez m谩s dif铆cil de ocultar: la gente quiere decidir sobre la monarqu铆a.

La primera responsabilidad la tiene el gobierno. Existe una mayor铆a parlamentaria que se declara formalmente republicana. Existe la posibilidad desde el gobierno de abrir un debate p煤blico que culmine en una votaci贸n que d茅 la palabra a los pueblos del Estado espa帽ol. Si no se hace, es por falta de voluntad pol铆tica. A estas alturas ya hemos comprobado que al gobierno le sobra ret贸rica 鈥減rogresista鈥 pero carece de voluntad. En ese sentido, hacemos un llamamiento a todas las fuerzas pol铆ticas y sociales republicanas para activar mecanismos democr谩ticos que permitan a la ciudadan铆a conocer el alcance de los desmanes mon谩rquicos y facilitar que la gente exprese su opini贸n sobre esta instituci贸n. Si el parlamento sigue negando una comisi贸n para investigar al rey, proponemos que se constituya una comisi贸n independiente formada por gente destacada de la sociedad civil para recopilar informaci贸n sobre los negocios corruptos de la monarqu铆a. Si el poder pol铆tico sigue negando la posibilidad de que la gente exprese su opini贸n, creemos necesario que, siguiendo la senda marcada por los refer茅ndums populares sobre la monarqu铆a, que las fuerzas pol铆ticas y sociales republicanas tomen la iniciativa y organicen un gran refer茅ndum en el que la gente pueda expresar su opini贸n. No podemos afrontar la crisis que viene resignadxs y permitiendo que los de siempre se salgan con la suya. Esta vez tiene que ser distinto. Desde Anticapitalistas trabajaremos con todo el mundo dispuesto a ello en esa direcci贸n.





Fuente: Anticapitalistas.org