May 9, 2022
De parte de Briega
144 puntos de vista

El pasado domingo 8 de mayo Ayuntamiento de Santander y Ej茅rcito organizaron una jura de bandera. Es decir, civiles y militares en fila, todos sumisos ante ese trapo que tantas vidas se ha llevado por delante.

Dos personas manifestaron all铆 su inconformidad con que se produjera ese acto, en Santander y en cualquier lugar. De forma silenciosa desplegaron una pancarta en la que pod铆a leerse 鈥淐ontra el militarismo y su nacionalismo, solidaridad entre los pueblos鈥. Los manifestantes mantuvieron la pancarta alzada durante unos dos minutos. En ese tiempo, algunos curiosos sacaron fotograf铆as, algunos asistentes al acto gritaron contra el contenido de la pancarta (鈥溌Son los que os defienden! 隆Fuera de aqu铆! 隆A Mosc煤!鈥). Pasado ese tiempo se presentaron dos polic铆as nacionales, justo en el mismo momento que un exaltado tiraba la pancarta al suelo, seguramente crey茅ndose protegidos por la misma masa que aullaba a la bandera.

Los polic铆as preguntaron a los manifestantes si ten铆an alg煤n tipo de autorizaci贸n de Delegaci贸n del Gobierno de estar all铆. Contestaron que ni ten铆an autorizaci贸n ni hab铆an comunicado a Delegaci贸n, al no tener obligaci贸n alguna por ser menos de veinte personas. A continuaci贸n, los polic铆as procedieron a identificar a los dos manifestantes. Uno de los polic铆as pregunt贸 cu谩l era el motivo de que all铆 se estuvieran manifestando. Los manifestantes se remitieron a la pancarta pero, ante su insistencia, le explicaron algo parecido a lo que sigue en estas l铆neas.

Le explicaron que, ante la situaci贸n dram谩tica que se estaba viviendo en Ucrania, instituciones y grupos de poder estaban aprovechando para hacer una exaltaci贸n del nacionalismo y del militarismo. Le explicaron que la autocracia de Putin no justifica armar al Estado de Ucrania, grave infractor de los Derechos Humanos, y que lejos de acabar con la matanza lo m谩s probable es que la alargue en el tiempo. Le explicaron tambi茅n que a menudo se utiliza esa bandera tan grande para tapar sus propios cr铆menes; le recordaron, en fin, que la industrias armament铆stica hace de la guerra un negocio mientras otros pagan con su sangre.

Quienes hoy se manifiestan contra las guerras est谩n muy lejos de ser insensibles al dolor de un pueblo atacado. Es m谩s, con frecuencia son los mismos que prestan ayuda humanitaria y apoyo a las personas refugiadas (independientemente del Estado del que huyan o del color de su piel). Pero observan con prudencia la historia, dejan las emociones a un lado, y comprenden que la guerra no se soluciona con m谩s guerra. Comprenden que armar a un Gobierno que no ha tenido problema alguno en ilegalizar la oposici贸n o en perseguir a los desertores no garantiza la paz. Comprenden que la paz se ha de conseguir con distensi贸n entre los bloques (los pasados o los presentes), que deben imaginarse soluciones para la Paz para poder plantearla realmente.

Comprende, en definitiva, que el foco medi谩tico no debe estar en tal o cual l铆der autocr谩tico que se cambia como cromos, sino en una industria armament铆stica perenne que se enriquezca con la guerra de Ucrania, pero tambi茅n con Yemen, Palestina, S谩hara Occidental, Etiop铆a o Colombia.

Ayer domingo 8 de mayo aparecieron dos manifestantes. Del 7 al 10 de junio, se celebrar谩n otras jornadas militares por toda Cantabria bajo el patrocinio de la industria militar.

Mientras tanto, otras manifestantes realizan su actividad cada viernes a las 19h en la plaza del Ayuntamiento de Santander. Desde all铆 llaman para el fin de las guerras y reflexionan sobre ello. Cada vez son m谩s, pero a煤n no son suficientes.

 




Fuente: Briega.org