February 1, 2021
De parte de Portal Libertario OACA
1,686 puntos de vista

La famosa cita de S贸crates, una vida sin examen no merece ser vivida, nos sirve de punto de partida para preguntarnos, 驴por qu茅 en una sociedad cada vez m谩s ajena al credo cat贸lico y a su liturgia (nada m谩s hay que escuchar las lamentaciones de p谩rrocos que leen sus pasajes ante fr铆os e indiferentes bancos de madera), la apostas铆a no es un hecho mucho m谩s palpable?

La respuesta seguramente no sea solo una, y los motivos pueden ser de diferente 铆ndole.

Primero; la condici贸n de cat贸licos nos viene dada de nacimiento; incluso antes de ser bautizados nos vamos a encontrar una sociedad vertebrada en torno al credo cat贸lico: pr谩cticas, costumbres y un orden estatal que reniega de su constituci贸n (y su definici贸n de estado aconfesional) y que abraza dicho credo.

Segundo; como producto del punto anterior, el acondicionamiento al que somos sometidos es tal que no deja margen a verdaderamente examinar, y aqu铆 entra la reflexi贸n del fil贸sofo griego, nuestras decisiones y planteamientos vitales. Pr谩cticamente, nuestra condici贸n de ciudadanos de este pa铆s nos trae impuesta la de cat贸licos, sin que medie ni el m谩s m铆nimo proceso intelectual en tal condici贸n. Uno nace cat贸lico por la gracia de dios (o eso dicen), vive cat贸lico (otra cuesti贸n es si se comporta como tal) y fallece cat贸lico. Algo tan aleatorio como es el nacer en un punto del globo, o a miles y miles de kil贸metros, va a determinar que nazcas (esto es, te impongan) hinduista, taoista, jud铆o o cualesquiera de las m谩s de 4.000 religiones del planeta.

Tercero; aunque la apostas铆a es un derecho, la invisibilizaci贸n, estigmatizaci贸n y las trabas para ejercerla como seres libres, que en teor铆a somos, son un hecho m谩s que constatado. El individuo debe, en conciencia, cuestionarse su condici贸n impuesta, tema de suma relevancia. Los obst谩culos no son pocos. Muchos ya mencionados anteriormente. Sin embargo, el proceso 铆ntimo e individual de encarar todo aquello que nos han dicho que somos y, llegado el caso, posterior reevaluaci贸n y afirmaci贸n de nuestra identidad, es inmensamente gratificante y liberador.

La vida, la nuestra propia, es merecedora de ser vivida como seres libres de toda imposici贸n externa. La realidad, sin embargo, es otra. El estado y sus agentes nos enjaulan con barrotes en forma de normas, convenciones y leyes. El esfuerzo por romperlos es honorable. La lucha por que no enjaulen nuestra conciencia es de vida o muerte.

Tigre Libertario

https://tigrelibertario.home.blog/




Fuente: Portaloaca.com