October 14, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
352 puntos de vista


Los co-presidentes de la Unión de Comunidades de Kurdistán (KCK), Besê Hozat y Cemil Bayik, hablaron sobre la importancia de la liberación de la mujer, en esta cuarta parte de una extensa entrevista brindada al portal online Libyajamahiriya.

La primera parte de la entrevista trató sobre el concepto de independencia en la modernidad capitalista y el entendimiento de la autonomía democrática en un sistema confederal, que fue configurado por Abdullah Öcalan. En la segunda parte, los co-presidentes de la KCK respondieron a preguntas sobre el modelo económico y la evolución socioeconómica en Rojava. La tercera parte de la conversación versó sobre los éxitos del PKK en el Kurdistán. En la cuarta parte se refieren a la lucha las mujeres kurdas en el marco del Movimiento de Liberación de Kurdistán.

-En Kurdistán viven numerosas minorías étnicas, como los asirios. ¿Qué relación tiene el Movimiento por la Liberación del Kurdistán con estas minorías? ¿Y cómo trabaja con ellas?

-El PKK tiene una amplia experiencia sobre las consecuencias negativas del nacionalismo y la hostilidad hacia las diferentes comunidades étnicas y religiosas. Por ello, tanto por sus convicciones socialistas como por su empatía hacia todos los pueblos diferentes, siempre ha adoptado una actitud basada en la simpatía, la amistad y la hermandad hacia estos pueblos y grupos religiosos. El PKK es el primer movimiento de Kurdistán que ha logrado unir a los kurdos suníes, alevíes y yezidíes bajo un mismo techo. Incluso durante la fase inicial, cuando se formó el primer grupo del PKK, cuatro de los seis miembros del grupo eran kurdos alevíes. Entre los primeros cuadros dirigentes del PKK se encontraban Haki Karer y Kemal Pir, dos importantes figuras dirigentes de origen turco. Muchos compañeros turcos han caído como Şehids en las filas del PKK.

También nos hemos acercado siempre a los asirios y armenios sobre la base de la simpatía, la amistad y la hermandad. Nunca ha habido lugar para el nacionalismo en el PKK. Un buen número de siriacos sigue viviendo en Kurdistán. El PKK siempre les ha apoyado para que se organicen y vivan libremente su fe y establezcan su propia autogestión allí donde residan. También ha apoyado, de muchas maneras, la creación de sus propias organizaciones y partidos. El único objetivo de este apoyo ha sido preservar la existencia de estas comunidades como parte de la diversidad de Kurdistán. Nuestro movimiento considera que Kurdistán es la patria común de asirios y armenios. Respeta la forma en que estas comunidades nombran o definen los lugares donde viven, y aprecia que consideren Kurdistán como su patria y vivan en ella. El PKK siempre ha adoptado una actitud acorde con esto. Hoy, con la idea de la Nación Democrática desarrollada por Rêber Apo (Abdullah Öcalan), esta actitud se basa en un fundamento histórico, social, ideológico y teórico aún más sólido. Esta actitud implica, en consecuencia, que los asirios y los armenios son partes iguales y nativas de Kurdistán. Tienen todo el derecho a vivir de forma libre y autónoma. Con la esperanza de que utilicemos el término correcto para esto y que no se malinterprete, podemos incluso decir que consideramos necesaria la “discriminación positiva” hacia ellos. Porque también ellos han sufrido una gran injusticia en Kurdistán. Aunque no sea por su propia voluntad política, algunos kurdos, bajo los auspicios de las clases dirigentes, participaron en cierta medida en la injusticia perpetrada contra los asirios y los armenios. Hoy, sin dejarnos atrapar por esos complejos del pasado y sin tener la menor duda, podemos superar en gran medida esta injusticia histórica, viviendo juntos una vida libre e igualitaria en nuestra patria común.

No albergamos ninguna actitud negativa hacia los asirios. Poseen todos sus derechos en Kurdistán, sin excepción. Está totalmente descartado que podamos tener una actitud negativa hacia ellos. Sin embargo, de vez en cuando pueden tener una actitud negativa hacia nosotros debido a sus relaciones con determinados estados. Sin embargo, no rechazamos, sino que comprendemos esta actitud. Pase lo que pase, nunca cambiaremos nuestra actitud hacia ellos. Porque esta actitud es la que conforma nuestra identidad y nuestro carácter. Si nos enteramos de que hay errores ocasionales en Rojava en este contexto, utilizamos nuestra influencia y tratamos de apoyar la corrección de estos errores. Esta cuestión es más sensible e importante para nosotros que cualquier otra. No podemos tolerar la injusticia hacia otros pueblos y grupos religiosos. Si no mostramos esta sensibilidad, perderemos nuestra propia identidad y carácter. Al mismo tiempo, esto significaría que seríamos muy irrespetuosos con Rêber Apo. Él no tolera la injusticia hacia otros pueblos, grupos religiosos y mujeres. Tampoco perdona a los responsables de estas injusticias.

Mantenemos regularmente intercambios directos con los partidos y amigos asirios. Atendemos sus demandas y propuestas en la medida en que nuestros recursos actuales nos lo permiten. También consideramos nuestras comodidades y recursos como los suyos propios. No hacemos ninguna diferencia en este sentido. Nuestras relaciones con ellos se desarrollan en el marco de la igualdad y la justicia. Continuamos así las relaciones establecidas hace décadas por Rêber Apo, basadas en el respeto mutuo, y la forma de trabajar que lo acompaña. También estamos siempre abiertos a cualquier forma de crítica por su parte.

-¿Cuál es la actitud del Movimiento por la Liberación del pueblo kurdo hacia las luchas de liberación como la de los palestinos o la de los pueblos indígenas y negros en Estados Unidos?

-Como movimiento de liberación nacional, siempre hemos sentido simpatía e interés por las luchas de liberación nacional en otras partes del mundo. También nos influyó mucho leer los libros de otros movimientos de liberación nacional y seguir de cerca sus luchas. En particular, a principios de la década de 1970, la lucha de liberación nacional en Vietnam tuvo una enorme influencia en nosotros. Considerábamos a Ho Chi Minh y a Giap como verdaderos líderes de la liberación nacional. Las palabras de Ho Chi Minh “nada es más valioso que la independencia y la libertad”, se convirtieron en nuestro lema básico. Todos nuestros cuadros y simpatizantes leían entonces el libro sobre la historia del Partido de los Trabajadores de Vietnam.

La lucha palestina también tuvo una influencia directa en nosotros. Rêber Apo y nuestro movimiento fueron a Palestina, incluso antes del golpe militar (en Turquía) del 12 de septiembre de 1980. Allí recibieron apoyo y experimentaron la solidaridad de los palestinos. Nuestros primeros guerrilleros fueron entrenados en los campos palestinos. Cuando nuestro partido se retiró a Oriente Medio después del golpe militar fascista del 12 de septiembre de 1980, también recibió mucho apoyo de los palestinos. Es innegable que el pueblo palestino y sus fuerzas políticas apoyaron a nuestro movimiento para reagruparse después del golpe militar, y al mismo tiempo para preparar la lucha guerrillera. Siempre serán amigos de nuestra lucha. Apoyamos su lucha por la libertad.

Hasta 1982, cuando Israel ocupó el Líbano, convivimos en campamentos comunes. En la guerra contra Israel de aquella época, los miembros del PKK lucharon en el frente, hombro con hombro con sus hermanas y hermanos palestinos. En la guerra contra Israel, once valiosos compañeros nuestros cayeron como Şehids y casi otros 20 resultaron heridos. Estos caídos representan un puente indestructible entre nosotros y la lucha del pueblo palestino. Creemos firmemente que los palestinos lograrán la libertad, la democracia y el autogobierno en su patria. Se han ganado este derecho gracias a su tremenda lucha. Rêber Apo siempre ha considerado el PKK no sólo como una lucha por la libertad de los kurdos, sino de todos los pueblos oprimidos. En consecuencia, ha orientado fundamentalmente toda la práctica del PKK hacia la liberación de todos los grupos oprimidos y las comunidades religiosas de Kurdistán y de Oriente Medio. Porque esta necesidad surge de nuestra ideología. En el contexto de dicha ideología, varios pueblos se han unido al PKK. Al fin y al cabo, la idea de la Nación Democrática desarrollada por Rêber Apo no se basa en un solo grupo étnico, sino que incluye a las más diversas comunidades étnicas y religiosas. Sobre esta base, apoyamos la lucha por la libertad y la democracia de todos los pueblos oprimidos de este mundo.

Consideramos que es el deber de todos los movimientos y personas socialistas y democráticas apoyar las luchas de los indígenas y de los negros en Estados Unidos. Es muy importante que se defiendan y restablezcan los derechos de los indígenas en todos los lugares de Estados Unidos. Como verdaderos propietarios de la tierra, deben poder vivir una vida libre y democrática en esta. Para ello, es importante que dispongan de todos los recursos necesarios para este tipo de vida. Por lo tanto, los indígenas de Estados Unidos deben tener suficiente tierra para vivir una vida libre y democrática. Es igualmente importante que desarrollen una vida libre y autónoma allí donde tengan una fuerte presencia como comunidad.

No cabe duda de que es muy importante que la población negra de Estados Unidos goce de los mismos derechos que todos los demás, como ciudadanos del país. En todos los ámbitos de la vida social, cultural y política, toda forma de discriminación y exclusión deben terminar. No debe haber desigualdad en ningún ámbito de la vida. La humanidad en su conjunto -especialmente Estados Unidos- tiene una deuda con el pueblo negro. Esta deuda debe pagarse reconociendo los derechos más básicos del pueblo negro, garantizando al mismo tiempo que pueda vivir una vida plenamente igualitaria y libre. Si no lo hacen, ni Estados Unidos ni el resto de la humanidad podrán afirmar que valoran verdaderamente la igualdad, la moralidad, la justicia, la equidad, la libertad y la democracia.

FUENTE: Libyajamahiriya / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org