December 1, 2021
De parte de Nodo50
344 puntos de vista


Una manifestante en defensa de la sanidad pública. FERNANDO SÁNCHEZ

En pleno repunte de contagios. En mitad de lo que presumiblemente es una nueva ola de la pandemia de la COVID-19. En una de las peores semanas de los últimos meses. Este es el contexto en el que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso (PP) ha anunciado el despido de 7.500 trabajadores y trabajadoras de la sanidad, a quienes no se les va a renovar el contrato.

Son los conocidos como ‘contratos COVID‘, personas que han sido empleadas para hacer frente a la pandemia y que ahora vuelven al desempleo. El 31 de diciembre de 2021 será su último día en los hospitales y centros de salud de la Comunidad de Madrid tras casi dos años en primera línea de la lucha contra el virus.

El Sindicato de Enfermería en Madrid (SATSE) considera una “grave irresponsabilidad” que la Consejería de Sanidad haya decidido no renovar al 65% de los y las enfermeras con este tipo de contratos. Insiste en que “no sobra nadie” y advierte de que el Servicio Madrileño de Salud tiene «un déficit crónico de plantillas«, especialmente en ámbitos como el de la Enfermería y la Fisioterapia.

Este problema estructural de trabajadores y trabajadoras de la salud –denuncian desde el SATSE– no es una situación nueva, sino algo que se lleva arrastrando durante años y que se consiguió paliar de manera parcial a partir de marzo del año pasado, con los refuerzos a través de este tipo de contratos: Â«Esos que ahora el Gobierno regional pretende eliminar sin ofrecer una alternativa viable, sin aumentar las plantillas estructurales y sin dar una respuesta a las necesidades sanitarias de los madrileños», se quejan desde el sindicato.

Javier Padilla, médico de familia y diputado de Más Madrid en la Asamblea regional, explica que, cuando comenzaron los contratos COVID, a muchos sanitarios que llevaban años encadenando contratos eventuales se les pasó a esta modalidad: «Por eso, el argumento de la Consejería de Sanidad de que no podemos tener la misma plantilla ahora que cuando estábamos en el peor momento de la pandemia es falso, porque dentro de esos contratos COVID hay gente que estaba desde antes y a la que ahora quieren despedir«, denuncia.

Señala Padilla que, además, «el sistema tiene ahora incluso más carencias que antes del inicio de la pandemia«. A principios de noviembre, la región superó por primera vez el medio millón de pacientes en lista de espera para el médico especialista. Para el diputado, la propuesta de prorrogar estos contratos entre 1 y 3 meses más, como se propone desde la consejería, tampoco es una solución «porque sigue siendo insuficiente» y porque, al final, «se les acabará dando la patada».

El Movimiento Asambleario de Trabajadores-as de Sanidad (MATS) ha convocado una concentración el jueves 2 de diciembre ante unos despidos que consideran que «van a desangrar la sanidad». En la Puerta Principal del Hospital Ramón y Cajal darán comienzo a las 11.45h Los Juegos de la Renovación, un acto para evitar el fin de estos contratos que reivindica «un mejor sistema de salud para usuarios y trabajadores». Además, durante estos días están colgando numerosos vídeos en redes sociales en apoyo al personal sanitario que va a ser despedido.




Fuente: Lamarea.com