December 19, 2020
De parte de La Haine
315 puntos de vista


El buque Bahri Abha ha atracado este martes en Sagunto tras incluir a este puerto en su hoja de ruta a última hora. Según datos de la Unión Europea, España se ubicó en 2019 entre los tres países con mayor número de licencias de exportación de material militar a ese régimen. Francia y el Reino Unido encabezan ese listado de negocios millonarios.

El Bahri Abha vuelve a atravesar aguas españolas. Este barco saudí, uno de los integrantes de la flota de la naviera pública de ese país que se dedica al transporte de armamento, ha atracado a primera hora de este martes en el puerto de Sagunto. Se trata del séptimo buque de esas características que pisa un puerto español en 2020, lo que supone un incremento respecto a 2019, cuando se registraron cuatro visitas de este tipo.

“Opacidad y sorpresa final”. Así resumía Luis Arbide, integrante de la plataforma La Guerra Empieza Aquí de Ongi Etorri Errefuxiatuak (Bienvenidos Refugiados), el último capítulo de esta historia. A primera hora de este lunes comprobó que el Bahri Abha había efectuado una modificación sustancial en su hoja de ruta: su próxima parada no sería Génova, sino que habría una escala previa en el puerto valenciano de Sagunto.

“Su geoposicionador indicaba Génova, pero a última hora cambió su ruta en aguas españolas y pasó a indicar Sagunto”, relata Arbide, un activista que habitualmente realiza seguimientos de los buques de la naviera Bahri que se dedican al transporte de armamento desde distintas partes del mundo, incluyendo España.

No es la primera vez que el régimen saudí realiza una maniobra de este tipo para ocultar o camuflar su paso por España. “Seguimos con la misma tónica habitual: opacidad, secretismo y connivencia de las autoridades españolas que siguen permitiendo este tipo de cargas en un gobierno de progreso con Podemos en el medio”, lamentó Arbide, quien reclamó un posicionamiento claro del Ejecutivo de coalición ante este asunto.

Sin embargo, tanto en esta ocasión como en todas las anteriores no ha habido ni habrá información oficial. El Gobierno se ampara en una resolución adoptada por el Ejecutivo de Felipe González en 1987 que decretó el secretismo en torno a la venta de armas para Comercio defiende el secretismo oficial sobre la venta de armas para no dar información sobre las cargas que realizan estos buques en puertos españoles.

La presencia de los siete buques saudíes durante 2020 en España encuentra explicación en una información que sí ha ofrecido el Gobierno: a lo largo de 2019 se concedieron 22 licencias de exportación de material militar a ese régimen árabe por un valor total de 392.795.258 euros.

Una vez otorgadas dichas autorizaciones por parte de la Junta Interministerial que aborda estos asuntos –cuyas actas son secretas por aquella decisión de la época de Felipe González–, las empresas armamentísticas no siempre materializan la exportación en el mismo año. De hecho, en 2019 solo se hicieron efectivas distintas exportaciones de armamento a Arabia Saudí por un importe de 35.366.478 euros.

En tal sentido, Arabia Saudí estaría recogiendo ahora lo que España autorizó exportar en 2019 o, incluso, en 2020. A nivel oficial resulta imposible conocer esta información con exactitud, ya que el Gobierno también mantiene un absoluto hermetismo en torno a cuántas exportaciones quedan por materializar.

El ranking europeo

De acuerdo a los datos recogidos en el informe consolidado de la Unión Europea sobre exportaciones de armamento en 2019, España ocupa el tercer puesto en el ranking de licencias de exportación a Arabia Saudí. En primer lugar figura Francia, con 118 autorizaciones por un valor de 6.226.296.797 euros, mientras que justo detrás se ubica el Reino Unido, que facilitó 90 operaciones por un coste total de 727.344.848 euros.

En cuarto lugar está Bulgaria, con 14 licencias concedidas de exportación de materiales militares a Arabia Saudí por un valor de 25.564.188 euros. Le sigue República Checa, que en 2019 dio el visto bueno a 11 exportaciones por un total de 6.623.219 euros. En total, los países miembros de la Unión Europea concedieron 303 licencias de venta de armamento a Arabia Saudí por un valor de 7.792.924.047 euros.

En su último análisis sobre las exportaciones españolas de armamento, la campaña Armas Bajo Control destacó que las licencias concedidas en 2019 a Arabia Saudí incluían 76,2 millones de euros en munición –frente a los 2,19 millones concedidos por ese mismo concepto en 2018–, 1,3 millones en bombas y 315 millones en aeronaves, además de armas ligeras y sistemas de dirección de tiro por otros 3,8 millones de euros.

Para Alberto Estévez, portavoz de Amnistía Internacional sobre comercio de armas, los datos de la Unión Europea “muestran la importancia de las armas fabricadas en España para los saudíes”. “España obtuvo la medalla de bronce en 2019 en cuanto a autorizaciones de exportación de armas de la UE a un país que mata civiles sin piedad desde hace casi 6 años. Si contamos a EEUU, España se llevaría un diploma olímpico al ser el cuarto del mundo. No es precisamente para estar orgulloso por el peligro de ser cómplice en la comisión de crímenes de guerra en Yemen, escenario de la mayor catástrofe humanitaria mundial”, denunció.

“Crímenes de guerra”

Con estos datos sobre la mesa, Estévez advirtió sobre “la ausencia de peso de la situación de derechos humanos en Yemen en las decisiones gubernamentales”, por lo que reclamó que el Ministerio de Asuntos Exteriores “cree una oficina que analice el riesgo de que las armas exportadas se usen para cometer violaciones graves del derecho internacional, y que esa evaluación de riesgo sea un factor decisivo a la hora de autorizar o denegar las exportaciones”. Esa petición coincide con la formulada recientemente por la Comisión de Defensa del Congreso en un en un dictamen sobre la venta de armas en 2019.

“El gobierno no puede alegar desconocer qué pasa en Yemen, al tiempo que corre el riesgo de violar el Tratado sobre Comercio de Armas, que prohíbe la venta de armas para cometer crímenes de guerra”, sostuvo el portavoz de AI. Según datos recogidos por la organización yemení Mwatana for Human Rights, en 2019 “las partes en el conflicto de Yemen demostraron una vez más un claro desprecio por los civiles y las disposiciones del derecho internacional, mientras que los más afectados por la guerra siguieron sin rendir cuentas ni obtener reparación”. “Esta ONG documentó al menos 112 incidentes que volvieron a suscitar preocupación con respecto al uso de la inanición como método de guerra”, advirtió Estévez.

En 2019 se registraron al menos 64 ataques aéreos de la coalición encabezada por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos que causaron daños a civiles en diez provincias de Yemen. En esos ataques murieron al menos 293 civiles, incluidos 95 niños y 54 mujeres, e hirieron a por lo menos a 380 civiles, incluidos 111 niños y 57 mujeres.

Fuente




Fuente: Lahaine.org