May 10, 2022
De parte de Nodo50
217 puntos de vista

    REDACCIÓN CANARIAS SEMANAL.ORG

    Argelia, el principal proveedor de gas licuado a  España, ha amenazado con “cerrar el grifo”  de sus envíos, si  el gobierno español se atreviera a desviar hacia Marruecos  a través a través de gasoducto del Magreb.

    El aviso se ha dado a conocer  justo en el momento en el que  España anunció su pretensión de reabrir el gasoducto proporcionándole gas a la monarquía marroquí. La intención española se ha sabido tras conocerse un e-mail que la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera,  envió a su homólogo argelino.

   Pedro Sánchez se apresuró  a rejurar al Ejecutivo argelino que  “en ningún caso enviará gas argelino a Marruecos”, sino que el gasoducto del Magreb-Europa se utilizará para transportar el gas comprado por Rabat en los mercados internacionales.
 

 

    Todo parecía indicar que la  aclaración de Sánchez  suavizaría las serias advertencias de Argelia. Sin embargo, nuestro gozo en un pozo.  Argelia, anunció casi inmediatamente, que en cualquier caso,  tiene el propósito de acercar el precio del gas a los precios medios  de mercado, que en la actualidad  son considerablemente más bajos.

    Ni que decir tiene que las  incongruencias y desatinos de Sánchez, así como su nuevo posicionamiento en relación con el pueblo saharaui, terminará incrementando los precios del mismo que, naturalmente, pagarán los consumidores domésticos españoles.

    El origen de la advertencia del ministro de Energía y Minas argelino, Mohamed Arkab, que ha elevado la tensión en los últimos días,  tiene su origen en un correo electrónico de Teresa Ribera, en el que le comunicaba “la decisión de España de autorizar la explotación, en flujo inverso, del Gaseoducto Magreb-Europa”. Es decir, para hacer llegar gas a Marruecos.

     Este gasoducto, que surtía de gas argelino a España y Portugal a través de territorio marroquí desde hacía 25 años se cerró a finales de 2021 al vencer el contrato vigente, pero ahora, se reabrirá tras la petición de ayuda por parte de Marruecos para garantizar su seguridad energética”.

 
      Si Argelia cortara  el suministro del gas a España, sus efectos en la economía podrían resultar fatales, ya que para este país el gas es una fuente de energía fundamental. Y particularmente ahora con los cambios que se han producido contexto geopolítico mundial, altamente condicionado por  la invasión rusa  a Ucrania el pasado mes de febrero, que ha hecho que la crisis energética en Europa se agrave.




Fuente: Canarias-semanal.org