December 27, 2020
De parte de A Las Barricadas
185 puntos de vista

Acci贸n Socialista Libertaria

A pocos d铆as de nuestra reuni贸n plenaria como organizaci贸n pol铆tica y a 19 a帽os de la rebeli贸n popular del 19 y 20 de diciembre del 2001, compartimos de forma sint茅tica algunas de nuestras miradas y anunciamos algunos de los pasos a dar de cara al tiempo que est谩 en curso. Abriendo, as铆, la invitaci贸n al intercambio a quienes se sientan con el inter茅s y las ganas, y a las organizaciones con quienes construimos d铆a a d铆a. –

Lo primero a decir es que nos hemos dado la tarea de continuar y profundizar en un proceso de debates y definiciones como organizaci贸n de cara a los pr贸ximos meses.

Los debates que hemos encarado avanzan sobre la profundizaci贸n del debate estrat茅gico para un cambio social de ra铆z, que nos permita repensar y potenciar nuestra intervenci贸n pol铆tica y social como militancia organizada por el socialismo libertario. A su vez, que sirva para revitalizar los debates y acciones sobre el problema de la unidad y la potencia efectiva de 茅sta, que hoy la vemos encorsertada por la conformidad en “luchas en el marco de lo posible” y la debilidad de la “pol铆tica de la delimitaci贸n”. Por eso, la necesidad de poner los esfuerzos en la construcci贸n de 脫rganos de Poder Popular y saliendo de la auto construcci贸n identitaria de cada organizaci贸n, lo cual aparece como fundamental.

Para esta tarea nos proponemos una profunda lectura de caracterizaci贸n de la situaci贸n social y pol铆tica actual, en la cual, la reestructuraci贸n y profundizaci贸n de la dominaci贸n del capitalismo patriarcal en el mundo y en nuestra regi贸n, con la constante y continua fragmentaci贸n y debilitamiento de las herramientas propias de clase trabajadora que son las dos caras de la moneda.

Un proceso acompa帽ado, adem谩s, por el debate sobre una organizaci贸n pol铆tica de la militancia libertaria para este tiempo y las tareas que 茅ste nos demanda. Entre algunas de las tareas que destacamos aparecen: una mejor coordinaci贸n para la intervenci贸n pol铆tico social; un mayor alcance en la comunicaci贸n de las ideas del anarquismo social que se organiza en las luchas concretas del pueblo; el rearme y la preparaci贸n para el autocuidado y la autodefensa; y el debate sincero con las otras tendencias acerca de los desaf铆os que debemos enfrentar.

El 2020 no ha sido un a帽o m谩s para nuestras vidas, ni es de f谩cil comprensi贸n. Seguramente marca un tiempo de grandes transformaciones y desaf铆os, que ser铆a iluso terminar de descifrar en lo inmediato. M谩s all谩 de que el capitalismo se est茅 expresando como una pandemia mundial, y que mucho se quiera o se tenga que explicar por eso, estamos con la certeza de que una serie de problemas pol铆ticos propios y ajenos se nos han puesto enfrente de nuestros ojos, considerando que es tiempo de enfrentarlos.

El “inmediatismo” como forma precaria de consciencia

Uno de los defectos quiz谩s m谩s grandes de nuestras izquierdas en los 煤ltimos a帽os est谩 marcado por la incapacidad de pensarnos m谩s all谩 de lo inmediato, de lo que tenemos enfrente. Aludiendo a problemas urgentes se pospone eternamente la necesidad de pensar un proyecto pol铆tico sostenido de emancipaci贸n. O, en una excusa por otra v铆a, se alude tambi茅n a alg煤n miedo por alguna derivaci贸n”intelectualista” que nos aleja de nuestras militancia de base y del pueblo.

Este inmediato fren茅tico que salta sin descanso de un conflicto a otro sin ninguna proyecci贸n e incapaz de pensar su recorrido, es el producto del pensamiento alienado. De la percepci贸n del mundo guiado por la mera voluntad y carente de estructuras.

El inmediatismo tambi茅n es hermano de la cultura de la miseria, esa que desprecia cualquier cosa que considere lujosa o que no tenga un fin utilitario para el cambio social. Tambi茅n, al ver el mundo como producto de voluntades encontradas y desencontradas es caldo de cultivo para la llamada “cultura del aguante” cuyo car谩cter patriarcal ya est谩 descubierto.

La militancia inmediatista rehuye al pensamiento dial茅ctico -uno de los puntos m谩s altos del desarrollo humano – y tiene como gran consecuencia la fragmentaci贸n, la desorganizaci贸n y la p茅rdida de potencia; al no poder establecer objetivos t谩cticos y estrat茅gicos, al ser incapaz de ver las estructuras que rigen a las sociedades e individuos s贸lo puede ofrecer un constante estado de agitaci贸n mental y jugarse a fondo en cada conflicto que participa sin poder evaluar su presencia en 茅l.

Para moverse de este tipo precario de pensamiento es necesaria la capacidad de abstracci贸n, la capacidad humana m谩s negada a la clase obrera por la burgues铆a y el Estado a trav茅s de distintos dispositivos. La capacidad de abstracci贸n es la acci贸n de pensar m谩s all谩 de lo concreto y poder proyectar. Son los planos de una casa cuando todav铆a no existe, es el boceto antes de la pintura. Sin capacidad de abstracci贸n no hay posibilidad de pensamiento cr铆tico ya que este funciona a trav茅s de conceptos, mientras que el pensamiento alienado funciona a trav茅s de im谩genes; generalmente las que tenemos m谩s pr贸ximas.

Una de las tareas que tenemos como organizaci贸n pol铆tica es fomentar el pensamiento dial茅ctico (por lo tanto creativo) desde y dentro de la clase, por lo que es obvio que el Estado no lo va a promover. Pero adem谩s es una de las tareas m谩s libertarias que nos podemos proponer, dar cuenta de los movimientos que surgen en la sociedades, poder captar lo vital, trazar un recorrido de lucha y ver m谩s all谩 de lo dado, m谩s all谩 de lo posible.

Seguimos las huellas del anarquismo social que se organiza, as铆 como de las construcciones de los hist贸ricos movimientos de masas que supieron estar a la altura de lo que exige la vida. As铆 se ganaron las 8 hs de trabajo, y se luch贸 contra el fascismo. As铆 exigimos que se vayan todos aquel diciembre del 2001. As铆 conseguiremos el derecho al aborto.

En breve compartiremos algunas ideas que sirvan a un balance efectivo de estas dos 煤ltimas d茅cadas, sobre las tesis pol铆ticas y las construcciones de lo que conocemos como la izquierda por el poder popular. Con las que aspiramos a poder encontrarnos con quienes se sientan a煤n comprometides en esa tarea.

Va nuestro abrazo internacionalista a las organizaciones hermanas de la regi贸n y del mundo, a todes les compa帽eres libertaries y de otras tendencias pol铆ticas y revolucionarias en Argentina, con quienes compartimos decenas de batallas, y a todx trabajadorx que lucha por un mundo nuevo.

Es tiempo de recuperar las herramientas y los m茅todos que nacieron desde adentro de la propia clase trabajadora y que empujaron los mejores tiempos de combate y conquistas. Es tiempo de recuperar el horizonte de la lucha por el socialismo libertario.

Por el poder directo del Pueblo
 




Fuente: Alasbarricadas.org