October 19, 2020
De parte de Desde Dentro
146 puntos de vista


Cuento escrito por Largo, preso en la c谩rcel Florencio Varela de Argentina.

24-06-2020

En el diccionario la definici贸n de estafa es: delito el ke, kon 谩nimo de lukro utiliza el enga帽o, para producir error en otro, induci茅ndolo a realizar un akto de disposici贸n en perjuicio propio y ajeno.

Eso fue lo ke sinti贸 Iosu, un inmigrante espa帽ol de veintisiete a帽os ke lleg贸 en la dekada del kuarenta a Bs As, tras haber kumplido una korta kondena en una k谩rcel de Madrid. Estafado, fue la definici贸n ke 茅l enkontr贸 a su situaci贸n aktual ante el sistema y sus reglas. El estado lo indujo a ke deber铆a ser honesto y seguir sus reglas para ke 茅l, komo ciudadano pueda prosperar y ser libre. 鈥淭rabaja duro y se honrado鈥 repet铆an en sus dirkursos los pol铆tikos de su tierra natal, 茅l tom贸 esas palabras enserio durante mucho tiempo de su adolescencia. Hasta ke las kontradicciones de la pol铆tika eran ya demasiado evidentes. Se dio kuenta de ke lo ke llaman demokrac铆a, no lo es realmente, y el trabajo asalariado no trae dignidad a las personas, sino ke las enferma y engorda bolsillos de una minor铆a de ajenos privilegiados.

Su korta kondena en la k谩rcel hab铆a sido por incendiar una f谩brika en la ke trabajaba, el due帽o hab铆a decidido tomarse unas vakaciones, mientras ke sus obreros esperaban la paga de fin de a帽o ke nunka lleg贸. Eso indign贸 a Iosu y ese viernes ke no recibi贸 su paga, durante la noche, lleg贸 kon su bicikleta y kon varios bidones de nafta en ella, e incendio por kompleto la f谩brika. No konforme kon eso, tambi茅n fue a la kasa del empresario, e incendio una de sus kamionetas, ah铆 fue donde un empleado ke kuidaba la kasa lo vio y lo delat贸. En fin, lo ke 茅l konoc铆a k贸mo justicia, ya no lo era. Esa palabra es otra estafa, seg煤n 茅l, es otra manera de enga帽o del estado para su propio beneficio. -La justicia abala al poderoso- pensaba, debido a ke el sistema mundial, sea dem贸krata, fascista o kualkier otro tipo de pol铆tika, siempre es kapitalista. Solo le kedaron dos opciones, trabajar o robar. El tiempo ke estubo en la k谩rcel le hizo no kerer nunka m谩s estar preso, el encierro no era para 茅l, no lo soportaba, as铆 ke opt贸 por seguir trabajando. Pero en Espa帽a ya no pudo hacerlo m谩s, por sus antecedentes ning煤n lugar lo tomaba, as铆 ke se komunik贸 kon su amigo argentino, Lukas, ke viv铆a en la zona de Parke Patricios, en la kapital, y 茅l lo asil贸 en su hogar. No le kost贸 mucho konseguir trabajo. Un lunes de marzo empez贸 en una gr谩fika de la boka, algo en lo ke 茅l ya ten铆a experiencia.

Al poko tiempo de trabajar ah铆 no tard贸 en ver y sentir la explotaci贸n del lugar, otra vez se enkontr贸 kon la injusticia burguesa, doce horas de trabajo kon una paga menor a la mitad del sueldo b谩siko. M谩s de cien personas trabajando en esa situaci贸n, era una injusticia a lo ke la justicia hac铆a la vista gorda. Iosu s贸lo se enkontraba kon Lukas en el desayuno por sus distintos horarios de trabajo, y ah铆 le komentaba las kosas malas ke ve铆a en esa gr谩fika, a lo ke Lukas le dec铆a ke tenga paciencia, ke son kosas ke pasan y ke si ker铆a la plata, ten铆a ke aguantarsela, tambi茅n le dijo:

鈭 No seas boludo, 驴no te vas a mandar la ke hiciste en Madrid, no?

鈭 Joder t铆o, ganas no me faltan.

鈭 隆Bueno, mejor ke te falten ganas, porke yo no te voy a ir a visitar a la k谩rcel eh!

鈭 Vale, tendr茅 paciencia.

Un mes despu茅s de esa charla, un mi茅rkoles a las once y treinta, media hora antes de terminar su jornada laboral, Iosu decidi贸 pedir un aumento, a lo ke el due帽o le respondi贸:

鈭 Mir谩 gallego, si ker茅s ganar m谩s, ten茅s ke trabajar m谩s. Ak谩 no regalamos plata, te lo ten茅s ke ganar.

Iosu apret贸 los pu帽os, pero se mordi贸 los labios para no kagar a trompadas al soberbio due帽o. Dos d铆as despu茅s, viernes, d铆a de paga, hace la fila para ke le den el efektivo en un sobre komo siempre; y kuando llega su turno le dicen ke su paga la vaya a retirar a la oficina del enkargado. En el despacho le dicen ke prescind铆an de su trabajo y ke ese era su 煤ltimo d铆a ah铆. Sin motivo alguno fue echado, y seguramente por el hecho de ke Iosu pidi贸 un aumento, y eso el patr贸n lo konsideraba muy ambicioso para un obrero, as铆 ke el mejor remedio fue reemplazarlo por alguien m谩s d贸cil.

Iosu ya no ten铆a ese ingreso de dinero, ya no hab铆a nada ke perder, as铆 ke konsider贸 ke algo ten铆a ke hacer. Sin decirle nada a Lukas, plane贸 su venganza, su indignaci贸n fue m谩s fuerte ke su miedo a la k谩rcel. Iosu kallado y observador, ya sab铆a hace meses donde viv铆a el due帽o de la gr谩fika. Por prekauci贸n hab铆a averiguado mucho, y sab铆a ke le iba a servir en alg煤n momento. Ten铆a la direcci贸n de la kasa, donde por lo ke eskuch贸, el due帽o de la f谩brika guardaba la plata. Un s谩bado por la madrugada, enterado de ke no habr铆a nadie, entr贸 saltando por el muro de al lado, pudiendo as铆 kruzar e ingresar al patio. Se fue kaminando hacia el fondo para enkontrar k贸mo entrar, hasta ke lo logr贸. Una vez adentro, revolvi贸 kon bronka toda la kasa, hasta ke en un ropero, atr谩s de un improvisado eskondite, enkontr贸 fajos y fajos de billetes. 鈥渉aber k茅 er茅s sin dinero鈥 eskribi贸 kon pintura en la pared, roci贸 kon gasoil la plata, la prendi贸 fuego y huy贸 del lugar.

De la k谩rcel a la kalle




Fuente: Desdedentro.noblogs.org