December 7, 2020
De parte de El Libertario
1,946 puntos de vista

Carlos Solero
 
A casi dos d茅cadas del estallido social del 19 y 20 de diciembre de 2001 y el estallido institucional en un pa铆s que cultiva la amnesia selectiva y cierta necrofilia optamos por el contrario por mantener  viva la memoria de las luchas sociales.

En efecto las jornadas de diciembre de 2001 fueron reveladoras del derrumbe de una serie de pr谩cticas que engendradas desde 1975 quedaron al desnudo con la ca铆da de la convertibilidad peso d贸lar. La convertibilidad instaurada por la dupla Menem-Cavallo y sostenida por la dupla De La R煤a-Alvarez Cavallo.

Un gran espejismo que tuvo la capacidad de sostenerse en falsas creencias y la complicidad coaligada de banqueros, empresarios, bur贸cratas sindicales y pol铆ticos de profesi贸n.

Como vivimos en un pa铆s que no super贸 el modelo agroexportador las met谩foras campestres pululan y arraigan: corralito, corral贸n, etc.   

Lo cierto es que el capital financiero y los capitalistas como clase en su conjunto completaron un proceso de expoliaci贸n iniciado casi 20 a帽os antes, gobierno constitucional y dictadura c铆vico militar, m谩s adelante la sucesi贸n de gobiernos surgidos del sufragio.

Llegados a diciembre de 2001 habiendo quedado en evidencia el magno saqueo emergi贸 el estallido con saqueos por alimentos en diversas ciudades de la regi贸n Argentina, declaraci贸n del Estado de sitio y una brutal represi贸n policial que dej贸 un tendal de heridos y cerca de una cuarentena de muertos.

Nuestra memoria de esas jornadas se relaciona con el estupor por la ferocidad represiva y a su vez tambi茅n con la digna resistencia popular ganando las calles.

La emergencia de las asambleas barriales que aparecieron en Rosario a comienzos de enero de 2002 es una de las m谩s importantes y ricas experiencias de participaci贸n, deliberando, resolviendo colectivamente y ejecutando sin de caudillos ni bur贸cratas.

El asesinato por la espalda de los militantes sociales Maximiliano Kosteki y Dar铆o Santill谩n en junio de 2002 marc贸 un punto de inflexi贸n en las luchas y un claro declive.

Para nosotros la ardiente memoria es el acicate que muestra que aun de las cenizas es posible potenciar luchas aut贸nomas y emancipatorias por fuera de estructuras verticales.




Fuente: Periodicoellibertario.blogspot.com