January 6, 2022
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
242 puntos de vista

Cr贸nicas insumisas

Pere Ortega, Centre Del脿s d鈥橢studis per la Pau

En lo que va de a帽o el Gobierno espa帽ol ha aprobado la adquisici贸n o modernizaci贸n de seis Programas Especiales de Armamentos (PEA) por la importante cifra de 6.840 millones. Fue el 29/06 cuando el Consejo de ministros aprobaba el inicio de tres nuevos PEA con un coste de 3.488 M鈧, los tres asignados a la empresa Airbus Defence Espa帽a. Se trataba de la segunda fase de desarrollo del programa del futuro avi贸n de combate europeo Sistema de Combate A茅reo (FCAS), en el que junto a Espa帽a participan Francia y Alemania por un importe de 2.500 M鈧; la adquisici贸n de tres aviones A330 multiprop贸sito de reabastecimiento en el aire (MRTT) con un coste inicial de 810 M鈧; y de helic贸pteros H135, un programa conjunto con el Ministerio de Interior, de un coste de 178 M鈧. En posteriores consejos de ministros, el 14/10, se encargaba a Navantia la construcci贸n de un Buque de acci贸n mar铆tima BAM-IS por un importe de 166,46 M鈧; el 14/12, la construcci贸n de 20 nuevos aviones de combate EF-2000 por un importe de 2.000 M鈧; y por 煤ltimo este pasado martes 20/12 la modernizaci贸n del helic贸ptero de combate Tigre por 1.185 M鈧.

Unos PEA que iniciaron su andadura en 1996 con la llegada al gobierno de Jos茅 Mar铆a Aznar del Partido Popular, y que han sido y son el elemento m谩s definitorio para explicar la tendencia armamentista del Estado espa帽ol de los 煤ltimos 25 a帽os y, a su vez, los causantes del importante aumento que ha sufrido el gasto militar en este pa铆s. Unos PEA que desde su nacimiento hasta este a帽o 2021 han alcanzado el n煤mero de 34 grandes programas que han superado la colosal cifra de los 50.00 millones, buena parte de los cuales est谩n en fase de fabricaci贸n hasta 2035 y de los que a煤n se adeudan a las industrias militares 31.490 millones.

Son cifras escalofriantes que explican por qu茅 el presupuesto del Ministerio de Defensa previsto para 2022 destina a inversiones en armamentos 4.581,5 millones, un 16,2% m谩s que el a帽o anterior y que supone el 21,3% del total de inversiones (las inversiones reales m谩s los cr茅ditos en I+D) del Estado Central con excepci贸n de las transferencias de capital a las comunidades aut贸nomas. Un considerable incremento que induce a pensar que el Gobierno del PSOE, con el apoyo o silencio de su socio Unidas Podemos, contin煤a apostando por invertir en la industria de armamentos como si 茅sta fuera un sector clave para el desarrollo de la econom铆a y el bienestar de la poblaci贸n del pa铆s.

Es, por esta raz贸n, que hay que mostrarse muy cr铆ticos con estas inversiones en armamentos que permitir谩n, gracias a las ayudas europeas, que recursos del Estado espa帽ol se destinen a continuar con inversiones militares y que juegan como un factor determinante en la militarizaci贸n del Estado y de la sociedad, pues se acaba aceptando la utilizaci贸n de la fuerza militar como el mejor sistema de proporcionar seguridad desestimando recursos de 铆ndole pol铆tica. Una militarizaci贸n donde se conjugan los intereses de los accionistas y directivos de las empresas militares porque extraen plusval铆as, el de la corporaci贸n militar que justifica su existencia y el de los pol铆ticos ligados a los departamentos de defensa que mediante sus influencias sobre los gobiernos obtienen prebendas de las empresas militares donde algunos de ellos acaban recalando (Eduardo Serra, Juli谩n Garc铆a Vargas, Pedro Moren茅s鈥). Unas gentes que lanzan discursos mendaces sobre las bondades de la industria militar que crea puestos de trabajo, ayuda al desarrollo tecnol贸gico del pa铆s a trav茅s de la I+D+i y fortalece el crecimiento y enriquecimiento de la econom铆a. Cuestiones que han sido analizadas y expuestas por analistas de la econom铆a cr铆tica que se帽alan que las inversiones en la industria militar destinadas a la econom铆a productiva civil generar铆an m谩s empleo, entre otros el del premio Nobel, Wassily Leontief, que afirmaba que todo el conglomerado econ贸mico militar de Estados Unidos necesitaba hasta tres veces m谩s recursos para desarrollarse que en el 谩mbito civil. Algo que se puede hacer extensible a la I+D militar, cuando existe la experiencia de que Alemania y Jap贸n despu茅s de la Segunda Guerra Mundial se les impidi贸 tener ej茅rcito e industria militar y toda la investigaci贸n se desvi贸 a la producci贸n en la industrial civil y lograron un enorme desarrollo econ贸mico pocos a帽os despu茅s de una guerra que hab铆a devastado sus pa铆ses.

Ante la imperiosa necesidad de dar respuesta a las inseguridades en salud, vivienda, empleo, educaci贸n y coberturas sociales de una gran parte de la poblaci贸n espa帽ola que han visto como las crisis financieras de 2008 y despu茅s la posterior producida por la pandemia de la Covid-19, a la que se debe a帽adir la crisis clim谩tica que ya muestra sus efectos en Espa帽a, es necesario movilizar cuantiosos recursos p煤blicos para abordar los cambios profundos que nuestro pa铆s necesita, para que la poblaci贸n pueda cubrir sus necesidades m谩s acuciantes y no son las de adquirir nuevos armamentos.


P煤blico




Fuente: Grupotortuga.com