February 12, 2021
De parte de La Haine
2,765 puntos de vista

  Me pregunto de repente y asombrado, por qu茅

dir茅 Viva Chile Mierda y no Mi her鈥 mosa Patria?

quiz谩s en mi ignorancia repito el eco de otro eco:

隆Viva! dice el roto con la pepa de oro entre los dedos

隆Chile! dice el viento al verde cielo de los ebrios valles

隆Mierda! responde el sapo a la vieja bruja de Talagante

驴Qu茅 problema tan profundo se esconde en las l铆neas de mi mano?

 Viva Chile M…!

Un joven camina a ganarse la vida entre una multitud de gente por la avenida principal, llega al lugar donde desarrolla la actividad, tiene el pelo largo ondulado a rastas como nido de aves, su cabellera revolotea so帽adora moviendo sus cabellos sobre olas marinas distantes, en sinton铆a con la suave brisa las hojas de los 谩rboles del parque le saludan mir谩ndole a los ojos, le conocen, es un encuentro que se prolonga desde hace a帽os, el muchacho distra铆do en lo suyo sigue con la mirada como mirando al infinito, sus fieles botas de cuero conocedoras del terreno le transportan al punto exacto donde los aplausos brincan entre la multitud conocedora del arte que le identifica; es viernes d铆a cinco de enero del 2021, nos encontramos en Chile, lugar donde el carabinero cometi贸 el crimen. Dos d铆as m谩s tarde, s贸lo dos d铆as mas tarde, una pareja cruza las mismas calles del pa铆s, se detienen ante un sem谩foro en rojo, cruzan la calzada, siguen caminando ante vidrieras de escaparate sobre la acera, dos, tres, cuatro pasos m谩s otras personas corren haciendo deporte y otras como ellos caminan relajadas distantes hablando de sus cosas, un reloj da la hora, la ma帽ana avanza entre los que van y vienen de uno y otro lado disfrutando del d铆a libre, la pareja se siente observada por los carabineros ella sopla un suspiro entre dientes, los carabineros les fulminan con la mirada, caminan solos, sin mascarilla. Un grito como un bocinazo les deja clavados en tierra, les interrogan, les detienen, les llevan a comisar铆a; las nubes surcan de derecha a izquierda algo as铆 como un cielo raso, los grises van cambiando de tonalidad como intuyendo un desenlace fatal, unos perros callejeros ladran a los carabineros hay gente en la plaza que observa, un monumento se desploma, los latidos de impotencia aceleran el coraz贸n de la pareja, gente pidiendo por las calles caminando sin rumbo fijo, el coche que les secuestra va camino de comisaria, uno de los perros callejeros levanta la pata y mea, la patrulla se aleja con una misi贸n en la mente, la sed de sangre les alienta, una chica tropieza con una baldosa suelta y cae al piso, se levanta, camina dolorida, la pareja secuestrada at贸nita no da cr茅dito a lo que ocurre la asfixia empieza apoderarse de sus mentes, los minutos pasan, dos, cuatro, seis, siete, el tiempo es inquebrantable. Los muros de la comisar铆a son un fort铆n, desde la calle no se oye nada, s贸lo los gatos ma煤llan hambrientos, el tiempo pasa; una chica se ve salir de comisar铆a, es ella, sola, sin su compa帽ero, al que jam谩s volver谩 a ver no porque se halla suicidado sino porque le han asesinado. La joven que tropez贸 con la baldosa camina apurada hacia una cita de trabajo; semana tras semana lleva meses present谩ndose a diferentes empresas, la cita es en el s茅ptimo piso de un gran edificio, llama, la puerta cede pero no ve a nadie, observa mientras espera el gran ventanal abierto al fondo de puertas corredizas con vistas a la gran ciudad abierto, camina hacia el interior de la sala intentando ver donde dirigirse, a sus espaldas la puerta n煤mero 701 inesperadamente se cierra cuando oye un -buenos d铆as- desde ese punto todo se precipita (…) y el tiempo se detiene, ya no es nada, nadie, ni siquiera un nombre. Diez pasos de moqueta hacia el gran ventanal; la ciudad en ebullici贸n toda llena de ruido, de coches, toda llena de v茅rtigo, de griter铆o toda llena. Esta es la lidia humana: la tremenda batalla de los cascos y los lirios (dej贸 escrito Jos茅 Mart铆). Pues los hombres soberbios 驴no son fieras? Bestias y fieras.

 Secuestradas, torturadas, violadas, asesinadas; m谩s de 400 v铆ctimas en los dos 煤ltimos a帽os, salud visual de Chile queda colapsada por la cantidad de personas que van a quedar ciegas de un ojo a manos del orden, agentes del Estado, avalados por

l`autoridad responsable de que m谩s de cien personas hayan perdido su visi贸n y decenas hayan quedado mutiladas, ni帽os baleados, j贸venes asesinados. Vayan por delante algunos ejemplos como Camilo Marcelo Catrillanca, Daniela Carrasco, Pancho Mart铆nez, Camilo Miyaki: El primer Camilo fue ASESINADO por la espalda de un tiro en la cabeza; proyectil disparado por Carlos Alarc贸n Molina sargento de Carabineros de Chile, durante una operaci贸n de represi贸n policial contra la comunidad de Temucuicui. Daniela, m谩s conocida por ‘La Mimo’ fue encontrada ahorcada, colgada de una reja en un paraje cercano al Parque Andr茅 Jarlan en el sector sur de Santiago de Chile, el Sindicato Nacional Interempresa de Actores y Actrices de Chile ‘exije justicia’, el colectivo feminista NiUnaMenos-Chile denunci贸 que fue ‘ultrajada, torturada y asesinada’ en pleno estallido de la crisis que sigue asolando Chile; la 煤ltima vez que fue vista era arrestada por carabineros horas m谩s tardes apareci贸 colgada de una reja en una plaza. Pancho hac铆a malabarismo en la misma zona desde hac铆a 5 a帽os, ASESINADO a quemarropa acribillado a balazos por un carabinero que huy贸 corriendo del lugar de los hechos acabando con su vida el 5 de febrero del 2021; la ola de malestar y protestas abord贸 las calles dejando paralizado casi todos los servicios p煤blicos de la comuna. D铆as despu茅s, Camilo, otro joven chileno es ASESINADO, arrestado por no llevar lo que m谩s que ‘mascarilla’, en Chile se convierte en mordaza y acaba con su vida sin testigos dentro de la comisaria N掳51 de Pedro Aguirre Cerda, conocida por interminables abusos y violaciones de derechos humanos, los Carabineros dijeron que se hab铆a suicidado, ocurri贸 en la ma帽ana del domingo cuando Miyaki y su compa帽era fueron detenidos por la fuerza policial; la compa帽era fue dejada en libertad cuando el compa帽ero hab铆a sido trasladado del calabozo en que se encontraba, lo que dej贸 sospechas, sobre la nueva celda seg煤n la ONG, hay un punto ciego, que no permite apreciar qu茅 sucedi贸 realmente con el joven. En Chile, como en E. espa帽ol, tampoco se han depurado las leyes del crimen, siguen impunes los asesinos.

 Desde el Chile acotado por escuadrones de la muerte los vientos disparan la respuesta 隆隆NO a la constituci贸n favorable a Pinochet!! Pero la dinast铆a de los bemoles muestra la farsa del enga帽o y la traici贸n a la opini贸n popular, el dictador criminal, sigue presente entre la tropa. Hitos de alerta entre 鈥渟altos鈥 se movilizan cuerpo a cuerpo estrat茅gicamente distribuidos por la ciudad; se trata de acorralar a l` autoridad del orden del exterminio oficial, que sientan la encerrona colectiva, hacerles penetrar el p谩nico que ellos transmiten y siembran entre cr铆menes gratuitos. Pareciera un simulacro de emergencia contra la ley marcial o la segunda ley de Newton, f贸rmula que ofrecemos gratuita a los esbirros para que calculen la fuerza de los nadie, cuando de combatir combatiendo se trata, f贸rmula que resalta la cola interminable sobre la alienaci贸n laboral y brindarse a s铆 mismo su ‘domingo rojo’ por derecho labrado bajo luz de conciencia y sentimiento. A煤n no se ha tragado la globalizaci贸n nuestro derecho a pensar, y luchar, pero siguen apuntando a los que luchan. Los grupos de combate formados a lo largo y ancho de todo Chile avanzan las protestas contra el crimen, y la explotaci贸n, uniendo hitos de punta a punta del planeta como un ejercito de liberaci贸n; sobre el asfalto van abonando semillas para poder conversar con los sabios ampliando filas al campo de lucha, vamos llegando. Muchas veces me he pregunto cu谩les fueron los momentos cruciales que marcaron mi vida dentro del teatro uruguayo y chileno, puedo responder sin lugar a duda que la militancia, sobre el compromiso total capaz de hacer crecer a una misma arrastrando a su vez lo m谩s rezagado, conducta fortaleciendo trazos de conciencia y reflexi贸n cobrando sentido y raz贸n, una artista como una militante es una constante de amor y resistencia, disciplina jerarquizando compromisos trasmitiendo emociones, sugiriendo y creando espacios de comunicaci贸n asumiendo vibraci贸n e impulso sobre los momentos decisivos, partiendo del mundo real de opresi贸n, nutriendo dignidad y respuesta.

 El chileno Manuel Rodr铆guez recorr铆a de una punta a otra el pa铆s asentando golpes a las tropas coloniales, al que muchos poetas chilenos le han cantado en sus versos, especialmente Pablo Neruda. Guerrillero chileno que combati贸 por la independencia, verdadero h茅roe popular hijo de padres de este otro lado del mundo y rival de O`Higgins en el caudillaje de la independencia chilena. La leyenda popular le atribuye mil haza帽as entre ellas el uso frecuente del disfraz; arte, astucia y actos de conciencia para burlar a los colonos del imperio espa帽ol. Muere asesinado por una delaci贸n, tal es el poder que otorga don dinero al siervo, una de tantas a trav茅s de nuestra historia:

Se帽ora, dicen que d贸nde,
mi madre dicen, dijeron,
el agua y el viento dicen
que vieron al guerrillero.

Puede ser un obispo,
puede y no puede,
puede ser s贸lo el viento
sobre la nieve:
sobre la nieve, s铆,
madre, no mires,
que viene galopando
Manuel Rodr铆guez.
Ya viene el guerrillero
por el estero.

Albertina Mart铆nez, fot贸grafa chilena, fue encontrada asesinada en su casa de Santiago; sus familiares llamaron a un cerrajero para abrir la puerta no respond铆a a su llamado, la encontraron tirada sobre el piso, violada, asesinada a golpes, su delito, enfrentar la salvaje represi贸n en las calles con su c谩mara fotografiando mutilaciones y masacres que contra el pueblo est谩n ejerciendo a orden del presidente criminal Pi帽eda. No quieren a nadie que denuncie la escabechina que est谩n llevando acabo, Albertina era peligrosa para la salvaje selva represiva y carn铆vora que ha tomado las calles de la ciudad desde el poder de los corruptos, milicos del asesino presidente. Los familiares constataron que desapareci贸 todo el material fotogr谩fico y de v铆deo, c谩maras de fotos y ordenadores de su vivienda; la polic铆a pol铆tica es muy previsora adem谩s de asesinar 鈥渉igieniza鈥 la trama haciendo desaparecer las pruebas delatoras que les implica, secuestrando incluso las cintas de v铆deo-vigilancia` del edificio tomado por las fieras. Los mercenarios carabineros son los encargados de la investigaci贸n, ellos, los criminales, ejerciendo la investigaci贸n ellos, cuerpo s谩dico represivo que junto a los milicos han dejado decenas de riadas de muertos y cientos de personas mutiladas ellos, los asesinos m谩s asesinos del mundo, ellos han perpetrado decenas de violaciones y torturas, los miserables, los que por salarios y privilegios desmedidos se consideran superiores a la clase obrera chilena con derecho a desaparecerla ellos, s铆, contra ellos, otra estampa y grito de guerra enarbol贸 Fernando Alegr铆a… y que vigencia tiene por igual a qui茅n lo escribe quien lo recita (dijo el chileno Alberto Villa) escuchar a Roberto Parada Ritchie que muri贸 en el exilio y su hijo degollado por los 鈥渧alientes soldados鈥. Doroteo Arango Aramburo amplia el perfil del mentado que el grito impulsa y recita en su oratoria, como patriota innegable, actor de prestigio y talento quien interpret贸 el rol de Pablo Neruda en la pel铆cula Ardiente Paciencia, y cuyo hijo, Jos茅 Manuel Parada, fue degollado por la junta militar que asolo nuestra patria desde 1973 bajo las ordenes de una potencia extranjera, que dolor tan grande llevamos en nuestra memoria colectiva. A lo que responde Francisco Mancilla …no hay un VIVA SIN SU MIERDA 隆COMPA脩ERO!!!

Cuando en noche de luna crece una poblaci贸n callampa

cuando se cae una escuela y se apaga una f谩brica

cuando fallece un puerto en el norte y con arena lo tapan

cuando Santiago se apesta y se oxidan sus blancas plazas

cuando se jubila el vino y las viudas empe帽an sus casas:

digo cabeza bajo 隆VIVA CHILE MIERDA!

驴Es mi pa铆s una ilusi贸n que me sigue como la sombra al perro?

驴No hay Viva entre nosotros sin su Mierda, compa帽eros?

la una para el esclavo, la otra para el encomendero

la una para el que explota salitre, cobre, carb贸n, ganado

la otra para el que vive su muerte subterr谩nea de minero…

Pa铆s 鈥 P谩jaro, ra铆z vegetal, rinc贸n donde el mundo se cierra,

quien lo grite no tendr谩 paz, caer谩 para seguir adelante.

Y porque de isla en isla, del mar a la cordillera,

de una soledad a otra, como de una estrella a otra estrella,

nos ir谩 aullando en los o铆dos la sentencia de la tierra:

digo, finalmente, 隆VIVA CHILE MIERDA!

 

Mait茅 Campillo (actriz y directora d` Teatro Indoamericano Hatuey)




Fuente: Lahaine.org