September 27, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
210 puntos de vista


Un niño montando en bicicleta por su casa. Un estudiante caminando hacia la escuela con su mochila. Un anciano de unos 90 años que intenta cruzar la calle lentamente. Una anciana dirigiéndose a la casa de su vecino. Dos hermanos pequeños dormidos en su habitación con nanas. Un grupo de adolescentes deambulando por el mercado de la ciudad.

Cada una de estas personas se encontró con vehículos blindados que circulaban a gran velocidad en zonas residenciales, y que aplastaron a la gente hasta la muerte. Numerosas personas han resultado heridas y han quedado con discapacidades permanentes. Los fallecidos son demasiados para enumerarlos.

Algunas personas llaman a estos “choques” de vehículos blindados “accidentes”, o dicen: “¿Qué hace el niño en la calle en una bicicleta?”. Una buena pregunta es: “¿Cómo es que estos ‘accidentes’ siempre ‘coinciden’ con los kurdos?”.

También cabe preguntarse: ¿los que manejan estos vehículos ven a las personas que tienen delante como objetos y no como seres humanos? ¿Por qué se garantiza sistemáticamente la impunidad de los responsables de estos “accidentes”? ¿A qué se debe el silencio de la oposición sobre esta cuestión?

La semana pasada, el presidente Recep Tayyip Erdogan recibió una enorme reacción contra el hecho de que golpeara a un niño en la cabeza -supuestamente en broma- en una ceremonia de corte de cinta en la ciudad de Rize, en el Mar Negro. Este incidente se consideró simbólico de la forma en que el gobierno se dirige a los niños. Por otro lado, hay otra forma de violencia, una violencia sistemática que tiene lugar en el otro lado del país. La indignación colectiva por el hecho de que un niño sea golpeado en la cabeza no se manifiesta en el caso de los niños kurdos que mueren aplastados por los vehículos blindados, excepto para ciertos segmentos de la sociedad.

Al igual que en el incidente en el que siete kurdos fueron masacrados en la ciudad de Konya, en el centro de Anatolia, y en otro incidente en el que Mihraç Miroğlu, de 7 años de edad, murió aplastado junto con su bicicleta, no ha habido ningún mensaje de condolencia por parte de la oposición, y mucho menos una reacción fuerte.

La oposición se mantuvo en silencio cuando los kurdos fueron asesinados en Konya, cuando un niño fue aplastado por un vehículo en İdil, cuando una mujer fue disparada en Yüksekova, y cuando diputados y alcaldes han sido encarcelados durante años. Sin embargo, la oposición se mostró muy activa al intentar llegar a los usuarios de TikTok, de la “Gen Z”, prometiendo un descuento en el Impuesto Especial sobre el Consumo (ÖTV).

Es evidente que cuanto más calla la oposición, más pisan el acelerador los que están al volante de estos tanques Panzer.

Veamos los restos de esos “accidentes de vehículos blindados”.

Maziye Aslan murió en la provincia sudoriental de Hakkari el 29 de abril de 2009, cuando tenía 7 años; Diren Basan murió en Şırnak el 4 de junio de 2010, cuando tenía 10 años. Yusuf Yılan fue asesinado en Erzurum-Karayazı el 13 de junio de 2012, cuando tenía 9 años; Sinan Saltıkalp fue asesinado en Cizre el 29 de agosto de 2013, cuando tenía 17 años. Cuma Özkaplan fue asesinado en la carretera de Urfa a Antep el 15 de abril de 2016, cuando tenía 17 años. Bünyamin Bayram fue asesinado en Şırnak-Cizre el 12 de junio de 2016, cuando tenía 6 años. Taha Kılıç fue asesinado en Van el 24 de julio de 2016, cuando tenía 4 años. Musa Duman fue asesinado en Van el 30 de agosto de 2016, cuando tenía 17 años. Naciye Özdemir fue asesinada en Dersim el 6 de septiembre de 2016, a la edad de 71 años.

Şemsettin Çakmakçı, Rahmi Sefalı, Necdet İşözü, Serhat Buldan y Aydın Tümen fueron asesinados a una edad muy temprana, el 8 de octubre de 2016, cuando se efectuaron disparos al azar contra civiles desde un vehículo blindado en el centro del mercado de Yüksekova.

Hakan Sarak fue asesinado en Cizre el 24 de octubre de 2016, cuando tenía 5 años. Rashid Oso, de Kobane, fue asesinado el 1 de agosto de 2017 a la edad de 7 años en el distrito de Okmeydanı de Estambul. Berfin Dilek fue asesinada el 9 de febrero de 2017 en Mardin-Dargeçit cuando tenía 7 años.

Kerem Arslan fue asesinado en la autopista Siirt-Batman el 4 de marzo de 2017, a la edad de 34 años. Okan İnce, Bahadır Beyazlıoğlu y otra persona cuyo nombre no estaba disponible fueron asesinados en la carretera de İdil a Cizre el 21 de marzo de 2017. Sami Uçan fue asesinado en Van el 27 de abril de 2017. Hatun Elhuman fue asesinado el 27 de abril de 2017, a la edad de 55 años, en la calle Gevran del centro de Diyarbakır.

Muhammed Yıldırım tenía 7 años y su hermano Furkan 6 cuando fueron asesinados el 4 de mayo de 2017, mientras dormían en sus camas en Şırnak, Silopi, cuando un vehículo blindado derribó la pared de su dormitorio sobre ellos.

Pakize Hazar murió el 14 de junio de 2017, a la edad de 70 años, al ser atropellada por un vehículo blindado en Diyarbakır-Lice. El 20 de junio de 2017, Mahmut Öner, de 74 años, Mevlüt Dağtaş, de 64, Abdülhamit Dağtaş, de 63, Fikri Demirbaş, de 53, y Zeynel Demirbaş, de 53, murieron de nuevo al ser atropellados por un vehículo blindado. Eran los aldeanos que estaban visitando la casa de los Hazar para darles el pésame.

Remzi Menteşe y un niño de 8 años fueron asesinados en la carretera de Diyarbakır a Bingöl el 19 de junio de 2017. Felek Batur fue asesinado en Siirt el 19 de octubre de 2017, cuando tenía 6 años. Burak Ilhan fue asesinado en Batman el 5 de noviembre de 2017, cuando tenía 5 años. Mehmet Tektekin murió el 6 de junio de 2018, a los 75 años, en Diyarbakır, dos días después de que un vehículo blindado lo atropellara.

Ali Sezer fue asesinado en Dersim el 13 de junio de 2018, a la edad de 92 años. Efe Tektekin fue asesinado en Diyarbakır el 11 de septiembre de 2019, un año después que su abuelo Mehmet Tektekin, cuando tenía 5 años. Oktay Er fue asesinado el 23 de septiembre de 2019, a la edad de 22 años, en el pueblo Göktepe de Dersim-Mazgirt. Eyüp Kırtay fue asesinado el 8 de agosto de 2021, en Bitlis-Ahlat, cuando tenía 10 años.

Finalmente, Mihraç Miroğlu fue asesinado el 3 de septiembre de 2021, cuando tenía 7 años, al ser atropellado por un vehículo blindado mientras montaba en bicicleta frente a su casa.

Al día siguiente, el 4 de septiembre, el ministro de Justicia, Abdulhamit Gül, en su intervención en el Congreso de Graduados del 18º Imam Hatip, de Önder, dijo: “Combatiremos la mentalidad que quiere mantener el statu quo, los que quieren llevar los tristemente célebres vehículos Toros blancos y Audis negros, los asesinatos no resueltos al año 2023. Seguiremos con las reformas”.

Si el ministro de Justicia no está señalando una lucha interna dentro del gobierno, se está burlando de la sabiduría del pueblo. ¿O es el gobierno de otro país el que ha sustituido los tristemente célebres vehículos ‘toros blancos’ por vehículos blindados y el que ha llevado los ‘casos Panzer no resueltos’ en lugar de los casos de asesinato no resueltos al futuro, digamos 2023?

¿Es este un gobierno extranjero que deja pudrirse en las cárceles a miles de presos políticos, incluidos los gravemente enfermos?

¿El mismo que no sólo protege a los responsables de los asesinatos, sino que intenta silenciar a los familiares de los asesinados con amenazas judiciales?

Este gobierno nunca permite que funcione el mecanismo de la justicia para los crímenes cometidos por sus propios asociados, situación comprobada por abogados expertos. No corresponde a la gente común poder hacer frente a la manipulación del gobierno.

Emine Çağırga resumió esta desesperación, diciendo: “No importa que tengamos razón y seamos inocentes, siempre declaran que somos culpables”. Emine Çağırga es la madre que tuvo que mantener el cuerpo de su hija, de 10 años, Cemile Çağırga, que fue tiroteada frente a su casa el 7 de septiembre de 2015, en la nevera durante dos días antes de poder enterrarla. Mañana es el aniversario del asesinato de su hija. “Desde entonces”, dijo a la Agencia de Noticias de Mesopotamia, “cada vez que abrimos la puerta de la nevera, experimentamos el mismo dolor una y otra vez”.

Por ejemplo, podemos ignorar los crímenes cometidos durante el periodo de toque de queda, y los que han sido disparados por “balas que rebotan” y los niños que murieron en explosiones a causa de materiales de guerra desatendidos. Desde 2008, 52 personas han resultado heridas y al menos 40 personas, entre ellas 20 niños, han muerto en al menos 92 incidentes relacionados con vehículos blindados solamente. Los autores de casi todos estos incidentes han quedado impunes. En otros incidentes, los autores fueron casi “recompensados”.

Si el Partido Justicia y Desarrollo (AKP), en el poder, logra sobrevivir más allá de unas posibles elecciones anticipadas, en contra de la promesa del ministro de Justicia, no podrá llevar más que desastres políticos, sociales, económicos y ecológicos hasta 2023. La oposición, por su parte, parece que no romperá su silencio para beneficiarse de la situación. Por lo tanto, no se podrá decir que el niño de 7 años Mihraç Miroğlu, atropellado y muerto por un vehículo blindado el 3 de septiembre, será la última víctima de la era panzer.

FUENTE: Irfan Aktan / Duvar English / Traducción: Rojava Azadî Madrid/ Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org