February 6, 2023
De parte de SAS Madrid
2,212 puntos de vista

El Plan Osasuna Zainduz fue el punto de inflexi贸n en la implantaci贸n del modelo de gesti贸n p煤blica del Servicio Vasco de Salud. Iniciada en 1991, esta reforma impuso la competitividad, la reducci贸n de costes, la figura del cliente, la sanidad como un mercado, las pol铆ticas de oferta y demanda, los incentivos por resultados y otras medidas procedentes de la Gran Breta帽a de Margaret Thatcher.

En el tradicional mensaje televisado de Navidad, el lehendakari I帽igo Urkullu asumi贸 la existencia de 鈥減roblemas鈥 y 鈥渄ificultades鈥 en Osakidetza. Y a continuaci贸n a帽adi贸: 鈥淗oy pedimos Salud al nuevo a帽o鈥. Osakidetza comenz贸 el 2023 con 422 profesionales sanitarios menos que a principios del a帽o anterior. La jubilaci贸n de 2.300 personas en los pr贸ximos tres a帽os, de los cuales 330 son m茅dicos, amenaza con agravar la falta de personal en la sanidad p煤blica vasca. Mientras tanto, las obras de la Facultad de Medicina de Basurto se han retrasado otro curso y el sobrecoste asciende ya al 20%.

La lista de espera de consultas externas tampoco ha parado de crecer: se ha multiplicado por seis desde 2016. Seg煤n reconoce el propio Gobierno Vasco, m谩s de 115.000 pacientes est谩n a la espera de obtener una cita con un especialista en las consultas externas y 53.576 personas integran las listas de espera para someterse a una prueba diagn贸stica. La amenaza del cierre de plantas, como la de Cirug铆a en Cruces, planea sobre los hospitales vascos y la Atenci贸n Primaria, cada vez m谩s privatizada, sufre tras a帽os de desgaste.

El pasado 1 de febrero, durante la inauguraci贸n del centro de salud de Murueta, el propio Urkullu reconoci贸 鈥渃arencias鈥 en la atenci贸n primaria y se comprometi贸 a 鈥渞ealizar un esfuerzo econ贸mico鈥. La realidad es que, solo el a帽o pasado, Osakidetza gast贸 m谩s de 60.000 euros en contratar a consultoras privadas para externalizar la auditor铆a, reorganizar e 鈥渋nnovar鈥 en la Atenci贸n Primaria.

鈥淥sakidetza es la avanzadilla, Ayuso sigue el ritmo del Pa铆s Vasco鈥, valora Arkaitz Herreros sobre el desmantelamiento de la sanidad p煤blica. El delegado sanitario por Bizkaia del sindicato ELA no se cree la imagen que el Gobierno Vasco muestra de Osakidetza: la 鈥渏oya de la corona鈥 vasca no es un referente mundial para los servicios de salud. 驴Pero, cu谩ndo comenz贸 a desmoronarse este mito?

El Plan Osasuna Zainduz de 1993

Como afirma un art铆culo del Grupo de Investigaci贸n en Determinantes Sociales de la Salud y Cambio Demogr谩fico de la Universidad del Pa铆s Vasco (OSEKI), 鈥渓a llegada de la corriente neoliberal a principios de la d茅cada de 1990 se materializ贸 en el Plan Osasuna Zainduz”. Firmado en 1993, este proyecto modific贸 la naturaleza de la gesti贸n de la sanidad p煤blica. La idea era que Osakidetza operara bajo lo que se conoce como un R茅gimen Jur铆dico Privado, es decir, que introdujera criterios de gesti贸n empresarial, basados en el entendimiento de la salud como un coste para las arcas p煤blicas. Como indicaba el propio Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco a inicios de los noventa, la sanidad p煤blica deb铆a funcionar mediante par谩metros 鈥渃omunes en el sector privado, basados en el acuerdo entre las partes y en el sometimiento al Derecho Laboral y Mercantil鈥.

El Plan Osasuna Zainduz fue presentado, y defendido ferozmente en el Parlamento Vasco, por el mism铆simo I帽aki Azkuna, por entonces consejero de Sanidad del Gobierno Vasco. Azkuna afirma en aquel entonces que 鈥渓a expansi贸n del sector sanitario鈥 era 鈥渘ecesaria鈥, pero, a帽ad铆a, 鈥渘o puede continuar apoy谩ndose 煤nicamente en una aportaci贸n mayor de fondos hacia el mismo鈥. Respecto a las cr铆ticas sindicales por no contar con las organizaciones de trabajadores para elaborar el borrador del proyecto, Azkuna respondi贸 ironizando sobre el asamblearismo: 鈥淵a nos han avisado aquellos a los que consultamos, las grandes empresas, como Mondrag贸n o Iberdrola (…)鈥, dec铆a obnubilado. 鈥淎unque hag谩is 1.500 reuniones, siempre ser谩 poco鈥.

Este plan era una forma distinta de, como dec铆a Azkuna, 鈥渕eter la tijera鈥 en alguna 鈥減arte de la sanidad鈥. As铆, el sistema vasco de salud adopt贸 una nueva estructura de funcionamiento donde, b谩sicamente, se desdoblaba la financiaci贸n. Por un lado, la p煤blica, dependiente del Gobierno Vasco. Por otro lado, la provisi贸n, que pod铆a ser p煤blica o privada. El Departamento de Sanidad comenz贸 a adquirir un papel distinto, m谩s relacionado con la regulaci贸n o la financiaci贸n que con la direcci贸n del sector p煤blico. Ello implic贸 reducir cualquier atisbo de planificaci贸n y comenzar a asignar recursos a las 鈥渁gencias鈥 que despu茅s contratar铆an los servicios sanitarios. Estas mismas agencias luego se convertir铆an delegaciones territoriales, de Bizkaia, Araba y Gipuzkoa, y realizar铆an la contrataci贸n tanto de servicios p煤blicos, mediante suscripci贸n de los contratos-programa con Osakidetza, como de servicios privados, mediante la criticada f贸rmula de la concertaci贸n de servicios.

Este modelo, el de la agencia de contrataci贸n, se quiere imponer ahora en el Sistema de Salud de la Comunidad de Madrid. Ante ello, la Coordinadora Anti-Privatizaci贸n de la Salud de Madrid, ha criticado que supone 鈥渢ransferir dinero p煤blico a la empresa privada de la forma m谩s 谩gil y moderna posible, es decir, eliminando los mecanismos que el Derecho P煤blico establece para asegurar la utilizaci贸n transparente y controlada del erario p煤blico por el capital privado鈥.

Este modelo, el de la agencia de contrataci贸n, se quiere imponer ahora en el Sistema de Salud de la Comunidad de Madrid. Ante ello, la Coordinadora Anti-Privatizaci贸n de la Salud de Madrid, ha criticado que supone 鈥渢ransferir dinero p煤blico a la empresa privada de la forma m谩s 谩gil y moderna posible, es decir, eliminando los mecanismos que el Derecho P煤blico establece para asegurar la utilizaci贸n transparente y controlada del erario p煤blico por el capital privado鈥.

Para oponerse a ello, la coordinadora madrile帽a ha aludido a que 鈥渆l experimento no es nuevo鈥, refiri茅ndose a Osakidetza-Servicio Vasco de Salud. Al igual que 鈥渆n el caso del Pa铆s Vasco, no hay ning煤n control pol铆tico sobre la contrataci贸n, solo el Tribunal Vasco de Cuentas, que es un organismo t茅cnico, y la ley presupuestaria que impone el techo de gasto鈥.

Cr铆ticas de los sindicatos y el Ararteko

Los valores que iban a regir la 鈥渞eforma鈥 del sistema p煤blico de salud que impulsaba el Plan Osasuna Zainduz eran los que emergen de una serie de conceptos como la 鈥渃ompetitividad鈥, los 鈥渃ostes鈥, el 鈥減ago鈥 de algunas 鈥減restaciones鈥, la figura de 鈥渃liente鈥, la concepci贸n de la sanidad como un 鈥渕ercado sanitario鈥, que compartir铆a, adem谩s, 鈥渇贸rmulas comunes en el sector privado鈥 como las 鈥減ol铆ticas de oferta y demanda鈥, los 鈥渋ncentivos por resultados鈥 y 鈥渕edidas similares鈥 a las 鈥渁plicadas en Gran Breta帽a鈥, entre otros. 鈥淓s un cambio radical en el sistema de gesti贸n鈥, como se帽alaron las fuentes del Departamento de Sanidad del momento. 

Para ELA, este cambio iba a suponer 鈥渓a desvertebraci贸n de Osakidetza鈥. El sindicato a帽adi贸 un vaticinio que luego se cumpli贸: 鈥淧uede derivar hacia la desaparici贸n de servicios en algunos hospitales鈥. A su vez, Adolfo Mu帽oz, el responsable sectorial de Osakidetza de la organizaci贸n en aquella 茅poca, indicaba: 鈥淟as leyes del mercado no sirven para regular los servicios sanitarios, no se puede hablar de costes cuando se trata de cubrir necesidades sociales鈥.

La reforma promovida por Azkuna y Bengoa, entre otros, establec铆a un orden prioritario en servicios sanitarios y obligaba a pagar un canon en algunas especialidades. Otra huella de la neoliberalizaci贸n en la sanidad p煤blica vasca de este Plan se pon铆a de manifiesto en el apartado sobre los salarios de los profesionales. Este introduc铆a un nuevo par谩metro, desconocido hasta el momento: la eficiencia. Aspecto destacado de la reforma tambi茅n fue la 鈥渇lexibilizaci贸n del sistema de personal鈥, al proponer que las nuevas incorporaciones se regularan por contratos laborales.

En su exposici贸n ante el Parlamento Vasco, I帽aki Azkuna subray贸 tres factores que determinaban la necesidad del cambio de modelo sanitario: el envejecimiento de la poblaci贸n, el SIDA y las drogodependencias, aunque no mencionaba la salud mental. A este respecto, un monogr谩fico sobre el tema que a帽os m谩s tarde public贸 el Ararteko-Defensor del Pueblo del Pa铆s Vasco recog铆a lo siguiente: 鈥淟a participaci贸n comunitaria que iniciaba su desarrollo en forma de Juntas locales de Sanidad, Comisiones municipales hace m谩s de diez a帽os vio coartado su desarrollo por el Osasuna Zainduz, proyecto con estilo empresarial, donde no figuraba una sola l铆nea sobre intervenci贸n comunitaria鈥. Y conclu铆a: 鈥淔ren贸 toda forma de an谩lisis sanitario y b煤squeda de soluciones realizado por la propia ciudadan铆a鈥.

Margaret Thatcher y 鈥渆l informe Abril鈥 como referentes

Adem谩s de I帽aki Azkuna, uno de los cerebros del poco recordado Plan Osasuna Zainduz fue Rafa Bengoa, en aquel momento alto cargo de Osakidetza. Ambos estaban al frente de las estructuras de poder pol铆tico necesarias para culminar aquello que afirmaba Margaret Thatcher: 鈥淟a econom铆a es el m茅todo, pero el objetivo es cambiar el alma鈥. Azkuna hab铆a pasado por la direcci贸n del Hospital de Cruces de Bilbao (1981) y luego por la direcci贸n de Hospitales del Gobierno Vasco para m谩s tarde ostentar la direcci贸n de Osakidetza (1983-1987) y, por 煤ltimo, la consejer铆a de Sanidad (1991-1999).

Bengoa era el Director de Planificaci贸n y Ordenaci贸n en Salud (1991-1995) cuando Azkuna estaba al frente de la Consejer铆a. Era su mano derecha y fue su sucesor natural. A ambos a煤n se les puede ver en fotos inaugurando centros de salud en Bilbao, Azkuna como alcalde de la villa y Bengoa como consejero de Sanidad del Gobierno Vasco (2009-2012).

El Plan de Azkuna y Bengoa estaba alineado con el discurso predominante a nivel estatal y global: la supuesta amenaza de la sostenibilidad de los sistemas sanitarios. De hecho, naci贸 poco despu茅s de que se implementar谩n las reformas privatizadoras del Sistema Nacional de Salud brit谩nico por parte de Margaret Thatcher y de que naciera el 鈥渋nforme Abril鈥 en el Estado espa帽ol.

Hasta qu茅 punto llega la analog铆a neoliberal que durante la presentaci贸n de Osasuna Zainduz en el Parlamento, tras escuchar las cr铆ticas de Herri Batasuna, el PNV defendi贸 su plan refiri茅ndose a las reformas en Reino Unido: 鈥淟os ingleses […] han reaccionado y han espoleado el sistema para que se dinamice鈥. Para la l铆der conservadora inglesa, conocida como la Dama de Hierro por ser una de las grandes art铆fices del proyecto neoliberal, los grandes cambios requieren de un plan a largo plazo. Nadie aceptar铆a la destrucci贸n de la sanidad de la noche a la ma帽ana. Por tanto, la estrategia fue sentar las bases ideol贸gicas para presentar el servicio p煤blico como algo ineficiente, identific谩ndolo con la rigidez del Estado y criminaliz谩ndolo hasta la saciedad.

El 鈥渋nforme Abril鈥 hab铆a sido redactado en 1991 por una comisi贸n presidida por el vicepresidente segundo del Gobierno espa帽ol, Fernando Abril Martorell, en la que Rafael Bengoa participaba. Siguiendo la estratagema de Thatcher, el texto se帽alaba que se estaba dando 鈥渦n cierto agotamiento del sistema sanitario鈥 debido a que 鈥渆l sistema sufre tensiones por el aumento de la demanda social, por el envejecimiento y la mejora del nivel de vida […] con recursos cada vez m谩s limitados鈥. El documento aseguraba: 鈥淓l Sistema p煤blico no tiene visi贸n global y empresarial鈥. Sindicatos como LAB compararon el plan Osasuna Zainduz, urdido entre 1991 y 1993, con las medidas a favor de la privatizaci贸n recogidas en el 鈥渋nforme Abril鈥.

Para cerrar el c铆rculo, el hijo de Fernando Abril Martorell presidi贸 la multinacional Indra entre 2015 y 2021, periodo en el que la empresa logr贸 importantes contratos de Osakidetza.

El hito de la teleasistencia privatizada

Con Rafael Bengoa al frente de la Consejer铆a de Sanidad se produjo otro de los hitos de las reformas estructurales en el sistema p煤blico de salud vasco. El plan Osasuna Zainduz, que ten铆a previsto culminar su implantaci贸n en 2002, dio paso a algo m谩s implantado en las l铆neas maestras de la pol铆tica vasca: la Estrategia Vasca de Cronicidad, fechada en 2010, que implant贸 un modelo de atenci贸n procedente del sistema de salud norteamericano. Para ello, la estrategia adoptaba un modelo sanitario basado en la creaci贸n de demarcaciones territoriales, denominadas Organizaciones Sanitarias Integradas (OSI), aut贸nomas en su gesti贸n, y con bases de financiaci贸n e incentivos en funci贸n del cumplimiento de los objetivos de eficiencia planteados.

Respecto a la manera de solucionar el problema, o hacer frente al 鈥渞eto鈥 de la cronicidad, se puso en marcha el servicio de teleasistencia, el cual ha estado marcado por el conflicto laboral y las externalizaciones. De hecho, este servicio se ha adjudicado por varios millones de euros a una UTE liderada por GSR (Grupo Mondragon) e IMQ, aseguradora privada. 

Cabe se帽alar tambi茅n la importancia de las puertas giratorias en este affaire: el director del negocio del 谩rea de salud del Grupo Mondragon, Mikel 脕lvarez, fue tambi茅n alto cargo de Osakidetza. Adem谩s, el exconsejero de Salud Jon Darp贸n fue director general de la cl铆nica Zorrotzaurre, del grupo IMQ-Igurco. Por su parte, el actual director de operaciones de IMQ-Igurco es el exburukide I帽aki Isasi.

Giratorias del equipo de Azkuna y Bengoa

Uno de los coautores de la reforma privatizadora Osasuna Zainduz fue Joaqu铆n Estevez. En su opini贸n, el equipo de I帽aki Azkuna inici贸 una 鈥減rofunda transformaci贸n de la Sanidad Vasca con el proyecto鈥 Osasuna Zainduz. Entre los miembros de aquel equipo, donde tambi茅n estaba Estevez, se encuentran Xabier Bergara, Xabier Buruaga, Luis Hern谩ndez, Paco Villar, Jon Darp贸n, Daniel Zulaika, Jos茅 Luis Sabas, Mikel 脕lvarez y Rafael Bengoa. 驴D贸nde terminaron la mayor铆a de los protagonistas del Plan Osasuna Zainduz?

La respuesta es sencilla: en la empresa privada. Vendieron la sanidad p煤blica vasca para acceder a las corporaciones que se hicieron cargo de ella. Rafael Bengoa, exmiembro del patronato de la fundaci贸n de la funeraria M茅mora, ahora dirige Institute for Health and Strategy, una consultora privada del sector sanitario con una exalto cargo de Osakidetza, Patricia Arratibel, y asesora a un centro integrado en el Servicio de Salud de Madrid, el Hospital 12 de Octubre. Hijo de un nacionalista y consejero de Sanidad del Gobierno presidido por el socialista Patxi L贸pez, tambi茅n acab贸 siendo acusado por integrar la trama del 鈥渃aso Osatek鈥, un caso de irregularidades en los procesos de contrataci贸n y adjudicaci贸n.

Mikel 脕lvarez, exdirector gerente del Hospital de Cruces y exconsejero de Policl铆nica Gipuzkoa, ejerci贸 de mano derecha del alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, y fue sustituido en su cargo de concejal por Gotzone Sagardui, ahora consejera de Salud. En la actualidad, 脕lvarez es directivo de Mondragon Health, importante adjudicataria de Osakidetza.

Jon Darp贸n, exsubdirector M茅dico de Traumatolog铆a y Rehabilitaci贸n del Hospital de Cruces y consejero de Salud entre 2012 y 2019, ces贸 tras estallar la denuncia por fraude en una OPE de Osakidetza. En la actualidad, Darp贸n y dos exmiembros de la c煤pula de Osakidetza trabajan en Keralty, un grupo privado sanitario que dirige Jon Azua, consejero de Sanidad entre 1985 y 1987. Keralty impulsa en varios pa铆ses como M茅xico y los Estados Unidos un modelo por el que se va erosionando el servicio p煤blico sanitario.

El propio Joaqu铆n Estevez, exdirector gerente del Hospital Nuestra Se帽ora de Ar谩nzazu en la etapa de Azkuna al frente de la Consejer铆a de Sanidad, fue director de hospitales del grupo Quir贸n y ahora preside la Fundaci贸n Espa帽ola de Directivos de la Salud. Gabriel Incl谩n, consejero de Sanidad entre 1999 y 2009, trabaja en el grupo Quir贸n, otra de las firmas que han contribuido a la privatizaci贸n Osakidetza. Un amigo de Incl谩n dio su nombre al 鈥渃aso Marg眉ello鈥, una trama de corrupci贸n en Osakidetza que llevo a declarar a I帽aki Azkuna y a un asesor de Rafael Bengoa.

脕ngel Larra帽aga, consejero de Sanidad entre 1984 y 1984, fich贸 por Bruesa, constructora que figura en la trama de corrupci贸n denominada 鈥減apeles de B谩rcenas鈥. Adem谩s, Larra帽aga dirigi贸 una empresa que era contratista del Departamento de Interior. Su predecesor, Jes煤s Javier Aguirre, consejero de Sanidad entre 1980 y 1984, pas贸 a dirigir una firma que tambi茅n trabajaba para el Departamento de Interior.

Jos茅 Luis Sabas, exresponsable de la estrategia de inversiones de Osakidetza y mano derecha de I帽aki Azkuna en el Ayuntamiento de Bilbao fue cesado como director del Hospital Santa Marina a ra铆z de su vacunaci贸n irregular durante la pandemia, salt谩ndose el protocolo.

De aquellos barros, estos lodos

El mito de oasis vasco ha servido para ocultar las deficiencias que los sindicatos comenzaron a denunciar sobre Osakidetza en la d茅cada de los a帽os ochenta. Frente a las cr铆ticas y huelgas de los 煤ltimos a帽os, la Consejer铆a de Salud ha gastado millones de euros anuales en campa帽as de comunicaci贸n para convencer a la opini贸n p煤blica de todo lo contrario. Muchas de ellas han sido contratadas a trav茅s de agencias y medios vinculados a personalidades del PNV, como Mediasal o Grupo Noticias. El a帽o pasado, el servicio de salud p煤blico destin贸 460.000 euros en un solo contrato para 鈥渃ampa帽as de comunicaci贸n con el fin de ofrecer a la poblaci贸n informaci贸n ligada a la Salud y a la gesti贸n de las pol铆ticas y acciones ligadas a la Salud en Euskadi鈥. 

Pese a la propaganda institucional encubierta en espacios informativos de EITB, la 煤ltima encuesta del Deustobar贸metro, publicada en diciembre del 2022, se帽ala que la preocupaci贸n por la sanidad se hab铆a duplicado desde verano de 2022 y la puntuaci贸n media de Osakidetza baj贸 de un 6,1 a un 5. Adem谩s, seg煤n OSEKI, en relaci贸n con los recursos que se destinan a la sanidad por el Departamento de Salud del Gobierno Vasco, la mayor parte de la poblaci贸n percibe que en los 煤ltimos a帽os han disminuido.

Tras el incremento del ritmo del proceso de privatizaci贸n y la presi贸n por la pandemia, han aflorado los factores que amenazan la salud de Osakidetza. Por un lado, la externalizaci贸n de servicios alegando la falta de recursos propios o la complejidad de la labor requerida, un empe帽o privatizador que genera sobrecostes, se ha visto incrementada. En este grupo de factores se integran los convenios de colaboraci贸n p煤blico-privados que favorecen los intereses de entidades como las mutuas privadas o la industria farmac茅utica.

Por otro lado, se ha visto aumentado el cesarismo en las decisiones pol铆ticas sobre las t茅cnicas y la hiperreacci贸n frente a las cr铆ticas como resultado de una nula voluntad negociadora. La tercera problem谩tica aglutina la precarizaci贸n del mayor contratador p煤blico y su enorme tasa de temporalidad, que adem谩s ha sido calificada en los tribunales como fraudulenta

Por 煤ltimo, la suma de la normalizaci贸n de las puertas giratorias en ambos sentidos entre lo p煤blico y lo privado para cargos que son eternamente recolocados. En este grupo tambi茅n destacan el clientelismo como mecanismo para inyectar fondos p煤blicos en forma de contratos y ayudas al sector privado, que se suma a la normalizaci贸n de focos de corrupci贸n y la presencia de actores que han realizado decenas de irregularidades en las licitaciones del Servicio Vasco de Salud.

La semana pasada, la plataforma en defensa de la atenci贸n primaria en la sanidad p煤blica, Lehen Arreta Arnasberritzen, no descartaba que los trabajadores de Osakidetza inicien una huelga, como ya est谩n haciendo sus compa帽eros en Nafarroa y en Madrid. Mientras tanto, algunas plataformas en defensa de la salud p煤blica en Euskadi han mantenido reuniones en las que se podr铆a estar gestando una Marea Blanca en el oasis vasco.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com 06/02/2023.




Fuente: Sasmadrid.org