December 8, 2021
De parte de Anarquia.info
154 puntos de vista


El s谩bado 27 de noviembre atacamos la comisar铆a de la Acr贸polis con c贸cteles molotov. En el momento del ataque el polic铆a de guardia y 4 polic铆as de inc贸gnito que estaban sentados frente a la comisar铆a, al o铆r el grito de 芦asesinos禄 huyeron y se escondieron en el edificio mientras nosotros prend铆amos fuego al puesto de guardia y a la entrada de la comisar铆a.

Todav铆a no hemos dicho la 煤ltima palabra, estos son los d铆as de Alexi.

No es el recuerdo, ni la nostalgia melanc贸lica. Es la idea misma de la rebeli贸n contra nuestros opresores y explotadores. Es la llama ardiente de ayer la que impulsa los gestos de resistencia de hoy.

No es un deseo de repetici贸n, sino la realidad misma de la explotaci贸n, la pol铆tica de la muerte, el control totalitario, la segregaci贸n y la gesti贸n estatal total de la pandemia.

Es la intensidad de la opresi贸n, del presente asfixiante lo que nos arma con la voluntad, el deseo, la fuerza para atacar al aparato estatal. Es el levantamiento de diciembre del 2008 el que nos llena de fe en que la situaci贸n puede y debe cambiar y en que los de abajo pueden volver al primer plano reivindicando sus propias vidas.

El asesinato del compa帽ero Alexandros Grigoropoulos el 6 de diciembre de 2008 por los polic铆as Korkoneas y Saraliotis desencaden贸 un levantamiento en toda Grecia. Grandes sectores de la sociedad se apropiaron de las consignas, las proclamas y las pr谩cticas del espacio anarquista y salieron a la calle contra todo lo que nos oprime y explota.

Los edificios p煤blicos ocupados, las barricadas, los debates, los enfrentamientos con las fuerzas represivas, los ataques a objetivos estatales y capitalistas, las asambleas en las escuelas, los centros de trabajo, los barrios, los actos, los conciertos, los rechazos individuales, la construcci贸n de comunidades de lucha, las calles vibrando con pasos y consignas colectivas, demostraron que el fin de la historia que predican los gobernantes y sus lacayos es s贸lo un sue帽o. Los explotados y los oprimidos volvieron a salir a la palestra y se enfrentaron al poder. En aquellos d铆as de Alexis no s贸lo hubo negaciones y conflictos, sino que naci贸 la esperanza de que este mundo no puede seguir igual. Que la barbarie estatal y capitalista puede ser derrocada. Es precisamente esta idea, esta esperanza, esta creencia en la evoluci贸n y la dial茅ctica lo que en el mundo actual nos empuja a no rendirnos y, con el levantamiento de diciembre de 2008 como br煤jula, organizarnos y luchar.

Hoy, cuando la gesti贸n de la pandemia est谩 causando cientos de muertes y es una oportunidad para que el Estado intensifique su explotaci贸n, opresi贸n y control.

Hoy, cuando los polic铆as y los coches de polic铆a proliferan mientras los m茅dicos y las estructuras sanitarias se reducen constantemente.

Hoy, cuando se suprime el asilo universitario, los polic铆as se preparan para desplegarse en las universidades y se proh铆ben las manifestaciones.

Hoy, cuando se suprimen las conquistas de los trabajadores, se ilegalizan y atacan las movilizaciones obreras.

Hoy, cuando los beneficios de la patronal imponen subidas de precios y recortes salariales directos o indirectos.

Hoy, cuando los asesinatos de trabajadores son cotidianos y las balas de la polic铆a llueven sobre los cuerpos de los oprimidos.

Hoy cuando los migrantes son asesinados en las fronteras, son amontonados en campos de concentraci贸n o son siervos en todo tipo de campos de fresas.

Hoy cuando los ca帽ones de los estados se preparan para asolar los cuerpos de los proletarios, las bases de la OTAN se expanden y crecen y los preparativos de guerra se intensifican.

Hoy, cuando el saqueo de la naturaleza quema los bosques, contamina las aguas y aplasta las monta帽as.

Hoy cuando el patriarcado tortura, viola y asesina.

Hoy cuando los fascistas promueven la Edad Media, la oscuridad y la destrucci贸n interna de los pobres.

Hoy como ayer el estado y el capital reparten generosamente la muerte.

Con el recuerdo de ayer, mirando al ma帽ana con confianza en la gente de nuestra clase, es imperativo que nos levantemos y luchemos.

El Estado intenta imponer un r茅gimen de control total a trav茅s de los desalojos de las okupas, la prohibici贸n de las manifestaciones, la vigilancia, los ataques represivos con balas y gases lacrim贸genos, las detenciones y las torturas, y el perfeccionamiento de su arsenal jur铆dico, mientras que a trav茅s de la doctrina del 芦orden p煤blico禄 quiere sofocar toda resistencia social. Pero la realidad de las manifestaciones del 17 de noviembre de 2020 y 2021, los actos del Primero de Mayo, las declaraciones del 6 de diciembre de 2020, los grandes paros estudiantiles, las enormes manifestaciones durante la huelga de hambre de Dimitris Koufontina, los violentos sucesos de Nea Smrni, los ataques y sabotajes contra objetivos estatales y capitalistas incluso en pleno toque de queda, las victoriosas huelgas de los trabajadores de la mensajer铆a (e-food) y de los trabajadores portuarios (COSCO) nos muestran que la 煤nica lucha perdida es la que no se lleva a cabo.

Demuestran que las bases pueden enfrentarse al Estado y al capital en t茅rminos ganadores.

Demuestran que no tenemos ninguna raz贸n para confiar en el poder y esperarlo.

Salgamos a la calle y luchemos.

Pocos d铆as despu茅s de la aprobaci贸n del nuevo c贸digo penal que reclasifica los c贸cteles molotov como delito grave, el sistema obtuvo una respuesta militante, manifestando nuestras intenciones de continuar la lucha antiestatal.

Si pensaron que las detenciones, la ampliaci贸n del periodo de encarcelamiento, el retraso en la concesi贸n de permisos frenar铆a el impulso de la violenta lucha social y de clase, se equivocaron.

Sabemos, al igual que miles de proletarios de todo el mundo, que s贸lo mediante la acci贸n radical recuperaremos terreno. Sin ella s贸lo retrocederemos y nos deslizaremos hacia las ilusiones reformistas. La 煤nica posibilidad de salir del fango es la preparaci贸n de la revuelta social y la unidad de los oprimidos. Nuestra acci贸n, por otra parte, a pesar de su importancia, especialmente en el momento actual, no pretende separarse de un conjunto de pr谩cticas y luchas, sino trabajar conjuntamente y al un铆sono con las dem谩s iniciativas de resistencia.

La canalizaci贸n del miedo en el campo contrario, aunque sea por unos segundos o minutos, abre pasajes liberadores para una ruptura total con la estructura capitalista y su poder policial, patronal, militar, patriarcal.

Es una necesidad en el per铆odo que viene que el movimiento antagonista, del que formamos parte, debe dar peque帽os y grandes pasos de transgresi贸n colectiva de los l铆mites de la legitimidad burguesa y 芦escapar禄 de la limitaci贸n ( cada vez m谩s reducida ) de las formas y medios de lucha que los gobernantes 芦permiten禄 para 芦combatirlos禄. Porque para demostrar que el sistema no es invulnerable debemos enfrentarnos activamente a la doctrina de la 芦ley y el orden禄 pero tambi茅n a las ideolog铆as del fin de la historia y a la narrativa de la omnipotencia del sistema.

Debemos demostrar en la pr谩ctica que con los valores sociales de la solidaridad y la dignidad, con la inteligencia colectiva y la organizaci贸n que exigen nuestros tiempos, podemos conseguir m谩s de lo que dicta el miedo.

Accidentes de trabajo y disparos: aqu铆 vivimos la guerra todos los d铆as.

隆Alexandros Grigoropoulos, Lambros Fountas, Katerina Goulioni, Mamasubek Embuca, Zak/Zackie oh! Kostopoulos, Vassilis Magos, Nikos Sambanis!.

Polic铆as asesinos fascistas.

Libertad al compa帽ero Polycarpos Georgiadis que ser谩 juzgado el 6 de diciembre de 2021 y solidaridad a los procesados por el mismo caso.

En estas calles, en esta sociedad, las revueltas no son una utop铆a.

ps: Tambi茅n nos responsabilizamos del incendio de los veh铆culos ( coche y moto ) del polic铆a, violador y chulo de Ilioupolis, Dimitris Bougioukos

Compa帽eros y compa帽eras.

FUENTE: ACT FOR FREEDOM NOW!
TRADUCCI脫N: ANARQU脥A




Fuente: Anarquia.info