January 26, 2022
De parte de Anarquia.info
154 puntos de vista

La época en que vivimos nos encuentra atrapados en una normalidad espectacular, imponente pero al mismo tiempo frágil, la normalidad de los «aristócratas» y sus esclavos. Sentados detrás de sus escaños, con amplias sonrisas y cuentas bancarias sobredimensionadas, los «excelentes» son el sueño de todo pequeño burgués. Por mucho que comuniquen esta imagen, la podredumbre y el hedor que les invade están por todas partes, infestando el espacio donde se encuentran y respiran.

Esta imagen suele ir acompañada de un elevado estatus social y quizás de un puesto de alto rango en el mundo académico, artístico o político. No olvidemos el caso del violador en serie, pederasta e implicado en centros de acogida de menores refugiados, D. Lignadis, un actor ‘de renombre’ a ojos de la tambaleante sociedad griega, cuyos contactos políticos eran y son tan fuertes que fue nombrado presidente del Teatro Nacional. Otro brillante ejemplo de «excelencia y ética» es Nikos Georgiades, diputado y secretario de planificación política del partido Nueva Democracia. En 2016 esta escoria fue descubierta involucrada en una red de pedofilia en Moldavia. Nos disculpamos si los nombres anteriores te han dado asco pero hay una continuación y es el profesor asociado de gestión financiera en la Universidad de Economía y Negocios de Atenas, Anastasios Drakos.

El martes 11/01/22 coordinamos un asalto al auditorio A de la Universidad de Economía y Negocios de Atenas durante un curso impartido por A. Drakos. Su ataque abusivo, la escritura de consignas en las paredes del auditorio y la violencia física que utilizamos fueron nuestros principales medios para poner de manifiesto un asunto que ha sido enterrado alrededor de poderosos conocidos.

Se han hecho públicas dos denuncias anónimas contra A. Drakos, que tienen en común sus hábitos pedófilos. En concreto, la primera denuncia procede de un antiguo socio de A. Drakos -también profesor de la OPA- con el que convive en un caso de usura y se informa de que A. Drakos fue sorprendido en el acto de mantener relaciones sexuales con menores de edad en su empresa conjunta en Rumanía en 2016. En cuanto a la segunda denuncia, que se hizo pública en 2019 -también por parte de dos de sus compañeros de universidad que no están relacionados con el caso mencionado-, dice que en una reunión en una sala de la facultad, A. Drakos reveló sus estrechas relaciones de amistad con el pedófilo N. Georgiades, admitió que comparten las mismas tendencias pedófilas y no dudó en mostrar sus motivos. Todo ello en el mismo lugar donde el sujeto en cuestión siguió dando clases sin ser molestado durante otros cuatro años.

Aunque las denuncias son de carácter público y se han enviado en forma de cartas y oficios a los despachos de los ministros y rectores competentes,en octubre de 2019 A.Drakos fue nombrado por decisión del entonces ministro de Medio Ambiente y Energía, Kostis Hadjidakis, miembro del Fondo Verde. Por si fuera poco, en noviembre de 2019 fue nombrado miembro del Consejo de Administración del Centro de Estudios de Seguridad, compuesto por siete miembros, por decisión del entonces ministro de Protección Ciudadana, Michael Chrysochoidis. Tras nuestra acción, como era de esperar, sus aliados cercanos se apresuraron a defenderlo. Uno de los primeros fue Dimitris Bourantonis, el rector de la Universidad de Atenas, quien, a través de un comunicado emitido por el rectorado pocos días después del ataque, afirmó que el profesor pedófilo es y seguirá siendo un miembro de la comunidad universitaria. Además, declaró desconocer la existencia de cualquier denuncia de carácter sexual hacia el profesor, olvidando aparentemente la carta que le fue enviada en marzo de 2021, en la que se reflejaban las sospechas de que Drakos estaba involucrado en una red de pederastia, así como ignorando por completo las dos denuncias anónimas de un total de tres profesores que imparten clases en su universidad. Un triste y patético intento de desviar la responsabilidad de un escándalo en el que él también es partícipe. Niki Kerameos, actual ministra de Educación y Asuntos Religiosos y miembro del partido Nueva Democracia, a pesar de haber recibido la misma carta que D. Bourantonis y de tener pleno conocimiento de los hechos, optó en sus declaraciones por omitir el hecho de la actividad de un pederasta dentro de la universidad. Utilizó esta acción como una excusa más para apoyar su campaña represiva en las universidades, así como para aclarar su actitud de solidaridad con A. Drakos. La misma carta fue recibida también por la fiscalía del Tribunal Supremo, así como por la Mansión Maximos (Oficina del Primer Ministro). Digna de mención es la respuesta inmediata de Syriza, ya que fue una de las primeras en condenar nuestra acción y fue una de las primeras en ser informada de las acciones de A. Drakos, ya que en 2019 se había enviado una carta al entonces Ministro de Educación K. Gavroglou. Este asunto fue ampliamente conocido en todo el espectro de la «excelencia» que todo este tiempo contribuyó a la cobertura del caso y a la preservación del nombre y la carrera académica de A. Drakos. Debido a esta confluencia elegimos realizar la acción en un auditorio lleno de estudiantes, sabiendo que de esta manera podríamos lograr la mayor difusión posible del asunto exponiendo tanto a él como a los funcionarios y mecanismos estatales que en todo caso intentarían encubrir los secretos comunes a quienes amenazan su imagen «intachable». En un último intento de tapar a los medios del establishment y a Drakos, los motivos del ataque contra él se presentaron como rivalidades personales, dando a entender que se trataba de un golpe dirigido por terceros, al estilo de la mafia. Lo cual es absurdo, porque nuestro carácter anarquista durante toda la intervención fue claramente visible y nuestro discurso fue muy concreto.

El caso de A. Drakos no es un ejemplo aislado. Tampoco es una cuestión de incompetencia o indiferencia por parte de los implicados, sino que así es como ha funcionado el sistema y sus ramas a lo largo del tiempo. Este tipo de sujetos existen en nuestra vida cotidiana de diversas formas, sujetos que, aprovechando el poder que se les ha otorgado, oprimen la vida de los demás para satisfacer sus deseos personales, con la ilusión de que nunca se enfrentarán a ninguna consecuencia. Hemos decidido «romper» esta ilusión recordando a nuestros explotadores que ninguna posición o estatus social te hace invulnerable. Nos negamos a la esclavitud y construimos barreras contra la normalidad que nos quieren imponer.

ESA BASURA NO CABE EN NINGÚN ÁMBITO SOCIAL.

LUCHA ANARQUISTA PERMANENTE CONTRA TODA AUTORIDAD

Anarquistas

FUENTE: DARK NIGHTS

TRADUCCIÓN: ANARQUÍA




Fuente: Anarquia.info