January 26, 2021
De parte de Arrezafe
261 puntos de vista


Elon
Musk se convierte en la persona más rica del mundo, mientras el
número de muertes a causa de la pandemia rompe récords.

Jessica
Goldstein
/ Tom Hall

WSWS.org
– 11/01/2021

Traducción
del inglés: Arrezafe

La
semana pasada, el fundador y director ejecutivo de Tesla y SpaceX,
Elon Musk, superó al director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, para
convertirse en el ser humano más rico del planeta, con un patrimonio
neto de 189.000 millones de dólares.

Bezos
y Musk se han convertido en los abanderados del enriquecimiento
masivo de los multimillonarios del mundo durante la pandemia. Desde
principios del año pasado, las 500 personas más ricas del mundo
aumentaron su riqueza en 1,8 trillones de dólares, y por primera
vez, los multimillonarios del mundo controlan hoy más de 10
trillones de dólares.

Bezos
y Musk por sí solos representan una parte significativa de este
aumento. Desde marzo de 2020, Jeff Bezos ha aumentado su riqueza en
aproximadamente 72.000 millones de dólares, según Forbes.
Sin embargo, la riqueza de Musk aumentó en 165 mil millones de
dólares en el transcurso de un año que ha estado marcado por
extraordinarios niveles de sufrimiento general y muerte en los
Estados Unidos y en todo el mundo.

Según Worldometer, el
mismo día que Musk se convirtió en la persona más rica del
planeta, 4.245 personas murieron a causa del COVID-19 en Estados
Unidos
. Según el Departamento de Trabajo de
EEUU, a finales de año, 10,7 millones de trabajadores
estadounidenses permanecían oficialmente desempleados y, según el
análisis de los datos del censo realizado por el Instituto de
Política Económica, 50 millones de estadounidenses, incluidos 17
millones de niños, habían pasado hambre
debido a los efectos de la
pandemia en la economía.

[…]
la estrecha relación de Musk con la administración Trump (se sentó
en el consejo asesor empresarial del presidente en 2017 y elogió el
apoyo de Trump a sus iniciativas comerciales en las elecciones de
2020) bien puede indicar su apoyo al intento de derrocar
violentamente la Constitución de Estados Unidos, o al menos una
actitud de “esperar y ya veremos”.

[…]
independientemente de los cálculos inmediatos de Musk, el impulso
hacia el fascismo es el resultado inevitable de los asombrosos
niveles de desigualdad que existen en los Estados Unidos y en todo el
mundo, incompatibles con formas democráticas de gobierno. La
respuesta de ambos partidos a la pandemia, que ha consistido en
canalizar billones hacia Wall Street
y obligar a los trabajadores a
regresar a lugares de trabajo inseguros, puede resumirse en el
sacrificio de cientos de miles de vidas humanas en pro de las
ganancias de Wall Street.

Musk
no es simplemente un beneficiario de estas políticas, sino que
desempeñó un papel de liderazgo en su implementación. En mayo
pasado, Musk violó las órdenes de cierre de locales y mantuvo la
planta de ensamblaje de Tesla en Fremont, California, a pleno
rendimiento.

En
ese momento, Musk poseía “solo” 40.1 billones de dólares y era
la 22ª persona más rica del mundo. A pesar de esta descarada
violación de la ley, los demócratas de California no hicieron nada.
Trump tuiteó en su apoyo:

California
debería permitir que Tesla y @elonmusk abran la planta, AHORA. ¡Se
puede hacer de forma rápida y segura!”

Este
fue un hito importante en la reapertura de la industria automotriz de
EEUU, tras haber permanecido cerrada durante meses y tras una ola de
huelgas salvajes a mediados de marzo.

Quizás
más que nadie, Musk personifica el carácter parasitario de la
oligarquía empresarial-financiera que domina la sociedad.

La
riqueza de Musk es casi un puro producto de la burbuja del mercado de
valores. Las empresas comerciales reales de Musk son comparativamente
insignificantes. La principal fuente de su riqueza son sus acciones
en Tesla, una empresa de vehículos eléctricos que controla menos
del uno por ciento del mercado mundial de automóviles. Tesla entregó
499,550 autos en 2020, por debajo de su objetivo anual de 500,000
vehículos, según el sitio web Motley Fool.

En
contraste, Toyota produjo 8,8 millones de vehículos a nivel mundial
en el año fiscal 2019 a 2020, y General Motors vendió más de 6
millones de camiones y automóviles en todo el mundo en 2020.

Sin
embargo, las acciones de Tesla, el fabricante de automóviles
eléctricos con sede en California, cerraron a 816.04 dólares el
jueves, un aumento del 8 por ciento con respecto al día anterior y
del 20 por ciento en general en la primera semana de 2021. En el
último año, el precio de sus acciones se ha disparado un 720 por
ciento. La propia compañía ha alcanzado más de 760 mil millones
de dólares en el mercado de valores, de acuerdo a BBC News, “más
que el valor de mercado total de los fabricantes de automóviles
Toyota, Volkswagen, Hyundai, [General Motors] y Ford juntos”.

Además,
Tesla ni siquiera es particularmente rentable. El mes pasado, Musk
envió un correo electrónico desesperado a la gerencia exigiendo que
Tesla encontrara formas de reducir costos de cualquier manera
posible:

Observamos
que nuestra rentabilidad real es muy baja, alrededor del 1% durante
el año pasado. Los inversores nos están dando mucho crédito por la
rentabilidad futura, pero si en algún momento deducen que eso no va
a suceder, ¡nuestras acciones serán aplastadas inmediatamente como
un soufflé bajo un mazo!”

El
aumento desproporcionado de las acciones de Tesla con respecto a sus
actividades productivas reales es tan irreal, que el corresponsal de
tecnología de la BBC, Rory Cellan-Jones, lo expresó sin rodeos:
“Creer que el valor del fabricante de automóviles eléctricos
podría aumentar tan rápidamente en solo 12 meses es el mejor
ejemplo de desmesura irracional”.

Sin
embargo, y esto sin duda juega un papel importante en la adopción de
Tesla por Wall Street, sus 48.000 trabajadores se encuentran entre
los más explotados de la industria. Los trabajadores de la fábrica
en su planta principal de Fremont, California, ganan entre 14 y 23
dólares la hora, según Glassdoor.com, apenas lo suficiente para
pagar el alquiler mensual de un apartamento de dos habitaciones en el
Área de la Bahía. Trabajan hasta 12 horas al día en condiciones
que han provocado una tasa
de lesiones
tan alta, que la planta de Musk ha sido clasificada
por el Consejo Nacional de Salud Ocupacional y La seguridad como uno
de los lugares más peligrosos para trabajar en los Estados Unidos.

En
cuanto a la compañía de cohetes SpaceX, es el foro en el que Musk
da rienda suelta a sus aristocráticos delirios de poseer algún día
todo el planeta Marte. El mismo día en que se convirtió en la
persona más rica del mundo, Musk propuso vender la mayoría de sus
posesiones, a excepción de todas sus acciones, para construir una
ciudad colonial en Marte a través de SpaceX.

[…]
El rápido ascenso de Musk es la encarnación de un orden social y
económico, el capitalismo, que se ha alejado tanto de las
necesidades de la sociedad que “debe provocar protestas sociales
y una oposición política intransigente”, como se señaló en
la World Socialist Web Site en su Declaración
de año nuevo
. La sociedad ya no puede tolerar la acumulación de
tan inmensas cantidades de riqueza en manos de tan pocos, riqueza que
tiene su origen en la explotación de la clase trabajadora.




Fuente: Arrezafe.blogspot.com