January 28, 2021
De parte de SAS Madrid
196 puntos de vista


Lo cierto es que fue una gran idea que Europa centralizara las compras, evitando el mercado persa que ya vivimos en la primera ola de la pandemia con la compra del material, pero quizás compró tarde y no lo hizo bien del todo, y estas son ahora las consecuencias, a las que podemos sumar el daño para la reputación de la Unión.

La Unión Europea, que centralizó la compra de las vacunas contra el coronavirus, se enfrenta a un grave problema con las farmacéuticas de consecuencias terribles, en lo sanitario y en lo económico. A la ralentización en la entrega de las dosis de las dos farmacéuticas autorizadas, Pfizer y Moderna, se suma ahora el anuncio de AstraZeneca, de incumplir los plazos que, presuntamente, se pactaron con Europa. Digo presuntamente porque es tal el oscurantismo que rodea los contratos que tampoco tenemos muy claro qué se pactó y como se pactó.

Europa ha subido el tono en la reclamación, AstraZeneca no se mueve y el conflicto amenaza con entrar, incluso, en el terreno diplomático. Lo cierto es que fue una gran idea que Europa centralizara las compras, evitando el mercado persa que ya vivimos en la primera ola de la pandemia con la compra del material, pero quizás compró tarde y no lo hizo bien del todo, y estas son ahora las consecuencias, a las que podemos sumar el daño para la reputación de la Unión que ve, además, como el que quiso irse, el Reino Unido, y que negoció por su cuenta, compró antes y compró mejor, y esto se traduce en un mejor ritmo de vacunación.

Es vital encontrar una solución para esta cuestión. Es vital que las vacunas se suministren al ritmo que estaba previsto, nos va la salud, a muchos les va la vida y nos va la recuperación económica. Y la responsabilidad es de la Unión Europea, aquí no hay que señalar a ningún Gobierno de forma individual como ya ha hecho aquí en España algún partido de la oposición.

Y sobre la gestión de la pandemia, hoy el protagonista es Ignacio Aguado, de Ciudadanos y vicepresidente de la comunidad de Madrid, que, en un auténtico ejercicio de dejación de funciones, asegura que su Gobierno no va a tomar ninguna medida más para frenar la pandemia, que las tome Pedro Sánchez.

En el catálogo de restricciones, al gobierno madrileño le quedan muchísimas por utilizar, tantas como están utilizando otros gobiernos autonómicos, incluidos los del PP, pero dice Aguado que la responsabilidad es del gobierno central. Aguado, de Ciudadanos, insisto, porque hablamos tanto de Díaz Ayuso y del gobierno del PP, que se nos olvida que a su lado está Aguado suscribiendo lo que dice la presidenta o argumentando, solito, barbaridades como la de ayer, precisamente el día en el que la comunidad alcanza el pico de fallecidos.

Enlace relacionado CadenaSer.com 28/01/2021.




Fuente: Sasmadrid.org