May 20, 2022
De parte de Nodo50
155 puntos de vista

En diciembre de 2015 la Dirección de la empresa Ayesa Advanced Technologies, perteneciente al grupo AYESA, despedía disciplinariamente al que era presidente del Comité de Empresa de Sevilla y delegado por la Coordinadora Sindical de Clase (CSC), Francisco José Barjas Fernández. Sin embargo, todas y cada una de las instancias judiciales (juzgado de lo Social, del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y, finalmente, el Tribunal Supremo) han determinado que este despido era nulo y, por lo tanto, el trabajador había de ser indemnizado y debe volver a su puesto de trabajo.  

Asimismo, la empresa AYESA AT ha sido condenada en firme por vulnerar el derecho a la libertad de expresión y a la libertad sindical del presidente del Comité de Empresa, puesto que el despido se basaba simplemente en la entrega a los diferentes grupos parlamentarios de la Junta de Andalucía, en nombre del Comité de Empresa y, por ende, de los trabajadores y trabajadoras de AYESA AT, de una carta de denuncia de las condiciones laborales de la plantilla, entre las que se encontraba, por ejemplo, el despido por parte de la empresa de trabajadores y trabajadoras por ejercer su derecho a la conciliación.

A pesar de que, desde un principio, la justicia le ha dado la razón al presidente del Comité de Empresa, han tenido que pasar la friolera de 7 años para que se haga firme la nulidad de este despido y que le sean resarcidos sus derechos a Francisco Barjas. Así, el auto del Tribunal Supremo que certifica la nulidad del despido del presidente del Comité de Empresa, señala:

«En el caso de la sentencia recurrida el trabajador despedido es el presidente del Comité de Empresa y la conducta que se le atribuye es haber solicitado una reunión con la Presidenta de la Junta de Andalucía en un escrito en el que denunciaba hasta en ocho puntos determinados hechos entre los que se encontraban sentencias por las que la empresa había sido condenada, violación de derechos sindicales y de negociación colectiva, creando un clima laboral terrorífico. La sala consideró que el demandante había actuado en su condición de presidente del Comité de Empresa y en el marco de las medidas de presión para impedir determinadas conductas que entendía dañaban a la propia empresa […]»

Es decir, es el propio Tribunal Supremo el que indica que la acción por la que el presidente del Comité de Empresa, Francisco Barjas, fue sancionado con el despido, lejos de ser constitutiva de reprobación o sanción por parte de la empresa, se enmarca en la defensa no solo de los intereses de la plantilla sino también de la integridad de la empresa.

Tras casi 7 años de lucha, ha quedado demostrado que fue la Dirección de la empresa Ayesa Advanced Technologies quien actuó de manera irresponsable y, sobre todo, de manera ilegal, apostando por la represión sindical, reprimiendo al máximo representante de los trabajadores por ejercer su derecho a la libertad de expresión y a la libertad sindical en defensa de todos los trabajadores y trabajadoras de AYESA ADVANCED TECHNOLOGIES.

Hemos de destacar la integridad y honestidad de Francisco Barjas que se ha mantenido firme durante estos 7 años sin caer en el derrotismo, apoyado y sustentado siempre por la organización de los trabajadores y sin caer en los “cantos de sirena” para abandonar la lucha a cambio de una jugosa indemnización, poniendo así, siempre por delante, los intereses de la plantilla a los intereses propios, con el coste que ello ha supuesto al estar alejado del centro de trabajo y lejos de la actividad laboral.

Y esta empresa, vulneradora sistemática de los derechos de los trabajadores, está participada en un 22% por la Junta de Andalucía, a través de la agencia IDEA. Es por ello que, desde ASC exigimos a la Junta de Andalucía que tome cartas en el asunto, recupere el control de esta empresa estratégica en el sector de las TIC andaluzas y obligue a cumplir de una vez los derechos de los trabajadores y trabajadoras, dejando de mirar hacia otro lado ante la violación de los derechos de los trabajadores.

¿Qué es Alternativa Sindical de Clase?

La Alternativa Sindical de Clase (ASC) es una organización sindical, fruto de la fusión de varios sindicatos (CSC, AST y SDT), que reivindica el sindicalismo de clase en el Estado Español ante la deriva del sindicalismo en los últimos 40 años. Llevamos ya varios años defendiendo los derechos de los trabajadores y las trabajadoras en diferentes empresas recuperando el verdadero sindicalismo de clase.

En 2021 dimos un paso cualitativo desde la coordinación a una estructura legalizada que engloba a los afiliados de los sindicatos Alternativa Sindical de Clase (AST), Coordinadora Sindical de Clase (CSC) y Sindicato Democrático de Trabajadores (SDT) y facilita la adhesión tanto de organizaciones sindicales existentes como de trabajadoras y trabajadores individuales para la creación de nuevas secciones sindicales en las empresas.

Confrontamos con el pacto social, así como con el sindicalismo entreguista que ha llevado al conjunto de la clase trabajadora a la pérdida de sus derechos históricamente conseguidos.

La Alternativa Sindical de Clase (ASC) tiene presencia, a lo largo del Estado español, en importantes empresas como Telefónica, Sitel, Iberia, Ayesa Advanced Technologies, Everis Centers, KBR (trabajadores de la Base de Morón), Ferroser, etc.

ALTERNATIVA SINDICAL DE CLASE (A.S.C.)




Fuente: Abusospatronales.es