November 28, 2020
De parte de Federacion Libertaria De Madrid
1,097 puntos de vista

ENRIQUE JAVIER D脥EZ GUTI脡RREZ / P脷BLICO

Personas con mascarilla en un vag贸n del metro de Madrid. REUTERS/Susana Vera

鈥淪olo juntos lo conseguiremos鈥. 鈥淓ste virus lo paramos unidos鈥. 鈥淓s el momento de ayudarnos unos a otros鈥濃 Todos y todas hemos o铆do este tipo de mensajes, que se han repetido, desde el inicio de la crisis del coronavirus.

驴Aprenderemos la lecci贸n una vez que pase la crisis?

En la escuela, 鈥渆ducar para cooperar鈥 es un principio b谩sico, que se ha venido planteando y proponiendo desde infantil hasta la Universidad (hasta que lleg贸 la LOMCE, con su 鈥渃ompetencia estrella鈥 del emprendimiento neoliberal).

Pero 驴y el resto de la sociedad? 驴Educa para cooperar? Puesto que 鈥減ara educar se necesita a toda la tribu鈥, como ahora todo el mundo recuerda.

Lo cierto es que el mensaje que han recibido constantemente nuestros ni帽os, ni帽as y j贸venes, ha sido, hasta ahora, el de la competencia individualista del modelo neoliberal. Un mantra ideol贸gico, eje esencial del capitalismo. Un mantra constante y persistente que se repite en los medios de comunicaci贸n, se ensalza en el deporte, se induce en el trabajo, se insiste en la econom铆a鈥

Sorprende este dogma tan extendido y difundido por la agenda medi谩tica, pol铆tica y econ贸mica, cuando los seres humanos preferimos cooperar a competir en nuestra vida diaria, especialmente cuando buscamos el bien com煤n. Esto es lo que ha demostrado el estudio antropol贸gico de la universidad de Oxford que ha encabezado titulares en todo el mundo por la universalidad de sus hallazgos[1].

Sorprende cuando incluso desde la biolog铆a, la prestigiosa acad茅mica Lynn Margullis, una de las principales figuras en el campo de la evoluci贸n biol贸gica, muestra que todos los organismos mayores que las bacterias son, de manera intr铆nseca, comunidades. C贸mo la tendencia es hacia el mutualismo y c贸mo 鈥渓a vida no conquist贸 el planeta mediante combates, sino gracias a la cooperaci贸n鈥[2]. C贸mo nuestra evoluci贸n no ha sido una competici贸n continuada y sanguinaria entre individuos y especies. Sino que la vida conquist贸 el planeta no mediante combates, sino gracias a la cooperaci贸n. De hecho, los nuevos datos est谩n descubriendo una naturaleza que cuestiona radicalmente la vieja biolog铆a: 鈥渄e cooperaci贸n frente a competencia, de comunidades frente a individuos鈥, como concluye Sandin[3]. La tendencia fundamental en la din谩mica de la vida, de toda clase de vida, por lo tanto, es la simbiosis mutualista, la cooperaci贸n universal[4].

Estas investigaciones confirman lo que ha planteado uno de los grandes pensadores de la econom铆a colaborativa: Kropotkin. Frente al darwinismo social, el anarquista ruso Kropotkin, demostraba que el apoyo mutuo, la cooperaci贸n, los mecanismos de solidaridad, el cuidado del otro y el compartir recursos son el fundamento de la evoluci贸n como especie del ser humano.

Esta realidad, que se nos vuelve obvia en momentos de crisis como 茅sta, contrasta con los principios y propuestas que rigen el n煤cleo y finalidad esencial del capitalismo neoliberal: el individualismo competitivo.

Apoyar al grupo, apoyarnos en la comunidad, contrasta con ese dogma de 鈥渓ibertad individual鈥 al margen del bien com煤n. La solidaridad, el no dejar a nadie atr谩s, choca con la competitividad que predica el neoliberalismo econ贸mico. El relato del 鈥渉ombre鈥 hecho a s铆 mismo, competitivo e individualista, que no le debe nada a nadie y que busca conseguir su 鈥渋dea de 茅xito鈥 para enriquecerse y olvidarse de las dificultades, suyas y de los dem谩s. Mito difundido por el populismo empresarial norteamericano y que la ideolog铆a neoliberal y neoconservadora ha traducido en la escuela a trav茅s del mantra del emprendedor. Ideolog铆a que mantiene como dogma de fe esencial que la competencia por la riqueza y el poder es el 煤nico motor que mueve al ser humano.

Estamos comprendiendo, porque lo estamos comprobando y constatando con esta crisis, que esta ideolog铆a neoliberal, que reivindica regularnos mediante 鈥渓a mano invisible del mercado鈥 es una postverdad[5], una f谩bula, una invenci贸n que no tiene fundamento real. Que cuando vienen mal dadas, cuando nos jugamos lo vital y esencial de las sociedades, necesitamos el amparo del grupo, de la comunidad, de la solidaridad colectiva para superar las crisis.

Es entonces cuando nos lamentamos, tard铆amente, de los recortes de miles de millones que se han hecho en la sanidad p煤blica o en la educaci贸n p煤blica. Nos arrepentimos de no haber invertido en suficientes residencias p煤blicas de mayores (las privadas tienen como finalidad obtener beneficios). Nos damos cuenta del error que es no tener ya una banca p煤blica que sostenga la econom铆a y la inversi贸n p煤blica para generar nuevos empleos que sustituyan a los que los 鈥渢emerosos mercados鈥 van a destruir.

La ideolog铆a neoliberal siempre ha sido muy clara: aplicarse a s铆 mismos el capitalismo de 鈥渓ibre mercado鈥 (subvencionado siempre) cuando obtienen beneficios, para repart铆rselos entre los accionistas. Pero reclamar el socialismo y la intervenci贸n del Estado para que se les rescate cuando tienen p茅rdidas (hemos rescatado a la banca con m谩s de 60.000 millones de euros, a Florentino P茅rez con el Castor, a las autopistas鈥). Es lo que hacen tambi茅n ahora, con esta crisis. Aunque a algunos les sigue sorprendiendo todav铆a que estos 鈥渃reyentes鈥 exijan m谩s medidas de rescate y de intervenci贸n del Estado, renegando de su fan谩tico credo en el 鈥渓ibre mercado鈥 y su 鈥渕ano invisible鈥.

A ver si aprendemos por fin. Y superamos el dogma neoliberal y el sistema econ贸mico capitalista y avanzamos hacia un sistema econ贸mico e ideol贸gico basado en el bien com煤n, la cooperaci贸n, la justicia social, la equidad y la solidaridad.

Esperemos que la salida de esta crisis sea 鈥渦na oportunidad鈥 para ello. Que el 鈥渟olo juntos lo conseguiremos鈥 no se olvide tras ella. Y que, despu茅s del coronavirus, haya un aut茅ntico Pacto de Estado, consensuado por todos, que blinde y destine cantidades escandalosas de nuestros presupuestos a la Sanidad P煤blica, a la Educaci贸n P煤blica, a los Servicios Sociales P煤blicos, a las Pensiones P煤blicas鈥 Que aprendamos de una vez por todas que el capitalismo y la ideolog铆a neoliberal que lo sostiene es t贸xico para la especie y el planeta. Y que, sin ayuda mutua, sin cooperaci贸n, sin solidaridad y justicia social estamos abocados a la extinci贸n como especie y como planeta.

NOTAS

[1] Scott Curry, O., Mullins, D. A., & Whitehouse, H. (2019). Is it good to cooperate? Current Anthropology60(1), 47-69.
[2] Margulis, L. et al. (2002). Una revoluci贸n en la evoluci贸n. Valencia: Universitat de Val茅ncia.
[3] Sandin, M. (2010). Pensando la evoluci贸n, pensando la vida. La biolog铆a m谩s all谩 del darwinismo. Cauac: Nativa.
[4] Puche, P. (2019). Hacia una nueva antropolog铆a, en un contexto de simbiosis generalizado en el mundo de la vida. Papeles de relaciones ecosociales y cambio global, 147, 15-34.
[5] Vivero Pol, J.L. (2019). La Espa帽a vac铆a est谩 llena de bienes comunes. Papeles de relaciones ecosociales y cambio global, 147, 85-97.




Fuente: Federacionlibertariamadrid.home.blog