February 5, 2022
De parte de SAS Madrid
1,094 puntos de vista

El Gobierno de la Comunidad de Madrid quiere derogar la ley vigente de 1998 y aprobar con carácter urgente su proyecto.

Afiliados a la v├şa r├ípida, un formato habitual en las formas de Isabel D├şaz Ayuso para aprobar medidas de calado en la Comunidad de Madrid, el Gobierno del Partido Popular ha cumplimentado la propuesta de un anteproyecto para una ley auton├│mica de ordenaci├│n y atenci├│n farmac├ęutica, con la intenci├│n de derogar la norma vigente instaurada en 1998.

Tramitado con car├ícter urgente, el Ejecutivo ha cosechado por el camino las cr├şticas al proyecto, acusado por la oposici├│n y asociaciones de farmac├ęuticos de innecesario, “fraudulento” y con la ambig├╝edad necesaria en el lenguaje para abrir puertas a la privatizaci├│n y a la precariedad.

Los tr├ímites del anteproyecto eliminan por completo para esta norma el tr├ímite de consulta p├║blica y cercena a la mitad el tr├ímite de audiencia e informaci├│n p├║blica, por lo que muchas partes implicadas no podr├ín opinar sobre esta ley. 

“Se trata de un anteproyecto que llega por v├şa de urgencias pero para el cual no se han dado ninguna prisa. Es decir, son lentos para legislar pero r├ípidos para evitar que la sociedad pueda participar en el periodo de consulta p├║blica. Es una ley redactada solo con una parte cercana al gobierno, sin escuchar al resto de actores”, asegura Javier Padilla, diputado de M├ís Madrid en la Asamblea de la Comunidad.

El Movimiento para la Defensa de un Modelo Farmac├ęutico Asistencial en Espa├▒a (MODEMFA), ha interpuesto un Recurso Contencioso Administrativo contra la tramitaci├│n urgente. “Al ser el Decreto una norma de rango reglamentario no puede limitar derechos de los ciudadanos, m├íxime cuando hay reserva de ley que, en el caso de Madrid, debe ser aprobada por la Asamblea de la Comunidad”, aseguran en un comunicado. 

Su presidenta, Marian Montero, ha asegurado a P├║blico que, aunque el Colegio de Farmac├ęuticos dice que los profesionales han sido consultados y que se han cumplido todos los tr├ímites,  es “mentira”: “Nos presentaron el borrador y no pudimos decir nada. Nos dijeron que la ley era un reconocimiento al trabajo en la pandemia y nos pareci├│ un insulto a la inteligencia y a la dignidad de los farmac├ęuticos. Han iniciado una tramitaci├│n fraudulenta y atenta contra los intereses de los pacientes y profesionales”, sostiene.

Adem├ís, aunque Montero no rechaza la posibilidad de mejorar la ley creada en 1998, le parece precipitado su derogaci├│n total. “La ley estaba bien hecha y no hay nadie que diga que esta ley est├í mal o no nos atiende. Se puede mejorar, pero cargarse una ley y decir que est├í obsoleta… Una ley tiene que hacerse con el consenso de los farmac├ęuticos”, arguye. 

Sospechas de futuras privatizaciones

Como pasara con la creaci├│n de la Agencia de Contrataci├│n Sanitaria, que sus formas para crearla levantan sospechas de posibles privatizaciones, esta ley farmac├ęutica deja alg├║n p├írrafo susceptible de pensar que en el futuro se abrir├í la puerta a la empresa privada. 

La ley, que regula la dispensaci├│n de f├írmacos a domicilio, contempla que “el acto profesional de la dispensaci├│n se realiza por un farmac├ęutico, o bajo su supervisi├│n, integrado en la plantilla del establecimiento farmac├ęutico responsable de la misma”.

“Es un anteproyecto que m├ís que generar certezas jur├şdicas, abre ├ímbitos de desregulaci├│n. Dice que regula la prestaci├│n a domicilio, pero en realidad abre un ├ímbito en el que podr├şan crearse deliveroos farmac├ęuticos con trabajadores precarizados. Dice que regula la prestaci├│n farmac├ęutica, pero en realidad no entra a su desarrollo en absoluto”, sostiene Javier Padilla.

Adem├ís, M├ís Madrid echa en falta cuestiones como figuras coordinadoras, cuesti├│n que no aparece en la ley. “En 2022, no puede ser que una ley no recoja la creaci├│n de espacios de coordinaci├│n farmac├ęutica, que deber├şa coordinarse por los farmac├ęuticos de atenci├│n primaria e incluir a los profesionales prescriptores de atenci├│n primaria, dispensadores de las oficinas de farmacia y a quienes hacen seguimiento en las OF y los centros de salud”, sostienen los l├şderes de la oposici├│n en Madrid.

Enlace relacionado P├║blico.es 04/02/2022.




Fuente: Sasmadrid.org