February 23, 2021
De parte de SAS Madrid
380 puntos de vista


El portavoz del Gobierno había asegurado que el operativo se retrasaba a la próxima semana.

La Comunidad de Madrid empezará a vacunar a los mayores de 80 años este mismo jueves en los centros de salud de Atención Primaria, según ha anunciado a través de un tuit el viceconsejero de Sanidad Pública, Antonio Zapatero, y ha ratificado una fuente de la confianza de la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso. La decisión supone una rectificación completa de lo avanzado este mismo lunes por Ignacio Aguado, vicepresidente y portavoz gubernamental, que había asegurado por la mañana que el operativo se retrasaría hasta la próxima semana y se ejecutaría únicamente en hospitales. Una doble afirmación que ha provocado un conflicto interno y otro externo: interno, porque el PP le ha acusado inmediatamente de haberse equivocado; y externo, porque los profesionales sanitarios han criticado que no se contara con la infraestructura de los centros de salud.

“A partir de la semana que viene empezaremos ya a vacunar a mayores de 80 años”, ha dicho Aguado durante una comparecencia para presentar el acuerdo marco para residencias a sindicatos y patronal, y en la que se ha quejado de que la falta de vacunas condiciona toda la estrategia del Ejecutivo. “Se hará en los hospitales, esa es la idea de la Consejería de Sanidad”, ha añadido. “En la medida en que vayamos inmunizando a estas personas de edad más avanzada, iremos bajando a los mayores de 70, etcétera”.

“Pero la vacunación debería hacerse en los centros de salud, por su proximidad y accesibilidad, porque las enfermeras conocen perfectamente todas las patologías y alergias de los pacientes, y porque han desarrollado la campaña de vacunación de la gripe sin ningún problema”, ha contrapuesto Víctor Jiménez, vicepresidente de la Asociación Madrileña de Enfermería (AME). “Además, los hospitales públicos de Madrid, ahora mismo, siguen casi colapsados, por no decir colapsados. ¿Qué sentido tiene mandar a la gente a vacunarse ahí?”.

El conflicto público entre el Gobierno regional y los profesionales sanitarios ha silenciado un choque privado dentro del Ejecutivo. La semana pasada, la consejería de Sanidad anunció que la vacunación de los mayores de 80 años se llevaría a cabo en una selección de centros de Atención Primaria y hospitales públicos. Este lunes, tras mencionar Aguado únicamente a los centros hospitalarios, Sanidad ha declinado confirmar, ampliar o matizar sus palabras. Un silencio estruendoso que sirve como otro ejemplo de la tormenta interna que hay en el Gobierno de coalición de PP y Cs, donde los conservadores critican la labor del vicepresidente como portavoz.

“Se ha equivocado”, ha dicho una fuente conocedora de los detalles de la operación de vacunación, sin precisar cuál ha sido el error del presidente.

“Los centros de salud no se descartan”, ha reconocido otro interlocutor.

Madrid cuenta con 266 ambulatorios y miles de profesionales de enfermería que se han movilizado para expresar su deseo de participar en la vacunación. Sin embargo, el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso lo ha apostado todo a las grandes infraestructuras. Este martes se empezará a vacunar en el hospital Isabel Zendal, donde hay convocadas 400 personas, entre personal de Sanidad exterior, AENA, inspectores de salud pública, médicos forenses, veterinarios, estudiantes de ciencias de la salud o cuidadores de menores infractores. El jueves se empezará a usar el Wanda Metropolitano para vacunar a policiales locales, bomberos y miembros de los equipos de protección civil. Y posteriormente se emplearán el Wizink Center y el Palacio de Vistalegre. Una planificación que ha sido duramente criticada por los profesionales sanitarios.

Así, este lunes, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC) y la Federación de Asociaciones de Enfermería Familiar y Comunitaria (FAECAP) han rechazado los llamados “vacunódromos” en polideportivos, parkings de coches, campos de fútbol o en recintos de culto para poder administrar masivamente a toda la población la vacuna contra la covid-19, y ha pedido que se vacune en los servicios de Atención Primaria, es decir, en los centros de salud.

“Los equipos de Atención Primaria ni comparten ni aceptan la creación de vacunódromos para administrar a la población general la vacuna de la covid cuando, con normalidad, son estos equipos quienes asumen anualmente las campañas anuales de la gripe, así como el calendario de vacunación de la población a lo largo de toda la vida”, han explicitado los profesionales en un comunicado. “Medicina y Enfermería de Familia y Comunitaria sostienen que son los profesionales mejor preparados tanto por conocimiento de su población asignada como por competencia y recorrido profesional”.

“Si llegas a un macrocentro, donde eres casi como una pieza de ganado a la que hay que vacunar, lógicamente ahí se pueden producir muchísimos errores, porque no hay un control exhaustivo de cada persona”, ha ampliado Jiménez, vicepresidente de la AME. “El único fin es vacunar, vacunar y vacunar, con largas colas”.

Los dirigentes de la Comunidad de Madrid se han inspirado en la estrategia de Rusia, Reino Unido o Israel. De hecho, representantes de la viceconsejería de Sanidad Pública, que encabeza Antonio Zapatero, han llegado a reunirse por videoconferencia con sus homólogos israelíes, para conocer todos los detalles de su exitosa operación de inmunización. En paralelo, no obstante, Madrid ha quedado rezagada frente al resto de Comunidades en la vacunación en España.

El último balance publicado por el Ministerio de Sanidad, de este mismo lunes, detalla que la Comunidad solo ha administrado el 78% de las 484.095 vacunas que ha recibido, lo que la coloca como farolillo rojo de una estadística que solo empeora el País Vasco (72%).

Y mientras Madrid busca la fecha exacta en la que empezará a vacunar a los mayores de 80 años, Cataluña, Castilla-La Mancha, Galicia, Andalucía, La Rioja, Extremadura, Canarias, Cantabria, Murcia, Asturias y Aragón, además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, llevan días haciéndolo, o han comenzado a hacerlo este lunes.

En Madrid, reconocen todos los dirigentes implicados, la estrategia de vacunación cambia día a día en función de las dosis recibidas: a los mayores de 80 años solo se les puede administrar las de Pfizer o Moderna, ya que las de Astra Zéneca han quedado restringidas a personas de entre 18 y 55 años, y la consejería argumenta que eso es lo que está condicionando la vacunación de los octogenarios. Tampoco hay ningún documento público que refleje cuáles son las líneas maestras del Ejecutivo para la campaña, al contrario que en otras regiones, lamentan en el PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos.

“Hay una opacidad escandalosa”, ha lamentado José Manuel Freire, diputado autonómico del PSOE y exconsejero de Sanidad del País Vasco.

En la misma línea crítica se han expresado este lunes los sindicatos SATSE, CC.OO., Csit Unión Profesional y UGT, que han exigido este lunes a la Consejería de Sanidad que “publique la estrategia de vacunación con los recursos planificados para llevarla a cabo y la coordine con los representantes de los profesionales”.

Frente a esas quejas, la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, se ha limitado a avanzar que convocará próximamente una reunión con el equipo de la Consejería de Sanidad, que encabeza Enrique Ruiz-Escudero, para coordinar la planificación de la campaña de vacunación contra el coronavirus.

“Según nos van llegando las vacunas, se distribuyen con la prioridad de los sanitarios, los grupos más expuestos y las profesiones con más situación de vulnerabilidad”, ha dicho este lunes Díaz Ayuso durante un acto en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno madrileño. “El consejero asegura que cree que será posible iniciar la macrovacunación antes del verano”, ha añadido.

Para afrontar ese momento, el Gobierno regional ha anunciado que contratará a médicos y enfermeros jubilados y menores de 70 años, haciendo compatible el cobro de su pensión con su implicación en el proceso. Además, el Ejecutivo se prepara para movilizar también los recursos de la sanidad privada.

“A medida que las etapas avanzan en el proceso de vacunación, se irán ampliando los grupos de población diana y es previsible que la aprobación de nuevas vacunas, junto con la mejora de los canales de suministro de las actuales, implique una mayor disponibilidad de vacunas que pueden requerir la necesidad de habilitar y disponer de espacios de dimensiones adecuadas, así como de profesionales, que posibiliten aumentar el ritmo de vacunación y llegar al mayor número de población en el menor tiempo posible en caso de que sea preciso”, se lee en una orden de la Consejería de Sanidad publicada el sábado en el boletín autonómico. “Con el objeto de prever esta eventualidad resulta necesario modificar la Orden 668/2020, al objeto de facultar a las autoridades sanitarias para habilitar y disponer de espacios e instalaciones adecuadas, públicas o privadas, para desarrollar la campaña de vacunación frente a la covid, así como para poner a su disposición a los centros sanitarios privados y sus profesionales para dicha tarea durante la emergencia sanitaria”.

Enlace relacionado ElPaís.com 22/02/2021.




Fuente: Sasmadrid.org