January 24, 2022
De parte de Avispa Midia
226 puntos de vista

A inicios de 2022 el Banco Mundial (BM) alert贸 que, al entrar al 3er a帽o de pandemia, las previsiones no son tan buenas. La producci贸n mundial de mercanc铆as y servicios, reflejado en el indicador de 鈥渃recimiento mundial鈥, se desacelerar谩 dr谩sticamente. Los llamados mercados emergentes y las econom铆as en desarrollo (MEED), ser谩n las m谩s afectadas. Tambi茅n subray贸 que, con el fin de fortalecer la recuperaci贸n mundial, se contin煤a promoviendo 鈥渦na recuperaci贸n verde, resiliente e inclusiva鈥.

En el informe del BM presentado este a帽o 2022, llamado Perspectivas Econ贸micas Mundiales, puntualiza la necesidad de salir de la crisis a trav茅s de las pol铆ticas econ贸mica verdes. 鈥淒irigir el crecimiento hacia una direcci贸n verde, resiliente e inclusiva requiere un men煤 de pol铆ticas estructurales que faciliten la transformaci贸n digital, aceleren la transici贸n verde y aumenten la movilidad laboral鈥, reza el informe del BM.

La justificaci贸n de este organismo supranacional reside en sus proyecciones. 鈥淪e espera que el crecimiento mundial se desacelere del 5,5 % en 2021 al 4,1 % en 2022 y al 3,2 % en 2023鈥. Se percibe una larga ca铆da que podr铆a rebasar hasta el a帽o 2023.

Adem谩s de los rebrotes continuos de COVID-19, una elevada inflaci贸n, niveles de deuda sin precedentes y una mayor desigualdad de ingresos para los pa铆ses en v铆as de desarrollo, el BM alerta, 鈥渆str茅s financiero relacionado con la deuda; interrupciones por fen贸menos meteorol贸gicos extremos y desastres naturales鈥.

De no implementar el paquete de reformas estructurales, los Estados naci贸n sufrir谩n ca铆das econ贸micas severas, se帽ala el BM. 鈥淓n el mediano plazo, la falta de implementaci贸n de mejoras de productividad y otras reformas necesarias obstaculizar谩n el crecimiento鈥, dice el documento.

Se prev茅 que la severidad de los desastres relacionados con la crisis ambiental y clim谩tica, se recargar谩n con m谩s agresividad hacia los pa铆ses llamados MEED. El Banco Mundial advierte que en Centroam茅rica y el Caribe, los riesgos por las consecuencias relacionadas con la crisis ambiental y clim谩tica, van desde 鈥渦n aumento del nivel del mar, tormentas extremas m谩s frecuentes, inundaciones costeras y erosi贸n en el futuro鈥, mientras que 鈥減artes de Am茅rica del Sur, incluidas las zonas agr铆colas, se enfrentan a un riesgo creciente de sequ铆a鈥.

Soluciones verdes

Este organismo apela a los gobiernos, a la sociedad civil y a las empresas para trabajar en conjunto para acelerar el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de Par铆s sobre el Cambio Clim谩tico (UKCOP 2021) como una soluci贸n al conjunto de crisis que actualmente se atraviesa a nivel global.

Lo m谩s apremiante, seg煤n el Banco Mundial, es que 鈥渓a comunidad internacional puede ayudar a ampliar el financiamiento y el desarrollo de capacidades necesarias para fomentar recuperaciones econ贸micas verdes y resilientes en los MEED, incluso mediante el aumento de las inversiones verdes y la facilitaci贸n de una transici贸n hacia la energ铆a verde鈥.

El conjunto de pol铆ticas verdes que se han venido implementando, apegados a la Agenda 2030 de la ONU, se han justificado, en primera instancia, para reducir las emisiones de carbono, asegurando que con las 鈥渆nerg铆as verdes鈥 se lograr谩 esto. Pero el ritmo de crecimiento y de explotaci贸n de recursos naturales (bienes comunes) no se cuestionan.

Las medidas verdes hacia las empresas y gobiernos m谩s contaminantes han sido permisibles, en nombre del 鈥渄esarrollo sostenible鈥. De acuerdo con el documento del BM, lo que se ha implementado son los llamados 鈥渋mpuestos sobre el uso de energ铆a, los impuestos sobre el carbono y los precios de los permisos de emisi贸n negociables鈥, el organismo argumenta que, estos impuestos (que funcionan como permisos de contaminaci贸n) 鈥渢ambi茅n son importantes para garantizar una transici贸n ecol贸gica sin problemas鈥.

De acuerdo con el Foro Econ贸mico Mundial, tambi茅n llamado Foro de Davos, 鈥渓a extracci贸n mundial de recursos se ha triplicado de 27 mil millones de toneladas en 1970 a 92 mil millones de toneladas en 2017鈥, una explotaci贸n exponencial de recursos que el 鈥渄esarrollo (sostenible)鈥 contin煤a exigiendo.  Es ah铆 d贸nde se han reflejado los 铆ndices de crecimiento econ贸mico y las capacidades de consumo.

Contabilidad ambiental

Mientras tanto, seg煤n las pol铆ticas verdes, existe la necesidad de incrustar a los ecosistemas que restan en el planeta como prestadores de servicios. Desde 2018 la Comisi贸n Estad铆stica de las Naciones Unidas (CENU) implement贸 el Sistema de Contabilidad Ambiental y Econ贸mico 2012 鈥 Contabilidad Experimental de Ecosistemas (SEEA EEA).

Esta iniciativa tuvo por objetivo, hasta 2021, 鈥渄esarrollar un marco estad铆stico consensuado para la contabilidad de los ecosistemas, incluida la terminolog铆a, los conceptos, las definiciones y las clasificaciones acordadas para los activos y servicios de los ecosistemas tanto en t茅rminos f铆sicos como en t茅rminos monetarios utilizando un enfoque contable鈥, anunci贸 la CEPAL al concluir esta meta.

En diciembre del mismo a帽o 2021, Alicia B谩rcena, Secretaria Ejecutiva de la comisi贸n regional de la CEPAL, en el Foro Nacional sobre la Contabilidad del Capital Natural y Valoraci贸n de los Servicios de los Ecosistemas, asever贸 que, 鈥渓a Contabilidad Ecosist茅mica ofrece un marco que incorpora una visi贸n sist茅mica, al integrar datos biof铆sicos; eval煤a acervos, flujos e interacciones entre los elementos del capital natural, su integridad y los vincula con actividades econ贸micas鈥.

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL argument贸 que, esta iniciativa, pretende visibilizar lo que la econom铆a neocl谩sica llama, 鈥渇allas de mercado鈥, es decir, los costos que dejan detr谩s todas las cadenas productivas y nadie se hace cargo. 鈥淪e trata de avanzar en la estandarizaci贸n de datos, modelos y valorizaci贸n para introducir el capital natural en los sistemas de cuentas nacionales y contabilizar las interacciones con la naturaleza para rebalancear la demanda social con la capacidad de los ecosistemas de proveer bienes y servicios鈥, expres贸 B谩rcena.

Aqu铆 la pregunta obligada es 驴qui茅n estar谩 a cargo de la administraci贸n de estos espacios y de sus supuestos servicios?, la realidad es que, las 鈥渃omunidades ind铆genas son las que sostienen el 80% de la biodiversidad remanente del planeta y el 17% de los dep贸sitos de carbono naturales de la Tierra鈥, como lo document贸 la Organizaci贸n No Gubernamental (ONG) The Nature Consevancy. Esta organizaci贸n, entre otras, como El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), vienen acaparando tierras ind铆genas y declarando 鈥溍乺eas Naturales Protegidas鈥, 鈥淧arques para la Paz鈥, 鈥淪antuarios鈥, entre otros.

Las medidas que se han tomado en las diversas Conferencias de las Naciones Unidas sobre Cambio Clim谩tico, desde 1995 hasta el 2021, en ning煤n momento se ha planteado poner un tope a la producci贸n de mercanc铆as, sino solo impuestos. De la misma forma, no hay una sanci贸n para los mayores contaminantes del planeta. Pero si existen servicios ambientales que funcionan como 鈥減ermisos de contaminaci贸n鈥, con los llamados 鈥渃r茅ditos de carbono鈥 que se emiten, por ejemplo, de las 脕reas Naturales Protegidas. As铆 es como se viene materializando la Contabilidad ambiental y las pol铆ticas verdes, mercantilizando a tope los 煤ltimos ecosistemas que restan en el planeta.




Fuente: Avispa.org