October 13, 2020
De parte de International Confederation Of Labor ICL-CIT
1,988 puntos de vista

Poco despu茅s de publicar en la web nuestro mensaje en solidaridad con los trabajadores y las trabajadoras de Dragon Sweater Factory (Bangladesh), que luchan contra el despido y el impago de salarios, nuestro grupo de trabajo para Asia recibi贸 una carta de queja de la direcci贸n de la empresa. La reproducimos m谩s abajo, junto con la respuesta de GWTUC, el sindicato local de la confecci贸n. Ambos documentos hablan por s铆 mismos.

Obviamente, los directivos de la empresa no han hecho el esfuerzo de leer nuestros estatutos ni los textos que venimos publicando. Por alguna raz贸n que se nos escapa, parecen pensar que somos un organismo de arbitraje neutral y que vamos a atender las explicaciones de unos empresarios. Se equivocan de cabo a rabo. CIT, la Confederaci贸n Internacional del Trabajo, es un instrumento por y para la clase obrera global, cuyo fin es facilitar la solidaridad a trav茅s de las fronteras y apoyar las luchas de los trabajadores y las trabajadoras de todo el mundo. La Internacional re煤ne a sindicatos anarcosindicalistas y revolucionarios y siempre estar谩 al lado de los trabajadores y de las trabajadoras en su lucha contra la explotaci贸n capitalista. Por lo tanto, afirmamos de nuevo nuestra exigencia de que se de marcha atr谩s a los despidos y de que se abonen los salarios impagados. Animamos a nuestras secciones y contactos a emprender acciones en apoyo a esta exigencia. Su lucha no cesa (https://globalmayday.net/2020/07/01/garments-workers-rally-in-dhaka/), nuestro apoyo y solidaridad tampoco.

Los directivos de la empresa han dedicado mucho tiempo y esfuerzo a escribirnos una carta muy detallada. Un mejor uso de sus energ铆as habr铆a sido sentarse a negociar con GWTUC y buscar la manera de dar respuesta a las quejas y reivindicaciones de los trabajadores y de las trabajadoras. Las secciones y contactos de CIT no cesar谩n de convocar acciones de protesta hasta que GWTUC nos informe de que el conflicto se ha resuelto de manera satisfactoria. Mientras tanto, si a los due帽os de la empresa les preocupa el da帽o que pueda sufrir la reputaci贸n de la f谩brica, con raz贸n, y quieren evitar caer en un descr茅dito mayor, tienen una soluci贸n muy simple a su disposici贸n: satisfacer las reivindicaciones de los trabajadores y de las trabajadoras.

Otra advertencia m谩s: leyendo entre l铆neas en la carta, parece evidente que los directivos de la empresa est谩n abonando el terreno para acusar a los trabajadores y a las trabajadoras de comportamiento antipatri贸tico y para pedir que se empleen m谩s medidas represivas en su contra. Sirvan estas l铆neas de advertencia contra tal intento. Esta es una l铆nea roja que s贸lo se cruzar谩 para perjuicio de la empresa. A partir de este mismo momento, consideramos a los directivos de la empresa responsables de cualquier acci贸n represiva que el estado pueda tomar contra quienes participan en las movilizaciones. Si esto ocurriese, ser铆a suficiente para declarar a Dragon Sweater como una empresa que reprime a los sindicatos y comunicar este extremo a las marcas comerciales para las que trabaja. Otra mancha en su reputaci贸n de la que les costar铆a mucho librarse.

脕nimo, fuerza, en solidaridad,

Grupo de Trabajo de CIT para Asia

Respuesta de GWTUC

Salud, compa帽eros y compa帽eras:

Se nos ha hecho saber que la direcci贸n de Dragon Group ha enviado una carta a Global MayDay y a CIT en respuesta a las movilizaciones que est谩n llevando a cabo los trabajadores y las trabajadoras de los Dragon Sweaters y a la petici贸n de solidaridad de GWTUC en apoyo a estas. Respondemos a sus afirmaciones punto por punto:

1. Dragon Group afirma que su f谩brica s贸lo emplea a 800 personas.

Aqu铆, la empresa hace una interpretaci贸n muy favorable, para los propietarios, de lo que constituye 鈥渆mpleo鈥. Su afirmaci贸n, por en茅sima vez, deja en evidencia que los empleadores ven a quienes trabajan para ellos exclusivamente a trav茅s del prisma de su utilidad y arroja una luz sobre la precariedad de la clase obrera bajo el capitalismo.

De hecho, los trabajadores y las trabajadoras de Dragon Sweaters se dividen en dos grupos:

a) Peones 鈥減or pieza鈥, a quienes se paga seg煤n el n煤mero de unidades de ropa que producen. Dragon Sweaters emplea a m谩s de 4.000 personas en esta capacidad.

b) Personas con 鈥渟alario fijo鈥, que incluyen costureras, costureros, rematadoras y control de calidad. Dragon Sweaters emplea a unas 1.200 personas en estas tareas.

En su respuesta, Dragon Group, parece tener en cuenta solo a estas 煤ltimas personas, con salario fijo, e incluso entonces los n煤meros que maneja son inferiores a la realidad. El hecho de que Dragon Group haya decidido ignorar a quienes trabajan 鈥減or pieza鈥 ilustra lo devaluado que est谩 el trabajo manual feminizado. En teor铆a, quienes trabajan 鈥減or pieza鈥 tienen un ingreso b谩sico garantizado durante los 4 o 5 meses en que no hay pedidos de compra y por lo tanto no est谩n produciendo unidades. Pero Dragon Group no ha hecho efectivo este ingreso b谩sico. Insistimos en que nuestros n煤meros son correctos y creemos que el hecho de que la empresa aporte otros revisados a la baja es un intento m谩s por su parte, y van muchos, de evadirse de su responsabilidad.

2. Dragon Group afirma que las acusaciones de salarios impagados y de represi贸n sindical son infundadas.

Lo cierto es que la empresa no ha asumido ninguna responsabilidad de abonar los salarios devengados durante la pandemia de COVID 19. Ha sido el gobierno el que ha impulsado un paquete de est铆mulo de 5.000 millones de rupias para el pago de los salarios durante los meses de abril, mayo y junio. Aun as铆, a quienes han recibido ese dinero (y muchos no lo han hecho) se les ha recortado el salario al 60 por ciento y sus bonos de Eid (la celebraci贸n del final del ramad谩n) se han reducido a la mitad. Como ya ha quedado claro, la definici贸n que maneja Dragon Group de qui茅n pertenece a la fuerza de trabajo, a la hora de calcular sus beneficios, es cuestionable, por lo que esta afirmaci贸n es de todo menos inocente.

En cuanto a la represi贸n sindical, el historial de la empresa atestigua de manera aterradora los extremos a los que est谩n dispuestos a llegar los jefes para impedir que trabajadores y trabajadoras ejerzan su derecho a la libre asociaci贸n.

Los intentos de la GWTUC de formar una secci贸n sindical en Dragon Sweaters han reprimidos por lo menos en tres ocasiones. Se despidi贸 a quienes intentaron formarla, incluidos los delegados de la secci贸n Nazmul y Shahidul y su secretario, Babul. Hay m谩s de 200 denuncias que interpuso la empresa contra trabajadores y trabajadoras que intentaron formar la secci贸n. En cuanto a nuestros comit茅s en Dragon, estos son comit茅s organizativos de GWTUC compuestos de trabajadores y trabajadoras de la empresa, y no de sindicatos registrados.

3. La tercera afirmaci贸n de Dragon Group de que el fondo de previsi贸n no es un 鈥減roblema鈥 es tan risible como imprecisa.

Como ya hemos dicho, quienes recibieron alg煤n pago no lo hicieron por su salario completo. Pero incluso de haberlo hecho, 驴no les dar铆a eso derecho a sus fondos de previsi贸n obligatorios, pago de servicios y otros bonos? Los salarios en Bangladesh ya est谩n entre los m谩s bajos del mundo. Esta fuerza de trabajo de 5 millones de personas sirve como mano de obra barata para las principales marcas de moda del mundo. Los bajos salarios son injustificables, pero lo cierto es que quienes trabajan en el sector de la confecci贸n dependen adem谩s de cada peque帽a cantidad incluida en el sueldo para su sustento. 驴Realmente se espera que creamos que Dragon Group no ve el problema en no pagar los bonos adeudados? 驴Acaso los trabajadores y las trabajadoras no tienen derecho a sus bonos porque una pandemia mundial ha hecho que todo el trabajo en un sitio p煤blico suponga una amenaza para sus vidas?

4. Dragon Group afirma que las movilizaciones convocan solo a 30-40 trabajadores y las atribuye a una 鈥渃onfusi贸n鈥. No hay confusi贸n alguna, excepto por la exigencia justificada de saber por qu茅 se est谩 despidiendo ilegalmente a la plantilla sin abonar sus salarios y bonos completos. En cuanto al n煤mero de manifestantes, 驴alguien cree realmente que los trabajadores y las trabajadoras de Dragon Sweaters podr铆an haber sitiado el Ministerio de Trabajo de Bangladesh el 11 de junio si fuesen solo un pu帽ado de participantes? La verdad, que reflejan los medios de comunicaci贸n principales, es que las movilizaciones cuentan con la participaci贸n de todo el espectro de trabajadores indignados y trabajadoras indignadas de Dragon Sweaters, a quienes los empresarios han privado de sus salarios y dignidad, Se est谩 empleando una pandemia mundial de sufrimiento y muerte como excusa para despedir a miles de personas y reubicar la f谩brica a 150 km de distancia, todo ello en busca de mayores beneficios.

Tampoco las protestas se limitan a Dragon Sweaters, de ninguna manera. M谩s bien, el caso de Dragon se han unido al de miles de trabajadores y trabajadoras de otras f谩bricas que protestan contra la BGMEA (la patronal del sector) y contra los desprecios que les ha hecho el gobierno. El ejemplo m谩s reciente de esta demostraci贸n de poder obrero se dio el 29 de junio, cuando una multitudinaria manifestaci贸n de GWTUC intent贸 rodear la oficina del Primer Ministro.

En cuanto a la 鈥渂uena voluntad鈥 de la polic铆a nacional, 驴qu茅 buena voluntad es esta que rutinariamente golpea, suprime, silencia, hace desaparecer y asesina extrajudicialmente a sus ciudadanos y ciudadanas?

Por 煤ltimo, decir que la BGMEA es respetable es un insulto a las miles de personas que han muerto en accidentes laborales y a los millones m谩s que siguen sufriendo en el trabajando y agitando. La 鈥渞eputaci贸n duramente ganada鈥 de la BGMEA incluye casos de asesinatos industriales como Rana Plaza, Tazreen, Tung Hai y Matrix.

5. Las relaciones entre empleadores y empleados no se pueden definir como amigables en el mejor de los casos. La degradaci贸n y la explotaci贸n del trabajador y de la trabajadora son siempre competencia de los jefes. As铆 que se deduce que la insinuaci贸n de Dragon Group de relaciones amistosas entre jefes y platilla es una quimera. Solo hay que preguntar a Ramesha Apa, que ha trabajado para Dragon durante m谩s de dos d茅cadas, sin vacaciones, todos los d铆as de 8 a 10 y que ha sido despedida sin los bonos que se le deb铆an. 驴Acaso alguna vez sinti贸 que los jefes 鈥渁umentaron sus privilegios鈥 de alguna manera? Los testimonios de miles de otros trabajadores y de otras trabajadoras, pasados y presentes, sin duda atestiguar谩n la misma falta de humanidad.

GWTUC nunca ha sido y nunca ser谩 una organizaci贸n neutral. No nos avergonzamos de exigir la redistribuci贸n de todo el poder socioecon贸mico a favor de la clase obrera.

Nada, ni las ropas de dise帽o que se ponen los patrones, ni sus edificios de oficinas y f谩bricas, ni sus opulentas villas, aqu铆 o en para铆sos fiscales, podr铆an haberse hecho sin el martillo y la aguja, sin la destreza y el intelecto obreros. No tenemos que tergiversar los hechos. No necesitamos hacer afirmaciones exageradas. La realidad de la lucha de los trabajadores y de las trabajadoras es demasiado a menudo brutal e injusta y las palabras y las frases no consiguen reflejarla tal cual es.

En su carta, Dragon Group afirma que Bangladesh una democracia responsable y madura: 鈥渦n pa铆s de leyes鈥. Hay una ley que rige este pa铆s, pero no es la de los tribunales y mucho menos del pueblo. Es la ley de los ricos y los privilegiados, indolentes a pesar de ser capaces de trabajar, que se remonta a las escrituras, laicas o religiosas, para imperar sobre una clase obrera degradada y despose铆da, sobre mujeres violadas y ridiculizadas, sobre homosexuales ocultos y asesinados, sobre manifestantes mutilados y ensangrentados, sobre escritores silenciados y encarcelados. En palabras Dragon Group, un miembro de este cartel de la maldad, somos antipatri贸ticos. Nuestra 煤nica respuesta es que la clase obrera no tiene naci贸n, ni fronteras. Solo debemos lealtad a nuestra propia clase, nosotros mismos y nosotras mismas.

Trabajadores y trabajadoras del mundo, 隆un铆os!

Un abrazo fraterno,

Mahmood Sadaat Ruhul
Departamento de asuntos Internacionales
Garments Workers鈥 Trade Union Center


Carta de la directiva de Dragon Group

En los 煤ltimos tiempos se ha llamado la atenci贸n sobre una publicaci贸n dudosa con intenci贸n maliciosa sobre la base de una parodia de hechos. La reciente publicaci贸n de A-infos sobre la f谩brica de su茅teres de drag贸n (Bangladesh) parece estar basada en una carta/redacci贸n de propaganda mal茅vola y antinacional de la GWTUC, Bangladesh.

Debido a la pandemia de COVID-19, la econom铆a mundial se ha desplomado y tambi茅n el mercado de las prendas de vestir. La naturaleza de la RMG en Bangladesh depende en gran medida de las econom铆as mundiales; por lo tanto, la COVID-19 paraliz贸 el comercio de RMG en Bangladesh y en otros pa铆ses. En consecuencia, como una democracia responsable y madura, el Gobierno de Bangladesh ayud贸 a los exportadores con un pr茅stamo blando para pagar los salarios de los trabajadores durante la pandemia. Para que el proceso fuera transparente y sin complicaciones, los pagos se enviaron directamente a las cuentas de los trabajadores en el SMF y/o en el banco. De este modo se evit贸 la reuni贸n innecesaria de personas durante los estragos de la pandemia y se simplificaron las transacciones. Sin embargo, se produjeron ciertas demoras en la ejecuci贸n de las transmisiones de pago ya que muchos trabajadores no ten铆an las cuentas MFS o bancarias requeridas, as铆 como los bancos programados se vieron abrumados por las enormes tareas de transferir los salarios a m谩s de 4 millones de trabajadores. Aunque tales demoras s贸lo se produjeron durante abril (el primer mes de asistencia del Gobierno para los salarios) no se produjeron tales demoras para el salario de mayo. Los salarios de los 800 trabajadores han sido debidamente pagados hasta mayo de 2020, y ser谩n pagados para junio en consecuencia.

Las declaraciones enga帽osas en el art铆culo/carta/escritura de la GWTUC, son:

1. El art铆culo/carta/escritura de la GWTUC, se帽ala que hay 6000 trabajadores trabajando en la f谩brica de Dragon Sweaters en Dhaka, lo cual est谩 lejos de la realidad. En realidad la f谩brica de Dragon Sweaters en Dhaka tiene cerca de 800 trabajadores. Los n煤meros se帽alados en el art铆culo/carta/escritura de la GWTUC parecen ser de pura ficci贸n y un extremo sobreestiramiento de los datos disponibles.

2. Las afirmaciones sobre la historia de Dragon Sweaters de 鈥渘o pagar los salarios de los trabajadores, romper el sindicato鈥 no tienen fundamento. Todos los salarios de los trabajadores han sido pagados en toda la extensi贸n de la ley laboral del pa铆s hasta mayo de 2020. Mientras que los reclamos de actividades antisindicales son contradictorios ya que la GWTUC afirm贸 con raz贸n que ha tenido 鈥渃omit茅s a nivel de f谩brica en Dragon Sweaters desde hace varios a帽os鈥.

3. La cuesti贸n del fondo de previsi贸n no es un problema, ya que los trabajadores siguen recibiendo su salario mensual sin arriesgar sus vidas durante la pandemia de COVID 19, seg煤n lo aconsejado y apoyado por el Gobierno de Bangladesh. Se les ha pagado hasta mayo de 2020, y recibir谩n el salario para junio de 2020, cuando se venza.

4. Ha habido algunas formas de protesta de 30-40 trabajadores, no miles como se menciona en el art铆culo/carta/redacci贸n de la GWTUC. Estas protestas fueron directamente el resultado de la confusi贸n debido al retraso en la recepci贸n del salario. Aunque tales protestas fueron pac铆ficas, no ha habido ninguna actividad por parte de las agencias de la ley para 鈥渋ntimidar y acosar鈥 a ning煤n manifestante de Dragon F谩brica de su茅teres. Esas acusaciones son maliciosas y tienen por objeto destruir la buena voluntad de la fuerza policial de las Naciones Unidas, la reputaci贸n duramente ganada por las industrias de la confecci贸n de Bangladesh y el propio Bangladesh.

5. La direcci贸n/propietarios de Dragon Sweater nunca han utilizado ninguna t谩ctica de intimidaci贸n contra nadie, y mucho menos contra su propia fuerza de trabajo. Dragon Sweater ha estado a la vanguardia en la mejora de los privilegios de los trabajadores durante a帽os, muchos de sus antiguos y actuales trabajadores han tenido la oportunidad de abrir su propia operaci贸n con la asistencia financiera y t茅cnica proporcionada para convertirse ellos mismos en empleadores. Estas acusaciones son infundadas y de naturaleza difamatoria.

Cabe se帽alar que dicho art铆culo ha erosionado toda la credibilidad de la GWTUC como organizaci贸n neutral y justa que tiene como objetivo el bienestar de los trabajadores, m谩s bien expone su intenci贸n maliciosa de arruinar una industria que durante d茅cadas ha sacado de la pobreza a millones de personas. El hecho de que una organizaci贸n como la GWTUC, no haya podido verificar sus altas pretensiones respecto al n煤mero de trabajadores de la f谩brica de su茅teres de drag贸n, los salarios adeudados, el n煤mero de manifestantes, etc. Tambi茅n conten铆a declaraciones maliciosas y difamatorias contra el organismo encargado de hacer cumplir la ley de Bangladesh, contra la direcci贸n/propietarios de la f谩brica y pintando un cuadro artificialmente negativo de nuestra peque帽a pero gran naci贸n. El art铆culo/carta/redacci贸n de GWTUC, tiene como objetivo difamar y calumniar a esta industria en particular y a Bangladesh usando tan descarada desinformaci贸n de manera arbitraria. Bangladesh es una tierra de leyes, y est谩 gobernada por un liderazgo capaz que ejecuta el m谩ximo alcance de la ley en nombre de todos sus ciudadanos sin discriminaci贸n. Todas y cada una de las crecientes disputas entre la administraci贸n y los trabajadores siempre han sido y seguir谩n siendo resueltas por la ley de la tierra.

Also available in:
English (Ingl茅s)




Fuente: Icl-cit.org