March 8, 2021
De parte de AntiCapitalistas
311 puntos de vista

Comunicado de Anticapitalistas

Este 8M est├í, sin duda, marcado por la pandemia. Las cifras hablan por s├ş solas:  el paro, que alcanza cifras que no ve├şamos desde 2016, crece m├ís del doble en nosotras con respecto a los hombres, dato que tiene que ver con sectores feminizados como el comercio, la hosteler├şa y el turismo a los que el covid ha golpeado con mayor dureza y tambi├ęn con la p├ęrdida de empleo debida a la imposibilidad de conciliar trabajo y cuidados. Una de cada 4 mujeres ha renunciado a su trabajo o reducido su jornada para cuidar a sus hijos, al 37% de las madres se les ha denegado el teletrabajo a pesar de que era posible por las caracter├şsticas de su puesto. Casi 100.000 mujeres han pasado a ser desempleadas de larga duraci├│n (m├ís de 12 meses sin trabajar), hoy somos el 57% del mill├│n y medio de las personas en esa situaci├│n seg├║n la EPA. En 2020 la contrataci├│n de mujeres fue de un 25% menos que la de los hombres. La OIT dice que el Estado Espa├▒ol encabeza la lista de pa├şses donde la brecha salarial ha crecido m├ís en 2020.

Estas cifras vienen a agudizar las desigualdades que ven├şamos arrastrando y vienen a evidenciar una convergencia de crisis econ├│mica, social, de cuidados y ecol├│gica, que ya ven├şamos sufriendo y que la pandemia a├║n agudiza m├ís. Los ├║ltimos 8M con la huelga feminista ven├şamos visibilizando lo imprescindible del trabajo invisible que realizamos las mujeres y la imposibilidad de sostener la vida en el capitalismo. Ven├şamos tambi├ęn denunciando la situaci├│n de precariedad de esas trabajadoras que la pandemia reconoci├│ como esenciales. Las mujeres hemos estado en 1┬¬ fila de la pandemia y a├║n hoy seguimos siendo invisibles. Las trabajadoras dom├ęsticas siguen exigiendo ser incluidas en el r├ęgimen general de los trabajadores. La precariedad sigue siendo la norma en los sectores feminizados. Nuestras pensiones siguen siendo rid├şculas a pesar de haber sostenido vuestras vidas.

Las crisis abren tambi├ęn oportunidades, la pandemia ha demostrado que necesitamos cambiar la l├│gica que mueve el mundo, poniendo la vida en el centro. No queremos volver a una normalidad que nos condenaba a la invisibilidad, que precariza, privatiza y mercantiliza nuestros derechos. No podemos continuar hipotecando nuestro futuro y el del planeta con los combustibles f├│siles y las macrogranjas, con un modelo que est├í detr├ís de la aparici├│n de virus como el covid19 y que pone en riesgo nuestras vidas, que levanta fronteras a quienes migran huyendo de los estragos de la guerra o de los efectos de la crisis clim├ítica. El capitalismo es el responsable, el ecofeminismo la soluci├│n.

Este 8M volvemos a las calles, porque los fondos europeos no nos sacar├ín de ├ęsta con las mismas recetas de siempre, porque sin derogar la ley mordaza, la reforma laboral y la ley de extranjer├şa, sin blindar lo p├║blico, sin blindar el derecho a la vivienda y a los suministros b├ísicos, no cambiar├í nada y nosotras lo pagaremos m├ís caro.

Este 8M el movimiento feminista ha vuelto a reinventarse para superar las dificultades de la situación sanitaria y para no dar ni un paso atrás. Las mujeres somos el centro de la diana de una extrema derecha que crece y que ridiculiza y criminaliza nuestras protestas y reivindicaciones. Necesitamos más feminismo que nunca, un feminismo diverso y plural, de todas y para todas, que no deje a nadie atrás, que no renuncie a lo que hemos conquistado juntas, en las calles y en las plazas, que no ceda ante el miedo y el odio, ni a la transfobia ni al racismo.

Este 8M volvamos a demostrar que el movimiento feminista está presente y que nos tendrán enfrente. ¡No pagaremos la crisis!





Fuente: Anticapitalistas.org