November 26, 2020
De parte de CMI Guatemala
75 puntos de vista

Benedicto Lucas Garc铆a en el banquillo de los acusados. Foto: Juan Rosales/ Verdad y Justicia en Guatemala

Por Jo-Marie Burt y Paulo Estrada

Por fin arranc贸 la primera declaraci贸n en el caso genocidio Maya Ixil durante el gobierno militar de Romeo Lucas Garc铆a (1978-1982). El Ministerio P煤blico present贸 la imputaci贸n a los tres acusados, generales en retiro Benedicto Lucas Garc铆a, ex jefe de Estado Mayor del Ej茅rcito de Guatemala; Manuel Callejas y Callejas, ex jefe de inteligencia militar; y C茅sar Octavio Noguera Argueta, jefe de operaciones militares.

El Ministerio P煤blico alega que estos tres individuos, que eran los oficiales de mayor rango durante los 煤ltimos a帽os del gobierno de Romeo Lucas Garc铆a, dise帽aron y ejecutaron la estrategia militar contrainsurgente en la regi贸n Ixil, con el objetivo de eliminar a la poblaci贸n civil, a la que consideraban como base de apoyo de la guerrilla. Las pol铆ticas de tierra arrasada produjeron masacres de poblaci贸n no combatiente y la destrucci贸n total de aldeas que se consideraban territorio enemigo. 

La Comisi贸n para el Esclarecimiento Hist贸rico (CEH) document贸 626 masacres cometidas por el ej茅rcito durante los 36 a帽os de guerra civil del pa铆s (1960-1996); el 95 por ciento de 茅stas se llev贸 a cabo entre 1978 y 1984. El cincuenta y dos por ciento ocurri贸 en el departamento de Quich茅. 

Actualmente, Lucas Garc铆a y Callejas y Callejas cumplen una sentencia de 58 a帽os de c谩rcel por cr铆menes contra la humanidad, violencia sexual agravada y desaparici贸n forzada en el caso Molina Theissen. Lucas Garc铆a tambi茅n se encuentra a la espera de juicio en el caso CREOMPAZ, que gira alrededor de la exhumaci贸n de 565 cuerpos de una antigua base militar en Cob谩n. Noguera Argueta fue arrestado y puesto bajo custodia la semana pasada.

Juez Miguel 脕ngel G谩lvez. Foto: Juan Rosales/ Verdad y Justicia en Guatemala.

El Juez Miguel 脕ngel G谩lvez, del Tribunal de Alto Riesgo 鈥淏鈥, preside las audiencias de la fase previa.

Durante las diferentes audiencias, la sala estaba llena de miembros de la Asociaci贸n para la Justicia y Reconciliaci贸n (AJR), querellante en el caso. La AJR representa a 22 comunidades Mayas de cinco regiones que se vieron afectadas por la violencia de estado durante el conflicto armado interno. Entre ellos estaba Antonio Caba, actual presidente de AJR y sobreviviente de una masacre que se cobr贸 la vida de 95 personas de su aldea de Ilom, en Chajul. La AJR tambi茅n fue querellante en el caso de genocidio contra el ex dictador Efra铆n R铆os Montt y su jefe de inteligencia militar, Mauricio Rodr铆guez S谩nchez. Dos tribunales guatemaltecos dictaminaron por unanimidad que el ej茅rcito de Guatemala cometi贸 genocidio contra el pueblo Maya Ixil durante el gobierno de R铆os Montt, de 17 meses de duraci贸n.

Adem谩s de la imputaci贸n, la fiscal铆a ley贸 los nombres de docenas de v铆ctimas de muertes selectivas, masacres, violencia sexual y desaparici贸n forzada de diferentes aldeas de la regi贸n Ixil, junto con detalles sobre la fecha, lugar y circunstancia de sus muertes.

El Caso Contra Benedicto Lucas Garc铆a

De acuerdo con el Ministerio P煤blico, Lucas Garc铆a fue miembro del alto mando del ej茅rcito y jefe del Estado Mayor General del Ej茅rcito de Guatemala entre el 16 de agosto de 1981 y el 22 de marzo de 1982. Como tal, era el tercero en la cadena de mando, justo por debajo del presidente de la rep煤blica y el ministro de la defensa, ambos ya fallecidos. Era su responsabilidad 鈥渄otar, organizar, dirigir, coordinar, planificar, supervisar, controlar e integrar el trabajo del Estado Mayor General del Ej茅rcito de Guatemala  en su conducci贸n de la estrategia militar contrainsurgente,鈥 establecida a trav茅s de directrices y 贸rdenes operacionales.

La fiscal Lucrecia Casta帽eda dijo que, como respuesta a la creciente amenaza de la subversi贸n, el presidente Romeo Lucas Garc铆a nombr贸 a su hermano Benedicto Lucas Garc铆a como jefe del Estado Mayor General del Ej茅rcito de Guatemala, debido a su entrenamiento militar en guerra irregular en la Escuela de las Am茅ricas y en la Escuela Militar Especial de Saint-Cyr en Francia. Bajo Lucas Garc铆a, el alto mando del ej茅rcito estaba conformado por los siguientes oficiales: Jefe de Personal (G1), Coronel Jos茅 Luis 脕ngeles Ju谩rez; Jefe de Inteligencia (G2), Coronel Manuel Antonio Callejas y Callejas; Jefe de Operaciones (G3), Coronel C茅sar Octavio Noguera Argueta; y Jefe de Log铆stica (G4), Coronel Jorge Manuel Estrada Est茅vez.

La fiscal argument贸 que como jefe del ej茅rcito, Lucas Garc铆a ejerci贸 control sobre zonas y bases militares y sobre comandos operativos. Reorient贸 la estrategia militar, creando comandos operativos como la Fuerza de Tarea Gumarcaaj, para que las tropas pudieran movilizarse m谩s f谩cilmente. Lucas Garc铆a tambi茅n ten铆a responsabilidad de mando sobre la Zona Militar Gregorio Solares en el departamento de Huehuetenango. Las tropas de esta zona militar realizaron operaciones conjuntas con la Fuerza de Tarea Gumarcaaj en el  鈥淭r铆angulo Ixil鈥, nombre que el ej茅rcito daba al 谩rea entre los pueblos de Santa Mar铆a Nebaj, San Juan Cotzal y San Gaspar Chajul, en Quich茅. El resultado, dijo Casta帽eda, fue la intensificaci贸n de la violencia contra la poblaci贸n Maya Ixil.

Las directrices y 贸rdenes operativas emitidas por el alto mando fueron la base de las operaciones realizadas por la Fuerza de Tarea Gumarcaaj y las tropas acantonadas en Huehuetenango, en 谩reas designadas como 鈥渮onas rojas鈥 [谩reas donde se presum铆a hab铆a actividad guerrillera] a fin de eliminar a personas y grupos clasificados como 鈥渆nemigos internos.鈥

La fiscal铆a declar贸 que Lucas Garc铆a emiti贸 directivas orientadas a identificar a la poblaci贸n Maya Ixil como la 鈥渂ase social鈥 de la guerrilla. Esto lo hizo supuestamente responsable de clasificar a los Maya Ixiles como 鈥渆nemigos internos鈥, y por ello objetivos militares. Lucas Garc铆a tambi茅n dirigi贸 a los diferentes comandantes que realizaban operaciones militares en el 鈥淭ri谩ngulo Ixil.鈥 Estos comandantes a su vez brindaban informaci贸n y an谩lisis que contribu铆an a la continuaci贸n de la estrategia contrainsurgente del ej茅rcito, dise帽ada, implementada y supervisada por Lucas Garc铆a. Casta帽eda dijo que un informe preparado por el jefe de inteligencia lleg贸 a la conclusi贸n de que 鈥渦no de los sectores donde se presentan con m谩s facilidades las condiciones f铆sicas y sociales para poder decretar la zona como roja, es el territorio Ixil.鈥 

La fiscal acus贸 a Lucas Garc铆a de ser el responsable de una ofensiva miliar en la regi贸n Ixil entre los a帽os de 1981 y 1982 y que produjo por lo menos 32 masacres, como lo documenta la Comisi贸n para el Esclarecimiento Hist贸rico. De acuerdo con la fiscal铆a, Lucas Garc铆a sab铆a de las operaciones contrainsurgentes a partir de informes operativos y de inteligencia que recib铆a peri贸dicamente de sus subordinados y del Centro de Operaciones Conjuntas, que brindaba informaci贸n sobre operaciones militares y sus resultados en tiempo real. De esta manera, en todo momento sab铆a de estas operaciones militares, y ten铆a control sobre ellas.

El Ministerio P煤blico dijo que la intenci贸n de Lucas Garc铆a de destruir al grupo 茅tnico Maya Ixil es evidente a partir de su aprobaci贸n de directivas y 贸rdenes operativas que establec铆an la misi贸n de detectar, capturar y destruir bases de apoyo de la guerrilla, lo que inclu铆a a civiles no combatientes que, aunque no fueran miembros de la guerrilla, desafiaban el orden establecido. Lucas Garc铆a aprob贸 un plan com煤n que produjo un 鈥渁taque enfocado, masivo y generalizado鈥 contra la poblaci贸n Ixil no combatiente. El resultado fue una 鈥渧iolencia selectiva e indiscriminada鈥 contra hombres, mujeres, ni帽os, beb茅s y ancianos. Aldeas enteras fueron destruidas, incluyendo hogares, cultivos y animales.

Lucas Garc铆a fue debidamente informado de estos resultados, sin embargo sigui贸 aprobando esta clase de operaciones militares. La fiscal铆a declar贸 que, siendo la persona con la m谩xima autoridad a nivel estrat茅gico y operativo, Lucas Garc铆a pod铆a haber detenido estas acciones en cualquier momento, pero no lo hizo. En entrevistas p煤blicas que ser谩n presentadas como evidencia, Lucas Garc铆a declar贸 que, 鈥渢oda guerra son nefastas pero sin duda Dios las creo para irse disminuyendo la cantidad de poblaci贸n en el mundo, porque si no, hubiera sobrepoblaci贸n en el mundo鈥 y que 鈥渃omo la mayor铆a de indios en el 谩rea dan apoyo a la guerrilla, probablemente ser谩 necesario destruir cierto n煤mero de pueblos.鈥

La fiscal se refiri贸 a un documento desclasificado de la CIA que reportaba dichas declaraciones, y que dice, 鈥淓l ej茅rcito de Guatemala planea comenzar a barrer el 谩rea del Tri谩ngulo Ixil, donde est谩 la mayor concentraci贸n de guerrilleros y simpatizantes de estos en todo el pa铆s, lo que podr铆a producir no s贸lo graves enfrentamientos, sino serios abusos de las fuerzas armadas.鈥 Gente desplazada forzosamente de sus hogares busc贸 refugio en las monta帽as. Las condiciones eran muy duras, ya que carec铆an de alimentos, medicinas y ropa. Tambi茅n sufr铆an campa帽as constantes de persecuci贸n y bombardeo por parte del ej茅rcito. Los que eran capturados o que se entregaban al ej茅rcito eran torturados. Las mujeres y ni帽as fueron sometidas a violencia sexual debido a su g茅nero. La fiscal铆a declar贸 que  esta persecuci贸n, junto con pr谩cticas tales como convertir lugares locales de culto en centros de detenci贸n y destacamentos militares en centros de tortura y ejecuci贸n de presuntos guerrilleros, ilustra a煤n m谩s la intenci贸n de destruir una parte sustancial del grupo 茅tnico Maya Ixil.

La fiscal declar贸 que Lucas Garc铆a tambi茅n es responsable de militarizar la regi贸n Ixil, una estrategia dise帽ada para controlar a la poblaci贸n. Esto inclu铆a a las patrullas de autodefensa civil (PACs) creadas por Lucas Garc铆a. Todos los hombres en buen estado f铆sico fueron obligados a formar parte de las PAC, atacando a menudo a miembros de sus propias comunidades o de aldeas vecinas. Los que eran asesinados no recib铆an sepultura adecuada, lo que ten铆a el efecto de esparcir el terror entre la poblaci贸n. Bas谩ndose en estos hechos, la fiscal铆a acus贸 a Lucas Garc铆a de genocidio, cr铆menes contra la humanidad y desaparici贸n forzada, y procedi贸 a presentar casos espec铆ficos de masacres, muertes espec铆ficas y violencia sexual, los cuales, argumenta la fiscal铆a, constituyen evidencia suficiente para procesar al acusado. La fiscal铆a le dijo al tribunal que presentar铆a varios tipos de evidencia para demostrar la responsabilidad de Lucas Garc铆a en estos cr铆menes. Adem谩s de los testimonios de las v铆ctimas, la fiscal铆a dijo que presentar谩 evidencia documental, incluyendo manuales del ej茅rcito sobre guerra irregular, planes de campa帽a y documentos desclasificados del gobierno de Estados Unidos. Tambi茅n har谩 uso de peritos y de an谩lisis, incluyendo informes de la Fundaci贸n de Antropolog铆a Forense de Guatemala (FAFG), e informes de violencia de g茅nero, desplazamiento forzado, y racismo.

La fiscal铆a indic贸 que presentar谩 certificados de defunci贸n de v铆ctimas de las t谩cticas de tierra arrasada del ej茅rcito. Tambi茅n se presentar谩n investigaciones acad茅micas sobre la estrategia contrainsurgente del ej茅rcito y los efectos de las operaciones militares, as铆 como reportes de organizaciones de derechos humanos como Amnist铆a Internacional. La evidencia incluye varias entrevistas de Lucas Garc铆a sobre las operaciones militares contra la guerrilla, incluyendo una realizada por la cineasta Pameal Yates, de Skylight Productions, en enero de 1982. La entrevista que Yates le realizara a Efra铆n R铆os Montt fue admitida como evidencia clave en el juicio por genocidio del 2013.

Las V铆ctimas: Masacres, Muertes Selectivas, Violencia Sexual y Muerte por Persecuci贸n

Durante varias horas, la fiscal present贸 ejemplos de muertes selectivas, masacres y violencia sexual que se llevaron a cabo entre septiembre de 1981 y marzo de 1982. La fiscal tambi茅n present贸 casos de personas, en su mayor铆a ni帽os y ancianos, que murieron de hambre o complicaciones de salud tras haber sufrido desplazamiento forzoso de sus hogares y haber tenido que soportar condiciones inhumanas en las monta帽as. Las v铆ctimas de muerte selectiva casi siempre eran hombres que eran detenidos en sus hogares, atados y conducidos lejos por soldados. El 27 de agosto de 1981, un grupo de soldados entr贸 a la vivienda de Domingo Solano Aguilar en la aldea de Batzcruz Chacal谩, en San Juan Cotzal, y lo detuvieron a pesar de los ruegos de su esposa e hijos. Al d铆a siguiente, su esposa y sus padres preguntaron por 茅l en la base militar pero se les neg贸 cualquier informaci贸n. Cuatro d铆as m谩s tarde encontraron su cuerpo, medio desnudo y con las manos atadas a la espalda, en una fosa clandestina. En octubre de 1981, soldados del destacamento militar y de La Perla entraron a la vivienda de Pedro Sim贸n G贸mez en la aldea de Jua en Chajul. Se lo llevaron junto con Domingo Bernal, ambos con las manos atadas. Los parientes de Sim贸n fueron al destacamento militar a averiguar lo que le hab铆a sucedido, pero los soldados negaron tener conocimiento alguno de su paradero y los amenazaron. Tres d铆as m谩s tarde, unos vecinos le dijeron a la familia d贸nde estaba enterrado su cuerpo. Un equipo de antrop贸logos forenses exhum贸 sus restos 26 a帽os m谩s tarde, revel谩ndose heridas de bala en su cabeza y cuerpo.

A menudo ocurr铆a violencia sexual en el contexto de las muertes selectivas. Entre el 10 y el 11 de septiembre de 1981, un grupo de soldados ocup贸 la aldea de Pexl谩 Grande, Nebaj, y orden贸 a los habitantes que se reunieran en la iglesia cat贸lica por la noche. Al menos tres mujeres fueron violadas en las cercan铆as. Al d铆a siguiente, los soldados ejecutaron a varios hombres, algunos con armas de fuego, otros quemados vivos. Miguel Velasco y siete hombres m谩s murieron. Al menos en un caso, los soldados simplemente se aprovecharon de su poder para violar mujeres. Los fiscales describieron un caso ocurrido en octubre de 1981en la aldea de Pulay, Nebaj. Un grupo de soldados entr贸 en la vivienda de Ana P茅rez de Brito. Sacaron a su esposo e hijos de la casa y los golpearon. Los soldados la amenazaron con un arma de fuego, y algunos montaron guardia fuera de la casa mientras otros la violaban. En el contexto de las masacres tambi茅n ocurri贸 violencia sexual.

La fiscal铆a present贸 numerosas masacres, incluyendo casos en los que casi todos los miembros de la aldea murieron, y otros en los que una aldea sufri贸 m谩s de una masacre, como en Pexl谩 Grande, que soport贸 cuatro masacres diferentes entre septiembre de 1981 y enero de 1982. El 22 de octubre de 1981, la aldea de Xexecom, que ya hab铆a sufrido dos masacres previas, fue atacada por el ej茅rcito. Quemaron casas y cultivos y robaron los animales de la aldea, los habitantes, principalmente mujeres y ni帽os, fueron asesinados mientras hu铆an del ataque. En 17 de enero de 1982, un grupo de soldados de Chiul acompa帽ado de PACs, lleg贸 a la plaza de Cun茅n, diciendo que hab铆an llegado a 鈥渓impiar鈥 el municipio. Capturaron aproximadamente a 30 personas, incluyendo ni帽os, y los llevaron a la municipalidad, donde los torturaron y asesinaron ahorc谩ndolos o decapit谩ndolos. Otros pobladores fueron obligados a cavar una tumba y enterrar a las v铆ctimas. El 29 de enero de 1982, aproximadamente 50 soldados ingresaron a la aldea de Chachil Ojo de Agua, en Cotzal, quemaron alrededor de 20 casas con los habitantes dentro, incluyendo mujeres, ni帽os y ancianos. Un ni帽o sobrevivi贸 pero muri贸 al d铆a siguiente. Toda su familia fue asesinada excepto su padre, que hab铆a sido obligado a trabajar en la base militar ese d铆a.

Los fiscales presentaron varios casos en los que los habitantes de las aldeas fueron obligados a abandonar sus hogares y refugiarse en las monta帽as a causa de la persecuci贸n del ej茅rcito. Presentaron casos de varios individuos, especialmente ni帽os y ancianos, que murieron por falta de atenci贸n m茅dica o hambre extrema. Por ejemplo, en agosto de 1981, varias familias de la aldea Chejotz en Nebaj buscaron refugio en las monta帽as cercanas a causa de los ataques del ej茅rcito a sus hogares. Andr茅s Mat贸n, de 65 a帽os de edad, muri贸 de hambre en las monta帽as. En octubre de 1981, los habitantes de Santa Marta, Nebaj, se refugiaron en las monta帽as luego de que el ej茅rcito destruyera sus hogares y pertenencias. Fueron obligados a movilizarse frecuentemente para evitar la persecuci贸n y bombardeos constantes del ej茅rcito. Al menos tres habitantes murieron en los meses siguientes debido a enfermedades tratables.

A continuaci贸n: Cargos contra Callejas y Callejas y Noguera 

En el tercer d铆a de las audiencias la semana pasada, la fiscal铆a empez贸 su presentaci贸n de cargos contra Manuel Callejas y Callejas, que continuar谩 esta semana. Luego de presentarse los cargos contra Callejas y Callejas, el juez escuchar谩 los cargos contra Noguera. Sus abogados luego presentaran sus contraargumentos, y los acusados tambi茅n tendr谩n la oportunidad de dirigirse a los miembros del tribunal.

Jo-Marie Burt es Profesora Asociada de Ciencia Pol铆tica y Estudios Latinoamericanos en la Universidad George Mason. Tambi茅n es Asesora Principal de la Oficina de Washington sobre Asuntos Latinoamericanos (WOLA). Paulo Estrada es activista de derechos humanos, estudiante de arqueolog铆a y querellante adhesivo en el caso del Diario Militar. Esta nota fue publicado originalmente en Monitor de Justicia Internacional (IJM) y fue traducido por Alejandro Arriaza.

Redes Sociales




Fuente: Cmiguate.org