March 17, 2022
De parte de La Haine
826 puntos de vista

El Presidente Joseph Biden no est├í interesado, o no se le ve capaz, de impulsar la paz en Ucrania, lo que hace a├║n m├ís dif├şcil alcanzar el cese el fuego.

Para mayor dificultad, Zelensky no es m├ís que una marioneta sujeta a las presiones yanquis y de los poderosos grupos neonazis en Ucrania, por m├ís que nos lo intenten vender como un gran h├ęroe de la patria. Al parecer, el ocupante de la Casa Blanca se aferra al eventual impulso que a su alica├şda popularidad podr├şa proporcionarle la imagen de gran l├şder del ÔÇťmundo libreÔÇŁ, construida apresuradamente por la maquinaria medi├ítica desde que a fines del a├▒o pasado se agudizara el conflicto con Mosc├║, debido a la cerril renuencia de Washington a considerar siquiera sus demandas de seguridad, y reforzada, desde que inici├│ la guerra.

Por otra parte, es indudable la exigencia sobre Biden de mano dura con Putin por parte de muchos legisladores de los dos partidos, aceitados con fondos de las grandes empresas armamentistas, a menudo accionistas de los grandes medios de difusi├│n. Por cierto, no tiene precedente, en las ├║ltimas d├ęcadas, la histeria rus├│foba y belicista cultivada por esos medios y por las llamadas redes sociales. Adem├ís, para sus intereses geoestrat├ęgicos, a Washington le conviene prolongar las hostilidades en el pa├şs eslavo y de ese modo consolidar la bochornosa subordinaci├│n pol├ştica de Europa, que esta guerra ha llevado a extremos inimaginables, pues lo ├║ltimo que desear├şa es verla unida y con una pol├ştica exterior y de defensa independiente, que, eventualmente, la convirtiera en un jugador global capaz de llegar a acuerdos por s├ş misma con Rusia y China.

Debilitar a Mosc├║, y, por consiguiente a Pek├şn, y perpetuar a Europa como unidad pol├ştica vasalla atada por la OTAN son objetivos estrat├ęgicos fundamentales de Washington en esta guerra. ┬┐Qu├ę, si no, se busca con el torrente de armamento que fluye incontenible hacia Ucrania, las rondas casi diarias de sanciones ilegales a Rusia y el feroz linchamiento medi├ítico, en particular del presidente Vladimir Putin, pero tambi├ęn de todo lo ruso?

En relaci├│n con las probabilidades de que Biden impulse un cese el fuego, el coronel retirado del ej├ęrcito estadunidense Douglas Macgregor, profesor de estrategia y autor de cinco libros, se├▒ala lo siguiente: El presidente Biden es probablemente renuente a apoyar un cese el fuego que lo expondr├şa al ataque despiadado de los senadores de ambos partidos. A├▒ade, ÔÇťel estridente discurso de odio de Biden hacia el presidente Vladimir Putin y hacia el Estado ruso hace dif├şcil, si no imposible, apoyar cualquier cese el fuego que deje a Rusia en control de cualquier cosa en Ucrania.”

Lo mismo es cierto ÔÇôa├▒ade el coronel- para cualquier eventual acuerdo que reconozca a Rusia, como m├şnimo, el control de sus intereses de seguridad en el este de Ucrania. Uno desear├şa que Macgregor est├ę totalmente equivocado pues con la dependencia de Washington que muestran los l├şderes europeos y la actitud, por parte de este, de continuar echando le├▒a al fuego en Ucrania, es muy poco el margen restante para encontrar la anhelada salida negociada a esta guerra entre pueblos hermanos.

Por otro lado, la sesgada y desbalanceada resoluci├│n de factura gringa acordada en la Asamblea General de la ONU, en lugar de crear un clima favorable a la paz, como algunos creyeron, lo que hizo fue favorecer la histeria belicista y minar a├║n m├ís el derecho internacional. No deja de ser un hecho muy notable que China, India, Ir├ín, Paquist├ín, Vietnam, Sur├ífrica, Cuba, Bolivia, Nicaragua y otros veinte pa├şses se hayan abstenido. Ellos representan aproximadamente la mitad del g├ęnero humano. Conviene subrayarlo, Venezuela no pudo ejercer el voto por hab├ęrsele retirado ese derecho con el argumento de que adeuda su contribuci├│n a la ONU.

Debe reiterarse la enorme responsabilidad hist├│rica de Washington y su comparsa europea en el desencadenamiento de este doloroso conflicto. Me limito a citar a un criminal de guerra pero reconocido experto en temas estrat├ęgicos y geopol├şticos, el mism├şsimo Henry Kissinger, quien advirti├│ hace 8 a├▒os sobre la centralidad de Ucrania para Rusia: El Oeste debe entender que para Rusia Ucrania no puede ser nunca un pa├şs extranjero. La historia rusa comienza en lo que fue llamado el Rus de Kiev. De all├ş se esparci├│ la religi├│n rusa.

Ucrania ha sido parte de Rusia por siglos y sus historias han estado intercaladas desde antes de entonces. Muchas de las m├ís importantes batallas por la libertad de Rusia, incluyendo la de Poltava en 1709 se libraron en suelo de Ucrania. La Flota del Mar Negro, medio de Rusia proyectar poder en el Mediterr├íneo, est├í basada, en arrendamiento de largo plazo, en Sevastopol, Crimea. Incluso famosos disidentes, como Alexander Solchenityin y Joseph Brodsky insist├şan en que Ucrania era parte integral de la historia rusa y, a prop├│sito, de Rusia (https://wapo.st/3qbkQPQ).

@aguerraguerra




Fuente: Lahaine.org