February 2, 2022
De parte de Anarquia.info
218 puntos de vista

En 2021, la C.N.A. – Bielorrusia se enfrentó a una represión sin precedentes. Esto no quiere decir que sea inesperado. Justo lo que esperábamos después de las protestas de 2020. ¿Pero lo hace más fácil?

La diferencia con las anteriores oleadas de represión es que las represiones a gran escala contra anarquistas y antifascistas se producen simultáneamente con un ataque a escala aún mayor del Estado contra activistas de partidos políticos, movimientos de oposición, organizaciones civiles e incluso «civiles» que se han unido a la actividad social y política de la oleada de 2020 o simplemente han escrito uno o dos comentarios en Internet.

Procesamiento penal

En el último año, se ha vuelto increíblemente difícil para cualquier persona en Bielorrusia (no sólo para los anarquistas) obtener cualquier información sobre los casos penales políticos, porque la mayoría de los abogados defensores están bajo la obligación de confidencialidad, los juicios también son difíciles y ponen en riesgo su libertad y su salud, y los juicios de alto perfil incluso se están cerrando al público.

La mayoría de las causas penales se iniciaron en 2020 y en 2021 se anunciaron los veredictos o se enriquecieron las causas con nuevos acusados y nuevos artículos del Código Penal para los antiguos acusados.

El 19 de febrero de 2021, el anarquista Ivan Krasouski fue condenado por el tribunal del distrito de Savetski de Minsk (juez Maryna Fedorova) a 3 años de libertad restringida y enviado al centro penitenciario de tipo abierto (prisión abierta, comúnmente conocida como «química») en virtud del artículo 293 parte 2 – participación en disturbios masivos. Fue detenido inicialmente el 12 de agosto de 2020 en una estación de ferrocarril de Minsk. Tras recibir una fuerte paliza de los agentes de la GUBOPIK y de la policía antidisturbios, acabó en el hospital. Debido a las lesiones de diversa gravedad, acabó en una silla de ruedas durante quince días. Iván presentó una denuncia por tortura ante la Comisión de Investigación, por la que fue procesado. El 24 de septiembre de 2020, fue detenido por una acusación penal. Tras el veredicto, fue liberado de la sala del tribunal para esperar una remisión para la «quimio», pero no probó su suerte y abandonó Bielorrusia.

Vladislav Zenevich, antifascista de Minsk, fue detenido el 30 de noviembre de 2020 en virtud del artículo 342 del Código Penal (violación grave del orden público). Anteriormente, Vlad fue detenido en una marcha el 1 de noviembre, recibió una fuerte paliza y fue multado con 30 unidades básicas al día siguiente. También se registró su piso. El 23 de febrero de 2021 fue condenado (por la juez Maryna Zapasnik) a 3 años de libertad restringida y enviado a la colonia penal. El 3 de junio de 2021 fue enviado a la «química» (colonia penal nº 24 de Grodno).

  • Dirección para cartas: 230025, Grodno, calle Lidskaya 29b, habitación 32, Zenevich Vladislav Vladimirovich.

El músico antifascista de Hrodna, Igor Banzer, fue detenido el 20 de octubre de 2020. Fue acusado en virtud de la parte 1 del artículo 339 (gamberrismo) por una actuación frente a un coche de policía (se burló culturalmente de los policías bailando delante de ellos sólo en tanga). El 19 de marzo de 2021, la jueza Natalia Kozel condenó a Igor a 1,5 años de libertad restringida con remisión. Del 5 al 19 de marzo, Igor mantuvo una huelga de hambre seca (!), lo que parece explicar la sentencia relativamente «indulgente». Desde el 17 de junio cumplió su condena, y pasó casi la mitad de ella en régimen de aislamiento. Igor también pasó parte de su condena en prisión preventiva, ya que la administración de la colonia penal intentó sin éxito trasladarlo a un tribunal para que cumpliera el resto de su condena en una colonia penal. El 17 de diciembre de 2021, Igor fue puesto en libertad tras cumplir su condena.

El 25 de septiembre de 2020 fueron detenidos los antifascistas y aficionados del club de fútbol MTZ-RIPO Denis Boltut y Timur Pipia, y el 26 de septiembre, Vitaly Shishlov y Tamaz Pipia.

Denis Boltut, Vital Shishlov y Tamaz Pipia fueron acusados en virtud de la parte 2 del artículo 293 del Código Penal (organización de disturbios masivos), y del artículo 342, parte 1 (organización y preparación de acciones que infringen el artículo 293 del Código Penal). 1 (organización y preparación de acciones que atenten gravemente contra el orden público, o participación activa en las mismas), art. 364 (violencia o amenaza de violencia contra un funcionario de asuntos internos). Tamaz Pipia fue acusado en virtud de la parte 2 del artículo 293.

El 7 de mayo de 2021 comenzó el juicio de Denis Boltutem, Vitaliy Shishlov, Tamaz Pipia y Timur Pipia en el Tribunal de Distrito de Maskouski, en Minsk.

En el juicio, Denis Boltut no se declaró culpable de ninguno de los cargos. Vitaliy Shishlov se declaró culpable de los artículos 342.1 y 364 parcialmente y no se declaró culpable del artículo 293.2. Timur Pipia se declaró inocente de los artículos 293.2 y 364, pero se declaró culpable de los artículos 342.1 y 419 en su totalidad. Tamaz Pipia se declaró inocente.

Durante el juicio, Vitaliy Shishlov contó los detalles de la grabación del vídeo de la «confesión» bajo tortura. El 26 de septiembre de 2020 fue detenido en la casa de campo de un conocido; alrededor de las 2 de la tarde irrumpieron en la casa ocho hombres con chalecos antibalas, máscaras, cascos y con armas. Le ordenaron que se arrodillara y pusiera las manos detrás de la cabeza, le esposaron y le echaron gas pimienta en la cara. Después empezaron a golpear el cuerpo, los brazos y las piernas. Luego lo sacaron al patio y le sumergieron la cabeza en un barril de agua, después lo metieron en un minibús y siguieron golpeándolo allí. Lo llevaron a una zona boscosa, donde continuaron golpeándolo, tras lo cual le exigieron que confesara el crimen en una cámara de video.

Timur Pipia explicó las contradicciones de su testimonio ante el tribunal y durante la investigación preliminar (interrogatorio en el GUBOP sin abogado inmediatamente después de la detención) por la tortura. Después de la detención le pusieron boca abajo en el suelo de un minibús, en el camino le golpearon con las manos y con una pistola eléctrica durante dos horas, le dijeron que tendría que hablar, y si se negaba, se repetirían las siguientes horas de tortura. El interrogatorio operativo del 6 de enero también tuvo lugar bajo presión. El agente le recordó a Timur que su hermana seguía prófuga y que podía acabar en la cárcel.

Antes del interrogatorio en el tribunal, Tamaz Pipia dijo que tras la detención había estado «paseando por lugares desconocidos durante siete horas, tras lo cual dijo lo que tenía que decir» a GUBOPIK. Admitió que había incriminado a otras personas y que estaba muy avergonzado por ello. Posteriormente, cuando apareció un abogado, Tamaz se negó a declarar. No participó en los disturbios masivos.

El 2 de julio, la jueza Svetlana Bondarenko emitió el veredicto y condenó a los detenidos a las penas especificadas por el fiscal Roman Bisyuk: Denis Boltuti y Vitaliy Shishlov – 6 años de prisión, que deberán cumplir en la colonia de régimen reforzado; Timur Pipia – 6 años, 3 meses y 2 días de prisión, que deberán cumplir en la colonia de régimen reforzado; Tamaz Pipia – 5 años de prisión, que deberán cumplir en la colonia de régimen reforzado.

A finales de septiembre, el tribunal examinó el recurso contra las sentencias de Timur y Tamaz Pipia, Denis Boltut y Vitaly Shishlov. Todas las condenas, excepto la de Timur, no se modificaron: se eliminó el artículo 419 (evasión del cumplimiento de la condena) y se redujo la pena en un mes. Frases finales: Timur Pipia – 6 años, 2 meses, 2 días; Tamaz Pipia – 5 años; Vitaly Shishlov y Denis Boltut – 6 años de prisión cada uno.

Los cuatro acusados del caso fueron trasladados a colonias penales. Direcciones para las cartas:

  • 213800, Babruisk, Calle Sikorski 1, Colonia Penal #2, Denis Boltutu
  • 211322, región de Vitebsk, Vitsba, prisión #3, Vitaliy Vyacheslavovich Shishlov
  • 213105, Mogilev, Veino, Slavgorodskoe shosse 183, Prisión №15, Timur Vazhevich Pipia
  • 211440, Novopolotsk, calle Técnica 8, colonia penal #1, a Tamaz Vazhevich Pipia

Nikolai Dedok (que también utiliza la variante bielorrusa de su nombre: Mikola), anarquista y bloguero bielorruso, fue detenido en su piso el 11 de noviembre de 2020. Durante su detención le propinaron fuertes palizas y le torturaron para que accediera a su disco duro encriptado y a sus cuentas en las redes sociales. Desde julio de 2020, Nikolai ha tenido que esconderse de la policía (intentaron detenerlo preventivamente). Mantenía un blog que cubría los eventos de protesta en Bielorrusia.

El juicio de Mikola comenzó el 29 de junio de 2021. Según la acusación (el fiscal Anton Tyumentsev), Nikolai Dedok participó en la protesta del 23 de agosto en Minsk, donde «desobedeció claramente las exigencias legítimas» de la policía, salió a la carretera, bloqueó el tráfico, aplaudió con fuerza y gritó consignas. Además, la fiscalía consideraba que durante varios años, Nikolai Dziadok había estado administrando «un canal radical» para llamar a la acción contra la seguridad nacional de Bielorrusia «influyendo en las mentes de la gente a través de Internet» y distribuyendo materiales «destinados a desestabilizar la situación del país, agravar artificialmente la tensión y el enfrentamiento en la sociedad y difundir la ideología extremista». Durante el registro del piso alquilado por Dziadok en el asentamiento de Sosnovy, en el distrito de Osipovichy de la región de Mahiliou, los gubopovtsy encontraron al menos tres «botellas de vidrio con combustible y lubricantes». Según la acusación, el anarquista no tuvo tiempo de terminar de fabricar los artículos explosivos, ya que no añadió nada inflamable en ellos.

Mikola no se declaró culpable de ninguno de los episodios. En el juicio, habló con detalle de las torturas a las que fue sometido inmediatamente después de su detención (véase el informe de la audiencia del 1 de julio de 2021 en el caso de Mikola: https://abc-belarus.org/?p=14167). El 6 de julio, la jueza Anastasia Popko designó un examen psicolingüístico forense en el caso, para el que envió unos 20 mensajes del canal de telegramas de Mikola; se anunció un descanso para el examen. El juicio no se reanudó hasta noviembre. El 10 de noviembre, el juez Popko condenó a Mikola a cinco años de prisión, tal y como había solicitado el fiscal, por los siguientes cargos: incitación a acciones contra la seguridad nacional (artículo 361, parte 3), participación en una grave violación del orden (artículo 342, parte 1) y acciones ilegales contra sustancias inflamables (artículo 295-3, parte 1). Su tiempo en prisión preventiva se contará como tiempo cumplido (un día en prisión preventiva por un día y medio en la colonia). El dinero confiscado durante el registro no se le devolverá hasta que se tome la decisión sobre la compensación de los daños a Minsktrans. El tribunal también decidió confiscar el ordenador portátil de Mikola.

Dirección para las cartas:

  • Prisión nº 4, 212011, Mogilev, calle Krupskaya, 99A, Dedok Nikolai Aleksandrovich

El 28 de octubre de 2020 fueron detenidos cuatro anarquistas en el pueblo de Bogutichi, distrito de Yelsk, y en un bosque cercano al pueblo: Dzmitry Dubouski, Siarhei Romanau, Ihar Olinevich y Dzmitry Rezanovich. El grupo fue llamado popularmente «anarcos-revolucionarios». Los cuatro son «reincidentes».

Todos los detenidos fueron torturados, pero los detalles de las torturas sólo salieron a la luz a finales de 2021, durante el juicio e inmediatamente después. Al parecer, la madre de Sergei Romanov le dijo que le habían golpeado y gaseado durante su detención en el campo fronterizo, lo que le obligó a cortarse con un cuchillo para detener la tortura (esto fue confirmado por otros miembros del grupo). Romanov y Rezanovich se negaron a declarar, a pesar de haber sido torturados. Olynevich testificó contra sí mismo, con detalles de sus opiniones políticas. Este hecho se difundió inmediatamente en los medios de comunicación estatales, llamando la atención del público en general sobre la detención. Dubovsky no pudo resistir las torturas (entre otras cosas, fue estrangulado varias veces hasta que perdió el conocimiento) y testificó en contra de todos, lo que también fue mostrado por los medios de comunicación de Lukashenka. Al mismo tiempo, Dubouski también habló abiertamente de sus opiniones políticas. En el juicio declaró que su testimonio inicial sobre las acciones de los miembros del grupo había sido prestado bajo tortura y llamó la atención sobre el hecho de que las cuatro personas implicadas en el caso habían sufrido lesiones físicas al ingresar en el centro de detención del KGB.

Tras el «procesamiento» inicial, tanto Dmitry como Igor y Sergey fueron encarcelados en el centro de detención preventiva del KGB en Minsk.

El 12 de febrero de 2021, el KGB añadió a 17 personas a la «Lista de organizaciones e individuos implicados en actividades terroristas». Entre ellos estaban los anarquistas Igor Olinevich, Dmitri Dubouski, Dmitri Rezanovich y Siarhei Romanau. Se hizo imposible hacer una transferencia de dinero a la cuenta de estos presos en el centro de detención preventiva. Todas las cuentas de los «terroristas» han sido congeladas. Anteriormente, el dinero de la cuenta podía utilizarse para comprar alimentos y otros productos en la tienda del centro de detención preventiva y para pedir libros.

El 6 de octubre de 2021, la Fiscalía General anunció que el caso de los anarcorevolucionarios había sido remitido al tribunal y publicó los detalles del caso. Según la acusación, Olinevich y Dubovski cruzaron la frontera con Bielorrusia el 10 de octubre de 2020. El 21 de octubre de 2020, Olinevich, Dubovsky, Romanov y Rezanovich prendieron fuego a cuatro coches de pasajeros en el aparcamiento de la Fiscalía del Distrito de Soligorsk, así como al edificio de oficinas del edificio administrativo del departamento interdistrital del Comité Estatal de Exámenes Forenses. El 28 de octubre de 2020, en Mozyr, incendiaron el edificio de la policía de tráfico del departamento de policía del distrito de Mozyr. El grupo tenía dos pistolas, una escopeta recortada, una granada y munición para las armas. Todos ellos fueron acusados de acciones ilegales con armas (parte 2, 3 y 4 del artículo 295 del Código Penal) y de actos de terrorismo (parte 2 del artículo 289), que prevé hasta 20 años de prisión.

El 26 de octubre, el anarquista Siarhei Ramanau fue trasladado al centro de detención preventiva 3 de Gomel. El 29 de octubre, el tribunal del distrito de Homel Chyhunachny examinó el caso penal de presunto incumplimiento por parte de Ramanau de los requisitos de supervisión preventiva (artículo 421 del Código Penal). La sentencia se dictó el 1 de noviembre: el juez Aliaksei Hlyshchankau condenó a Siarhei Ramanau a un año de cárcel por violación de la supervisión (la máxima pena posible según este artículo). Anteriormente, tras cumplir su anterior condena por transporte de explosivos, había sido acusado de eludir las medidas preventivas de supervisión. Según el propio Romanow, su caso fue llevado por Denis Ermoshkin (detalles del caso de «evasión»: https://abc-belarus.org/?p=14410).

El 15 de noviembre comenzó el juicio contra Siarhei Ramanau, Dzmitry Dubouski, Ihar Alinevich y Dzmitry Rezanovich en el tribunal regional de Minsk (juez Valery Tuleika, fiscal estatal Ihar Kabushev). El juicio se declaró cerrado al público en la primera sesión.

El 26 de noviembre, los cuatro anarcorevolucionarios fueron trasladados del centro de detención preventiva del KGB («Americanka») al centro de detención preventiva 1 (en «Volodarka»).

Tres de los acusados se negaron muy a menudo durante el juicio a estar presentes en este circo: fueron expulsados de la sala, por ejemplo, por negarse a levantarse tras las palabras «Levántate, el tribunal está llegando». Sólo Dzmitry Dubouski permaneció en la sala todo el tiempo: intentó que el tribunal investigara las circunstancias del testimonio original (tortura).

El 22 de diciembre se pronunció el veredicto del grupo de anarco-revolucionarios. El veredicto se hizo público. Condiciones: Sergei Romanov – 20 años (este plazo incluye el tiempo en el caso de «evasión de supervisión»), Igor Olinevich – 20 años, Dmitry Rezanovich – 19 años, Dmitry Dubovsky – 18 años. Por el momento, estos plazos son los más largos para los presos políticos de todo el periodo de Bielorrusia.

También van a exigir a los condenados (solidariamente) la indemnización de los daños morales a favor de las víctimas Chernyshevich, Parkhimovich y Solonovich – 7000 rublos cada uno, y a cuenta de los daños materiales a favor del «Trust AvtoSpecStroy» Ltd – 10.620 rublos 84 kopecks, la Inspección Estatal de Automóviles de la Región de Minsk – 7.343 rublos 30 kopecks, el Departamento de Asuntos Internos del Comité Ejecutivo del Distrito de Mozyr – 222 rublos 40 kopecks. Además, el Estado va a recuperar las costas procesales de 3.437 rublos 96 kopeks de cada demandado, y (conjuntamente) dos tasas estatales (956 rublos 20 kopeks y 261 rublos).

Al final del juicio, los condenados recibieron la visita de sus familiares. Durante la reunión con su hermana, Dmitry Dubovsky habló de la tortura y pidió que se hiciera pública esta información; otros condenados, durante las reuniones con sus familiares, confirmaron la veracidad de las palabras de Dmitry.

Direcciones para el envío de cartas:

  • SIZO-1, calle Volodarskogo 2, Minsk, 220030, a Dmitry Dubovski
  • PDF-6, 258-B Brestskaya str., Baranovichi, 225413, Romanau Sergei Aleksandrovich.
  • PDF-1, 2 Volodarskogo str., Minsk, 220030, al Sr. Igor V. Olinevich
  • PDF-6, calle Brestskaya, 258B, Baranovichi, 225413, Dzmitry Rezanovich

En la tarde del 13 de agosto de 2020 el antifascista Andrei Kazimirov fue detenido en Brest por agentes de las autoridades punitivas vestidos de civil mientras él y su amigo estaban en la cola de una tienda discutiendo sobre política. El amigo huyó, y Kazimirov fue llevado al Departamento de Policía del Distrito de Leninski, donde junto con otros detenidos fue golpeado, arrodillado durante mucho tiempo, se le negó el acceso a la atención médica (la herida de su pierna se abrió), fue interrogado sin abogado, pero con amenazas hasta las 11 de la noche del 14 de agosto. Antes de eso, en los primeros días después de las elecciones presidenciales de agosto de 2020, Kazimirov salió en una protesta pacífica, brutalmente atacada por la policía y el ejército. Ayudó a mover un contenedor de basura a modo de barricada para proteger, entre otras cosas, su vida, momento que fue captado por una cámara de vídeo por los servicios de seguridad. Ese fue el fin de su participación en el rally. Le dispararon en la pierna con una bala de goma y se fue a casa.

A finales de agosto de 2020, Andrei fue convocado al Comité de Investigación de Brest y fue interrogado bajo la sospecha de haber participado en las protestas del 10 de agosto (artículo 293 del Código Penal). A continuación fue puesto en libertad bajo su propia responsabilidad.

El 7 de septiembre de 2020, Andrei abandonó Bielorrusia por miedo a la persecución. El 5 de noviembre de 2020, las autoridades de investigación de Bielorrusia emitieron órdenes para presentar a Kazimirov como acusado, y fue declarado en busca y captura. Los documentos procesales de los que disponen los defensores de los derechos humanos no contienen ninguna descripción de las circunstancias de hecho del acto ni ninguna prueba de su comisión por parte de Kazimirov. Sólo afirman que Kazimirov «participó en una revuelta masiva acompañada de violencia contra las personas, pogromos y destrucción de bienes».

En la mañana del 14 de enero de 2021, Andrei fue a trabajar a Moscú, pero no llegó a hacerlo porque estaba detenido. El 15 de enero, el tribunal ordenó la prisión preventiva de Andrei, que posteriormente se prorrogó.

El 28 de febrero, Andrei solicitó asilo temporal en Rusia; le fue denegado. Su abogado recurrió esta decisión en varias instancias. Al mismo tiempo, Kazimirov y su abogado, Illarion Vasiliev, presentaron una denuncia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con la esperanza de que se aplicara el artículo 39 del reglamento del tribunal, que se impone en caso de amenaza real para la vida.

En junio, el centro de derechos humanos Memorial reconoció a Andrei como preso político: https://memohrc.org/ru/defendants/kazimirov-andrey-sergeevich (el enlace también ofrece detalles del caso, incluyendo detalles de la detención de Andrei en Brest en agosto de 2020).

En julio, el TEDH prohibió la extradición de Kazimirov hasta que su caso fuera juzgado en cuanto al fondo, ya que podría sufrir malos tratos y torturas en Bielorrusia. El 29 de julio, un tribunal de Moscú decidió expulsar a Kazimirov a petición de las autoridades bielorrusas, pero posteriormente el TEDH decidió suspender la extradición hasta el 15 de enero de 2022. Kazimirov permaneció en prisión preventiva en Moscú hasta finales de 2021.

En la tarde del 12 de agosto de 2020, Aleksandr Frantskevich y Akihiro Gajewski-Khanada fueron detenidos en Minsk por agentes de la Dirección Principal de Lucha contra el Crimen Organizado.

Aliaksandr Frantskevich fue acusado inicialmente en virtud de la parte 1 del artículo 293 del Código Penal («organización de disturbios masivos»), y posteriormente se multiplicaron los artículos. Se informó de que durante su detención Alexander fue torturado con electrochoques para que se acusara a sí mismo y a otros. El equipo de la C.N.A. Bielorruisa apoya a Alexander Frantskevich como preso político, aunque critica sus opiniones y acciones.

Akihiro Gajewski-Hanada es un activista anarquista. Inicialmente se le acusó de la parte 2 del artículo 293 del Código Penal («participación en desórdenes de masas»). Al parecer, Akihiro fue golpeado tras ser detenido.

El 17 de septiembre de 2020, Marfa Rabkova, coordinadora voluntaria del Centro de Derechos Humanos de Viasna, fue detenida. Marfa fue anarquista. Inicialmente fue detenida en virtud de la parte 3 del artículo 293 del Código Penal («adiestramiento u otra preparación de personas para participar en disturbios masivos, o financiación de tales actividades»).

El 2 de octubre de 2020, Andrei Chepyuk, anarquista de Minsk y voluntario del Centro de Derechos Humanos «Viasna», fue detenido por la GUBOPiK en Minsk. El 9 de octubre Andrei fue acusado en virtud de la parte 2 del artículo 293 del Código Penal («participación en disturbios masivos»).

El caso de «organización criminal internacional» se presentó contra Aliaksandr Frantskevich, Andrei Chepyuk, Akihiro Gajewski-Hanada y Maria Rabkova en febrero de 2021. Se les acusó de nuevo en virtud del artículo 285 del Código Penal («participación en una organización delictiva»). La organización en cuestión es Acción Revolucionaria, fundada en 2005 como rama bielorrusa de Acción Autónoma. Posteriormente, AR se separó de AA. Las fuerzas de seguridad afirman que la organización tenía células en varias ciudades y países y que estaba patrocinada por algunas fundaciones informales. A principios de marzo, 7 personas fueron detenidas en Brest, y otros 15 sospechosos, según las fuerzas del orden, abandonaron Bielorrusia.

El 2 de marzo, Nikita Dranets, Aliaksandr Kozlyanko, Andrei Marach, Pavel Shpetny y Danila Chul fueron detenidos en Brest. El 5 de marzo fue detenido Aleksey Golovko. Kozlyanko es anarquista, Marach es antifascista y desconocemos las opiniones políticas de los otros cuatro. Otro sospechoso fue detenido, pero posteriormente fue puesto en libertad. Según nuestra información, Chul coopera con la investigación, por lo que la C.N.A. Bielorrusia no lo apoya.

En julio, el anarquista Aliaksandr Kozlyanko escribió sobre los detalles de su detención y encarcelamiento (ver el artículo en nuestro sitio web: https://abc-belarus.org/?p=14212).

El 9 de junio de 2021, antifascistas y anarquistas locales, entre ellos Maxim Yagneshko, Alexander Masya y Artur Kryshtapovich, fueron registrados en Grodno. Alexander y Artur fueron detenidos, según la información preliminar, en virtud del artículo 285 (participación en una organización delictiva). Hay información de que hubo al menos cuatro detenidos en total. Más tarde fueron liberados.

Es interesante que la investigación no pueda decidir qué tipo de organización llamada «Acción Revolucionaria» es interesante que la investigación no pueda decidir si Acción Revolucionaria es una organización «criminal» o «extremista». En noviembre de 2021, la organización fue declarada «formación extremista». Algunos de los acusados en el caso están acusados de participar en una «organización criminal», otros de participar en una «formación extremista», y otros de ambas cosas.

Los artículos de los diez acusados que están en prisión preventiva se han multiplicado y multiplican. Según los informes oficiales, hay 160 volúmenes en el caso. Los cargos contra los acusados, que pueden ser incompletos, son los siguientes (debido a las firmas de confidencialidad, los abogados no pueden revelar las circunstancias del caso ni siquiera a los familiares y las cartas de los acusados están censuradas).

Según Acción Revolucionaria, los episodios en cuestión incluyen: focos de pintura lanzados contra las vallas publicitarias de la policía de tráfico y el edificio de la BTRK en 2016, una bomba de humo lanzada contra el edificio de la GUBOP de Brest en 2016, una marcha de cibernautas en Brest el 5 de marzo de 2017, el incendio de una inspección fiscal en Gomel en 2017 (contra el decreto sobre «cibernautas») con «cócteles molotov», incendio de una valla publicitaria del Departamento de Castigo Obligatorio en Ivatsevichy en 2017, bloqueo simbólico de la autopista M1 en la salida de Brest en 2018 (contra la fábrica de baterías cerca de Brest), pintadas contra los Juegos Europeos en Minsk en 2019 y pintadas del Primero de Mayo en Brest en 2020.

Todos los acusados, que están detenidos, se encuentran en el centro de detención preventiva 1 de Minsk.

La causa penal contra los que se fueron al extranjero – Dzmitry Levchuk, Artur Kondratovich, Raman Khalilov y Yauhen Zhurawski, así como personas no identificadas- se ha separado en procedimientos separados.

Direcciones para el envío de cartas:

  • SIZO-1, calle Volodarskogo 2, Minsk, 220030, Gaevsky-Khanada Akihiro Sviatoslavovich
  • Centro de detención 1, calle Volodarskogo 2, Minsk, 220030, Alexey Igorevich Golovko
  • PDF-1, calle Volodarskogo 2, Minsk, 220030, Nikita Vadimovich Dranets
  • PDF-1, calle Volodarskogo 2, Minsk, 220030, Aliaksandr Kozlyanko
  • PDF-1, 2 Volodarskogo str., Minsk, 220030, Marach Andrei Igorevich
  • Centro de detención nº 1, calle Volodarskogo 2, Minsk, 220030, Marafa Rabkova
  • Centro de detención 1, calle Volodarskogo 2, Minsk, 220030, Frantskevich Alexander
  • PDF-1, 2 Volodarskogo str., Minsk, 220030, Andrei Chepyuk
  • Centro de detención temporal nº 1, calle Volodarskogo 2, Minsk, 220030, Pavel Shpetny

El 31 de mayo de 2021 se supo que se había iniciado una causa penal, en virtud del artículo 368, parte 1 (insulto al Presidente de la República de Bielorrusia), contra el antifascista Konstantin Semenau por escribir en su camiseta «Dyktaru metsa pekla» (La vida en la calle es una de las más importantes). El 16 de mayo, Kanstantsin formaba parte de un grupo de ciclistas detenidos y fue condenado a 15 días de arresto administrativo por un piquete no sancionado. Fue puesto en libertad bajo su propia responsabilidad. Posteriormente, el caso se archivó por falta de «corpus delicti».

A finales de julio y principios de agosto de 2021, se produjo en Bielorrusia una oleada de registros y detenciones de anarquistas o de personas consideradas como tales por la GUBOPIK. También se realizaron registros a los familiares de los anarquistas. Durante este periodo, al menos cuatro personas fueron detenidas por cargos penales: tres anarquistas (Yevgeny Rubashko, Alexander Belov, Artyom Solovey) y otra persona, cuya afiliación con los anarquistas no pudo ser confirmada ni negada. Los cuatro están acusados en virtud del artículo 342 del Código Penal (organización o participación en acciones que atentan gravemente contra el orden público) por su participación en grandes marchas en Minsk tras las elecciones de 2020. Tras la declaración de Pramen como «formación extremista» el 12 de noviembre de 2021, se añadió el artículo 361-1 (participación en una «formación extremista»).

Yauhen Rubashko es un anarquista de Minsk y fue detenido el 29 de julio de 2021. Durante la detención y el registro, Yauhen fue golpeado, estrangulado con una bolsa y emborrachado a la fuerza con un líquido desconocido similar al alcohol. Bajo tortura, se le obligó a dar las contraseñas de su equipo. En 2020, Yevgeny fue detenido en un acto multitudinario y cumplió una condena de 24 horas de cárcel.

  • Dirección: Yauhen Rubashko, Centro de Detención-1, calle Volodarskogo 2, Minsk, 220030.

Aliaksandr Belau es un anarquista de Minsk, detenido el 29 de julio de 2021. Aliaksandr fue detenido en 2020 y cumplió una condena de 24 horas de prisión.

  • Dirección: Aleksandr Andrejevich Belau, SIZO-1, calle Volodarskogo 2, Minsk, 220030.

Artyom Solovey es un anarquista de Minsk. El 4 de agosto de 2021, fue detenido durante 15 días por presunta resistencia a los policías durante la detención. Tras un día en la cárcel no fue liberado y se inició una causa penal. Anteriormente, Artyom había sido detenido varias veces en marchas y de forma preventiva antes del Día de la Libertad de 2021.

  • Dirección: Artyom Salauyou, SIZO-1, Minsk, calle Volodarskogo 2, 220030.

A finales de julio de 2021, Uladzislau Bokhan fue registrado en el marco de un caso de disturbios masivos en virtud de los artículos 293 y 342. Tras el registro, fue detenido y llevado al GUBOPIK para ser interrogado. Le hicieron preguntas sobre los acontecimientos de agosto-septiembre de 2020, sobre las concentraciones, las marchas y sobre los anarquistas. Posteriormente, fue llevado al departamento de policía y amenazado con la detención de su esposa y obligado a firmar un informe de desobediencia, pero fue puesto en libertad a la espera del juicio. Temiendo por su seguridad y la de su esposa e hijos, Bohan decidió abandonar el país.

El 1 de octubre de 2021 se conoció la apertura de causas penales, en virtud del artículo 130 (incitación al odio social), contra los anarquistas Yauhen Zhuravsky y Raman Khalilov por participar en un piquete ante la embajada de Bielorrusia en Varsovia, después de que agentes del KGB mataran a Andrei Zeltser. Ambos anarquistas son residentes permanentes en Polonia.

A finales de noviembre de 2021 se inició una causa penal en virtud del artículo 411, parte 2, del Código Penal (desobediencia maliciosa a las exigencias de la administración penitenciaria) contra el preso político Nikita Yemelianau. El 24 de diciembre se presentaron los últimos cargos contra Nikita. Se enfrenta a una pena de hasta 2 años de prisión, además de su antigua condena. Nikita se negó a declarar en el caso. Durante su estancia en prisión se le han levantado más de 60 actas de infracción del régimen. Yemelianov insiste en que rompió el régimen en protesta por la constante violación de sus derechos básicos.

Nikita es un anarquista de Minsk. Fue detenido el 20 de octubre de 2019 junto con Ivan Komar bajo la sospecha de intentar incendiar el SIZO-1 de Minsk (artículo 295-3 del Código Penal «Acciones ilegales con sustancias inflamables» y artículo 344 «Destrucción o daño intencionado de valores históricos y culturales») en solidaridad con Dmitry Polienko, que estaba detenido allí en ese momento. Más tarde también fue acusado de otro ataque fallido contra el mismo centro de detención preventiva (también artículos 295-3 y 344 del Código Penal) y por arrojar pintura sobre el Tribunal de la ciudad de Minsk en solidaridad con Dzmitry Polienko (artículo 341 «Profanación de edificios y destrucción de bienes»).

El 12 de febrero de 2020 fue condenado a 7 años de prisión. El 27 de marzo de 2020, el Tribunal de Casación redujo la condena a 4 años de prisión. El 9 de junio de 2020, Nikita fue trasladado a un régimen penitenciario porque se negó a firmar papeles de buena conducta.

  • Dirección: Yemelianau Nikita Vladimirovich, 212011, calle Krupskaya 99A, ST-4, Mogilev

Casi todos los presos políticos (incluidos los anarquistas y antifascistas) son objeto de presiones por parte de la administración en los lugares de detención. Se les obliga a escribir peticiones de indulto, se les pone en aislamiento por violaciones del régimen inventadas, se les retienen cartas, se les priva de transmisiones y llamadas telefónicas a sus familiares, se les reducen las raciones de comida y se les intimida de otras maneras.

Acoso administrativo

El 17 de enero de 2021 fue detenida en Minsk Anastasiya Kalashnikova, antifascista y paramédica de ambulancias. El 18 de enero se le impuso una multa de 30 unidades básicas.

El 23 de enero de 2021, activistas de la iniciativa «Alimentos en lugar de bombas» en Minsk (al menos nueve personas), así como algunas personas sin hogar, fueron detenidos mientras repartían alimentos. Los policías actuaron como testigos en los juicios, escondiéndose bajo los nombres de otras personas, aparentemente por su propia seguridad. Casi todos los activistas* recibieron 15 días de arresto y algunos fueron multados con el equivalente a 440 euros. A principios de enero de 2022, la iniciativa Food Instead of Bombs de Minsk anunció el cese de sus actividades, resultado directo de la represión estatal.

El 24 de marzo, cuatro anarquistas (Artyom Markin, Artyom Solovey, Andrei Kh., Artyom S.) sufrieron una redada en su piso por parte de la GUBOPiK con el apoyo de la policía antidisturbios. Realizaron una búsqueda. Confiscaron equipos, literatura y ahorros personales. La policía redactó informes de todos los detenidos en el departamento de policía por desobedecer las exigencias ilegales de los policías. Como resultado, todos ellos fueron condenados a 15 días de arresto.

A principios de abril, en Baranavichy, la policía empezó a interesarse por la gente de la comunidad punk local. Pavel Pipko recibió 15 días en virtud del artículo 24.3, en otoño de 2020 ya recibió un día por participar supuestamente en las protestas de Minsk. Varias personas fueron interrogadas con el polígrafo. Uno de los interrogadores fue registrado en su garaje. La policía fue a los pisos de los anarquistas locales con una lista. También llegaron a los que habían salido de Bielorrusia.

El 16 de mayo, unos 22 ciclistas que organizaban una carrera informal del Tour de Tsna fueron detenidos en Tsnianka (una zona de las afueras de Minsk). La policía antidisturbios de la ribera llegó y cargó a los chicos en los autobuses. Dieciocho de ellos fueron expulsados durante un día, mientras que el resto fueron liberados. Se sabe que entre ellos estaba el antifascista Konstantin Semenov, que fue condenado a 15 días.

El 3 de julio, la policía detuvo al anarquista Pavel Rabeshko, ciudadano de Ucrania, en Stolin. Fue registrado y golpeado. Fue liberado en mitad de la noche, tras lo cual partió hacia Ucrania. Dijo que para salir «aceptó cooperar o en general que declarara contra algunos administradores, algunos canales (no sé cuáles). He firmado esto y he decidido dejar Stolin».

A finales de julio y principios de agosto se produjeron redadas contra los anarquistas y los que los castigadores consideraban como tales. Además de los implicados en causas penales, varias personas fueron sometidas a procedimientos administrativos. El 29 de julio detuvieron al compañero de piso de Yauhen Rubashko. El vecino fue condenado a 14 días por resistirse supuestamente a los policías y luego expulsado de Bielorrusia con prohibición de entrada (no tenía la ciudadanía del país).

A finales de julio, las fuerzas del orden destrozaron por completo los restos de la cooperativa de impresión Listovka. Se confiscaron todos los equipos y se realizaron cuatro registros a los miembros de la cooperativa. Un amigo de la cooperativa, que se quedó con el equipo, fue detenido durante 5 días. Unos días más tarde, las fuerzas de seguridad publicaron una noticia sobre los anarquistas, acusando a Listovka de imprimir materiales que llamaban a actividades de protesta.

El 4 de agosto, dos chicas fueron detenidas y condenadas a 15 días de cárcel cada una. Ilya Senko, que fue detenido al mismo tiempo, recibió dos condenas de 15 días. Fue torturado por Gubopov durante mucho tiempo, exigiéndole que confesara su participación en las marchas (detalles aquí). Si hubiera confesado, se habría convertido en un acusado en un caso penal. Tras su detención, Ilya Senka se vio obligado a abandonar Bielorrusia.

El 11 de agosto, los policías registraron los domicilios y la residencia de al menos once anarquistas y anarquistas en Minsk, Kobrin, Bykhov, Gomel, Grodno y otras ciudades. Cuatro personas fueron detenidas en el marco de la redada contra los anarquistas. Dos de ellos recibieron 10 días de cárcel y otros dos, 15. Algunos de los compañeros hace tiempo que abandonaron el país. Pero se siguió presionando a sus padres y familiares: se les preguntó dónde estaban los activistas, cómo contactar con ellos, y se les citó para entrevistas en su lugar de trabajo.

Censura y otras cosas

En los últimos años, casi todos los sitios web anarquistas bielorrusos, incluido el sitio web de C.N.A. Bielorrusia, y muchos grupos de redes sociales asociados a estos sitios, han sido incluidos en la «lista nacional de material extremista» y bloqueados por las autoridades bielorrusas. Si nos estás leyendo, significa que has aprendido a usar VPN y/o Tor Browser, o que ya estás fuera de Bielorrusia. Por lo tanto, este año hubo «sólo» cuatro casos de espacios anarquistas y antifascistas en las redes sociales que fueron declarados «material extremista», en el contexto de las listas masivas (por cientos) de canales de protesta general en Telegram o en los medios de comunicación convencionales de Internet (como tut.by o naviny.by).

El 7 de junio de 2021, el tribunal del distrito central de Minsk declaró «extremista» el canal de telegram del colectivo mediático «Pramen» (https://t.me/pramenby) y su sala de chat «Anarquismo en Bielorrusia» (https://t.me/anarchy_by). El 15 de octubre, el Tribunal de Distrito de Vitebsk Zheleznodorozhny decidió incluir la página de Vkontakte «Promnya» (https://vk.com/pramen_2) en la lista de «materiales extremistas». Hace unos años, el sitio web del colectivo y sus páginas de VKontakte y Facebook ya figuraban en la lista.

El 17 de noviembre de 2021, el Tribunal del Distrito Partizansky de Minsk declaró «extremistas» los siguientes canales de telegram: https://t.me/naroborona («Prometheus»), https://t.me/RebelWorlds («Rebel Speech»), https://t.me/revdiachat («Ukrainskiy Anarchism»), https://t.me/revdiachannel («Revolutsyna Dia») https://t.me/naroborona.info («Narodnaya Samoborona»), https://t.me/revdia.org («Revolutsyna Dia»).

El 29 de diciembre de 2021, el tribunal del distrito de Ivatsevichy de la región de Brest puso en la lista negra la página de fans del club de fútbol «Ivatsevichy» en la red social «VKontakte»: https://vk.com/fc_ivatsevichi.

El 12 de febrero de 2021, el KGB incluyó a los anarquistas Igor Olinevich, Dzmitry Dubouski, Dzmitry Rezanovich y Siarhei Romanau en la «Lista de organizaciones e individuos implicados en actividades terroristas» (véanse los detalles en la sección sobre su caso criminal).

El 2 de noviembre Acción Revolucionaria y el 12 de noviembre Pramen fueron reconocidos como «formaciones extremistas». El reconocimiento de «Pramen» como formación extremista está vinculado a la causa penal de Rubashko, Belov y Solovy, y el de «Acción Revolucionaria» a la de «organización criminal internacional».

En 2021, los castigadores de Bielorrusia se volvieron más activos a la hora de presionar a los familiares como método para tratar a los activistas políticos (incluidos los anarquistas) que estaban en el extranjero. El 18 de noviembre, la madre del anarquista Yauhen Zhurawski fue registrada en Baranavichy. En ese momento, el propio Zhurawski llevaba más de un año en el extranjero, lo que los policías sabían perfectamente; además, hacía tiempo que no vivía en el domicilio de su madre.

El 26 de noviembre, Gayane Akhtiyan, madre de Roman Khalilov, fue registrada en Polotsk. Roman Khalilov se encuentra fuera de Bielorrusia. Anteriormente se informó de que se había abierto una causa penal en virtud del artículo 130 del Código Penal contra él por la acción llevada a cabo frente a la embajada de Bielorrusia en Varsovia tras el asesinato de Andrei Zeltser por parte de agentes del KGB. GUBOP también informa de que Khalilau es buscado en el caso de una organización internacional «criminal» de anarquistas. Como resultado, Gayane Akhtiyan pasó primero 10 días en la cárcel por «desobediencia» a la policía, y luego se encontró en el centro de detención preventiva-1 de Minsk como acusada en virtud de la parte 1 del artículo 342 del Código Penal (organización y preparación de acciones que violan gravemente el orden público, o participación activa en ellas).

En diferentes momentos del año, Anton Gashynski, Olga Karpushonok, Yauhen Maslau, Natalia Matskevich, que defendían a presos políticos, incluidos anarquistas, fueron privados de la posibilidad de continuar con sus actividades de defensa. Un total de 30 abogados perdieron su licencia por razones políticas durante el año.

Otra forma de acoso a la que tuvieron que enfrentarse los activistas fueron los despidos. Por supuesto, muchas personas implicadas en casos penales han sido sobreseídas. Además, en julio no se mantuvo el contrato de Anastasia Kalashnikova, antifascista, que trabajaba como paramédica en el servicio de ambulancias de Minsk.

¿Quién es político aquí?

En el momento de redactar este informe, todos los anarquistas reconocidos por el colectivo C.N.A.-Bielorrusia como presos políticos son también reconocidos como presos políticos por las organizaciones liberales de derechos humanos. Sin embargo, como ocurre con muchos otros presos políticos (no anarquistas), el reconocimiento por parte de los defensores de los derechos humanos tiene que esperar mucho tiempo, a menudo hasta la sentencia judicial.

A finales de octubre de 2021, el militantes de la C.N.A. se unió a una declaración conjunta de varias decenas de iniciativas e individuos, proponiendo que los presos del régimen de Lukashenko fueran reconocidos como presos políticos con más fuerza.

Nuestro colectivo mantiene una lista de todos los presos políticos de Bielorrusia. A principios de 2022, hay aproximadamente seiscientos más de los reconocidos por los activistas de derechos humanos (Viasna, 20 de enero, escribe sobre 990 presos políticos).

Fuera del país

El 21 de abril de 2021, la policía derribó la puerta del piso alquilado del anarquista Oleksiy Bolenkov en Kiev, entró a toda prisa, registró y se incautó de todo el equipo, y luego los agentes del SBU le entregaron un decreto de deportación forzosa del territorio de Ucrania. Alexei se enfrenta a un proceso penal en Bielorrusia. Oleksiy dijo que tenía la intención de solicitar asilo en Ucrania, pero su solicitud fue ignorada. Por ello, con la ayuda de defensores de los derechos humanos y un abogado, Oleksiy se negó a ser «expulsado» del territorio de Ucrania y recurrió la decisión del SBU ante los tribunales.

También se emitió una orden similar para el anarquista Artur Kondratovich de Ivatsevichy, que se marchó a Ucrania por la persecución en el caso del incendio provocado. Pero Kondratovich está bajo la protección internacional de la ONU, por lo que no pueden expulsarlo.

El 21 de julio de 2021, el tribunal de apelación de Kiev estimó el recurso de Oleksiy Bolenkov y anuló la decisión del SBU sobre su expulsión de Ucrania. El anarquista dijo que no tenía intención de irse. El día del juicio, un grupo de activistas de extrema derecha se concentró ante el edificio del tribunal a favor de la deportación de Bolenkov e intentó agredirlo. Un periodista de una publicación local resultó herido. La refriega también tuvo lugar en el metro.

El 3 de noviembre de 2021, al anarquista Artyom Markin se le negó la entrada a Ucrania, donde había volado desde Georgia y esperaba quedarse. Al principio no se dio ninguna razón clara para la denegación. Artyom tuvo que volar de vuelta a Georgia. Más tarde se supo que a Artem se le había prohibido entrar en Ucrania por una decisión del SBU en noviembre de 2020, el motivo era «la seguridad nacional y/o la lucha contra el crimen organizado».

Artem fue miembro activo de la FNB en Minsk, trabajando en la cooperativa Listovka. En agosto de 2021, se vio obligado a abandonar Bielorrusia por miedo a las represalias.

No es el primer caso de anarquistas expulsados de Ucrania. En abril de 2021, a una activista del movimiento anarquista bielorruso no se le permitió entrar en el país a su regreso de Polonia. Afortunadamente, le ofrecieron ir a Polonia o a Bielorrusia, y eligió la primera opción.

A principios de junio de 2021, algunos de los anarquistas y antifascistas que se habían visto obligados a abandonar Bielorrusia y vivían en Polonia recibieron la visita de personas que se presentaron como funcionarios de migración. Los «invitados» dijeron que venían a proteger a los activistas porque, según su información, el KGB bielorruso había filtrado los datos de los refugiados a la ultraderecha polaca. También se les mostraron fotos de personas que supuestamente podrían ser agentes del KGB, informadores o provocadores. Al mismo tiempo, los «guardias fronterizos» dijeron que conocían la ubicación y la red de conocidos, las actividades de los que visitaban. Dieron un número de teléfono y se ofrecieron a llamar e informar sobre las acciones en Polonia en las que los anarquistas planeaban participar, para que las autoridades punitivas polacas pudieran «proteger» a los anarquistas de los neonazis.

Más tarde se supo que los «guardias fronterizos» se hacían pasar por miembros del servicio secreto polaco. Después de publicar información sobre sus visitas, volvieron a visitar a los activistas y se mostraron descontentos con la divulgación de su operación. Resultó que durante su primera visita no les habían mostrado ningún documento de procedimiento que pudiera haber servido para entrevistar e interrogar a los jóvenes en detalle. Intentaron hablar con cada joven individualmente, lo que parecía un interrogatorio.

Curiosamente, las visitas se hicieron a activistas bastante jóvenes, nadie vino a ver a los anarquistas experimentados. Esto parece un intento de reclutar a «los más ininteligentes», según los servicios de inteligencia.

Como escribimos al principio de este artículo, el pasado año 2021 ha sido previsiblemente difícil. Pero es más fácil para nosotros que permanecemos libres que para nuestros compañeros encarcelados. Manténgase libre – y apoye a los presos políticos anarquistas.

FUENTE: C.N.A. BIELORRUSIA

TRADUCCIÓN: ANARQUÍA




Fuente: Anarquia.info