January 4, 2022
De parte de A Las Barricadas
417 puntos de vista


pramen.io

Conocí a Alexander Kozlyanko en el verano de 2002, mucho antes de que el anarquismo comenzara a florecer en Bielorrusia. En ese momento, los chicos de Brest tenían su propio grupo de amigos en Kavala (conocida zona residencial de Brest – Kovalyovka) al que “me uní”, siendo yo un visitante frecuente en esta bonita ciudad del oeste de Bielorrusia. Puedo decir con confianza que ese grupo, y Sasha en particular, fueron los orígenes del anarquismo de Brest. Mientras que la mayoría de los chicos, con quienes bebíamos cerveza juntos, discutían de música y libros, jugaban fútbol o simplemente se disolvían en la vida cotidiana de Bielorrusia, Sanya, superando la subcultura, permanecía en el movimiento. Y no solo se quedó en el anarquismo bielorruso, sino que, me parece, al experimentar una rápida evolución, se convirtió en un componente importante.

Decir que fue él quien “crió” a más de una generación de anarquistas y antifascistas de Brest no es una exageración. Es difícil encontrar alguna iniciativa en la ciudad que Sanya no haya tocado. Contracultura, ecología, FNB, antifascismo… Publicó fanzines, participó en la actividad sindical, participó en acciones de toda Bielorrusia, se mantuvo en contacto con el movimiento internacional… Al mismo tiempo, siguió siendo un simple trabajador y mantuvo un estilo de vida saludable.

En 2014, quería hacer una entrevista para una publicación extranjera con los organizadores y participantes de la DIY League, una conocida iniciativa de fútbol de entonces. Los chicos, como me escribieron ellos mismos, prepararon amplias respuestas a mis preguntas (el proceso de preparación fue muy largo), pero luego desaparecieron de repente y no respondieron a mis correos. Por supuesto, me enfadé, porque no soporto a las personas irresponsables que no cumplen su palabra. Pero Sanya me dijo claramente: “No te ofendas con los chicos. Su situación de vida no es la mejor en este momento. Todos en Minsk están bajo mucha presión en este momento…” Y escribió sus historias y lo jodidos que son nuestros policías, la KGB y sus métodos. Todas las quejas desaparecieron por sí solas.

Hasta donde yo sé, Kozlyanko casi no tuvo conflictos con la gente, lo cual es tan raro en el movimiento. Pero como era una figura bastante pública en Brest, terminaba regularmente en la cárcel. Y cuántas veces vinieron los cerdos a su casa…! Creo que él mismo perdió la cuenta.

Por su carácter, Sanya pudo encontrar un lenguaje común con la oposición bielorrusa y los activistas de derechos humanos (incluso fue un observador independiente en las elecciones), pero al mismo tiempo, no cedió a la retórica liberal o nacionalista. y se mantuvo siempre fiel a las ideas de la autoorganización y la acción directa, desconfiando de la hipocresía y corrupción de las estructuras partidistas. Una vez, en una de las conversaciones sobre la oposición (añado que todavía apreciaba a algunos de ellos por su ideología) Sanya dijo: “Y si comienzan a ocurrir cambios en el país, y lo harán tarde o temprano, la oposición simplemente no estará preparada para emprender cualquier reforma sana y todo saldrá muy doloroso, como a principios de los 90.”

[…] Kozlyanych tenía razón en otros aspectos. El dolor de la revolución bielorrusa de 2020 escribirá los libros de texto de historia y las novelas de ficción del futuro, se rodarán películas y se construirán museos … Por cierto, ¡Sanya también ha estado escribiendo poesía durante mucho tiempo! En una palabra, es una personalidad creativa y polifacética.

Dicho esto, el anarquista de Brest nunca ha intentado convertirse en un “líder”. Nunca ha jugado el papel protagonista. Trabajó duro y con diligencia en nombre de su idea, sin exigir ni fama ni reconocimiento. Aunque sin duda fue un eslabón importante en el movimiento, cargando a la gente de energía y uniéndola. Por eso quedó atrapado ante la embestida de las represiones. Sabía que tarde o temprano vendrían a por él. Lo más probable es que él también lo supiera y estuviera listo para ello.

Estoy convencido de que las cárceles solo fortalecerían su voluntad y sus ideales. Después de todo, Sasha Kozlyanko pertenece a los revolucionarios libertarios más comprometidos de Bielorrusia. Es el alma y la conciencia del anarquismo de Brest.




Fuente: Alasbarricadas.org